La Realidad del Neoliberalismo Económico y Comercial en Costa Rica Es Que No Genera Más Empleo (Para Muchos), Genera Mas Riqueza (Para Pocos); No Genera Más Igualdad, Genera Mas Desigualdad; No Disminuye la Brecha Social y Económica, la Acrecienta; No Crea Bienestar Para Muchos, lo Crea  Para Pocos.

Así lo Demuestra el Hecho de que, las “Exoneraciones de Zonas Francas no aumentan empleo ni inversión “; Frente al Hecho de que, la “Inversión extranjera subió 19% en el I trimestre”; y Específicamente, la “Inversión extranjera directa de Estados Unidos se duplicó en los primeros tres meses del año”.

En Otras Palabras, ¿Por Qué Si las Exoneraciones de Zonas Francas No Aumentan el Empleo Ni la Inversión, la Inversión Extranjera Subió 19% en el I Trimestre?

La Respuesta Es, Porque Toda Esa Inversión Fue Para la Empresa Extranjera, No Para la Nacional, Que Es la Que Crea Empleo Y Cuya Inversión Se Ha Dejado Por Fuera.

Paradójicamente, Para Defender el Mercado y el Comercio Externo (Extranjero) en Contra del Mercado y Comercio Interno (Nacional).

Siendo Que, Es en el Mercado y el Comercio Interno Que Se Debe Invertir, Es el Que Se Debe Procurar Proteger, Estimular y Hacer Crecer.

Tal y Como lo Demuestra el Hecho de que, la “Caída en el comercio exterior golpea crecimiento económico”; Frente al Hecho de que, el “Consumo interno sostiene el crecimiento de la economía de Costa Rica”.

Reforzado por el Hecho de que, “Costa Rica recibe más divisas por ingreso de turistas, estudiantes y viajes de negocios”.

Y Es que Si Hablamos de Políticas Económicas y Comerciales Macro, Tal y Como lo Señaló el Propio Ministro del COMEX en Reportaje, “Pertenecer a OCDE daría a Costa Rica marca de “país confiable”;

“Dado que el país llegó al momento en que quiere un cambio en la política nacional, manteniendo en equilibrio ambos sectores, la OCDE viene a ser una posibilidad de avance, porque es una organización especializada en abordar ambos pilares, modelos de mercados eficientes, con una buena asignación de recursos y estados transparentes y eficientes para ser eficaces.”…

Y Si Nos Pasamos al Tema Fiscal, Como Sostiene, “Alicia Bárcena: “Costa Rica necesita un pacto social en el tema fiscal”;

“Más que un acuerdo político, Costa Rica necesita un “pacto social” para emprender la reforma fiscal que tanto urge al país, estima la directora ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), Alicia Bárcena.”…

“Hay que fortalecer la tributación directa como indirecta, no queda otra; duele, pero la parte más difícil no es la parte técnica, es la económica y política. Que el país defina quién quiere que lo financie: la deuda, los migrantes, o nosotros mismos nos financiamos y hacemos un pacto; necesitamos sociedades maduras para un pacto de esta naturaleza”, aseguró Bárcena.”…

Y Es que, Sí Hablamos de Ambos: Política Comercial y Tema Fiscal, Es Obvio Que, Por un Lado, el País (Gobierno) Debe Fortalecer Política y Económicamente el Mercado Interno, Pero Sin Descuidar el Externo.

Y Por el Otro, Debe Resolver la Crisis y el Déficit Fiscal Que Cada Vez Se Acrecientan Mas.

Y Eso NO SE RESUELVE, Tan Sólo Recortando los Gastos de Gobierno, o, Tan Sólo Cobrando Más y Nuevos Impuestos.

ESO SE RESUELVE, RECORTANDO GASTOS DE GOBIERNO Y COBRANDO MÁS Y NUEVOS IMPUESTOS   

 

 

Exoneraciones de Zonas Francas no aumentan empleo ni inversión

Las inversiones en zonas francas traen empleos, pero a un alto costo fiscal.

Las inversiones en zonas francas traen empleos, pero a un alto costo fiscal.

Banco Interamericano de Desarrollo recomienda cambiar modelo de estímulos para incrementar inversión extranjera.

Si bien el gasto fiscal que implican las exoneraciones en el Régimen de Zona Franca es alto, esto no se traduce en que las empresas favorecidas incrementen el empleo ni las inversiones que realizan. Es decir, que la relación costo/beneficio de los incentivos fiscales es onerosa para el país.

A esta conclusión llegó un reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizado en Costa Rica, El Salvador y República Dominicana que analizó el funcionamiento de estos regímenes entre los años 2009 y 2012 (ver “¿Cómo se hizo?”).

La revelación se produce cuando, a finales de año, vence el plazo dado por la Organización Mundial de Comercio (OMC) para que los países pongan fin a los regímenes de zona franca para exportación.

