El Estado en que Se Encuentra Actualmente la Educación Universitaria Nos un Da un Panorama de lo Que el Neoliberalismo Económico y Comercial Representa en Costa Rica y Acerca de lo Que el Estado No Debería Ser; O Mas Bien, De lo Que Dejó de Ser, Desde que Cambió su Modelo de Estado Social de Derecho a Favor del Pueblo, de la Ciudadanía, a Estado Neoliberal a Favor del Libre Comercio, la Empresa y la Iniciativa Privada.

Empecemos por lo Que el Neoliberalismo Económico y Comercial Es, el Fin Único y Exclusivo de Una Empresa Económica y/o Comercial, Como lo Sería Una Universidad Privada, Es el Lucro, Pero No el Lucro Por y Para Sus Empleados y Trabajadores, Que, Por lo General, Son Explotados, Tanto Laboral Como Salarialmente; Se Trata del Lucro Magnánimo y Excesivo Para los Dueños y Socios de la Empresa Privada.

Esa Es la Base Ideológica del Neoliberalismo Económico y Comercial. Así que, Veamos, “‘U’ privadas subieron hasta 10% sus tarifas de matrícula y cursos”;

“Las universidades privadas subieron hasta en un 10% el costo de su matrícula y de los cursos en el 2014 con respecto al 2013. Es decir, un estudiante de Ciencias Médicas que pagaba ¢350.000 por una materia en el 2013, cancela hasta ¢385.000 por los mismos contenidos en el 2014. Los precios varían según carrera y universidad. Los aumentos son avalados por el Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada (Conesup) y se basan en una fórmula que es la suma del índice de precios al consumidor (IPC) de año anterior, más el 50% de ese indicador.”…

No Sólo Eso, en las Carreras Mas Costosas Como lo Es Medicina, el Aumento Es Aún Mayor, “Aumento de 13% en la Unibe golpea a alumnos”.

“Las universidades justifican el alza para financiar mejoras en la infraestructura, contratación de más docentes y compra de equipo para laboratorios.”…

¡Ah! Pero, ¿Será Eso Cierto? Veamos, el “70% de las universidades del país carecen de sello que acredite su calidad”; De Nuevo, No Sólo Eso, el “35% de carreras universitarias no dan talla para sello de calidad”.

Y Aunque Usted No lo Crea, Todavía Hay Campo Para Otro No Sólo Eso, “Universidades privadas le deben a la Caja ¢216 millones”.

¿Por Qué Se Da Eso? Porque Como Dije, Se Cambió el Modelo de Estado Social de Derecho a Favor del Pueblo, de la Ciudadanía, al de Estado Neoliberal a Favor del Libre Comercio, la Empresa y la Iniciativa Privada.

En Otras Palabras, Se Quitaron Todos los Controles y Restricciones a Cualquier Iniciativa Empresarial Privada Económica o Comercial. Así que, Ahora, las “Universidades privadas carecen de regulación sobre cobro de graduaciones”; la “Auditoría del MEP desistió de señalar universidades privadas que incumplieron requisitos para abrir sedes y posgrados”; y la “Contraloría reitera desactualización en planes de estudio de universidades privadas”.

Todo Simple y Sencillamente Porque, el “Conesup carece de metodologías para regular cobros de universidades privadas”; y el “Conesup alega no tener mecanismos para obligar a universidades privadas estar al día con la CCSS”.

Así que, Ante Tan Abusiva, Explotadora y Especulativa Situación de la Educación Superior Universitaria Privada en Costa Rica, el Actual Gobierno Pensó en Algo Impensable Por los 2 Anteriores Gobiernos Neoliberales, el “Ejecutivo convoca proyecto de ley para endurecer controles hacia ‘U’ privadas”.

Según la “Jerarca de Educación: “Calidad de las universidades es una urgencia que tenemos que discutir”; y Se Sugirió que, el “Sinaes y universidades privadas analizarán panorama de acreditación en Costa Rica”; Así, “Todas las tarifas de las universidades privadas serán reguladas por el Conesup, propone proyecto de ley”; Aspectos que Fueron Incluíos en “el proyecto para reformar la Ley de Creación del Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada que fue presentado el martes durante el Consejo de Gobierno.”.

Inmediatamente, el Imperio Neoliberal Reaccionó y Como Es Su Costumbre, Trató de Darle Vuelta a la Tortilla, Otto Guevara busca que estudiantes de universidades públicas paguen millones por sus estudios”; y Mas Bien, Tratar de Poner las Cosas a Su Favor, Rectora de Ulacit pide fondos estatales para universidades privadas”. 

Eso No Cabría en un Estado Social de Derecho Como el Que Nos Legaron los Fundadores de la 2° República.

T

ristemente Ese Estado Social de Derecho Ya No Existe en Costa Rica y Desde la 1° Administración Arias, Nos Rige un Estado Neoliberal de Derecho Privado; lo Cual Se Demuestra Fácilmente, Analizando Que los Reclamos Hechos Por Guevara al Gobierno, Son Todos Ciertos.

