Cuando el Sistema Está Mal, Cuando el Poder Corrompe, El Pueblo Exige Cambiarlo. Ese Es el Sentido y Objeto de Toda Revolución.

Ya Sea Ésta Política o Social.

Es Ahí, En Esa Coyuntura, Entre lo Político y lo Social. Que Surgen Líderes Políticos Con Visión y Sentido Social Que Atraen a las Masas Que Están Disconformes Con la Opresión Producto de Un Sistema Absolutamente Corrupto.

Que Entre Más Poder Obtiene, Más Poder Quiere, Al Igual Que la Corrupción.

Es Ahí, En Esa Coyuntura, Entre lo Político y lo Social, Que Surge “Bernie Sanders: El rebelde improbable”.

Y las Razones “¿por qué el socialista Bernie Sanders despierta tantas pasiones entre los jóvenes?”.

Son la Mismas Que Levantaron Pasiones Entre las 13 Colonias, en la “Guerra de Independencia de los Estados Unidos”.

Y Causas del Descontento Popular Contra el Corrupto Sistema.

Las Mismas “Causas de la Revolución francesa”.

Sólo Que Ahora, las Causas y las Razones, Se Presentan en Un Entorno Social, Político y Económico, Muy Diferente, Pero, Aún Así, Siguen Siendo las Mismas.

Independizarse de Un Sistema Político Corrupto, Opresor, Manejado Por la Élite Plutocrática Política, Económica, Empresarial, Industrial, Comercial, Financiera, Etcétera.

Con un Gobierno Por y Para Dicha Élite.

Y al Pueblo, Al Igual Que Ocurría Con las 13 Colonias, Que Se lo Lleve el Diablo.

Por Eso, Aquí y Allá, Es Necesario Cambiar el Sistema.

Por Eso, Aquí y Allá, Es Necesario Devolverle al Pueblo el Poder Que le Usurpó el Sistema Corrupto.

Por Eso Allá, Sería Bueno Que, “Bernie Sanders, el socialista que quiere ser presidente de EE.UU.”. Llegue a Serlo.

Por Eso Aquí, Sería Bueno Que, Al Igual Que Allá, El Pueblo Despertara, Y Viera la Realidad Política y Social, Tal Cual Es. No Como Nos la Pintan el Sistema, los Partidos y los Políticos Corruptos.

 

 

Bernie Sanders: El rebelde improbable

Hace un año, Hillary Clinton tenía la nominación demócrata asegurada. Ahora, BERNIE SANDERS le pisa los talones y habla de una revolución política en Estados Unidos. ¿Puede un punk de 74 años gobernar?

Sanders es el candidato número uno entre los votantes más jóvenes. | FOTO:  JOSHUA LOTT/GETTY IMAGES/AFP

Sanders es el candidato número uno entre los votantes más jóvenes.

“Hace nueve meses, vinimos a este hermoso estado. No teníamos organización política, no teníamos dinero, nombre o reconocimiento, y nos estábamos enfrentando a la organización política más poderosa de Estados Unidos. Hoy, parece que estamos en un virtual empate”.

A estas palabras les sigue un estruendo tal que el hombre –de pie sobre un escenario, cabello blanco y calva, corbata azul medio desarreglada, un saco que parece ser demasiado grande para su torso ligeramente encorvado de anciano– no puede hacer más que detenerse un momento y reírse.

A Bernie Sanders le sobran razones para reírse. El precandidato del Partido Demócrata era un desconocido para la mayor parte del planeta hace menos de un año. Los medios de comunicación no mostraban su rostro ni mencionaban su nombre. Para casi todo el mundo, la candidatura demócrata ya era una certeza: 2016 era el año de Hillary Clinton, la exprimera dama y Secretaria de Estado de la administración Obama.

El martes, las portadas de los diarios estadounidenses amanecieron con un titular que hasta hace poco se antojaba imposible: algunos hablaban de un empate; otros, de una victoria leve de Hillary. Los más liberales decían que el resultado era una victoria simbólica de Bernie Sanders, el hombre de 74 años que ha amasado un apoyo monumental blandiendo un estandarte que, históricamente, ha estado vetado en Estados Unidos: el del socialismo.