En el 2013, los ingresos que el Estado dejó de percibir por todas las exoneraciones fue de aproximadamente el 5,93% del Producto Interno Bruto (PIB), un poco más que el equivalente al actual déficit fiscal. De ese total, las exoneraciones en el impuesto a la renta alcanzaron el 1,8% del PIB, de las cuales un 0,44% del PIB correspondió al régimen de zonas francas. Esto equivale a más de 110 mil millones de colones. Con este monto se podría pagar 50 veces la ampliación del puente de “la platina”, muy transitado por las personas que laboran en las zonas francas de Heredia.

Excesiva generosidad

En los tres países, en general se exoneran todos los impuestos que gravan las importaciones, el impuesto a la renta generada por la empresa y otros impuestos menores. En el caso de Costa Rica, hubo un límite temporal en la exoneración del impuesto a la renta, pero la reforma realizada en el 2010 extendió el plazo, a condición de que la empresa realice inversiones adicionales.

Sin embargo, son múltiples las razones por las que esa generosidad puede no traducirse en beneficios para un país. Por ejemplo, no siempre la rebaja en impuestos reduce el costo del capital, de modo que el ahorro obtenido por la empresa al no pagar impuesto sobre la renta, puede convertirse en una transferencia de ingresos a fiscos de otros países. Y las inversiones financiadas con deuda pueden tener un efecto menor, puesto que ya reciben un trato fiscal preferente.

En el caso costarricense, se investigó si las exoneraciones dadas en el período 1997-2012, llevaron a que las empresas aumentaran tanto el empleo como sus inversiones. Resultó que, a pesar de ser “muy generosos” los incentivos otorgados, “las exoneraciones no habrían influido positivamente en ambas variables.”

Cifras de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) indican que entre los años 2000 y 2010, en las zonas francas nacionales se generaron 58.012 empleos, y que entre 2006-2010, el salario promedio mensual allí, pasó de $434 a $1.029. Pero, según el informe del BID, esto no compensaría suficientemente el sacrificio fiscal que hace el país.

“No puede concluirse que la exoneración de impuestos tenga un efecto positivo en el empleo. Tampoco hay una evidencia clara del impacto positivo en la inversión, ya que lo único que surge del análisis es que las empresas que han sido exoneradas a un nivel inferior al máximo, pero de forma regular, tienen la menor tasa de inversión”, resalta el estudio.

Además, plantea que la exención del pago del impuesto sobre la renta “puede favorecer a proyectos de alta rentabilidad que quizás se hubieran concretado de todas maneras”, un riesgo que considera “elevado” en el caso de Costa Rica.

En cuanto a El Salvador y República Dominicana, la rentabilidad antes de impuestos de las empresas sería similar o incluso superior en las empresas que reciben beneficios.

Cambiar el modelo

Por lo anterior, la investigación del BID recomienda que el país se mude a otro mecanismo “más neutral” para incentivar a las empresas que inviertan continuamente. El ejemplo sugerido es el chileno, pues mientras que el “Plan Chile Invierte” da beneficios equivalentes al 3% de los activos fijos de la empresa, en las zonas francas analizadas ascienden a entre el 46% y el 81%. “Es decir, el Estado se hace cargo de una parte importante de esa inversión”, dice el informe.

Otra manera de verlo es que, en el caso de Chile, el valor presente de las exoneraciones equivale al 2% del valor de la empresa, mientras que en las zonas francas de Costa Rica, El Salvador y República Dominicana, los incentivos tributarios representan alrededor del 50%.

El BID sugiere mudar hacia un régimen “superador”, que concentre los incentivos en nuevas inversiones y los limite a la rentabilidad “normal” del capital.

Proyectos con rentas extraordinarias pagarían el impuesto a la renta y proyectos viejos que no invierten, también. Las nuevas inversiones que obtengan un retorno “normal” no pagarían impuestos.

“El incentivo para lograr estos objetivos es la amortización instantánea de la nueva inversión”, explica el estudio. Así, una empresa que invierta, por año, entre el 15% y el 20% de sus activos en bienes de uso, no pagaría el impuesto sobre la renta. Pero esa situación se mantendría únicamente si la empresa invirtiera todos los años y no percibiera rentas extraordinarias.

Pero, Pedro Beirute Prada, Gerente General de Procomer, consideró que, con la reforma del 2010, el país cumplió con el compromiso asumido conjuntamente por los integrantes de la OMC, de “eliminar los subsidios a la exportación para las empresas manufactureras”. Y afirmó que “el país no tiene planeado introducir otras reformas a este régimen, pues reconoce su importancia y la relevancia de preservar la estabilidad de las reglas en el tiempo, como señal clara de certidumbre para los inversionistas.”

Lo anterior, porque “los incentivos son una parte esencial de nuestra propuesta de valor y es completamente erróneo pensar que sin ellos el país mantendría su capacidad de atraer con éxito la inversión”.

