Me Llamó la Atención un Artículo de Emilio Bruce, ¡Comida barata para el pueblo!  Porque Pone de Manifiesto el Enfoque Neoliberal de Que lo Que Importa Son los Negocios, el Libre Mercado y Comercio, Importar, Comprar “Barato”; No Importa que Con Ello, Podamos Perder Nuestra Seguridad Alimentaria y Junto Con Ella a Nuestros Pequeños y Medianos Agricultores Que Son los Que Sostienen la Productividad Agrícola y Económica de Este País y Nos Alimentan. Copio Textualmente Algunos de Sus Párrafos…

“Han comenzado a escucharse voces de proteccionismo en el país. Lejos de escucharse una estrategia nacional de competitividad muchos argumentan subir aranceles o invocar subterfugios fitosanitarios para proteger la “producción nacional”. “Seguridad alimentaria” han pedido algunos. No he escuchado las medidas que el país debe adoptar para ser competitivo en aquellos bienes y servicios que son significativos para la producción nacional. No se vale venderle al pueblo su comida cara.”…

Mediadas, Propuestas y Planes Para Hacer al País Competitivo, Sin Descuidar Su Seguridad Alimentaria, Sobran; Ver: Seguridad Alimentaria Results » Abajo.

Ciertamente Lo Que Políticos y Empresarios Neoliberales No Quieren Escuchar Es Como Implementarlas o Darles Curso Político en el País.

”El desempleo en el campo genera un problema social importante como es la emigración hacia la ciudad. La educación pertinente para adaptar a estas personas a nuevas formas productivas no parece formulada aún, y la gran mayoría de los desempleos actuales obedece a que esas personas no tienen destrezas para trabajar.”…

El Desempleo en el Campo que Genera Emigración Hacia la Cuidad y Con Ella Un Importante Problema Social, de Salud, de Empleo y Una Baja en la Economía del País. Precisamente Es Producto del Abandono del Agro Por las Poblaciones Locales. Lo Que A Su Vez Es Debido al Abandono de la Políticas Agrarias y de Seguridad Alimentaria Por Parte del Gobierno Central.

Es Obvio Que las Personas que No Tienen Destrezas para Trabajar en Otra Cosa (el Agro), Tan Sólo Van a Engrosar las Filas de Desempleados en la Ciudad Donde No Se Puede Trabajar en el Agro. Así Que, Por Qué No Aplicar la Educación Pertinente para Adaptar a Estas Personas a Nuevas Formas Productivas, Tecnificando el Agro en las Zonas Agrícolas, Especialmente, En las Mas Pobres y Alejadas. No Sólo Eso, Llevando la Educación Técnica Agrícola Especializada a Todos Esos Lugares Tradicionalmente Abandonados. Haciendo Que la Banca de Desarrollo Les Brinde Facilidades Para Comprar Equipos, Maquinarias, Insumos, Etcétera.

Pero Quizá lo Mas Increíble de Todo Es;

”Desalentar la importación de productos extranjeros de buena calidad y de mejor precio no va a hacer que la productividad costarricense aumente. Imponer medidas que impidan la importación de bienes extranjeros no va a hacer que los precios bajen en el mercado, por el contrario subirán. Buscar subterfugios para impedir el acceso de productos agrícolas al país no le va a llevar a encontrar los productos en los que puede ser competitivo internacionalmente, ni a concentrarse en la producción agrícola que más le beneficie.”… 

Precisamente Porque Como Él Mismo Menciona, ¡Es Todo lo Contrario!

Y No lo Digo Yo, lo Dice la FAO, “Crecimiento demográfico y crisis alimentaria”; el Banco Mundial, “Crisis precios de alimentos”; a Través de, el “Programa de Respuesta a la Crisis Mundial de los Alimentos (GFRP, por sus siglas en inglés)”; y Otros Productos de Gestión de Riesgos. Que Entre Otras Cosas Recomienda:

Asesoría en materia de políticas.

Ampliación de iniciativas sobre nutrición

Apoyo financiero rápido.

Mayor inversión en agricultura.

Productos de seguros del mercado financiero y estrategias de gestión de riesgos.

Investigación para abordar brechas cruciales de conocimiento.

Coordinación con otros asociados en el desarrollo.

Dicen que No Hay Peor Ciego que Quien No Quiere Ver, Peor Sordo que Quien No Quiere Escuchar, Ni Peor Terco que Quien No quiere Entender;

La pérdida y el desperdicio de alimentos, un obstáculo para la reducción de la pobreza”; los “Precios mundiales de los alimentos siguen disminuyendo, pero a un ritmo más lento”… Precisamente por Eso, la Contribución del Grupo del Banco Mundial para Solucionar el Problema Fue:

  • En el ejercicio de 2013, la Corporación Financiera Internacional (IFC) destinó US$4400 millones a inversiones en el sector privado para la cadena de suministro de alimentos. Estas inversiones respaldaron proyectos que promueven el acceso a financiamiento, a insumos como semillas, equipo y asesoría, y a los mercados a través de infraestructura y plantas elaboradoras de alimentos.
  • El Grupo del Banco Mundial respalda el Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés). Nueve países y la Fundación Bill y Melinda Gates han prometido unos US$1400 millones para un período de tres años, de los cuales se han recibido US$1200 millones.
  • Aumento del financiamiento del BIRF/AIF para las redes de protección social. Estos recursos se multiplicaron por nueve, de US$1200 millones en el período anterior a las crisis (ejercicios de 2006-08) a más de US$11 300 millones en los ejercicios de 2009-2013.
  • Coordinación con los organismos de las Naciones Unidas a través del Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial y con organizaciones no gubernamentales, y respaldo a la Alianza para el Sistema de Información de Mercados Agrícolas (AMIS, por sus siglas en inglés), (i) con el objetivo de mejorar la transparencia en los mercados de alimentos.
  • Promoción de más inversiones en investigación agrícola, por ejemplo, a través del Grupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales (CGIAR, por sus siglas en inglés)(i) y seguimiento del comercio para identificar cualquier posible escasez de alimentos.
  • Apoyo al mejoramiento de la nutrición en los grupos vulnerables. Durante la última década (2003-2013), la AIF -el fondo del Banco Mundial para los más pobres-, ha garantizado que más de 210 millones de embarazadas/madres que amamantan, niñas adolescentes y/o niños menores de 5 años recibieran servicios básicos de nutrición. El Banco es además miembro activo del movimiento mundial para el fomento de la nutrición (SUN, por sus siglas en inglés) (i) y respalda la plataforma de conocimientos SecureNutrition, (i) cuyo propósito es mejorar la nutrición a través de inversiones en la agricultura.
  • IFC está poniendo en marcha el Programa Mundial de Riego (GIP, por sus siglas en inglés), que da respaldo a los proveedores de riego con el fin de aumentar la disponibilidad y el acceso a equipos eficientes para mejorar la gestión del uso del agua destinada a la agricultura.