“Hay muchísimos estudiantes que vienen de colegios privados, que pagan sumas de 300 a 500 mil mensuales y llegan a la UCR (Universidad de Costa Rica) sin beca y pagan 100 mil el semestre, eso no es justo”, manifestó Guevara.
Actualmente, por año en un estudiante de la UCR el Estado invierte ¢5.255.160 y por uno de la Universidad Nacional ¢4.630.854.”…

Ciertamente, Eso No Es Justo, lo Justo Sería Que, Como Mínimo Se les Cobrara lo Que Pagaban en el Colegio Privado, Y Un Tanto Más, Por Ser Educación Superior; Y Así Dedicar Esos Fondos a Becar a los Estudiantes de Zonas Pobres y Marginales, Que, Algunos, Incluso No Pueden Pagar los Escasos 100 Mil Colones Que Se Cobran Por Semestre. De Esa Forma Sería Absolutamente Válido lo Que Argumenta el Libertario;

“Mucha gente lo va a pagar, porque normalmente las personas que estudian y logran un grado académico pasan a formar parte de la élite de este país, de trabajadores, tienen más posibilidades de conseguir trabajo que otra que no tiene educación universitaria”, argumentó el libertario…

El Problema Es que Al Cambiar el Modelo de Social a Neoliberal las Universidades Públicas Pasaron de Ser Autónomas al Servicio Social, a Ser Autónomas al Servicio Propio; Es Decir, a Ser Instituciones Por y Para Sí Mismas, No Para lo Que Fueron Creadas, No Para el Estudiante, No Para el País.

Es Así Que, Hoy Día, las “Universidades públicas pagan diferencias de hasta el 1000% en puestos iguales”; las “Finanzas de UCR peligran por exceso en incentivos salariales”; el “57,7% del fondo de ‘U’ públicas se usa para pagar sueldos”; los “Estudiantes tardan ocho años en sacar el bachillerato universitario en la UCR”; y “La mitad de los matriculados durante 2013 estudió becado en la UCR, Contraloría advierte posible déficit de ¢24 mil millones”.

Dando Paso y Aliento al Diablo Neoliberal Para Que, Con Justificada Razón, “Pida” al Gobierno, “Otto Guevara pide a Universidades reducir pago de anualidades a funcionarios”; Y, “Presionan por cambio en régimen salarial de la UCR, mientras autoridades defienden medidas”.

Lo Justo Es Justo, Y No Vale Defender Una Instancia, Mientras Se Descuida, la Otra. ¡O Hay Pa´Todos, O Hay Patadas! 

 

Otto Guevara busca que estudiantes de universidades públicas paguen millones por sus estudios

El diputado Otto Guevara propuso que el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) sea trasladado a la Comisión Nacional de Préstamos para Educación (Conape) y de esta forma se realicen préstamos financieros a todos los y las estudiantes para que paguen sus estudios ya sea en universidades públicas o privadas.
De esta forma, siendo competencia directa ambos sistemas, dijo que las universidades estatales se verán obligadas a modificar su sistema y pasar de semestres a cuatrimestres, cambio en planes de estudio, así como la habilitación de más cursos en horas nocturnas.
“Hay muchísimos estudiantes que vienen de colegios privados, que pagan sumas de 300 a 500 mil mensuales y llegan a la UCR (Universidad de Costa Rica) sin beca y pagan 100 mil el semestre, eso no es justo”, manifestó Guevara.
Actualmente, por año en un estudiante de la UCR el Estado invierte ¢5.255.160 y por uno de la Universidad Nacional ¢4.630.854.
Asimismo, si se divide el presupuesto del FEES para el Instituto Tecnológico de Costa RIca, entre la cantidad de estudiantes, de acuerdo con información suministrada por el Movimiento Libertario, se desembolsan ¢3.942.809 y por otro de la Universidad Estatal a Distancia ¢1.042.768.
SIN GARANTÍA DE DEVOLUCIÓN
Entre los beneficios, según el jefe de la fracción del Movimiento Libertario, se encuentra la eliminación del fiador y garantía hipotecaria para que todos los alumnos de casas de enseñanza puedan acceder a los fondos.
De esta forma, Guevara reconoció que no hay garantía de que un estudiante devuelva ese dinero a Conape, aunque es optimista y cree que muchos otros sí lo harán.
“Mucha gente lo va a pagar, porque normalmente las personas que estudian y logran un grado académico pasan a formar parte de la élite de este país, de trabajadores, tienen más posibilidades de conseguir trabajo que otra que no tiene educación universitaria”, argumentó el libertario.
La idea que aún se está concretando, conllevaría también al endeudamiento de los jóvenes, manifestó Guevara.
“Hoy la gente se endeuda con hipoteca y fiadores para estudiar en universidades privadas, la gente está invirtiendo en sí misma, ¿Por qué tiene el resto de la sociedad pagar por los estudios de una persona?”, cuestionó el libertario.
Aproximadamente 5 mil estudiantes adquieren préstamos para realizar sus estudios universitarios a través de Conape cada año. Al menos esa ha sido la tendencia desde 2011, de acuerdo con datos de esa institución.

Rectora de Ulacit pide fondos estatales para universidades privadas

El proyecto de ley de la rectora de Ulacit daría más de ¢2.000 millones del Estado a ‘U’ privadas . | ALBERT MARÍN.

El proyecto de ley de la rectora de Ulacit daría más de ¢2.000 millones del Estado a ‘U’ privadas .

La rectora de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit), Silvia Castro, redactó un proyecto de ley en el cual pide que las universidades privadas reciban 0,5% del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

A la fecha, ese fondo público representa unos ¢410.500 millones y se reparte entre la Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad Nacional (UNA), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Con su propuesta, la rectora Castro pretende que la educación superior privada reciba más de ¢2.000 millones anuales, provenientes del Estado.

