Acabar Con la Trump’etadas de Trump Es Muy Fácil, Tan Fácil Que, los Gobiernos Neoliberales, No Quieren Hacerlo. ¿Por Qué?

Porque Es Tan Fácil Como Que los Gobiernos Neoliberales Hagan lo Mismo Con el Gobierno de Trump. Y lo Mismo Es.

Rescindir los Tratados Comerciales Hechos Con los Gringos;

Sacar a las Empresas Gringas de los Regímenes de Zona Franca;

Cobrarles los Impuestos Como Se le Cobran a Cualquier Otra Empresa;

Cobrarles la Renta, los Servicios Públicos, los Insumos, Etcétera;

No Darles Exenciones y Quitarles las Que Ya Posean;

Cobrar Por las Remesas de Nacionales en Suelo Gringo;

A Nacionales en Suelo Nacional;

Cobrar a la Empresas Nacionales Que Nos Vendan Productos Nacionales;

Hechos en Gringolandia;

O Por Gringos;

No Comprar Productos Gringos;

No Vender Productos a Gringos.

Y Es Que, a Alguien Que Sólo la “Ley del Talión” Entiende,

Sólo Se le Puede Aplicar

“Ojo por Ojo! y ¡Diente por Diente!

Tristemente, Muy Tristemente,

El Neoliberalismo Económico y Comercial,

No lo Entiende Así,

Y Sólo Entiende Que, Para Ellos,

“El Fin Justifica los Medios”

Igual Que el Sinsentido de,

La “Ley del Talión

Pero Créalo y Téngalo Por Seguro,

Los Que Sí Creen en Ello,

Como Trump y los Neoliberales

Echarán Para Atrás,

Si Se la Aplican,

Porque Saben Muy Bien,

Que Como Bien lo Dijo Gandhi

“Ojo por ojo y todo el Mundo quedará ciego”

Imagen relacionada

Porque Comprenden Muy Bien Que,

Como También Dijo Gandhi,

“Cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecerla”

Imagen relacionada

Y Como Decimos en Tiquicia,

“O hay pa´todos, O hay patadas”

 

 

Ley del Talión

Ley del talión (en latín, lex talionis) es la denominación tradicional de un principio jurídico de justicia retributiva en el que la norma imponía un castigo que se identificaba con el crimen cometido, obteniéndose la reciprocidad. El término "talión" deriva de la palabra latina talis o tale que significa "idéntico" o "semejante" (de donde deriva la palabra castellana "tal"), de modo que no se refiere a una pena equivalente sino a una pena idéntica. La expresión más conocida de la ley del talión es el pasaje bíblico "ojo por ojo, diente por diente".1

Con el mismo sentido se utiliza el término retaliación, que el DRAE recoge como equivalente a represalia en algunos países americanos.2

Históricamente, constituye el primer intento por establecer una proporcionalidad entre el daño recibido en un crimen y el daño producido en el castigo, siendo así el primer límite a la venganza. La mayor parte de los ordenamientos jurídicos en África y Eurasia se han basado en la ley de talión, especialmente en Europa en la Edad Antigua y en la Edad Media. La crítica ilustrada al sistema legal del Antiguo Régimen (particularmente a partir del tratado de Cesare Beccaria, De los delitos y las penas, 1764) incluyó la superación de ese concepto. En la actualidad existen ordenamientos jurídicos que parcialmente incluyen la ley del talión, especialmente la sharia, en vigor en ciertos países islámicos …

Anuncios