***

Cuando se escucha hablar a Bernie Sanders, lo primero que resalta no es su mensaje en contra de Wall Street, sino su acento. Nació el 8 de setiembre de 1947, en Brooklyn, algo que se evidencia en cada uno de sus discursos, enmarcados por su dialecto neoyorquino. Sanders creció en un hogar humilde, con muchas limitaciones económicas, y en un apartamento diminuto.

Asistió a la Universidad de Chicago, donde dio sus primeros pasos en los movimientos de protesta en favor de los derechos humanos y en contra de la guerra en Vietnam. Sanders no era un buen estudiante, de acuerdo con un artículo publicado por la revista Time , que destaca el momento en que el decano de la universidad le pidió que se tomara un año libre como consecuencia de sus bajas calificaciones.

También se convirtió en activista en contra de la segregación racial, lo que le valió su primer arresto en 1963, por protestar en contra de las escuelas de Chicago que no aceptaban estudiantes de piel negra. En agosto de ese mismo año, Sanders marchó hacia Washington junto a otras 250.000 personas para escuchar a Marthin Luther King decir: “Yo tengo un sueño”.

En 1971 ingresó por primera vez al universo político de Estados Unidos, cuando se postuló al Senado de Vermont como candidato del partido Liberty Union, de raíces antibélicas y socialistas. Eran los setenta. Era la Guerra Fría. Por supuesto que perdió.

También perdió otras cinco elecciones –seis, si se cuenta haber perdido las elecciones a la presidencia de su colegio, cuando era un adolescente– hasta que, en 1981, comenzó una racha de cuatro períodos consecutivos como alcalde de Burlington, ciudad de Vermont.

Así se desempeñó hasta 1990, cuando ingresó a la Cámara de los Representantes del Congreso de Estados Unidos; fue el primer político independiente en ingresar en 40 años. Fue miembro de la cámara durante 17 años, es decir, ocho períodos consecutivos.

En el 2007 ingresó al Senado; durante su campaña previa, contó con el apoyo de varias fuerzas políticas jóvenes, como el de Barack Obama.

Su momento más notorio durante su paso por el Senado ocurrió el 10 de diciembre del 2010, cuando recurrió al filibusterismo –es decir, la técnica de obstruccionismo parlamentario en la que una persona mantiene un discurso durante un largo tiempo para evitar que una legislación sea votada– con el fin de evitar un recorte de impuestos que se arrastraba desde la administración Bush.

Sanders mantuvo la palabra durante ocho horas. Ese acto rebelde –y el discurso que pronunció– le ganaron el respeto de los sectores más liberales de Estados Unidos. Su disertación se convirtió en un libro que, de acuerdo con Sanders, le ha generado dádivas de $26.000 que han sido donadas por completo a caridad.

***

Es difícil de imaginar una palabra más satanizada en el imaginario colectivo de Estados Unidos que socialista. “Sesenta años de Guerra Fría puede explicar por qué”, dijo la profesora Patricia Moynagh, de la Universidad Wagner College, en un artículo publicado en el sitio web del centro universitario. “La gente tiende a asociar ‘socialismo’ con lugares supuestamente malos: Corea del Norte, Cuba, la antigua Unión Soviética”. Muchos grupos en Estados Unidos tildan a Obama de socialista a modo de insulto.

El precandidato fue arrestado en varias ocasiones durante su juventud. | FOTO: TODD HEISLER/THE NEW YORK TIMES

El precandidato fue arrestado en varias ocasiones durante su juventud. |

Entonces, ¿cómo es posible que un hombre que se cataloga como socialista demócrata aspira a ser presidente del país y, más raro aun, parece tener posibilidades reales de –cuando menos– ser candidato del partido?

Luego de anunciar su candidatura por el Partido Demócrata en mayo pasado, Bernie Sanders no perdió tiempo en dejar clara su postura radical, que rompió por completo con la fórmula tradicional de los políticos estadounidenses. Por ejemplo, Sanders no acepta dinero de la deuda estatal ni de grandes corporaciones: todo su financiamiento viene de donaciones individuales o de sindicatos.