“El 0,5% del FEES es una migaja. Que nos dejen demostrar que podemos hacer un buen uso de esos recursos. Serían fondos concursables. No es un cheque en blanco, como sí lo es para las universidades estatales”, comentó la rectora Castro.

El proyecto de ley de Castro es una contrapropuesta al que presentó la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, para reformar el Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada (Conesup).

La jerarca de Ulacit se opone a que se regulen las tarifas de trámites administrativos de las universidades privadas, tal y como lo propone el texto impulsado por la ministra Mora.

“Estoy absolutamente en contra de la regulación de esas tarifas, porque es el mecanismo número uno para disuadir la inversión en este sector. La educación superior privada es baratísima. Por el desfinanciamiento de las universidades privadas es que estamos viendo problemas de calidad”, manifestó Castro.

En Costa Rica, hay 53 universidades privadas que gradúan, por año, a unos 28.000 profesionales.

‘Comunismo’. Castro descalificó la iniciativa de ley del Ministerio de Educación Pública (MEP) y afirmó que buscará apoyo en el sector privado y con diputados para impulsar su texto en la corriente legislativa.

“El proyecto de ley del MEP raya no con el socialismo, sino con el comunismo. ¿Qué es eso que van a revisar los costos de las universidades privadas? La idea del MEP es mantener al sector deprimido”, añadió Castro.

La titular de Educación, Sonia Marta Mora, afirmó que el proyecto del Gobierno tomó en cuenta la opinión de diversos sectores y asegura contar con viabilidad política en el Congreso.

“Los dos proyectos sí tienen enfoques diferentes y el proyecto del Gobierno tiene equilibrio y viabilidad política. En el texto de la rectora Castro, hay muchos apartados que en realidad son más bien cambios administrativos, para los que no se requiere una autorización legal”, señaló la jerarca de Educación.

El director ejecutivo de la Unidad de Rectores de las Universidades Privadas de Costa Rica (Unire), Albán Bonilla, dijo que aún no existe una posición oficial de ese órgano sobre el proyecto de ley que redactó Castro.

“Todavía no tenemos una posición. Una comisión interna rendirá un informe a la Asamblea de Unire”, comentó Bonilla.

Las iniciativas de ley coinciden en la necesidad de corregir las fallas operativas del Conesup y el incumplimiento de estándares mínimos de calidad de algunas universidades privadas. Para ello proponen normas de acreditación y supervisión sobre los currículos que se imparten.

MAS SOBRE ESTE TEMA

Otto Guevara pide a Universidades reducir pago de anualidades a funcionarios

El Movimiento Libertario propuso el Proyecto de Ley del Teletrabajo(CRH)

El Mo­vi­mien­to Li­ber­ta­rio pro­pu­so el Pro­yec­to de Ley del Te­le­tra­ba­jo(CRH)

El dipu­tado Otto Gue­va­ra envió una nota a los rec­to­res de las di­fe­ren­tes uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, pi­dién­do­les que re­duz­can el pago de anua­li­da­des que han ve­ni­do de­ven­gan­do los fun­cio­na­rios en sus re­mu­ne­ra­cio­nes.

Esto de­bi­do a que el rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Costa Rica (UCR) Hen­ning Jen­sen dijo en la Co­mi­sión de Asun­tos Ha­cen­da­rios que el ré­gi­men sa­la­rial de la Uni­ver­si­dad “era in­sos­te­ni­ble” y que po­dría sumir a la ins­ti­tu­ción en una cri­sis fi­nan­cie­ra  seria. Pero este pa­no­ra­ma no es di­fe­ren­te en las otras casas de es­tu­dio, pues pagan di­fe­ren­cias de mi­llo­nes de co­lo­nes en sa­la­rios de pues­tos igua­les y con las mis­mas fun­cio­nes.

“Lo que no­so­tros les es­ta­mos pi­dien­do es que así como ellos, me­dian­te un acuer­do, in­cre­men­ta­ron del 3% al 5%, pues ellos pue­den de igual ma­ne­ra ba­jar­lo, si son bue­nos para subir­lo, tie­nen que bajar ese plus sa­la­rial y si está en la con­ven­ción co­lec­ti­va, es­pe­ren, de­nun­cien y luego eli­mí­nen­lo”, dijo Gue­va­ra.

El dipu­tado afir­ma que hay fun­cio­na­rios que rea­li­zan la misma fun­ción y ocu­pan un mismo pues­to, pero uno gana 300 mil co­lo­nes y el otro su­pera los 3 mi­llo­nes de co­lo­nes.

Esto coin­ci­de con las de­nun­cias que ha hecho el dipu­tado Mario Re­don­do, quien so­li­ci­tó a los je­rar­cas una re­for­ma en la me­to­do­lo­gía con la que cal­cu­lan el pago de sa­la­rios a los fun­cio­na­rios.

“Se han pren­di­do las luces de alar­ma y esta Asam­blea Le­gis­la­ti­va sería irres­pon­sa­ble si no hace algo por sa­near las fi­nan­zas de una ins­ti­tu­ción tan em­ble­má­ti­ca como la Uni­ver­si­dad de Costa Rica”, aler­tó el le­gis­la­dor.

