El Capitalismo y la creencia de que lo que nos apropiamos indebidamente nos pertenece.

A lo largo de la Historia, el más fuerte ha abusado del mas débil, para esclavizarlo y ponerlo a su servicio; el más poderoso, ha hecho lo mismo para someterlo y apoderarse de Tierras, sus riquezas y sus recursos naturales; Y el más salvaje ha saqueado, pillado, violado y asesinado a su vecino mas débil e indefenso para despojarlo de lo que es suyo, de lo que le pertenece.

Conforme la civilización avanzó en conocimientos y en desarrollo humano, los ricos y poderosos, los Gobernantes de los Reinos e Imperios más fuertes y poderosos, siguieron haciendo lo mismo que sus antecesores, pero ahora, de manera “civilizada”; es decir, bajo el amparo de la Ley, que irónica y con toda la saña del caso, fue creada y dictada, precisamente, por esos Reinos e Imperios mas fuertes y poderosos; Y hecha, la Ley, a la medida y conveniencia de sus Gobernantes.

Hoy día la cosa no ha cambiado mucho, salvo que, por un lado, los Gobernantes de Reinos e Imperios, ahora llamados Presidentes, ya no son los que mandan, sino los dueños y accionistas de mega-empresas y mega-corporaciones financieras, comerciales, industriales, etcétera; que son hoy día los nuevos Imperios y Reinos financieros, industriales, empresariales, etcétera; Y también son los que mandan y dan órdenes a quienes falsamente se creen y dicen Gobernantes; o sea, a los Presidentes.

Y es que, esa precisamente ha sido la evolución del capitalismo al neoliberalismo económico y comercial desde que empezó la Era Industrial.

Pero, ¿A qué viene todo esto?

A que, a raíz de una propuesta de Gobierno para aprobar nuevos impuestos y cobrar y sancionar a los evasores y defraudadores fiscales y tributarios; muchos neoliberales criollos; así como, políticos tradicionales al servicio de sus mandamases, los dueños del capital económico, industrial, financiero, comercial y empresarial de este país, falsa e ingenuamente o quizás cegados por la ideología (neoliberal), han sacado a relucir que evasión y la elución fiscal y tributaria no son delitos.

O al menos, no en su distorsionado sentido de la justicia, la ética y la moral (o sea, de la ausencia de ellos), porque, según ellos, no es lo mismo que robar o hurtar.

Y es que, para ellos, (por el mismo distorsionado sentido de la ética, la justicia y la moral), robar es lo que el Gobierno pretende hacer con ellos, cobrarles por lo que que no han pagado, por lo que han defraudado, por lo que han evadido.

Porque según ellos, el impago no es delito, como el hurto o el robo; Y sí lo Es.

Y la elusión, aunque no es ilegal; ya que se, se encuentra al límite de la legalidad, no deja de ser anti-ética e inmoral.

Pero “cuando el fin justifica los medios”, aparentemente esos valores no significan nada; porque como ellos dicen, “Podrá no ser ético pero es legal”.

Y es que, según la “moralidad” neoliberal, lo único que importa es la legalidad; Y a veces ni eso, porque siempre buscan como burlarla, Y en casos como el de la elusión fiscal, ciertamente, lo han logrado, “legalmente”.

¡Que lástima que la humanidad no haya evolucionado hacia el bien común, y la consciencia social y con la Naturaleza! ¡Sería un mejor Mundo para todos!

 

  

Anuncios