Pretende que el sistema de salud y la educación universitaria pública sean absolutamente gratuitos, y que sus costes provengan del cobro de impuestos a los millonarios. Es defensor de los derechos de las minorías, quiere aumentar el salario mínimo, apoyar a la clase trabajadora y a los migrantes. Su presencia en redes sociales es constante y cuenta con la mayor red de voluntarios entre todos los actuales precandidatos.

“Nada de eso me suena mal a mí”, dijo Sanders durante una entrevista con el comediante Seth Meyers, cuando se le preguntó si denominarse socialista podría herir sus posibilidades de dejarse la candidatura.

Además, Sanders grabó su propio disco de folk , es protagonista de un videojuego y cuenta con el apoyo de una larguísima lista de personalidades dispares y heterogéneas, como Neil Young, Danny DeVito, Mark Ruffalo, Sarah Silverman, Will Ferrell, Susan Sarandon, entre muchísimas otros.

Por supuesto, sus ideas han sido puestas bajo lupa constantemente, sobre todo por el financiamiento de sus propuestas. De acuerdo con el Wall Street Journal , sus ideas tendrían un costo de $18 trillones.

Tal vez el mayor atractivo de Sanders, más que defender una ideología política, es su capacidad para mostrarse humano y compasivo, en lugar de soberbio y distante. En un discurso que ofreció para una pequeña comunidad en Vermont, recién anunciada su candidatura, Sanders dijo: “Los problemas a los que nos enfrentamos no vienen desde el cielo. Vienen de malas decisiones humanas. Solo los podremos solucionar con buenas decisiones humanas”.

Solo en los próximos meses sabremos si eso le alcanzará.

Primarias en New Hampshire: ¿por qué el socialista Bernie Sanders despierta tantas pasiones entre los jóvenes?

Bernie Sanders cuenta con muchos jóvenes entre sus seguidores.

¿Puede convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos un autodenominado socialista de 74 años, voz ronca y aspecto desaliñado, al que le gusta despotricar contra la clase dirigente, en especial contra los bancos de Wall Street y las grandes corporaciones?

A la vista del resultado obtenido este martes por el senador demócrata de Vermont Bernie Sanders en las primarias celebradas en el estado de New Hampshire la respuesta parece ser que sí.

Sanders –quien hasta hace unos pocos meses era un desconocido para la mayoría de los votantes estadounidenses– derrotó a Hillary Clinton con un margen de 20 puntos, lo que refuerza sus posibilidades de convertirse en el candidato demócrata de cara a las presidenciales del próximo mes de noviembre.

En su discurso en la noche del martes, Sanders repitió parte de los conceptos que sostuvo en su campaña.

Bernie Sanders

Image copyrightGettyImage captionSanders aseguró este martes que su victoria es un mensaje claro para Wall Street.

El candidato demócrata dijo que su victoria "envía un mensaje a Wall Street y a Washington" de que "el gobierno le pertenece a la gente y no solo a los ricos".

"Lo que la gente ha dicho es que es muy tarde para los mismos viejos políticos y economistas. La gente quiere un cambio", afirmó ante una sala repleta de seguidores, en Concord, New Hampshire.

La semana pasada el senador ya estuvo a punto de darle un disgusto a Clinton, después de que quedara tan sólo 0,2 puntos porcentuales por detrás de la exsecretaria de Estado en las primarias celebradas en el estado de Iowa.

Bernie Sanders habla ante el Comité sobre Igualdad Racial en 1962.

Image copyrightUniversity of Chicago LibraryImage captionBernie Sanders habla ante el Comité sobre Igualdad Racial en 1962.

Cuando en mayo pasado anunció su intención de llegar a la Casa Blanca, la mayor parte de seguidores de Sanders formaban parte del electorado demócrata más a la izquierda del partido, que muchos consideran minoritario.

Pero en los últimos meses los responsables de la campaña de Sanders –nacido en Brooklyn, Nueva York, en 1941 en una familia humilde de origen judío– han logrado que su mensaje llegue a los votantes de a pie, particularmente a los más jóvenes.

El magnetismo que el senador de Vermont ejerce entre los "millennials" (término utilizado para describir a los nacidos después de 1985) quedó claro en las primarias de Iowa.