Gue­va­ra y Re­don­do pre­sen­ta­ron una ini­cia­ti­va de ley de em­pleo pú­bli­co, que tiene como fin dis­mi­nuir las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les en pues­tos igua­les.

 

Universidades públicas pagan diferencias de hasta el 1000% en puestos iguales

Autoridades de la UCR informaron que ampliarán en 500 el cupo para el 2015. CRH.

Au­to­ri­da­des de la UCR in­for­ma­ron que am­plia­rán en 500 el cupo para el 2015. CRH.

Las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas pagan di­fe­ren­cias de hasta un 1000% en los sa­la­rios de fun­cio­na­rios que ocu­pan un mismo pues­to y que rea­li­zan las mis­mas ocu­pa­cio­nes, esto gra­cias al pago de las anua­li­da­des.

De acuer­do con in­for­ma­ción del Sis­te­ma Cen­tra­li­za­do de Re­cau­da­ción (Si­ce­re) un con­ser­je en la Uni­ver­si­dad de Costa Rica (UCR) de­ven­ga un sa­la­rio su­pe­rior al 1,3 mi­llo­nes de co­lo­nes, mien­tras que otro con­ser­je, que rea­li­za las mis­mas fun­cio­nes, gana solo 39.440 co­lo­nes.

Igual en la UCR, mien­tras que un cho­fer de vehícu­lo li­viano gana 160 mil co­lo­nes al mes, otro en el mismo pues­to gana 2 mi­llo­nes de co­lo­nes.

Di­chas di­fe­ren­cias se deben a los be­ne­fi­cios que tie­nen los fun­cio­na­rios y que se con­cen­tran, en su ma­yo­ría, en las anua­li­da­des.

En la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal a Dis­tan­cia (Uned), mien­tras que una se­cre­ta­ria gana 81 mil co­lo­nes otra su­pera los 2.3 mi­llo­nes de co­lo­nes. En el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Costa Rica (ITCR) un pro­fe­sor gana 32 mil co­lo­nes, pero otro de­ven­ga más de 9 mi­llo­nes de co­lo­nes. Los mon­tos en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal (UNA) no se ale­jan de la reali­dad, un edu­ca­dor gana 72 mil co­lo­nes, pero otro su­pera los 8 mi­llo­nes de co­lo­nes.

El dipu­tado Otto Gue­va­ra, quien reali­zó un es­tu­dio de los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios, afir­mó que es ne­ce­sa­ria una re­for­ma ur­gen­te al es­que­ma de re­mu­ne­ra­cio­nes, ya que esto solo puede lle­var a las ins­ti­tu­cio­nes a una cri­sis.

El le­gis­la­dor li­ber­ta­rio so­li­ci­tó a los Con­se­jos Uni­ver­si­ta­rios de las dis­tin­tas uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país, eli­mi­nar o re­du­cir la anua­li­dad y re­vi­sar los sa­la­rios que tie­nen los fun­cio­na­rios de estos cen­tros su­pe­rio­res de en­se­ñan­za es­ta­tal.

“Esta pi­ña­ta con fon­dos pú­bli­cos debe de­te­ner­se de una vez por todas. Con­si­de­ro que no se debe au­to­ri­zar un in­cre­men­to del FEES para las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, hasta que no hayan rea­li­za­do las res­pec­ti­vas mo­di­fi­ca­cio­nes a los plu­ses sa­la­ria­les, y a su vez re­vi­sen el gasto pú­bli­co ge­ne­ral de cada uni­ver­si­dad y la can­ti­dad de em­plea­dos”, se­ña­ló el dipu­tado Gue­va­ra Guth.

Según la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por Si­ce­re, la can­ti­dad de fun­cio­na­rios que tiene cada uni­ver­si­dad son las si­guien­tes: Uni­ver­si­dad de Costa Rica (9.999), Uni­ver­si­dad Es­ta­tal a Dis­tan­cia (2.862) , Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Costa Rica (1.646), Uni­ver­si­dad Na­cio­nal (4.058) y Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca Na­cio­nal (1.521).

El mismo rec­tor de la UCR Hen­ning Jen­sen había dicho en la Co­mi­sión de Asun­tos Ha­cen­da­rios que el ré­gi­men sa­la­rial de la Uni­ver­si­dad era in­sos­te­ni­ble.

 

Presionan por cambio en régimen salarial de la UCR, mientras autoridades defienden medidas

El Rector Jensen admitió que el régimen salarial de la UCR es insostenible. (Archivo CRH)

El Rec­tor Jen­sen ad­mi­tió que el ré­gi­men sa­la­rial de la UCR es in­sos­te­ni­ble. (Ar­chi­vo CRH)

A fi­na­les del año pa­sa­do, el dipu­tado Otto Gue­va­ra cri­ti­có los gas­tos en re­mu­ne­ra­cio­nes de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pidió a los rec­to­res re­du­cir el pago en anua­li­da­des, un rubro one­ro­so para esas ins­ti­tu­cio­nes.

El ma­ne­jo de los sa­la­rios es un tema po­lé­mi­co en la Uni­ver­si­dad de Costa Rica (UCR), donde según el Sis­te­ma Cen­tra­li­za­do de Re­cau­da­ción (Si­ce­re) de la Caja Cos­ta­rri­cen­se de se­gu­ro So­cial se pagan im­por­tan­tes di­fe­ren­cias sa­la­ria­les.

