Debes leer esto: las últimas palabras de Steve Jobs antes de morir

Las últimas palabras de Steve Jobs –

He llegado a la cima del éxito en los negocios.
A los ojos de los demás, mi vida ha sido el símbolo del éxito.
Sin embargo, aparte del trabajo, tengo poca alegría. Finalmente, mi riqueza no es más que un hecho al que estoy acostumbrado.
En este momento, acostado en la cama del hospital y recordando toda mi vida, me doy cuenta de que todos los elogios y las riquezas de la que yo estaba tan orgulloso, se han convertido en algo insignificante ante la muerte inminente.
En la oscuridad, cuando miro las luces verdes del equipamiento para la respiración artificial y siento el zumbido de sus sonidos mecánicos, puedo sentir el aliento de la proximidad de la muerte que se me avecina.
Sólo ahora entiendo, una vez que uno acumula suficiente dinero para el resto de su vida, que tenemos que perseguir otros objetivos que no están relacionados con la riqueza.
Debe ser algo más importante:
Por ejemplo, las historias de amor, el arte, los sueños de mi infancia…
No dejar de perseguir la riqueza, sólo puede convertir a una persona en un ser retorcido, igual que yo.
Dios nos ha formado de una manera que podemos sentir el amor en el corazón de cada uno de nosotros, y no ilusiones construidas por la fama ni el dinero que gané en mi vida, que no puedo llevarlos conmigo.
Solo puedo llevar conmigo los recuerdos que fueron fortalecidos por el amor.
Esta es la verdadera riqueza que te seguirá; te acompañará, le dará la fuerza y la luz para seguir adelante.
El amor puede viajar miles de millas y así la vida no tiene límites. Muévete adonde quieras ir. Esfuérzate para llegar hasta las metas que desea alcanzar. Todo está en tu corazón y en tus manos.
¿Cuál es la cama más cara del mundo? La cama de hospital.
Usted, si tiene dinero, puede contratar a alguien para conducir su coche, pero no puede contratar a alguien para que lleve su enfermedad en lugar de cargarla usted mismo.
Las cosas materiales perdidas se pueden encontrar. Pero hay una cosa que nunca se puede encontrar cuando se pierde: la vida.
Sea cual fuere la etapa de la vida en la que estamos en este momento, al final vamos a tener que enfrentar el día cuando la cortina caerá.
Haga tesoro en el amor para su familia, en el amor por su esposo o esposa, en el amor por sus amigos…
Trátense bien y ocúpense del prójimo

 

Una pequeña reflexión por Reinhardt Acuña Torres (16/11/2015)

Tristemente tarde, cuando la suya estaba por extinguirse, Steve Jobs se dio cuenta de que objetivo de la vida no era acumular riqueza, no era competir por ser el más fuerte o el mejor, o el más despiadado en los negocios.

Que el objetivo no era aplastar a tus rivales e impedir que se vuelvan a levantar.

Tristemente, se dio cuenta, ya muy tarde, de que, era todo lo contrario: ayudar a la humanidad, al prójimo, ser solidario, utilizar los dones que Dios le dio para ayudar a mejorar: la vida de los demás.

Y con ello, ayudarse a sí mismo, a tener una mejor vida, con calidad, con alegría, con disfrute.

Porque el disfrute no proviene de recibir, sino de, dar.

Tristemente el Rey de los Negocios se dio cuenta muy tarde, de que él y sus sucios negocios servían al Mal y no Bien.

Pero contrario al Cuento de Navidad, él (Jobs) no tuvo la oportunidad de enmendar sus malas acciones y negocios.

Quizás porque los porqué los Fantasmas del Neoliberalismo Económico y Comercial, impidieron que los Espíritus del Bien, de la Bondad, la Generosidad, y de la Solidaridad se le acercaran.

Y le dieran el mensaje que tristemente descubrió en su lecho de muerte, en una triste cama de hospital, a pesar de los millones que tenía.

¡No le sirvieron para comprar su redención!

¡Esperemos que el arrepentimiento si!

Anuncios