Si Todavía No Cree Que el Problema de la Seguridad Alimentaria Es Un Problema Serio y Delicado, Al Cuál Debemos Enfrentarnos Ahora, No Cuando Ya Sea Demasiado Tarde, “Latinoamérica desperdicia el 15% de los alimentos que produce”.

Y en El Resto del Mundo, de Donde Se Supone Vamos a Importar Alimentos Baratos, “Chat en vivo: Banco Mundial /Planeta Futuro – El mundo tira a la basura un tercio de los alimentos que produce”.

¿Cuanto Tiempo Seguirán Baratos los Alimentos de Seguir el Mundo Con las Políticas Neoliberales de Libre Comercio y Mercado Que Permiten Semejante Desperdicio? …

¡Con la Gente Muriéndose de Hambre en Muchas Partes del Mundo!

Y Si Usted de los Que Se Cree las Falacias Neoliberales Acerca del Crecimiento Económico de la Producción Mundial de Alimentos, vea, “El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo 2014”;  

“El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2014” ofrece estimaciones actualizadas sobre la subalimentación y el progreso hacia la consecución de las metas del hambre del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) y la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA). Un análisis de la situación actual en materia de reducción del hambre y la malnutrición indica que ha continuado el progreso a nivel mundial en muchos países, pero que en otros se necesita un esfuerzo adicional.”…

Mensajes Clave
  • Las últimas estimaciones de la FAO indican que la reducción del hambre a nivel mundial continúa: se calcula que unos 795 millones de personas están crónicamente subalimentadas en 2012-14, lo que supone una disminución de más de 100 millones en la última década, y 209 millones menos que en 1990-92. En el mismo período, la prevalencia de la subalimentación ha descendido del 18,7 % al 11,3 % a nivel mundial y del 23,4 % al 13,5 % en los países en desarrollo.
  • Desde el período 1990-92, 63 países han alcanzado la meta del hambre del ODM-1 y 25 países han alcanzado el objetivo más exigente de la CMA. 11 de los 63 países en desarrollo ya tenían tasas de subalimentación por debajo del 5 por ciento (el límite metodológico para garantizar la relevancia de los resultados distintos de cero) en 1990 92 y han logrado mantenerse dentro de ese intervalo, por lo que no constituyen el eje central del informe de 2014.
  • Las cifras demuestran que es posible alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativa al hambre: reducir a la mitad la proporción de personas subalimentadas en los países en desarrollo para el año 2015.
  • Pese a los progresos globales, persisten marcadas diferencias entre las regiones. La región de América Latina y el Caribe ha registrado el mayor progreso general hacia el incremento de la seguridad alimentaria, mientras que los avances han sido modestos en el África subsahariana y en Asia occidental, afectadas por desastres naturales y conflictos.
  • Un compromiso político constante al más alto nivel, que considere la seguridad alimentaria y la nutrición como prioridades principales, es un requisito previo para la erradicación del hambre. Los estudios de casos presentados en el informe El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, 2014 muestran que regiones como África y América Latina y el Caribe, así como determinados países, han reforzado su compromiso político con la seguridad alimentaria y la nutrición.
  • La reducción del hambre requiere de un enfoque integrado, que debe incluir los siguientes elementos: inversiones públicas y privadas para aumentar la productividad agrícola; un mejor acceso a los insumos, la tierra, los servicios, las tecnologías y los mercados; medidas para el fomento del desarrollo rural; protección social para los más vulnerables, incluido el refuerzo de su resiliencia ante los conflictos y los desastres naturales; y programas nutricionales específicos, en particular para hacer frente a las deficiencias de micronutrientes en las madres y los niños menores de cinco años.


 

 

¡Comida barata para el pueblo!  Emilio Bruce

Emilio Bruce

¡Comida barata para el pueblo!

Han comenzado a escucharse voces de proteccionismo en el país. Lejos de escucharse una estrategia nacional de competitividad muchos argumentan subir aranceles o invocar subterfugios fitosanitarios para proteger la “producción nacional”. “Seguridad alimentaria” han pedido algunos. No he escuchado las medidas que el país debe adoptar para ser competitivo en aquellos bienes y servicios que son significativos para la producción nacional. No se vale venderle al pueblo su comida cara.
El desempleo en el campo genera un problema social importante como es la emigración hacia la ciudad. La educación pertinente para adaptar a estas personas a nuevas formas productivas no parece formulada aún, y la gran mayoría de los desempleos actuales obedece a que esas personas no tienen destrezas para trabajar.
Desalentar la importación de productos extranjeros de buena calidad y de mejor precio no va a hacer que la productividad costarricense aumente. Imponer medidas que impidan la importación de bienes extranjeros no va a hacer que los precios bajen en el mercado, por el contrario subirán. Buscar subterfugios para impedir el acceso de productos agrícolas al país no le va a llevar a encontrar los productos en los que puede ser competitivo internacionalmente, ni a concentrarse en la producción agrícola que más le beneficie.
Hacer que los cinco millones de costarricenses compren productos nacionales más caros solo por ser productos costarricenses pareciera una revolución social inversa. Pareciera socialmente grave e injusto hacer que los más pobres compren productos alimenticios más caros por ser costarricenses cuando este grupo humano gasta una enorme proporción de su ingreso en alimentos. Esto significaría que si los precios de la comida suben deberán comer menos. No es posible soslayar el hecho de que un millón doscientos cincuenta mil costarricenses comen una vez al día solamente y de ellos trescientos cincuenta mil una vez día de por medio. Subir el precio de la comida sería catastrófico para ellos en esta precaria situación económica.
El país debe abocarse al estudio de los diagnósticos de la producción nacional para determinar y construir, con una fuerte participación ciudadana, una estrategia nacional de aumento de la productividad y de la competitividad.
Tipo de cambio, intereses, infraestructura, precio del combustible, impuestos a la tierra agrícola, tramitología, educación pertinente, insumos agrícolas, repuestos, tecnología y maquinaria, deben considerarse para proveer al productor la mejor base competitiva.
No parece lógico que la carne de cerdo importada de Chile, a miles de kilómetros de distancia, con el costo agregado de flete, seguro, aduanas, desalmacenaje, y trasiego, termine por salir más barata que la costarricense. Algo serio pasa con nuestra productividad.
Costa Rica debe empujar su competitividad, debe fortalecer sus ventajas comparativas, descartar los productos en los que no puede competir y no insistir en ellos. Costa Rica tiene que pensar que sus hijos deben trabajar y producir aquellos en los que su trabajo sea muy bien remunerado, donde la educación y la capacidad de adiestramiento del costarricense sean factores que adicionen. El país no progresará impidiendo la competencia extranjera sino alcanzando la mayor productividad nacional.