El líder del Mo­vi­mien­to Li­ber­ta­rio se­ña­ló lo que con­si­de­ra una “pi­ña­ta”, por los lla­ma­dos plu­ses sa­la­ria­les que au­men­tan un sa­la­rio, de un mismo tipo de pro­fe­sión, aun­que no de­ta­lló las di­fe­ren­cias dadas según el ho­ra­rio, un cuar­to de tiem­po ver­sus tiem­po com­ple­to por ejem­plo.

Ade­más en­lis­tó todos los sa­la­rios, con nom­bres de los fun­cio­na­rios y el monto re­por­ta­do por el Si­ce­re. Gue­va­ra in­sis­te en co­no­cer los datos, pues es con­tex­to ne­ce­sa­rio en la dis­cu­sión sobre una po­si­ble Ley de em­pleo pú­bli­co, el sa­la­rio único y even­tual­men­te el pre­su­pues­to de las uni­ver­si­da­des.

El dipu­tado re­por­tó la me­to­do­lo­gía con la que pu­bli­có los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, la cual fue su­mi­nis­tra­da por el Si­ce­re. Las ci­fras son de la re­mu­ne­ra­ción bruta, sin re­ba­jas, re­por­ta­das a la Caja.

El año pa­sa­do, el pro­pio rec­tor de la UCR, Hen­ning Jen­sen, ad­mi­tió que el ré­gi­men sa­la­rial de la en­ti­dad es “in­sos­te­ni­ble”, por lo que este año anun­ció me­di­das de re­cor­te. Otto Gue­ve­ra reite­ró que el sis­te­ma está fuera de con­trol por lo que con­si­de­ra “pri­vi­le­gios”.

Re­por­te de Gue­va­ra no con­tem­pló pla­ni­lla ha­bi­tual…

Otto Guevara plantea una nueva Ley de empleo público. El PLN, del cual Juan Jiménez es jefe de fracción, también la pide. (Archivo CRH(

Otto Gue­va­ra plan­tea una nueva Ley de em­pleo pú­bli­co. El PLN, del cual Juan Ji­mé­nez es jefe de frac­ción, tam­bién la pide. (Ar­chi­vo CRH(

En el lis­ta­do de sa­la­rios que dio el Mo­vi­mien­to Li­ber­ta­rio, apa­re­ce José Pablo Sauma Fiatt, como el fun­cio­na­rio de la UCR con el sa­la­rio más alto, con ¢8.426.907, según el dato del Si­ce­re. Sin em­bar­go el dato di­fie­re de la reali­dad ha­bi­tual en la pla­ni­lla de la ins­ti­tu­ción.

crhoy.​com con­sul­tó a la Uni­ver­si­dad los datos de Sauma. Según la cons­tan­cia de la Ofi­ci­na de Re­cur­sos Hu­ma­nos el sa­la­rio total es de ¢4.278.289. El fun­cio­na­rio es pro­fe­sor ca­te­drá­ti­co de la Es­cue­la de Eco­no­mía, en un medio tiem­po. Otro medio tiem­po lo de­di­ca al Ob­ser­va­to­rio del Desa­rro­llo, donde es di­rec­tor.

El aca­dé­mi­co acla­ró que lo pu­bli­ca­do por el dipu­tado Gue­va­ra no co­rres­pon­de a su sa­la­rio ha­bi­tual, sino que se in­clu­yó ahí un pago re­tro­ac­ti­vo de más de 4 mi­llo­nes de co­lo­nes, por el nom­bra­mien­to en el Ob­ser­va­to­rio, a par­tir de di­ciem­bre del 2013.

“Si usted com­pa­ra mi sa­la­rio ver­da­de­ro con los demás pu­bli­ca­dos por Gue­va­ra – de­jan­do de lado los pro­ble­mas men­cio­na­dos -, se puede dar cuen­ta que no debí haber sido in­clui­do por Gue­va­ra en la ‘lista corta’ de los que ganan más de 5 mi­llo­nes al mes”, es­cri­bió a este medio, cuan­do supo que se con­sul­tó por sus datos.

Es­ca­la sa­la­rial en la UCR

De acuer­do con las Re­gu­la­cio­nes del Ré­gi­men Sa­la­rial Aca­dé­mi­co de la UCR, el sa­la­rio de un ca­te­drá­ti­co se es­ta­ble­ce bajo la si­guien­te es­ca­la:

  • Sa­la­rio base de un pro­fe­sor in­te­ri­no ba­chi­ller o sin tí­tu­lo + 80% del mismo según la es­ca­la sa­la­rial vi­gen­te
  • Es­ca­la­fón: 3% sobre el sa­la­rio base (au­men­to anual por ex­pe­rien­cia la­bo­ral)
  • Anua­li­dad: 5.5% (por­cen­ta­je a par­tir del año 2010) co­rres­pon­de a un au­men­to anual por cada año com­ple­to de ser­vi­cio.