Sanders obtuvo en aquella ocasión el 84% de los votos de los electores entre 17 y 29 años, frente al 14% de Clinton.

También ganó a la exprimera dama en la franja de edad entre los 30 y los 44 años, con una diferencia de 21 puntos porcentuales.

"Revolución política"

Los analistas creen que los jóvenes -que desde hace meses abarrotan los mítines de Sanders- han conectado con la llamada del senador a participar en "una revolución política" pacífica para acabar con el control que, según él, tienen sobre el país los multimillonarios y las grandes corporaciones.

Encuesta tras encuesta, los votantes de menor edad dicen sentirse atraídos por la figura de Sanders porque, a diferencia de Hillary Clinton, les parece una persona "sincera".

Sanders jura como senador por Vermont en 2007.

Image copyrightGettyImage captionSanders jura como senador por Vermont en 2007.

La estrategia que su campaña ha llevado a cabo en las redes sociales –en las que supera en número de seguidores a Clinton- ha hecho que su apoyo entre los jóvenes haya ido creciendo de forma orgánica, a través de organizaciones de base que han surgido en muchas escuelas y campus universitarios de EE.UU.

Según informaba el diario The New York Times, en estos momentos Sanders cuenta con comités de campaña en más de 220 universidades de todo Estados Unidos, en las que no es extraño ver a estudiantes luciendo camisetas con el lema que ha hecho famosos al senador: "Feel The Bern" (un juego de palabras con su apellido que se traduciría como "Siente el fuego" o "Siente el ardor").

Según los analistas, ha sido el apoyo de los jóvenes el que ha hecho que ya no se vea como algo imposible que Sanders –quien lleva años involucrado en la lucha por los derechos civiles– acabe arrebatándole a Hillary Clinton la nominación demócrata parta las presidenciales de noviembre.

Temas de campaña

Educación superior gratuita, sanidad pública universal, lucha contra el cambio climático, reforma migratoria y del sistema judicial, vacaciones y licencias de maternidad pagadas para los trabajadores, fin de las contribuciones de las corporaciones a las campañas políticas, mayor control de Wall Street y sus bancos, fin de las rebajas fiscales para los ricos…

Sanders habla de todos estos temas en un tono populista y desacomplejado,logrando conectar con un electorado más joven cansado de los políticos, tanto demócratas como republicanos, que, según el autodenominado socialista, anteponen los deseos de sus influyentes donantes a los de los ciudadanos.

El político se ha comprometido a no aceptar para su campaña ni un solo dólar de las grandes empresas, logrando recaudar tan sólo en el último trimestre de 2015 US$33 millones gracias a las pequeñas donaciones de sus seguidores.

Elizabeth Morrow apoya a Sanders en New Hampshire.

Image captionElizabeth Morrow apoya a Sanders en New Hampshire.

Elizabeth Morrow es una joven que apoya a Sanders en New Hampshire, y que no está de acuerdo con las feministas de más edad que aseguran que las mujeres tienen la obligación de votar a Hillary Clinton.

Según le dijo a la periodista de la BBC Barbara Plett Usher, cree que la palabra feminista no significa lo mismo para la generación de Hillary Clinton que para la suya.

Asegura que muchas mujeres jóvenes planean votar por Sanders porque los problemas y soluciones de los que habla se ajustan más a sus necesidades que en el caso de Clinton.

"Lo bueno de 2016 es que podemos ir a YouTube y ver quién ha dicho qué y cuándo. Así que podemos ver lo que Sanders decía de los derechos de las mujeres en 1992 y 1995".

"Y estas mujeres jóvenes a las que se dirige Clinton pueden verla en 2008 disparando un arma y bebiendo cerveza… tratando de situarse a la derecha de Obama", aseguró la joven.

"Así que podemos ver que ha cambiado su discurso y eso es un problema para muchos millennials. Queremos autenticidad, y en esos videos se ven las cosas tal como son. Podemos ver el historial de los dos. Está todo en internet disponible de forma gratuita".

Según los expertos, el hecho de que Sanders se autoproclame como un socialista no supone un problema para muchos jóvenes que, según encuestas recientes, tienen una visión más positiva de ese término que generaciones anteriores.