P93-Zonas francas-F. RodriguezPor su parte, Fernando Rodríguez, viceministro de Ingresos, del Ministerio de Hacienda, dijo conocer el estudio, cuya realización fue facilitada por las autoridades de ese Ministerio. Sin embargo, descartó que este año el Gobierno promueva alguna modificación en el Régimen de Zona Franca.

“Sería meter ruido en el año en que hay que hacer la transición. Es un tema que internacionalmente se discute de manera abierta, pero que aquí causa mucha preocupación”, reconoció. “Lo ideal es que se articule una posición, al menos regional, de modo que algunos países no puedan sacar ventajas sobre otros en la atracción de inversiones, quizás creando distorsiones de otro tipo”, agregó.

Rodríguez también precisó que, ante la debilidad fiscal del país, el Gobierno se centrará en buscar que las personas y las empresas cumplan “cada vez más y de mejor manera” con sus obligaciones tributarias. Por eso, buscarán recaudar los impuestos a las rentas del capital y de las personas. Agregó que la evasión del pago de este impuesto por las personas profesionales, tiene un impacto negativo elevado en las finanzas del país, incluida la Caja Costarricense del Seguro Social y sus sistemas de pensiones.

Enfatizó en que muchas personas profesionales “ni siquiera presentan las declaraciones de renta”, y explicó que, mientras en los países desarrollados estos impuestos representan entre el 8% y 9% de lo recaudado por este impuesto, en Costa Rica apenas llegan al 1,5%.

¿CÓMO SE HIZO EL ESTUDIO?

Titulo: “La eficacia de los incentivos fiscales. El caso de las zonas francas de exportación de

Costa Rica, El Salvador y República Dominicana”.

Autoría: Daniel Artana e Ivana Templado, BID.

Fecha: 2015

Metodología: Análisis comparativo de ventas, utilidad, empleo, inversión e impuestos exonerados y pagados, de las empresas en Zona Franca, de Costa Rica, El Salvador y República Dominicana, entre 1997 y 2012, y de empresas similares, de cada país, que no han gozado de tales beneficios.

Accesible en: publications.org/handle/11319/6902

 

Pertenecer a OCDE daría a Costa Rica marca de “país confiable”

P-93-OCDE

Conseguir un pase de incorporación a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) representa para el Gobierno consolidar una marca de país confiable, serio, estructurado, institucionalizado y democrático.

Así lo afirmó el ministro de Comercio Exterior (Cómex), Alexánder Mora, en una conversación con UNIVERSIDAD, en la cual fue enfático en que todos los esfuerzos para lograr la adhesión a OCDE serán una verdadera inversión para el país.

Y es que pertenecer a este organismo, que actualmente integra a 34 países del mundo, podría convertirse en una oportunidad de reformar el modelo de gobierno y de operación de mercados de Costa Rica, de manera que ambos apunten en la misma dirección y logren conducirse hacia el verdadero desarrollo.

La OCDE utiliza el modelo de trabajo de Pares, mediante el cual se solicita el apoyo de expertos internacionales en diversas materias, para buscar alternativas y soluciones en la frontera del conocimiento de la innovación, que hayan sido probadas y tenido un éxito en países desarrollados.

La organización cuenta con un brazo técnico para apoyar a países en vías de desarrollo denominado Centro de Desarrollo, que permite la implementación de programas que acercan a las naciones a sus estándares, y así prepararlos para una futura incorporación al organismo.

A continuación un extracto de la entrevista con el ministro Mora.

¿Desde cuándo trabaja Costa Rica para ser parte de OCDE?

-Somos parte del Centro de Desarrollo de OCDE desde el año 2009 y hemos trabajado en la implementación de programas y análisis de temáticas para avanzar en diversos temas. Fue en 2013 cuando la OCDE admitió que Costa Rica tenía posibilidades de ser país miembro y en 2015 nos invitaron a tomar las acciones para incorporarnos.

¿Qué significa para el país incorporarse a la OCDE?

-Desde mi punto de vista, es el momento para hacerlo. Luego de que construyéramos un estado profesional, a partir de la Segunda República en 1948, desarrollamos la institucionalidad del país con estructura e instrumentos. Durante los años ochenta logramos que el gobierno tuviera una capacidad de influir en el desarrollo del modelo mixto, en el cual el mercado y el Estado operan en conjunto, tratando cada uno de hacer bien su trabajo.

Dado que el país llegó al momento en que quiere un cambio en la política nacional, manteniendo en equilibrio ambos sectores, la OCDE viene a ser una posibilidad de avance, porque es una organización especializada en abordar ambos pilares, modelos de mercados eficientes, con una buena asignación de recursos y estados transparentes y eficientes para ser eficaces.

Con la OCDE es posible aplicar el método científico, para sistematizar la información de los diferentes sectores del país y ámbitos de acción, de manera que se pueda estudiar la realidad, analizar junto a los pares posibles soluciones o mecanismos exitosos, definir acciones y establecer metas para corregir el rumbo del país.