Ade­más, si los pro­fe­so­res reúnen los re­qui­si­tos pue­den optar por:

  • Pasos aca­dé­mi­cos: 4% sobre el sa­la­rio base (Todo do­cen­te con una de­di­ca­ción glo­bal o com­bi­na­ción de jor­na­da y horas mayor o igual a un cuar­to de tiem­po com­ple­to podrá ob­te­ner pasos aca­dé­mi­cos por mé­ri­tos acu­mu­la­dos en su ca­te­go­ría)
  • De­di­ca­ción Ex­clu­si­va: 30% sobre el sa­la­rio base (so­bre­suel­do por la­bo­rar tiem­po com­ple­to con la ins­ti­tu­ción)

Fuen­te: Ofi­ci­na de Re­cur­sos Hu­ma­nos UCR

Com­po­nen­tes sa­la­ria­les

Ca­te­go­ría
Por do­cen­te ca­te­drá­ti­co
Por ser Di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio del Desa­rro­llo

Sa­la­rio base do­cen­te
306.683
306.683

Por­cen­ta­je ca­te­go­ría aca­dé­mi­ca
245.346,50
245.346,50

Es­ca­la­fón do­cen­te
211.979,50
211.979,50

Fondo con­so­li­da­do
49.711,50
9.711,50

Re­co­no­ci­mien­to por elec­ción

29.644,50

Anua­li­dad
944.082
1.167.985,

Pasos ca­te­drá­ti­cos
154.568,50
154.568,50

Sub­to­ta­les
1.912.371
2.365.918,50

TOTAL ENTRE AMBOS
4.​278.​289.​50

El año pa­sa­do, Sauma im­par­tió dos cur­sos en el pri­mer se­mes­tre: Se­mi­na­rio de Gra­dua­ción II y Se­mi­na­rio de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca. Y en el se­gun­do se­mes­tre dio Se­mi­na­rio de Gra­dua­ción III. Para este año im­par­ti­rá In­tro­duc­ción a la Eco­no­mía y Po­lí­ti­ca So­cial en la pri­me­ra mitad. Para la se­gun­da, de nuevo li­de­ra­rá un curso de In­tro­duc­ción.

Según la misma cer­ti­fi­ca­ción, en el 2014 tra­ba­jó – para la Es­cue­la de Eco­no­mía – 20 horas a la se­ma­na, dis­tri­bui­das los mar­tes, miér­co­les y vier­nes. Mien­tras que en el Ob­ser­va­to­rio la­bo­ró 10 horas en la­bo­res ad­mi­nis­tra­ti­vas y otras 10 en in­ves­ti­ga­ción, dis­tri­bui­das sin cho­car todos los días de la se­ma­na.

En cuan­to a sus eva­lua­cio­nes en los úl­ti­mos cua­tro años, Sauma Fiat ob­tu­vo para todos sus cur­sos ca­li­fi­ca­cio­nes su­pe­rio­res a 9, aun­que en los Se­mi­na­rios del 2014 no fue eva­lua­do.

Tam­bién en su co­mu­ni­ca­ción vía co­rreo elec­tró­ni­co, el pro­fe­sor des­ta­có que para al­can­zar el nivel de ca­te­drá­ti­co en el Ré­gi­men Aca­dé­mi­co se deben cum­plir re­qui­si­tos como ex­pe­rien­cia, tí­tu­los y pu­bli­ca­cio­nes.

“Aun­que la cer­ti­fi­ca­ción no lo dice, en al menos una opor­tu­ni­dad he sido el pro­fe­sor mejor ca­li­fi­ca­do de la Es­cue­la de Eco­no­mía. Por otra parte, tengo una larga tra­yec­to­ria de in­ves­ti­ga­ción en temas eco­nó­mi­cos, gra­cias a la cual lle­gué a la Di­rec­ción del Ob­ser­va­to­rio del Desa­rro­llo”, men­cio­nó.

…pero fun­cio­na­rio gana 6 mi­llo­nes al mes entre U y dos jun­tas

Pablo Sauma recibe su salario en la UCR y pago de dietas en dos juntas directivas. (Imagen de la Asamblea Legislativa)

Pablo Sauma re­ci­be su sa­la­rio en la UCR y pago de die­tas en dos jun­tas di­rec­ti­vas. (Ima­gen de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va)

Pero en el caso de este eco­no­mis­ta, tam­bién re­ci­be pagos de otras dos en­ti­da­des, en las cua­les es in­te­gran­te de la junta di­rec­ti­va.

Es miem­bro de la junta di­rec­ti­va de la Au­to­ri­dad Re­gu­la­do­ra de los Ser­vi­cios Pú­bli­cos (Are­sep) y de la Ope­ra­do­ra de Pen­sio­nes Com­ple­men­ta­rias de la Caja (OPC-CCSS). Por cada se­sión re­ci­be un pago o dieta, que tam­bién au­men­ta la re­mu­ne­ra­ción del Es­ta­do.

Según re­por­tó a este medio la Ofi­ci­na de Co­mu­ni­ca­ción de la Are­sep, en el 2012 hubo 104 se­sio­nes de junta di­rec­ti­va; en el 2013 90 y en el 2014 72. Sauma par­ti­ci­pó en 62 en su pri­mer año (tras in­cor­po­rar­se en mayo), 79 en el se­gun­do y 63 en el 2014.

Eso quie­re decir que, de acuer­do con el pago de dieta de ¢200.910 de la ins­ti­tu­ción, el eco­no­mis­ta re­ci­bió el año pa­sa­do, por con­cep­to de die­tas ¢12.657.330, para un pro­me­dio de ¢1.054.778 por mes. El fun­cio­na­rio acu­dió a 5 se­sio­nes por mes en pro­me­dio y faltó a nueve en todo el 2014.

