Las Posiciones Religiosas No Deben Intervenir, Ni Ser Permitidas, En el Debate Político, Mucho Memos, En la Discusión Sobre la Aprobación de Leyes de la República. Toda Posición Religiosa En el Ámbito Político y Gubernamental Lleva Nada Más Que A Extremismos, Extremismos Político-Religiosos Como lo Son en la Actualidad, los del Estado Islámico, Como lo Fueron en Pasado, los del Estado Católico.

¡Dios No Decide A Través de Terceros Sino A Través de Sí Mismo!

Y Este Principio Básico Que Transciende Religiones y Gobiernos, No lo Han Querido Entender Políticos y Religiosos.

¡Dios No Decide A Través de Terceros Sino A Través de Sí Mismo!

Dios No Decide A Través de Un Líder Religioso, Un Partido Político, Una Religión X, Sea Ésta Cual Sea. Mucho Menos A Través de Quienes, Por Sí Mismos y Para Sí Mismos, Dicen Ser, Sus Legítimos Representantes.

¡NO! ¡Dios Decide A Través de Sí Mismo!

Por Eso Popularmente Se Dice ¡Se Salvó de Milagro!, ¡No Le Tocaba El Turno!, O Por el Contrario, ¡Ya Le Tocaba El Turno!

La Muerte Digna No Es Eutanasia, ¡Es Un Derecho Humano! Y Debe Ser Permitida en Cualquier Instancia, Independientemente del Partido Político Que la Haya Propuesto, Independiente de las Creencias Religiosas de Quienes Se Oponen a Ella, Simple y Sencillamente Porque, ¡Dios No Decide A Través de Terceros Sino A Través de Sí Mismo!

   

Anuncios