La ventaja es que OCDE propone un abordaje en el largo plazo, con un modelo de seguimiento en el tiempo; por lo tanto, a pesar de los cambios de gobiernos de turno, será posible mantener una línea de desarrollo y acompañamiento de los países desarrollados en diversas materias.

¿Qué compromisos implica para Costa Rica ser parte de OCDE?

-Considero que no se trata de si es barata o cara la incorporación del país a la OCDE, porque yo lo veo como una verdadera inversión para el desarrollo del país.

Esa inversión significa tres cosas: una es pagar una cuota de participación, que aún no se ha precisado, pero que es proporcional al tamaño de la economía, y en estos momentos Costa Rica es la más pequeña de los integrantes.

Otra es el costo que implica hacer reformas y la toma de decisiones para alcanzar el desarrollo, pero que considero que se puede hacer con el presupuesto ya establecido, utilizándolo de forma más eficiente y, por último, la inversión de participar en los comités y los foros de la organización.

¿Cómo funciona el trabajo con OCDE?

-La mecánica consiste en tomar un tema que no esté resuelto, por ejemplo, educación técnica. Se sistematiza de manera integral los datos e información disponible en el país. Se establece una comisión de expertos nacionales, quienes trabajan en conjunto con los expertos de OCDE.

Al detectar la información disponible sobre la temática, se analiza el problema, ambos equipos proponen una hoja de ruta y soluciones. Se le da seguimiento al proceso, tanto a nivel nacional como de la organización.

Costa Rica ya ha venido trabajando una serie de temáticas con los pares de OCDE, en las cuales se han presentado retos y soluciones a futuro. ¿Cuáles son esas áreas?

-Hasta el momento hemos trabajado en política de inversión, política de comercio, los mecanismos de gobernanza pública, competencia y protección al consumidor y educación técnica.

También en política de innovación productiva, estamos por iniciar un proceso de agricultura que nos permitirá ver cómo opera el país, con énfasis en cambio climático como hilo conductor y hemos impulsado la revisión de temas económicos, donde se revisa el tema fiscal.

¿Qué otros temas se verán con OCDE para acercarse aún más a sus estándares?

-Hay otros doce sectores en los que trabajaremos con los expertos de OCDE, entre ellos destacan temas como salud, política territorial, legislación ambiental, energía, infraestructura, gobernanza de las empresas del Estado, urbanismo, manejo de químicos y desechos.

¿Para cuándo esperan que entraría definitivamente Costa Rica a la OCDE?

-El presidente Luis Guillermo Solís nos ha propuesto como meta que antes de finalizar la administración estemos listos para hacer la petición formal de la adhesión, pero depende de que podamos hacer el trabajo y tener los recursos suficientes para lograrlo.

¿EN QUÉ CONSISTE OCDE?

El origen de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es el Plan Marshall, una institución que tuvo a su cargo la reconstrucción de Europa y Japón después de la II Guerra Mundial y mediante el cual, Estados Unidos y Canadá dieron financiamiento a estos países para su reconstrucción física, inicialmente, y más adelante para replantear su institucionalidad.

Tantos los europeos como los norteamericanos se dieron cuenta, entonces, que para generar desarrollo en un país, se necesita una buena gobernanza. En ese marco nación OCDE.

La organización fue evolucionando progresivamente, para convertirse en una entidad que asesora y apoya en el establecimiento de planes de choque para lanzar a los países en la ruta del desarrollo.

Se trabaja bajo un modelo de Pares, es decir que en temas muy complejos se buscan expertos en la misma materia que valoren y ayuden a quienes están tomando las decisiones o ejecutando proyectos, para replicar metodologías que hayan sido comprobadas y funcionado con éxito en otras naciones.

Actualmente cuenta con 34 países miembros, entre ellos Estados Unidos, Japón, las naciones de Europa, Australia, Nueva Zelanda, México, Turquía, Estonia, Colombia, México, Chile y Korea. Además, están en proceso de adhesión naciones como Costa Rica, Lituania y Letonia.

Por otra parte, hay una entidad dentro de OCDE denominada Centro de Desarrollo, en el cual están Brasil, China, Sudáfrica, Perú y Panamá. Este es el brazo técnico que utiliza la organización para implementar programas de trabajo, que progresivamente van acercando a los países a sus estándares y a su modelo para, en un futuro, abrir el proceso de adhesión.

Alicia Bárcena: “Costa Rica necesita un pacto social en el tema fiscal”

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de Cepal ofreció una conferencia sobre el panorama fiscal de América Latina, en las instalaciones del BCIE en San Pedro.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de Cepal ofreció una conferencia sobre el panorama fiscal de América Latina, en las instalaciones del BCIE en San Pedro.