En la Are­sep

Pablo Sauma ocupa un pues­to en la Junta Di­rec­ti­va de la Are­sep desde la se­sión or­di­na­ria 35-2012, del 10 de mayo de 2012. Es decir, en cua­tro meses ya cum­pli­rá tres años de la re­la­ción la­bo­ral.

Según la Ley 7593 de la Au­to­ri­dad, los di­rec­ti­vos re­ci­ben una dieta co­rres­pon­dien­te al 10% del sa­la­rio base del con­tra­lor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca. Ac­tual­men­te, el monto es de ¢200.910.

Total de se­sio­nes de junta di­rec­ti­va
Par­ti­ci­pó Pablo Sauma
Pago de die­tas anual
Pro­me­dio men­sual

2012
104
62
¢12.456.420
¢1.038.035

2013
90
79
¢15.871.890
¢1.322.658

2014
72
63
¢12.657.330
¢1.054.778

En la OPC-CCSS, donde ya tiene más de ocho años como di­rec­ti­vo, par­ti­ci­pó en 41 se­sio­nes en el 2014. El monto de la dieta para los di­rec­ti­vos de la Ope­ra­do­ra está de­fi­ni­da por la Asam­blea de Ac­cio­nis­tas en el Pacto So­cial y las re­for­mas de dicho es­ta­tu­to. El año pa­sa­do fue de ¢192.920 en el pri­mer se­mes­tre y ¢200.910 en el se­gun­do.

Esto sig­ni­fi­ca que el año pa­sa­do, el fun­cio­na­rio re­ci­bió ¢8.077.510 en pago por el con­cep­to, para un pro­me­dio de ¢673.126 men­sua­les. El ge­ren­te de la OPC, Hec­tor Maggi, acla­ró que los mon­tos son en tér­mi­nos bru­tos, sin el re­ba­jo del 15% del im­pues­to de renta.

En la OPC

Sauma Fiatt es in­te­gran­te de la di­rec­ti­va de la Ope­ra­do­ra de Pen­sio­nes com­ple­men­ta­rias desde el 24 de agos­to del 2006, pe­rio­do que se re­nue­va por dos años.

El úl­ti­mo nom­bra­mien­to del eco­no­mis­ta se dio el 18 de abril de 2013 y vence el 18 de abril de 2015.

El Có­di­go de Go­bierno Cor­po­ra­ti­vo de la en­ti­dad des­cri­be que que la re­mu­ne­ra­ción de las die­tas de los di­rec­ti­vos se de­fi­nió en el lla­ma­do “Pacto So­cial”. Aun­que la Ge­ren­cia de la OPC no apor­tó di­rec­ta­men­te el dato, este se en­cuen­tra

Se­sio­nes de junta
Par­ti­ci­pó Pablo Sauma
Pago de die­tas anual
Pro­me­dio men­sual

2012
44
40
¢7.179.000
¢598.250

2013
46
41
¢7.740.030
¢645.003

2014
(No se apor­tó dato)
41
¢8.077.510
¢673.126

Con ese pa­no­ra­ma, Sauma Fiat re­ci­bió del Es­ta­do, entre su sa­la­rio de la UCR y las die­tas de las jun­tas di­rec­ti­vas en las que está, ¢72.074.308 en todo el año, para un pro­me­dio de poco más de ¢6 mi­llo­nes por mes. Ya había sido di­rec­ti­vo de la CCSS del 2006 al 2010.

De­fen­sa de “cua­li­da­des” para estar en una junta

In­có­mo­do por las con­sul­tas de crhoy.​com, José Pablo Sauma re­cor­dó que no tiene nin­gún im­pe­di­men­to legal para par­ti­ci­par en las jun­tas de las en­ti­da­des. Por eso in­sis­tió que cum­ple los re­qui­si­tos que exige el Có­di­go de Go­bierno Cor­po­ra­ti­vo de la OPC.

Con res­pec­to a la Are­sep, en el 2012, los dipu­tados de la Co­mi­sión de Nom­bra­mien­tos de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va re­co­men­da­ron que si­guie­ra en el pues­to, de­ci­sión que luego se man­tu­vo en el Ple­na­rio. Man­ri­que Ovie­do, del PAC, vio con bue­nos ojos que se le nom­bra­ra. El Poder Eje­cu­ti­vo de Laura Chin­chi­lla lo había re­co­men­da­do.

El eco­no­mis­ta de­fen­dió sus ca­li­fi­ca­cio­nes, el hecho de que “puedo apor­tar mucho” a las jun­tas y que no acude a ga­nar­se una dieta, sino a apor­tar. Por eso de­fien­de que las di­rec­ti­vas ten­gan “gente ho­nes­ta” y con mu­chas cua­li­da­des.

Sobre su pago en la UCR, Sauma acla­ró que en el 2013 tenía un sa­la­rio menor a los ¢3 mi­llo­nes, pues tenía tres cuar­tos de tiem­po, no com­ple­to, gra­cias a medio tiem­po como pro­fe­sor y un cuar­to en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas. Este subió a los 4,3 mi­llo­nes por el Ob­ser­va­to­rio para el Desa­rro­llo.