Para leer esta nota completa haga clic aquí– See more at: https://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=533329828#sthash.E7H7LEhZ.dpuf

 

Crecimiento demográfico y crisis alimentaria

Debido al rápido y constante aumento de la población en muchas zonas del mundo en desarrollo, particularmente en Africa, el Medio Oriente y partes de América Latina, y a la disminución de la productividad agrícola en términos de productividad per capita, el mundo esta andando hacia una crisis alimentaria. El crecimiento demográfico, la urbanización, la distribución desigual de las tierras, la reducción de las dimensiones de las explotaciones y el constante empobrecimiento de los agricultores del Tercer Mundo, han contribuido a reducir la producción tradicional en zonas críticas. De hecho, casi mil millones de personas padecen de malnutrición y 400 millones están crónicamente subnutridas. Paralelamente al crecimiento del número de seres humanos, ha ido avanzando la degradación de los recursos a escala masiva. En un momento en que se necesita producir más alimentos, la degradación de las tierras y el abuso de sustancias químicas comportan una mengua de la producción agrícola.

A la raíz de esta crisis está el, multiplicador de la población, que determina la repercusión global en las tierras y los alimentos. El crecimiento demográfico se concentra en el mundo en desarrollo, donde tienen lugar más del 90 por ciento de todos los nacimientos. En los próximos diez años, la población del mundo industrializado crecerá sólo en 56 millones de personas, mientras que la población de los países en desarrollo aumentará en más de 900 millones. Sea cual fuere el tipo de tecnología, el nivel de consumo o desperdicio, el nivel de pobreza o desigualdad, cuantas más personas haya, mayores serán los efectos en el medio ambiente y, a su vez, en la producción de alimentos.

En este artículo se propone un programa de acción en diez puntos, en que se combinan los programas demográficos y de planificación familiar con una ordenación apropiada de tierras y aguas, haciendo hincapié en la función decisiva de las mujeres como administradoras de recursos en gran parte del mundo en desarrollo. Si se han de satisfacer las necesidades futuras, es esencial remodelar las políticas integradas de población, recursos y medio ambiente, de forma que la agricultura pueda restablecerse sobre bases sostenibles.

References

Bandyopadhyay, J. 1985. Rehabilitation of upland watersheds. Geneva, World Commission on Environment and Development.

Blaikie, P. & Brookfield, H. 1987. Land degradation and society. London, Methuen.

Brown, L. R. & Jacobson, J.L. 1986. Our demographically divided world. Worldwatch Paper 74, Washington, D.C., Worldwatch Institute.

Harrison, P. 1987. The greening of Africa. London, Paladin-Grafton Books.

Hinrichsen, D. 1987. Our common future: a reader’s guide. London, IIED/Earthscan.

Hinrichsen, D. 1990. Our common seas: coasts in crisis. London, Earthscan.

Lean, Hinrichsen & Markham. 1990. WWF atlas of the environment. New York, Prentice Hall Press, p.25-28.

Lusigi, W. 1987. Rehabilitation of Degraded Arid Lands. (Paper presented at the International Workshop on Ecological Rehabilitation of Degraded Ecosystems, Budapest)

Rennie, J.K. 1988. Population, resources and development: a guidebook. Gland, IUCN.

Repetto, R., Magrath, W, Wells, M., Beer, C, Rossini, F. 1989. Wasting assets: natural resources in the national income accounts, p. 1-8, Washington, D.C., World Resources Institute.

Repetto, R. 1987, Population, resources, environment: an uncertain future. Population Bull., Vol. 42(2).

Sadik, N. 1989, Safeguarding the future., p.8. New York, UNFPA.

Timberlake, L. 1986, 1988. Africa in crisis, London, Earthscan Publications Ltd.

United Nations Population Division. 1989. World Population Prospects, New York, United Nations.

UNFPA. 1989. Meeting the population challenge. New York, UNFPA.

UNFPA. 1988, The State of World Population, 1988. New York, UNFPA.

UNFPA. 1989. The State of World Population, 1989. p,5-7, New York, UNFPA.

UNFPA. 1990, The State of World Population, 1990, p.6-7. New York, UNFPA.

World Commission on Environment and Development. 1987. Our common future, Oxford, Oxford University Press.

World Resources Institute. 1990. World Resources 1990-91. Oxford, Oxford University Press.

 

Crisis precios de alimentos

Panorama general

A raíz de la crisis alimentaria de 2008, los precios elevados de los alimentos y la volatilidad se han convertido en la "nueva normalidad". Las familias pobres hacen frente a esta situación comiendo alimentos más baratos y menos nutritivos, un hecho que puede tener consecuencias catastróficas toda la vida sobre el bienestar físico, social y mental de millones de jóvenes.

¿Qué está haciendo el Banco Mundial?

El Grupo del Banco Mundial ayuda a los países clientes a hacer frente a estos precios altos y volátiles mediante acciones como mayor inversión en el sector agrícola y otros relacionados, asesoría en materia de políticas, ampliación de iniciativas sobre nutrición, financiamiento acelerado, el Programa de Respuesta a la Crisis Mundial de los Alimentos (GFRP, por sus siglas en inglés) (i) y otros productos de gestión de riesgos.

Asesoría en materia de políticas. El Banco Mundial ha interactuado en un diálogo sobre políticas con más de 40 países que solicitaron su asistencia para enfrentar la crisis alimentaria de 2008 y 2010 y la ”nueva norma” de volatilidad y alza de los precios de los alimentos. Los instrumentos utilizados incluyen diagnósticos rápidos a nivel de país, diálogos de alto nivel, comunicaciones públicas y trabajo analítico en profundidad.

Ampliación de iniciativas sobre nutrición. El Banco también está mejorando la colaboración internacional para la generación e intercambio de conocimientos sobre agricultura, seguridad alimentaria y nutrición, a través de la plataforma de conocimientos SecureNutrition (i). En el marco del movimiento Scaling Up Nutrition (SUN) (i), 100 organizaciones asociadas, entre ellas el Banco Mundial, aprobaron el Marco de Acción para Ampliar las Iniciativas de Nutrición y abordar el tema de la desnutrición.