Según la Cepal, en América Latina la salida de capitales de manera ilícita alcanza los $150.000 millones, solo $10.000 millones menos que lo que recibe la región en Inversión Extranjera Directa.

Más que un acuerdo político, Costa Rica necesita un “pacto social” para emprender la reforma fiscal que tanto urge al país, estima la directora ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), Alicia Bárcena.

Invitada por el Banco Centroamericano de Integración Económica en Costa Rica (BCIE) y el Centro de Investigaciones y Estudios en Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (CIEP-UCR), Bárcena presentó los datos del estudio “El panorama fiscal de América Latina y el Caribe 2015”.

El informe de la Cepal muestra que América Latina vive hoy una coyuntura complicada, que contrasta con la bonanza que tuvo en el año 2007, cuando la mayoría de países (incluido Costa Rica) acumularon un superávit en sus finanzas públicas y lograron reducir sus volúmenes de deuda.

De este periodo, América Latina logró posicionar su deuda a montos moderados, donde Brasil ostenta la mayor obligación, con un equivalente al 62% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que países como Chile y Paraguay lograron llevarla por debajo del 22%. En el caso de Costa Rica, el estudio la cifra en un 42%.

El gráfico muestra cómo, mientras en los países de la OCDE la carga tributaria está basada en impuestos directos, en América Latina predominan los indirectos. El gráfico muestra cómo, mientras en los países de la OCDE la carga tributaria está basada en impuestos directos, en América Latina predominan los indirectos.

En contraste, los países del Caribe muestran endeudamientos muy altos, por encima del 80% del PIB, y que en el caso de Jamaica llega hasta el 128% del PIB.

“Estamos en una tremenda encrucijada; tuvimos gran bonanza entre el 2002 y 2007, superávits gemelos en cuenta corriente y fiscales, pero no hicimos lo suficiente para transformar las estructuras productivas a profundidad”, comentó Bárcena.

Desde el 2012, las exportaciones regionales se encuentran en un periodo de estancamiento, con un bajo crecimiento en su volumen y un decrecimiento en el precio, mientras Sudamérica se enfrenta a la poca diversificación en sus ventas al extranjero, por su énfasis en las materias primas.

Ante este panorama, Bárcena puntualizó que 15 países de la región llevaron adelante sus reformas tributarias centradas en el impuesto a la renta, con lo que se busca mejorar la recaudación sobre el impuesto a la renta personal, por medio de una ampliación de la base imponible y gravar las” rentas de capital” que permiten mejorar la distribución.

La funcionaria enfatizó en que América Latina sigue siendo una región con profundas desigualdades, que se ven agravadas por sistemas tributarios altamente regresivos, donde la mayor parte de los ingresos fiscales provienen de los impuestos indirectos, de aquellos que gravan a todos en general.

CARGA DESIGUAL

Al comparar la estructura tributaria de América Latina para el periodo 2012-2013, la Cepal muestra que la carga tributaria promedio regional fue de 20,6% del PIB, cifra que queda muy de lejos al 33,7% de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), club al que Costa Rica pretende integrarse pronto.

En el caso de los países de la OCDE, su carga tributaria se distribuye en un 13% de impuestos directos, 11% de impuestos directos y un 9% en contribuciones sociales; mientras tanto, en América Latina los impuestos directos son un 6%, los indirectos 10% y un 4% corresponde a las cargas sociales.

Bárcena criticó que a diferencia de las regiones más desarrolladas del mundo, América Latina “recauda poco y lo hace mal”, además de ser una región donde existe alta evasión y las exenciones, que deberían ser incentivos temporales, se perpetúan casi como derechos para algunos sectores.

Según la jerarca de la Cepal, la salida de capitales ilícitos en América Latina alcanza los $150.000 millones, que está muy cerca de los $160.000 millones que recibe la región en Inversión Extranjera Directa (IED).

En América Latina, de la recaudación del impuesto sobre la renta, un 3,7% del PIB recae sobre las sociedades y solo un 1,3% sobre las personas; mientras en los países de la OCDE el 8,5% del PIB lo aportan las personas y el 3% las sociedades.

Lo anterior significa que mientras en América Latina el 28% del Impuesto sobre la Renta es tributado por personas, en la OCDE las personas representan el 76% de la recaudación de este impuesto.

Bárcena indicó que en la región la política fiscal ha jugado un papel limitado en la lucha contra la desigualdad. Países como Argentina, Brasil y Uruguay han reducido en promedio un 13% la desigualdad gracias a impuestos sobre la renta personal, las contribuciones a la seguridad social y las transferencias públicas en efectivo, mientras que otras naciones como Colombia, El Salvador, Paraguay y República Dominicana logran poco efecto sobre este indicador, con un promedio de apenas un 2%.

Justo en estos países se encuentran los de mayor desigualdad de ingresos de mercado y en ellos la política fiscal debería tener un rol redistributivo más activo, considera la Cepal.