Cosas que cambiar

Un cartel muestra a Sanders como Robin Hood.Image copyrightGettyImage captionUn cartel muestra a Sanders como Robin Hood.

BBC Mundo acudió hace unos meses a uno de los mítines que Bernie Sanders ofreció en Los Ángeles, California, y al que asistieron cerca de 20.000 personas.

Entre los presentes había muchísimos jóvenes, algunos de los cuales no habían cumplido 18 años.

"Estoy aquí para mostrar mi apoyo a Bernie porque creo que en este país hay muchas cosas que tienen que cambiar. Hay que reconstruir la clase media y él me ha devuelto la esperanza de que eso es posible", aseguró Edwina Aguayo, quien acudió al evento de Los Ángeles acompañada de varios amigos.

"Hasta hace unos meses ningún candidato se atrevía a hablar del racismo que existe en este país, y Bernie pone el énfasis en la necesidad de que estemos unidos, sin importar nuestra raza", apuntó la joven.

Daniel, un estudiante de ciencias políticas de 18 años aseguró que apoya a Sanders -porque como él- cree que "la universidad debe ser gratuita".

"Además, el hecho de que no sea un político como los demás y que apueste por cambiar el sistema me gusta", dijo el joven originario del condado californiano de Orange.

"También estoy de acuerdo con él en que la sanidad gratuita debería ser un derecho de todos los estadounidenses y no sólo de unos pocos".

Su amigo Jake, de 18 años y estudiante de relaciones internacionales, aseguró "que hay muchas cosas en las que no está de acuerdo con Sanders, aunque le apoya "porque no es como el resto de políticos".

Bernie Sanders y Hillary Clinton son los únicos demócratas que quedaron en carrera para la presidencia de EE.UU.

Image copyrightReutersImage captionBernie Sanders y Hillary Clinton son los únicos demócratas que quedaron en carrera para la presidencia de EE.UU.

"No acepta dinero de las grandes corporaciones y se nota que le preocupa la gente y no sus donantes".

Lo mismo opinó Erik Martínez, un estudiante de secundaria de 17 años que por primera vez podrá votar en las presidenciales de noviembre y que le dará su apoyo al senador de Vermont porque este "quiere gobernar para la gente".

"Habla de cosas con las que estoy de acuerdo, como no dar rebajas fiscales a los millonarios o luchar contra el cambio climático. Creo que Hillary Clinton es una republicana disfrazada de demócrata. Recibe demasiado dinero de las grandes corporaciones", asegura Martínez.

¿Imposible?

Según le dijo a BBC Mundo el director de comunicación la campaña de Sanders, Michael Briggs, el éxito del senador está en que "habla de asuntos que los grandes medios no tratan y sobre los que a una mayoría de estadounidenses -ya sean republicanos, demócratas o independientes- están de acuerdo".

Un futuro por el que creer, el lema de Sanders.

Image copyrightGettyImage captionUn futuro por el que creer, el lema de Sanders.

Según Briggs, desde que inició su carrera política como alcalde de Burlington, la mayor localidad del estado de Vermont, Sanders "ha sido subestimado y eso es algo que ha demostrado no se debe hacer con él".

No hay que olvidar que en 1991 Sanders se convirtió en el primer candidato independiente en ser elegido para el Congreso de EE.UU. en más de cuatro décadas, gracias al apoyo ciudadano que recibió y que ahora está tratando de replicar a nivel nacional con su llamado a una "revolución ciudadana".

¿Imposible? No para los miles de jóvenes que en las primarias de Iowa y New Hampshire le han dado su apoyo.

 

Guerra de Independencia de los Estados Unidos

La guerra de Independencia de los Estados Unidos fue un conflicto que enfrentó a las trece colonias británicas originales en América del Norte contra el Reino de Gran Bretaña. Ocurrió entre 1775 y 1783, finalizando con la derrota británica en la batalla de Yorktown y la firma del Tratado de París

Las colonias británicas que se independizaron de Gran Bretaña edificaron el primer sistema político liberal y democrático, alumbrando una nueva nación, los Estados Unidos de América, incorporando las nuevas ideas revolucionarias que propugnaban la igualdad y la libertad. Esta sociedad colonial se formó a partir de oleadas de colonos inmigrados y no existían en ella los rasgos característicos del rígido sistema estamental europeo.