Apoyo financiero rápido. En 2008, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó el Programa de Respuesta a la Crisis Mundial de los Alimentos (GFRP, por sus siglas en inglés) con un monto inicial de US$1.200 millones para brindar financiamiento rápido y asesoría técnica y en materia de políticas a los países más pobres y vulnerables. En 2009, se aumentaron los recursos a US$2.000 millones y la iniciativa se extendió hasta junio de 2012 para responder a las solicitudes de asistencia de los países más afectados por las alzas de precios. A partir de julio de 2012, la ayuda de emergencia de la institución se canaliza a través de la ventanilla de respuesta a las crisis de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y el mecanismo de respuesta inmediata aprobado recientemente, que proporcionarán la base para este tipo de apoyo en el futuro.

A mediados de marzo de 2013, los fondos del GFRP habían permitido financiar operaciones por US$1.560 millones, beneficiando a casi 66 millones de personas vulnerables en 49 países; de esa cifra ya se ha desembolsado alrededor del 89%. Además de un fondo de US$1.240 millones de recursos del Banco Mundial (de los cuales el 96% ha sido desembolsado), existen recursos para donaciones gracias a tres fondos fiduciarios con financiamiento externo.

En septiembre de 2009, el Grupo de los Veinte (G-20) solicitó al Banco Mundial elaborar un mecanismo multilateral para ayudar a implementar los compromisos sobre seguridad alimentaria a largo plazo acordados en julio de ese mismo año en la cumbre de L’Aquila. Esta nueva iniciativa lanzada en abril de 2010, el GAFSP (i), apunta a cerrar las brechas de financiamiento en estrategias de seguridad alimentaria y agrícola a nivel nacional y regional. Ocho países y la Fundación Bill y Melinda Gates han comprometido US$1.300 millones en tres años, de los cuales ya se recibieron US$910,5 millones. Desde mayo de 2010, 18 países (Bangladesh, Burundi, Camboya, Etiopía, Gambia, Haití, República Kirguisa, Liberia, Malawi, Mongolia, Nepal, Níger, Rwanda, Senegal, Sierra Leona, Tayikistán, Tanzanía y Togo) han obtenido US$658 millones de la ventanilla para el sector público del GAFSP.

Mayor inversión en agricultura. En 2012, los compromisos del Grupo del Banco Mundial en el sector agrícola y otros relacionados ascendieron a US$9.300 millones. Para la institución, esta cifra fue la más alta en 20 años (en términos nominales). Las inversiones de IFC en la cadena de valor de la agroindustria alcanzaron récords históricos de US$4.200 millones. En conjunto, estos compromisos superan los pronósticos de financiamiento del Plan de Acción para la Agricultura 2010-12 (i), que previó un aumento en la asistencia de un promedio de US$4.100 millones anuales durante los ejercicios de 2006-08 a US$6.200-US$8.300 millones anuales en 2010-12. El Plan de Acción para la Agricultura 2013-15 actualizado del Grupo del Banco proyecta incrementos en la asistencia de US$8.000 a US$10.000 millones.

Productos de seguros del mercado financiero y estrategias de gestión de riesgos. En los países en desarrollo, los agricultores, las empresas agrícolas y los Gobiernos pueden aplicar diversas estrategias técnicas, administrativas y financieras a fin de mitigar, transferir y enfrentar riesgos. Gracias a la prestación de asistencia técnica, traspaso de capacidades y entrenamiento, el Banco respalda el desarrollo y la adopción de estrategias de gestión de riesgos (i) para la cadena de suministro y la agricultura en una cantidad cada vez mayor de países en desarrollo.

Investigación para abordar brechas cruciales de conocimiento. En colaboración con otros organismos e instituciones, el Banco realiza un exhaustivo trabajo analítico y además respalda al Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR, por sus siglas en inglés). (i) En 2012, un nuevo fondo fiduciario de múltiples donantes del CGIAR creado con el fin de armonizar las inversiones de los donantes, fue organizado y administrado por el Banco Mundial.

Coordinación con otros asociados en el desarrollo. La institución colabora activamente con el Equipo de Tareas de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria (HLTF, por sus siglas en inglés). Además de proporcionar apoyo financiero a este Equipo, mediante su Fondo de Donaciones para el Desarrollo, la institución también ayudó a actualizar al Marco Amplio para la Acción de la ONU (CFA, por sus siglas en inglés). El Banco Mundial también respalda a diversos grupos de trabajo en agricultura y seguridad alimentaria con el fin de redactar recomendaciones para el G-20. Asimismo, en colaboración con sus asociados, está implementando iniciativas para enfrentar la inestabilidad de los precios de los alimentos, como el Sistema de Información sobre los Mercados Agrícolas (SIMA) (i), creado para mejorar la transparencia en este mercado a nivel mundial. Finalmente, participa de manera regular en el Grupo de Trabajo sobre Seguridad de los Alimentos y del Agua de los bancos multilaterales de desarrollo.

(Actualizado el 15 de abril de 2013)

La pérdida y el desperdicio de alimentos, un obstáculo para la reducción de la pobreza


Precios mundiales de los alimentos siguen disminuyendo, pero a un ritmo más lento

CIUDAD DE WASHINGTON, 27 de febrero de 2014. En todo el mundo se pierde o desperdicia entre un cuarto y un tercio de la producción de alimentos para el consumo humano, según la última edición del informe trimestral Alerta sobre precios de los alimentos del Grupo del Banco Mundial, en la que se incluyen estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y del Instituto de Recursos Mundiales. En las regiones afectadas por la subalimentación, como África y Asia meridional, estas pérdidas impresionantes representan entre 400 y 500 calorías diarias por persona, y hasta 1520 calorías en el mundo desarrollado.

“La cantidad de alimentos que se desperdicia y pierde a nivel mundial es escandalosa”, dijoJim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial. “Cada día en todo el mundo, millones de personas se van a dormir con hambre y, sin embargo, millones de toneladas de alimentos terminan en la basura o se malogran durante el transporte a los mercados. Debemos encarar este problema en cada país para mejorar la seguridad alimentaria y poner fin a la pobreza”.

Según la última edición de Alerta sobre precios de los alimentos, los precios mundiales de los alimentos disminuyeron 3 % en el último trimestre, pero se mantienen cerca de las marcas históricas. Esta baja estuvo impulsada por cosechas de trigo, maíz y arroz sin precedentes, un mayor abastecimiento y más existencias a nivel mundial.

Como es habitual, los precios internos experimentaron grandes variaciones en los países. Los precios se mantienen estables en varias regiones, pero en Asia oriental y Asia meridional se observan tendencias distintas como resultado de factores estacionales, las políticas de adquisiciones y déficits de producción localizados.