Hay que fortalecer la tributación directa como indirecta, no queda otra; duele, pero la parte más difícil no es la parte técnica, es la económica y política. Alicia Bárcena

“Hay que fortalecer la tributación directa como indirecta, no queda otra; duele, pero la parte más difícil no es la parte técnica, es la económica y política. Que el país defina quién quiere que lo financie: la deuda, los migrantes, o nosotros mismos nos financiamos y hacemos un pacto; necesitamos sociedades maduras para un pacto de esta naturaleza”, aseguró Bárcena.

El estudio de la Cepal también llama la atención sobre el papel de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en la región, ya que estas generan más del 50% del empleo en la región, pero su aporte al PIB es de solo un 10%.

“El problema es que las pymes son el refugio de las crisis, no hay políticas que las acompañen”, reprochó Bárcena.

Para la Cepal, el gran reto de la región ahora es la “refundación” de su estructura productiva, en la que tiene que abandonar su énfasis en las materias primas, para buscar una estructura más diversificada y sostenible.

Bárcena también llamó la atención sobre el poco comercio intrarregional que existe en América Latina y el Caribe, pues mientras las economías del este de Asia tienen un comercio entre ellos que alcanza el 31% del valor total, los países de América del Norte (Canadá, México y Estados Unidos) alcanzan el 20% y América Latina solo un 10%, y uniones que están en boga −como la “Alianza del Pacífico” (a la cual Costa Rica se está integrando)− solo logran un 4%.

“Es necesario buscar pactos para la igualdad, para reactivar la demanda interna, diversificar las cadenas de valor, hacer ajustes”, aseveró.

A su parecer, la apertura comercial en la región también trajo pérdidas en lo fiscal, dado que solo se hicieron “renuncias fiscales” en los acuerdos de libre comercio, pero no se establecieron mecanismos para sustituir esas rentas que se dejaron de percibir, además de que en el caso costarricense se crearon leyes que obligan a gastos, sin que exista sustento en la parte de ingresos.

 

Inversión extranjera directa de Estados Unidos se duplicó en los primeros tres meses del año

En el área comercial,  Walmart de México y Centroamérica informó, en los primeros meses del año, de la construcción de nuevos supermercados.

En el área comercial, Walmart de México y Centroamérica informó, en los primeros meses del año, de la construcción de nuevos supermercados.

La inversión extranjera directa (IED) desde Estados Unidos casi se duplicó durante los primeros tres meses del año.

El registro del Banco Central muestra que desde ese país ingresaron $268 millones, mientras que al primer trimestre del 2014, fueron $168 millones.

La información del ente emisor detalla que las divisas que entraron desde Estados Unidos significaron casi el 60% del total de IED, entre enero y marzo, que ascendió a $478 millones.

En segundo lugar de importancia se ubicó Holanda con casi $60 millones, seguida por Suiza, con $50 millones.

Por régimen de actividad, las multinacionales que operan fuera de zona franca fueron las que registraron la mayor IED del periodo: un total de $382 millones, según el ente emisor.

La información oficial muestra que en zona franca, más bien, hubo una salida de divisas desde Costa Rica hacia el extranjero de $30 millones, en el primer trimestre.

Tal situación ocurrió, por primera vez, en el país en los últimos cinco años.Vanessa Gibson, directora de Desarrollo Corporativo y Clima de Inversión de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), catalogó de coyuntural el periodo.

“Se debe a que algunas empresas de servicios están pagando pasivos (préstamos) a sus casas matrices. Es especialmente el sector servicios que muestra un flujo negativo de recursos”, explicó Gibson.

Reinversión. El Banco Central detalló, por escrito, que de los $478 millones de inversión extranjera, reportada al primer trimestre, casi un 40% de los recursos se trata de reinversiones de compañías con operaciones en Costa Rica.

Entre estas destacan firmas del sector agrícola, como Dole, que confirmó la adquisición de fincas.

En el área comercial, Walmart de México y Centroamérica informó, en los primeros meses del año, de la construcción de nuevos supermercados.

Inversión extranjera subió 19% en el I trimestre

El pasado jueves 25 de junio la empresa  transnacional Cargill inauguró en Costa Rica un centro de servicios en finanzas y recursos humanos para las Américas. | CORTESÍA DE CINDE

El pasado jueves 25 de junio la empresa transnacional Cargill inauguró en Costa Rica un centro de servicios en finanzas y recursos humanos para las Américas.

La inversión directa de extranjeros en Costa Rica aumentó un 19% en el primer trimestre de este año respecto al mismo periodo del 2014.

Esta inversión incluye firmas nuevas, ampliación de operaciones de las compañías foráneas y compras de corporaciones o propiedades locales.

Según la información que publicó ayer el Banco Central en la balanza de pagos trimestral, dicha inversión pasó de $402 millones en los primeros tres meses del 2014 a $478 millones en similar periodo del 2015.

