A propósito de la propuesta de la ministra de justicia Cecilia Sánchez de, “Trabajo comunitario en lugar de cárcel”.

“Si la propuesta del Ministerio de Justicia prospera, ciertos delitos se pagarán hasta con un máximo de 500 horas de trabajo comunal.”…

Los hechos y la realidad nacional que vivimos y que vemos los costarricenses todos los días en las noticias reflejan que, quienes liberan aves de rapiña, haciéndolas pasar por golondrinas, no saben nada de rehabilitación.

O se hacen los que no lo saben.

Porque las estadísticas están ahí, porque las evidencias están ahí, porque las supuestas golondrinas liberadas por los jueces vuelven a delinquir, y aprovechan el tiempo de libertad que les dieron, precisamente para eso, para delinquir. 

Y es que, contrario a lo que dicen los resocializadores del sistema penitenciario y del sistema judicial, un  ave de rapiña no se rehabilita, un ave de rapiña no cambia o modifica sus hábitos, porque forman parte intrínseca de su naturaleza.

Por lo que, un ave de rapiña debe permanecer enjaulada.

En cambio, un pájaro de cuenta como podría serlo, quien, en vez de, trabajar honestamente, prefiere robar o estafar a su prójimo, pero sin matar o usar la violencia excesiva.

¡Sí podría ser rehabilitado!.

Si durante su cautiverio, tanto el sistema penitenciario como el sistema judicial, le dan opciones para hacerlo.

Opciones como enseñarle un trabajo honesto, opciones como educarlo adecuadamente; es decir, brindarle una educación formal y superior.

Pero, sí al pájaro de cuenta se le libera, o sólo se le pide que vaya a dormir un día a la semana a su jaula.

Indudablemente éste volverá a sus viejos hábitos, y tristemente, en vez de, rehabilitarse, aprenderá nuevas mañas, nuevas formas atracar, estafar, o lo que que sea que haga, para mal de la sociedad.

Obligarlo a retribuir a la sociedad con trabajo comunitario algo de lo que le ha robado, podría ser una buena opción y una alternativa válida.

Una forma socialmente aceptable de reducir su pena y su deuda con la sociedad, y de, servir a la sociedad, en vez de, ser una carga social.

Siempre y cuando, el trabajo o servicio social que realice, se haga bajo el cuidado y la supervisión del sistema carcelario que le dio el beneficio.

Y bajo la comprobación estricta de su cumplimiento, por parte de la parte, valga la redundancia, que se verá beneficiada con su trabajo comunitario.

De esa forma, en vez de, hacer pasar al pájaro de cuenta por una golondrina.

El sistema judicial y el sistema penitenciario estaría transformándolo en una.

Libre de volar y hacer verano.

¡Para el resto de la sociedad!

Id Grande

 

PÁGINA QUINCE

Trabajo comunitario en lugar de cárcel

Trabajo comunitario en lugar de cárcel

CECILIA SÁNCHEZ 21 OCT 16.

Si la propuesta del Ministerio de Justicia prospera, ciertos delitos se pagarán hasta con un máximo de 500 horas de trabajo comunal…

Anuncios