Según el informe, el Índice de precios de los alimentos del Banco correspondiente a enero de 2014 fue un 11 % más bajo que hace un año y se situó un 18 % por debajo de la máxima histórica de agosto de 2012. Sin embargo, en el último trimestre los precios disminuyeron tan solo la mitad de lo que bajaron el trimestre anterior (junio a octubre de 2013). Los precios del trigo cayeron marcadamente un 15 % este trimestre, a diferencia de las alzas registradas anteriormente (sobre todo en octubre de 2013), en tanto que  el precio del maíz que se comercia internacionalmente disminuyó un 2 %, con lo que la baja consecutiva del precio de este producto se extendió por nueve meses.

Se prevé que las presiones sobre los precios de los alimentos cedan en el corto plazo, y para los próximos meses se esperan tendencias normales en cuanto al estado de los cultivos. Sin embargo, se debe seguir prestando mucha atención a las inquietudes sobre las condiciones meteorológicas en Argentina, Australia y partes de China, el alza de los precios del petróleo, y la liberación de las existencias de arroz anunciada en Tailandia.

En el informe se señalan asimismo las repercusiones económicas, ambientales y para los recursos naturales y la pobreza que tienen la pérdida y el desperdicio de alimentos, y se mencionan intervenciones técnicas y en materia de políticas que se aplican en los países en desarrollo y desarrollados para hacer frente a este creciente problema.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

El Grupo del Banco Mundial se ha comprometido a impulsar las inversiones en agricultura y otros sectores conexos, a los que en 2013 destinó US$8100 millones en nuevos compromisos. Para el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento y la Asociación Internacional de Fomento (BIRF/AIF), la asistencia a la agricultura y actividades afines aumentó de un promedio del 9 % del total del financiamiento en los ejercicios 2010-12, al 12 % en el ejercicio de 2013.

  • En el ejercicio de 2013, la Corporación Financiera Internacional (IFC) destinó US$4400 millones a inversiones en el sector privado para la cadena de suministro de alimentos. Estas inversiones respaldaron proyectos que promueven el acceso a financiamiento, a insumos como semillas, equipo y asesoría, y a los mercados a través de infraestructura y plantas elaboradoras de alimentos.
  • El Grupo del Banco Mundial respalda el Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés). Nueve países y la Fundación Bill y Melinda Gates han prometido unos US$1400 millones para un período de tres años, de los cuales se han recibido US$1200 millones.
  • Aumento del financiamiento del BIRF/AIF para las redes de protección social. Estos recursos se multiplicaron por nueve, de US$1200 millones en el período anterior a las crisis (ejercicios de 2006-08) a más de US$11 300 millones en los ejercicios de 2009-2013.
  • Coordinación con los organismos de las Naciones Unidas a través del Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial y con organizaciones no gubernamentales, y respaldo a la Alianza para el Sistema de Información de Mercados Agrícolas (AMIS, por sus siglas en inglés), (i) con el objetivo de mejorar la transparencia en los mercados de alimentos.
  • Promoción de más inversiones en investigación agrícola, por ejemplo, a través del Grupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales (CGIAR, por sus siglas en inglés)(i) y seguimiento del comercio para identificar cualquier posible escasez de alimentos.
  • Apoyo al mejoramiento de la nutrición en los grupos vulnerables. Durante la última década (2003-2013), la AIF -el fondo del Banco Mundial para los más pobres-, ha garantizado que más de 210 millones de embarazadas/madres que amamantan, niñas adolescentes y/o niños menores de 5 años recibieran servicios básicos de nutrición. El Banco es además miembro activo del movimiento mundial para el fomento de la nutrición (SUN, por sus siglas en inglés) (i) y respalda la plataforma de conocimientos SecureNutrition, (i) cuyo propósito es mejorar la nutrición a través de inversiones en la agricultura.
  • IFC está poniendo en marcha el Programa Mundial de Riego (GIP, por sus siglas en inglés), que da respaldo a los proveedores de riego con el fin de aumentar la disponibilidad y el acceso a equipos eficientes para mejorar la gestión del uso del agua destinada a la agricultura.

Latinoamérica desperdicia el 15% de los alimentos que produce

Un campesino paraguayo muestra granos de garbanzo cosechados

SANTI CARNERI (EFE )

TITULARES DE ARTÍCULOS

  • La región pierde unas 80 millones de toneladas por año, un 6% del total global de pérdidas
  • En Latinoamérica, el desperdicio se produce por igual en las etapas de producción y consumo: cada una representa el 28% del total de pérdida
  • La fecha de caducidad de los productos es un factor que contribuye de manera importante a estas pérdidas

ENLACES RELACIONADOS

BANCO MUNDIAL

¿Cuántas veces a la semana usted tira restos de comida o alimentos caducados a la basura?

Tal vez lo piense mejor cuando se entere que en América Latina, donde millones de niños sufren desnutrición crónica, se pierde el 15% de los alimentos que se producen cada año, o unos 80 millones de toneladas.

Desde el punto de vista de la nutrición, esto significa que se desperdicia una cuarta parte de los componentes energéticos -o 450 kilocalorías- que una persona necesita diariamente para vivir.

Aunque no es consuelo, comparativamente América Latina es la región del mundo que menos comida desperdicia o pierde. En los países desarrollados, esta proporción puede alcanzar más de un tercio de la producción total de alimentos.

Las causas de este desbarajuste varían en función de los países. Los de ingreso alto, por ejemplo, desaprovechan la mayor parte de sus alimentos en la etapa del consumo. En Latinoamérica, el desperdicio se produce por igual en las etapas de producción y consumo: cada una representa el 28% del total de pérdidas, según cálculos de la FAO.

Fecha de caducidad

La fecha de caducidad de los productos es un factor que contribuye de manera importante a estas pérdidas, especialmente en la etapa del consumo familiar. El consumidor tiende a pensar que no es seguro ingerir un alimento después de ese plazo, pese a las advertencias en contrario de los expertos.

“Muchas veces compro algunos productos, como fiambres por ejemplo, que caducan en uno o dos días, y no siempre estoy a tiempo de consumirlos”, comenta Juan Pedro, en un restaurante del centro de Buenos Aires.

En cuanto a la producción, el desperdicio se debe principalmente a formas ineficientes o prematuras de cosechar, y a condiciones excesivas de lluvia o de sequedad, hecho que sucede recurrentemente en Brasil o Argentina, por ejemplo.

El resto de las pérdidas de alimentos en la región se lo reparten las fases de almacenamiento (22% del total), de distribución y mercadeo (16%) y de procesamiento (6%).