Inestable. Alexánder Mora, ministro de Comercio Exterior, comentó la noche del martes que los lapsos cortos son difíciles de analizar porque el comportamiento de la economía internacional todavía es muy errático.

Inversión extranjera.

Inversión extranjera.

“Periodos tan cortos son difíciles de analizar. En realidad, estamos en un periodo en que hay una desaceleración internacional importante; hay, además, cambios importantes en las direcciones del flujo de inversión en el mundo”, señaló Mora.

Max Alberto Soto, director del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, coincidió con Mora en que las cifras trimestrales en inversión extranjera directa pueden dar resultados disímiles.

 

Caída en el comercio exterior golpea crecimiento económico

Plantaciones en Matina y Batán luego de las fuertes lluvias de las últimas semanas. La situación golpeará aún más el débil crecimiento que muestra la producción. El Banco Central publicó ayer que en el primer trimestre la producción subió 2,68%. | ALEJANDRO NERDRICK BRYAN

Plantaciones en Matina y Batán luego de las fuertes lluvias de las últimas semanas. La situación golpeará aún más el débil crecimiento que muestra la producción. El Banco Central publicó ayer que en el primer trimestre la producción subió 2,68%.

La caída que muestra el comercio exterior y la desaceleración en la inversión de las empresas explican la debilidad en el crecimiento económico.

Así lo reflejan las cifras de la producción al primer trimestre del año, vistas por el lado del gasto, publicadas por el Banco Central, el martes 30 de junio.

Según esa información, en el primer trimestre del 2015, la producción de Costa Rica creció un 2,68% respecto al mismo lapso del año anterior.

En ese mismo periodo, las exportaciones de bienes y servicios cayeron un 10% y las importaciones un 9%.

Por su parte, la formación bruta de capital (incluye nuevas construcciones, compras de maquinaria y equipo y cambios en inventarios, entre otros), se desacelera desde el tercer trimestre del 2013.

Después de la crisis.

Después de la crisis.

Los que sí se acelera es el desembolso de los hogares en bienes de consumo final, el cual alcanzó un crecimiento de 4,33% en el primer trimestre del 2015 respecto al mismo periodo del año anterior, así como el gasto del Gobierno que subió un 3,66%.

Efecto externo. El ministro de Comercio Exterior, Alexánder Mora, explicó que el comercio exterior está marcado por las tendencias internacionales, donde el comportamiento todavía es un muy errático.

En el caso de Costa Rica, añadió, hubo una caída importante en la manufactura de componentes, por el cierre de la planta de Intel, pero también ha tenido un crecimiento alto en la elaboración de dispositivos médicos.

“Tenemos la situación climática, la cual se ha comportado, también, muy errática, con una sequía muy fuerte en Guanacaste y, ahora, con todas estas situaciones en el Caribe (las lluvias), entonces, yo siento que estamos con unas condiciones externas muy inestables y con condiciones internas que nos están afectando. Es temprano para analizar periodos muy cortos, con tanta inestabilidad”, comentó Mora.

Exportaciones e importaciones.

Exportaciones e importaciones.

Hogares consumen más. A pesar de estas situaciones, el consumo de las familias en bienes finales aumenta.

Según los datos del Banco Central, dicho consumo pasó de crecer 3,30% en el tercer trimestre del 2013 respecto al mismo periodo del año anterior, a 4,33% en el primer trimestre del 2015.

Max Alberto Soto, director del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, manifestó que un factor que puede ayudar en este comportamiento es la inflación.

Dado que la inflación es baja, eso aumenta el poder adquisitivo de los salarios y les permite a las personas que tienen empleo comprar más; esto, a pesar del alto desempleo, que ronda el 10,1%.

Consumo interno sostiene el crecimiento de la economía de Costa Rica

Mercado local

Mercado local (INFOGRAFÍA LN)

El consumo de los hogares y el sector público sostuvieron el crecimiento de la economía de Costa Rica en el primer trimestre del año, tras la caída del comercio externo.

El producto interno bruto (PIB) del país aumentó un 2,68% en los primeros tres meses del año , según el Banco Central.

Tal evolución se fundamentó en el gasto de las familias, que creció un 4,33% en los primeros tres meses del año frente a similar periodo del 2014. En el caso del Gobierno, el gasto de consumo final fue del 3,66%. .

Por el contrario, la inversión del sector privado llegó a su sexto trimestre de desaceleración, y las exportaciones de bienes y servicios cayeron un 10% y las importaciones un 9%.

Pese a la evolución positiva de la demanda interna, economistas y empresarios dudan que se mantenga el PIB por más tiempo si el sector externo continúa “resentido” y con variaciones negativas. Incluso, el Banco Central prevé un ajuste a la baja en su proyección del crecimiento de la economía costarricense para este, reconoció Olivier Castro, presidente de la entidad.