En las colonias del sur (Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia) se había organizado un sistema esclavista (con unos 500.000 esclavos negros) que explotaban plantaciones de tabaco, algodón y azúcar. De este modo, la población estaba compuesta por grandes y pequeños propietarios y esclavos…

AmericanRevolutionaryWarMon.jpg
Lord Cornwallis se rinde en Yorktown (arriba); batalla de Guilford Court House (centro izquierda); batalla de Trenton (centro derecha); batalla de Long Island (abajo izquierda); y muerte del general Warren en Bunker Hill (abajo derecha).

Causas de la Revolución francesa

Varios factores provocaron el inicio y el desarrollo de la Revolución Francesa. Generalmente se distinguen causas estructurales profundas, combinadas con hechos y desequilibrios más circunstanciales debidos a la coyuntura de la época. La Revolución Francesa no es fruto directo de una especial situación, sino consecuencia de una serie de eventos y de situaciones que, al asociarse, crearon un choc lo suficientemente importante como para inducir transformaciones irreversibles en la concepción de la organización del poder político y de la propia sociedad, generando cambios trascendentes y profundos en la teoría y la práctica de las libertades individuales.

Podrían enumerarse cuatro grupos de circunstancias principales y sustanciales que explicarían el surgimiento y desarrollo de una revolución socio-política, precisamente en Francia y precisamente en 1789.

(A) Situación política: El pueblo francés ya estaba cansado y no confiaba en la sociedad de órdenes, tal como existía hacia finales del Siglo XVIII y tal como más o menos venía repitiéndose desde hacía cientos de años, puesto que en los hechos había derivado en una clase privilegiada (la nobleza) demasiado rica, con demasiados poderes, y poco numerosa, que confrontaba con una mayoría de la población (el llamado estado llano), que era demasiado pobre, y que tenía muy pocos derechos.1 2

(B) Situación económica: Francia había sufrido, durante los años que precedieron a 1789, hubo numerosas sequías y heladas, lo que había arruinado varias cosechas. No obstante esa penosa situación, los agricultores debían cumplir con sus obligaciones fiscales, independientemente de los rendimientos agrícolas obtenidos. Y poco a poco, y año a año, la situación se transformó en insoportable, pues en los campos y en ciertos sectores de las ciudades, la desnutrición y aún la muerte por inanición, pasó a ser algo relativamente corriente.3

(C) Mundo de las ideas:4 Acciones de filósofos y enciclopedistas, así como acontecimientos internacionales (como por ejemplo laindependencia estadounidense), también aportaron lo suyo, dando base teórica a la necesidad y posibilidad de instrumentar cambios; burgueses y aún nobles liberales, instruidos y de buen nivel cultural, hicieron sus contribuciones en cuanto a difusión de ideas nuevas y en cuanto a convincentes y encendidos discursos.5

(D) Situación social: Como resultado del devenir económico y de la rigidez de la estructura política que acaba de ser presentada, el pueblo aspiraba a mejorar su propia y penosa situación, ya que no podía tolerar ni soportar más una sociedad tan injusta y tan rígida, que los conducía a la extrema pobreza y al hambre.5

El agitado período prerrevolucionario de 1788-1789 desembocó en una verdadera movilización popular en la primavera de 1789, en la que la redacción de los cuadernos de quejas y la preparación de los Estados Generales en marzo-abril de 1789 impulsaron un mayor deseo de justicia social y de implicación política de las clases populares. Cuando se abrieron las sesiones de los Estados Generales en mayo de 1789, ya estaba en marcha una revolución política y jurídica que se concretizaría en la creación de la Asamblea Nacional, convertida al poco tiempo en Asamblea Nacional Constituyente. Finalmente el 14 de julio de 1789, la Toma de la Bastilla, un cuartel-cárcel símbolo de la justicia arbitraria y del despotismo, marcaría simbólicamente el final del absolutismo.6

Anuncios