Open Quotes

Este desperdicio de alimentos supone terribles pérdidas en la inversión en agricultura y en los insumos de energía Close Quotes

José Cuesta
Experto en pobreza del Banco Mundial

En México, por ejemplo, se desperdician más de 10 millones de toneladas de alimentos al año, que representan el 37% de la producción agropecuaria en el país, según el Grupo Técnico de Pérdidas y Mermas de Alimentos.

“Este desperdicio de alimentos supone terribles pérdidas en la inversión en agricultura y en los insumos de energía necesarios para producir comida que después se pierde y de la que no se obtienen los retornos esperados”, explica José Cuesta, experto en pobreza del Banco Mundial y autor del Food Price Watch, que monitorea el precio mundial de los alimentos y sus efectos socioeconómicos en la población.

“Se trata de ingresos que el agricultor latinoamericano dejará de recibir por un producto que no podrá vender”, agrega.

Según el especialista, existen medidas técnicas inmediatas que pueden ayudar a frenar este desperdicio de alimentos. Algunas son tan sencillas como por ejemplo usar recipientes de plástico para depositar la fruta que se recolecta -en lugar de bolsas-, o mejorar los sistemas de refrigeración para evitar pérdidas en la fase de almacenamiento.

Efecto en los más pobres

La lógica económica de este problema es simple pero abrumadora: cuanta más comida tiren los hogares, más comida adicional tendrán que comprar para poder cubrir sus necesidades.

Esto implica que las familias utilizarán una mayor proporción de sus ingresos en comida y menos en otras actividades como educación o sanidad.

“Claramente las pérdidas alimentarias tienen un impacto sobre la pobreza", afirma Cuesta.

Señala que una manera de paliar esta situación es concientizar a los consumidores. Porque en sus manos está la llave para aprovechar todos los alimentos que se compran y evitar así comportamientos nocivos, en ciertas ocasiones incentivados por las promociones comerciales –los dos por uno, por ejemplo-, que invitan a adquirir más productos de los que realmente se necesitan.

A pesar de las repetidas crisis en el precio de los alimentos que el mundo viene padeciendo desde 2007, los gobiernos de la región no han llegado a políticas concretas de cambio de hábitos de consumidores y productores para frenar el grave problema del desperdicio de comida.

“No hay mucho nivel de conciencia, ni siquiera en los países más ricos. Hay conciencia para producir más alimentos pero no para mejorar la tendencia de pérdidas de alimentos en la región, sobre todo en concientización y educación”, concluye Cuesta.

Según el reporte Food Price Watch, el precio de los alimentos sigue siendo elevado –aunque descendió en 2013-, lo cual deja en una situación vulnerable a la población de menos recursos económicos. El próximo informe, previsto a publicarse a fin de mes estará dedicado al problema global del desperdicio alimentario.

Chat en vivo: Banco Mundial /Planeta Futuro – El mundo tira a la basura un tercio de los alimentos que produce

Planeta futuro en EL PAíS

REPETICIÓN

El planeta produce suficientes alimentos para que todos sus habitantes consuman las calorías necesarias. Sin embargo, diariamente millones de toneladas se van a la basura. Para ser exactos, productores y consumidores desperdician un tercio de lo que se produce a nivel mundial. Esta enorme pérdida contrasta con las decenas de millones de niños que sufren desnutrición crónica o cuyas familias se ven obligadas a subsistir con menos de $1.25 dólares diarios.

Las causas de esta anomalía varían en función de los niveles de desarrollo económico. Los países de ingreso alto desaprovechan la mayor parte de sus alimentos en la etapa del consumo, mientras que los países en desarrollo sufren la mayor parte de estas pérdidas en la fase de producción. América Latina, por ejemplo, pierde el 15% de los alimentos que se producen cada año, o unos 80 millones de toneladas.
Contenido relacionado:
Informe: Alerta sobre los precios de los alimentos | Comunicado | Blog | Infografía

 

Primer aumento de los precios mundiales de los alimentos a nivel trimestral desde agosto de 2012

Informe destaca papel de los precios en disturbios por falta de alimentos

Ciudad de Washington, 28 de mayo de 2014. Los precios internacionales de los alimentos aumentaron 4 % entre enero y abril de 2014, impulsados principalmente por las crecientes preocupaciones respecto del clima y la demanda de importaciones, de acuerdo con la última edición de Alerta sobre precios de los alimentos. Esta alza pone fin a una sostenida tendencia descendente observada desde agosto de 2012.

Los precios internacionales del trigo y el maíz registraron el mayor incremento este trimestre, subiendo 18 % y 12 %, respectivamente. Estos aumentos se produjeron a pesar de las proyecciones constantes de cultivos récord de cereales, las existencias más abundantes que se esperan en 2014 y las cosechas excepcionales en 2013. El clima en Estados Unidos, las condiciones mundiales provocadas por el fenómeno meteorológico de “El Niño, y las consecuencias de las tensiones en Ucrania son problemas que deben ser vigilados en los próximos meses.

“Las preocupaciones sobre el clima, las incertidumbres políticas y las fluctuaciones monetarias no existen en el vacío, como lo demuestra el aumento de los precios mundiales de los alimentos en este trimestre”, dijo Ana Revenga, vicepresidenta interina de la Red sobre Reducción de la Pobreza y Gestión Económica del Grupo del Banco Mundial.“En los próximos meses, debemos vigilar estos precios con cuidado, asegurándonos de que ningún otro incremento ejerza presión adicional sobre los menos favorecidos en todo el mundo”.

Los precios internos se mantuvieron en general estables entre enero y abril de 2014, pero se observaron las fluctuaciones típicas entre los países. Por ejemplo, los mercados estudiados en Ucrania, Etiopía, Sudán y Kirguistán registraron algunos de los mayores aumentos en los precios del trigo, mientras que estos disminuyeron en Argentina y Pakistán. Por su parte, las mayores alzas de los precios del maíz se produjeron en Ucrania y Rusia, pero estos descendieron notablemente en Mozambique. Los precios del arroz subieron en Myanmar y Somalia, sin embargo se redujeron en Tailandia y Camboya.

Según el informe, los precios de los alimentos que se transan en los mercados internacionales seguían siendo 2 % más bajos en abril de 2014 en comparación con el nivel observado en abril de 2013, y solo 16 % inferiores al máximo histórico de agosto de 2012.