“Estamos haciendo la revisión y podría resultar que la tasa que teníamos prevista resulte un poquito más baja”, comentó Castro.

El ente emisor estimó un aumento de la producción del 3,4% para este año. Al final de este mes, la institución revelará la nueva estimación durante la revisión del Programa Macroeconómico.

Para Luis Mesalles, director de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), es difícil pensar que el consumo interno mantenga su crecimiento, y logre “llevar” al resto de la economía.

“Una menor producción significa que será muy difícil que bajen el desempleo y el subempleo. También, que el ingreso real de la gente no puede crecer mucho”, señaló Mesalles.

José Luis Arce, economista de Consejeros Económicos y Financieros (Cefsa), dijo que el pesimismo de los empresarios y familias ha bajado la inversión y reduciría el alza del PIB en el futuro.

Variación por sectores

Variación por sectores (INFOGRAFÍA LN)

Sectores. El crecimiento de la producción en el primer trimestre estuvo liderado por la construcción, servicios financieros y seguros, más transporte, almacenamiento y comunicaciones.

Sin embargo, la industria de manufactura tuvo una variación interanual del 1,2%. Este sector significa casi una cuarta parte de la producción, según datos del Banco Central.

“Tendremos un sector industrial que continuará desacelerándose el resto del año y tendería a mejorar levemente al finalizar el 2015”, aseguró Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias.

La agricultura fue el único sector productivo costarricense que tuvo una variación negativa en la producción al caer 1,4%.

Alberto Franco, economista de Ecoanálisis, resaltó que la actividad “sufrirá” el resto del año por la menor producción debido a los efectos climáticos de El Niño.

El banano y la piña están entre los más afectados por las lluvias, mientras la ganadería se ha visto golpeada por la sequía.

Costa Rica recibe más divisas por ingreso de turistas, estudiantes y viajes de negocios

El Banco Central registró, en el primer trimestre de este año, un incremento importante en la entrada de divisas al país por concepto de viajes.

Según los datos publicados en la balanza de pagos (con base en el quinto manual), en los primeros tres meses meses de este año, el país recibió $1.041 millones en divisas por viajes.

En esa cifra se contabilizan los recursos que ingresan al país por los bienes y servicios que los viajeros adquieren aquí, por su estancia menor a un año.

En una respuesta escrita, el Banco Central explicó que el aumento obedece principalmente al ingreso de divisas por motivos de estudio y turismo (mayor gasto per cápita y, en menor medida, por aumento en el número de viajeros), así como mayores divisas por razones de salud.

Además, se contabilizó un alza de ingresos de los viajes de negocios, específicamente, de trabajadores transfronterizos .

Maximo Manzi, director ejecutivo de la Asociación Consejo para la Promoción Internacional de la Medicina de Costa Rica (Promed), comentó que el turismo de salud registra un crecimiento paulatino.

A través de la información que brindan clínicas y hospitales privados, han observado que unas 50.000 personas al año vienen al país a realizarse tratamientos médicos y gastan un promedio de $7.000.

Entre las personas que llegan, se incluyen trabajadores de empresas, especialmente norteamericanas, que visitan el país para hacerse sus tratamientos.

Manzi añadió que el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) también realiza una encuesta entre viajeros, pero arroja un número menor.

infografia

Turismo de paseo estable. Los empresarios turísticos, por su parte, señalan que este año se comporta muy similar al 2014.

Así lo manifestaron Gustavo Araya, presidente de la Cámara Costarricense de Hoteles, y Pablo Heriberto Abarca, presidente de la Cámara de Turismo (Canatur).

Araya atribuye la situación a que el país atraviesa un momento importante de toma de decisiones y eso tiene a la gente en un stand by .

Abarca, por su parte, lo atribuye a la fuerte inversión de otros países de la región para promocionarse en el exterior.

Citó, como ejemplos, que Colombia tiene un presupuesto de $150 millones, Guatemala de $60 millones, El Salvador de $40 millones, Panamá de $80 millones y Costa Rica de $14 millones.

Además, se avecina una mayor competencia de Cuba por lo que consideró que el país debe tomar acciones inmediatas para posicionarse.

El sentir de los empresarios calza con los datos de llegadas de turistas que publica el ICT, los cuales indican poco crecimiento, con base en las mediciones que se realizan en los aeropuertos.

En el primer trimestre del 2015, dicho ingreso tuvo un incremento de 1% respecto al mismo trimestre del año anterior.

Otros indicadores del turismo como el índice mensual de la actividad económica de hoteles, y el nivel de empleo en hoteles y restaurantes que capta la Encuesta Continua de Empleo, también indican un comportamiento similar al del año pasado.

El aumento de casi 7% que muestra el empleo en este sector en el primer trimestre del 2015 respecto al mismo periodo del 2014 no es estadísticamente significativo, según las pruebas que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

No fue posible tener una opinión del Instituto Costarricense de Turismo.

Anuncios