Precios y disturbios por la falta de alimentos

El último informe Alerta sobre precios de los alimentos analiza el papel que los precios y la escasez de los alimentos pueden tener en los disturbios por la falta de estos, fundamentando por qué el seguimiento de estos precios es importante no solo para la seguridad alimentaria y el bienestar, sino también para la estabilidad política y los problemas de seguridad. Decenas de episodios violentos estallaron en todo el mundo durante las alzas de los precios de 2007 y 2008, y posteriormente. Las crisis de los precios de los alimentos pueden iniciar y también agravar los conflictos y la inestabilidad política, por lo que es fundamental promover políticas que permitan mitigar estos efectos. Un seguimiento adecuado es el primer paso en esa dirección.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

  • El Grupo del Banco Mundial se ha comprometido a impulsar la agricultura y las inversiones relacionadas con este sector. En 2013, los nuevos compromisos del Grupo del Banco para la agricultura y otros sectores vinculados llegaron a US$8100 millones. La asistencia del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) ha aumentado de un promedio de 9 % del total del financiamiento en los ejercicios de 2010-12, a 12 % en el ejercicio de 2013.
  • En el ejercicio de 2013, la Corporación Financiera Internacional (IFC) destinó US$4400 millones a inversiones en el sector privado para la cadena de suministro de alimentos. Estas inversiones respaldaron proyectos que promueven el acceso a financiamiento; a insumos como semillas, equipos y asesoría, y a los mercados a través de infraestructura y plantas elaboradoras de alimentos.
  • El Grupo del Banco Mundial respalda al Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés). Nueve países y la Fundación Bill y Melinda Gates han prometido unos US$1400 millones para un periodo de tres años, de los cuales se han recibido US$1200 millones.Coordinación con los organismos de las Naciones Unidas a través del Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial y con organizaciones no gubernamentales, y respaldo a laAlianza para el Sistema de Información sobre los Mercados Agrícolas (AMIS, por sus siglas en inglés), (i) con el objetivo de mejorar la transparencia en los mercados alimentarios.
  • Promoción de más inversiones en investigación agrícola, por ejemplo, a través delGrupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales (CGIAR, por sus siglas en inglés), (i) y seguimiento de la actividad comercial para identificar cualquier posible escasez de alimentos.

El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo 2014

“El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2014” ofrece estimaciones actualizadas sobre la subalimentación y el progreso hacia la consecución de las metas del hambre del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) y la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA). Un análisis de la situación actual en materia de reducción del hambre y la malnutrición indica que ha continuado el progreso a nivel mundial en muchos países, pero que en otros se necesita un esfuerzo adicional.

El compromiso político sostenido al más alto nivel es un requisito previo para la erradicación del hambre. Esto implicasituar la seguridad alimentaria y la nutrición en primer plano de la agenda política y crear un entorno propicio para mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición. El informe de este año examina experiencias diversas de siete países, con un enfoque específico en el entorno propicio para la seguridad alimentaria y la nutrición, que refleja el compromiso y las capacidades en cuatro dimensiones: políticas, programas y marcos legales; movilización de recursos humanos y financieros; mecanismos de coordinación y asociaciones; y toma de decisiones basada en evidencias.

Mensajes Clave
  • Las últimas estimaciones de la FAO indican que la reducción del hambre a nivel mundial continúa: se calcula que unos 795 millones de personas están crónicamente subalimentadas en 2012-14, lo que supone una disminución de más de 100 millones en la última década, y 209 millones menos que en 1990-92. En el mismo período, la prevalencia de la subalimentación ha descendido del 18,7 % al 11,3 % a nivel mundial y del 23,4 % al 13,5 % en los países en desarrollo.
  • Desde el período 1990-92, 63 países han alcanzado la meta del hambre del ODM-1 y 25 países han alcanzado el objetivo más exigente de la CMA. 11 de los 63 países en desarrollo ya tenían tasas de subalimentación por debajo del 5 por ciento (el límite metodológico para garantizar la relevancia de los resultados distintos de cero) en 1990 92 y han logrado mantenerse dentro de ese intervalo, por lo que no constituyen el eje central del informe de 2014.
  • Las cifras demuestran que es posible alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativa al hambre: reducir a la mitad la proporción de personas subalimentadas en los países en desarrollo para el año 2015.
  • Pese a los progresos globales, persisten marcadas diferencias entre las regiones. La región de América Latina y el Caribe ha registrado el mayor progreso general hacia el incremento de la seguridad alimentaria, mientras que los avances han sido modestos en el África subsahariana y en Asia occidental, afectadas por desastres naturales y conflictos.
  • Un compromiso político constante al más alto nivel, que considere la seguridad alimentaria y la nutrición como prioridades principales, es un requisito previo para la erradicación del hambre. Los estudios de casos presentados en el informe El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, 2014 muestran que regiones como África y América Latina y el Caribe, así como determinados países, han reforzado su compromiso político con la seguridad alimentaria y la nutrición.
  • La reducción del hambre requiere de un enfoque integrado, que debe incluir los siguientes elementos: inversiones públicas y privadas para aumentar la productividad agrícola; un mejor acceso a los insumos, la tierra, los servicios, las tecnologías y los mercados; medidas para el fomento del desarrollo rural; protección social para los más vulnerables, incluido el refuerzo de su resiliencia ante los conflictos y los desastres naturales; y programas nutricionales específicos, en particular para hacer frente a las deficiencias de micronutrientes en las madres y los niños menores de cinco años.


Graziano da Silva: claves del avance de América Latina y Caribe en la lucha contra el hambre

SOFI 2014 – ALC logra el Objetivo de Desarrollo del Milenio relativo al hambre (versión larga)

Audio

El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo 2014

Enlaces

Otras ediciones

2013: Las múltiples dimensiones de la seguridad alimentaria

2012: El crecimiento económico es necesario pero no suficiente para acelerar la reducción del hambre y la malnutrición

2011: ¿Cómo afecta la volatilidad de los precios internacionales a las economías nacionales y la seguridad alimentaria?

2010: La inseguridad alimentaria en crisis prolongadas

2009: Crisis económicas – repercusiones y enseñanzas extraídas

2008: Los precios elevados de los alimentos y la seguridad alimentaria – amenazas y oportunidades

2006: La erradicación del hambre en el mundo – evaluación de la situación diez años después de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación

2005: La erradicación del hambre en el mundo – clave para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

2004: Seguimiento de los avances en la consecución de los objetivos de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

2003: Seguimiento de los avances en la consecución de los objetivos la Cumbre Mundial sobre la Alimentación y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

2002: Inseguridad alimentaria – la población se ve obligada a convivir con el hambre y teme morir de inanición

2001: Inseguridad alimentaria – la población se ve obligada a convivir con el hambre y teme morir de inanición

2000: Inseguridad alimentaria – la población se ve obligada a convivir con el hambre y teme morir de inanición

1999: Inseguridad alimentaria – la población se ve obligada a convivir con el hambre y teme morir de inanición

Acerca de la colección

El objetivo de El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo es sensibilizar acerca de los problemas globales relacionados con el hambre, examinar las causas fundamentales del hambre y la malnutrición y seguir los progresos hacia la consecución de los objetivos relativos a la reducción del hambre establecidos en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 y la Cumbre del Milenio. La publicación está dirigida a una amplia audiencia, que incluye a los responsables de la formulación de políticas, las organizaciones internacionales, las instituciones académicas y el público general interesado en los vínculos entre la seguridad alimentaria y el desarrollo humano y económico.

Si desea mas información, contacte: sofi@fao.org

 

Seguridad Alimentaria

Results »

Salud, Seguridad Alimentaria y Protección al Agro y a la Biodiversidad del País Son Cosas Diferentes

Efectivamente, no hay evidencia científicamente sólida que compruebe que los cultivos transgénicos son dañinos o tóxicos para la salud humana o animal; algunas veces por la falta de “rigor científico” de los estudios o investigaciones científicas (no se puede negar); otras (la mayoría) porque el necesario y requerido “rigor científico” es pagado por las propias […]

Seguir leyendo →

Aprueban Transgresiones al Agro, a la Seguridad Alimentaria y a la Biodiversidad Vegetal

La Comisión Nacional de Bioseguridad decidió por mayoría otorgar dictamen positivo a la empresa Monsanto para la siembra de 1 o 2 hectáreas de maíz transgénico en Costa Rica. Esta información fue confirmada por Alejandro Hernández, miembro de la Comisión por parte del Ministerio de Ciencia y Tecnología, y por la organización no gubernamental Coecoceiba. […]

Seguir leyendo →

Cuando se Desatiende el Agro y la Seguridad Alimentaria Por el Libre Comercio y Mercado…

Cuando se Desatiende el Agro y la Seguridad Alimentaria Por el Libre Comercio y Mercado, el Narco se Aprovecha Para Explotar el Hambre Indígena Para Producir y Sembrar Cultivos de Narcóticos en Zonas Indígenas y Áreas Protegidas. El Criterio de que Es Mejor Sembrar y Producir lo que Es Rentable y Exportable; No Importa Que […]

Seguir leyendo →

El Comex y su Muy Peligrosa, Dañina y Equivocada Política Neoliberal de Libre Comercio y Mercado

El Comex Tiene Una Muy Peligrosa y Dañina Para el País, Para el Agro y Por Ende, Para los Pequeños y Medianos Productores Agrícolas Nacionales – Política Económica Neoliberal de Libre Comercio y Mercado – Y No Peligrosa y Dañina, También Equivocada. Ya Que, Defiende a Capa y Espada la Importación […]

Seguir leyendo →

INCOPESCA Impulsa Nueva Política Para la Explotación Indiscriminada del Ambiente y del Recurso Pesquero

Por Increíble que Parezca, INCOPESCA y Quizás el Gobierno También, Impulsan Una Política Pesquera Para la Explotación Indiscriminada del Recurso Pesquero, Junto a la Destrucción del Ambiente Marino Correlacionado; el “Gobierno presentó nueva política que pretende ordenar la pesca de camarón”. Todo, Pareciera, Con el Simple Propósito de, Permitir y Facilitar las Políticas Comerciales y […]

Seguir leyendo →

Bio-Combustibles, Recope y Nuevas Alternativas Energéticas

Debido a “Problemas legales y temor de Recope dificultan ejecución de proyecto con hidrógeno”; “Ad Astra Rocket da por finalizada su relación con Recope en proyecto del uso de hidrógeno”. Pero lo Cierto Es que, Más que “Problemas Legales” O el “Temor de Recope”; Lo que Dificulta la Ejecución de Proyectos, No Sólo el de […]

Seguir leyendo →

Cambio Climático y Libre Comercio Van de la Mano Como Contaminación y Sobrexplotación de los Recursos

Este Artículo lo Escribí a Sabiendas de Que el Gobierno No Va a Hacer Nada para Darle la Solución Real que Necesita; Tan Sólo para Ejercer Mi Derecho al Berreo. Bueno También lo Escribí con la Esperanza de Que las ONG´s y Organizaciones Ecologistas y Ambientalistas Tomen Nota de Como y Donde Deben Enfocar sus […]

Seguir leyendo →

Porque lo Nuestro Es Mejor y Es Nuestro: Buenos Propósitos para el País el Próximo Año

Si algo nos ha dejado claro la historia a través de los años es que los grandes imperios han crecido, se han desarrollado y prevalecieron por defender y sostener sus propias creencias, su forma de hacer las cosas, su idiosincrasia. Roma y los romanos, siempre fueron Roma y los romanos, no importa en cual país […]

Seguir leyendo →

¿Estaremos Imitando el Peligroso Modelo Neoliberal Agro-Económico de Pasados Gobiernos?

En el 97 se Hablaba de Seguridad Alimentaria, de Proteccionismo o Nuestros Productos y Productores Agrícolas y Otros, Tanto así que los Neoliberales de esa Época decían, que “Arrecian vientos proteccionistas” por Estar en Contraposición a sus Ambiciones Libre Comerciales y TLCistas de Unirse al Mercosur; Ya que, el “Mercosur exige abrir agro”; en esa […]

Seguir leyendo →

Reforma Fiscal, Generación de Empleo, Vivienda, Infraestructura, Agricultura y Otros

Ya han pasado mas de 100 días de labor en la gestión de la nueva administración; ya terminó el tiempo de reacomodo e inició el tiempo de empezar a cumplir las promesas hechas en campaña; ya inició el tiempo de empezar a trabajar por el país, por la Patria, por la Costa Rica que todos […]

Seguir leyendo →

Política Agraria y Libre Mercado o el Problema del Agro en Costa Rica

Tal y como lo expuse en La situación política del agro y los granos básicos en Costa Rica; “Costa Rica vende el frijol rojo y negro más caro de Centroamérica” y el “Arroz tico entre los 10 más caros”; más bien, “Arroz de Costa Rica no es el décimo más caro, es el tercero, afirma […]

Seguir leyendo →

El Emporio del Mal y los problemas del agro y la industria en Costa Rica

El Emporio del Mal en Costa Rica es encabezado por el COMEX, el ente rector del Neoliberalismo Económico y Comercial en Costa Rica, que junto a sus Arcángeles Ministeriales como el MEIC (que con su mal cubre y abarca a toda la Industria y Comercio) e Institucionales como el CNC (del cual ya hemos hablado […]

Seguir leyendo →

Anuncios