Rec­tor UCR de­fien­de que se están to­man­do me­di­das

En agosto del 2014, el Gobierno anunció el aumento al presupuesto de las universidades públicas. (Archivo CRH)

En agos­to del 2014, el Go­bierno anun­ció el au­men­to al pre­su­pues­to de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. (Ar­chi­vo CRH)

Coin­ci­den­te­men­te, Pablo Sauma junto a Max Soto del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas y Ro­dri­go Arias de la Es­cue­la de Ma­te­má­ti­ca, rea­li­za­ron el es­tu­dio sobre la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de la Uni­ver­si­dad de Costa Rica.

Sauma reite­ró que se re­co­men­dó aten­der la crea­ción de pla­zas, el au­men­to en los sa­la­rios reales y la anua­li­dad de 5,5%. Por eso cri­ti­có ese monto y los au­men­tos au­to­má­ti­cos, que no de­pen­den del ren­di­mien­to, por lo afir­mó que deben ser re­gu­la­dos.

Si bien hay un es­ca­la­fón y mé­to­do de eva­lua­cio­nes, no es su­fi­cien­te, por lo que el in­ves­ti­ga­dor se­ña­ló que se debe hacer un aná­li­sis y se­pa­rar do­cen­tes y ad­mi­nis­tra­ti­vos, para los pri­me­ros se ne­ce­si­tan mé­ri­tos aca­dé­mi­cos para subir.

“Es in­sos­te­ni­ble si no ha­ce­mos nada.” Así se re­fie­re el rec­tor de la UCR, Hen­nig Jen­sen, al dé­fi­cit que en­fren­ta la ins­ti­tu­ción y que ya había ca­li­fi­ca­do así, en su res­pues­ta a dipu­tados el año pasad e in­clu­so desde el 2012, por el con­flic­to con los Ebais. Es­tu­dios fi­nan­cie­ros de la pro­pia U aler­ta­ron que el dé­fi­cit lle­ga­rá en el 2019.

Ante la si­tua­ción arran­ca­ron me­di­das para re­cor­tar ¢5.000 mi­llo­nes, meta que con­ti­núa este año. Pero Jen­sen de­fen­dió que desde enero del año pa­sa­do se co­men­za­ron ac­cio­nes.

Ante la si­tua­ción sa­la­rial, Jen­sen dijo que exis­te un am­plio marco legal na­cio­nal que obli­ga a re­mu­ne­ra­cio­nes. Citó la Ley de In­cen­ti­vos Mé­di­cos, de 1982, que obli­ga a un re­co­no­ci­mien­to anual del 5,5% por antigüedad mé­di­ca, a los pro­fe­sio­na­les del campo, in­clui­do los fun­cio­na­rios de la UCR.

Pero ade­más de las obli­ga­cio­nes ex­ter­nas, están las pro­pias anua­li­da­des de la en­ti­dad. Pero estos están fijos en la con­ven­ción co­lec­ti­va de la U, la cual está vi­gen­te hasta el 2017. Aún así el Rec­tor dijo que si pone sobre la esa la ne­go­cia­ción para lo­grar cam­bios, sin em­bar­go in­sis­tió en que debe haber diá­lo­go.

Jen­sen in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de tener es­tu­dios para tomar de­ci­sio­nes. Como re­sul­ta­dos citó que ya dis­mi­nu­ye­ron las de­di­ca­cio­nes ex­clu­si­vas en un 25%; los cuar­tos de tiem­po adi­cio­na­les en un 50%; y que están eva­luan­do todo antes de re­no­var y otor­gar las de­di­ca­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias.

Ante las me­di­das, cri­ti­có la pu­bli­ca­ción de Otto Gue­va­ra sobre los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios, pues men­cio­nó que el Sis­te­ma Cen­tra­li­za­do de Re­cau­da­ción de la Caja arro­jó los datos de un mes es­pe­cí­fi­co y no la pla­ni­lla nor­mal, re­afir­man­do que en el caso de José Pablo Sauma, se re­por­tó un sa­la­rio mayor al real, por lo que se le debía.

El Rec­tor apor­tó a Gue­va­ra la lista com­ple­ta de una pla­ni­lla que llamó di­ná­mi­ca, pero aún no la da a este medio, pues se opone a que se pu­bli­quen nom­bres de los fun­cio­na­rios.

Ade­más jus­ti­fi­có que los sa­la­rios en un mismo pues­to va­rían ya que hay dis­tin­tas ca­pa­ci­ta­cio­nes, pro­fe­so­res ca­te­drá­ti­cos y al­gu­nos tie­nen dis­tin­tos ho­ra­rios, por lo que de­fen­dió que mu­chos sean ele­va­dos. Jen­sen gana ¢6.654.798. según los datos de Si­ce­re.

 

Finanzas de UCR peligran por exceso en incentivos salariales

El peso de los incentivos salariales que reciben los 9.294 funcionarios de la Universidad de Costa Rica (UCR) amenaza las finanzas de esa institución.

La Contraloría de la UCR advirtió, en el informe OQ-R-107 de setiembre del 2013, de que los sobresueldos podrían causar un colapso económico si no se toman acciones en el corto plazo.

Para este año, la UCR pagará ¢82.392 millones en pluses, de los ¢156.939 millones del total de egresos por remuneraciones. Esto es el 52,5%.

Ese porcentaje se compone de un 44% en pluses, como ascensos y anualidades, y un 8,5 % por régimen académico (investigaciones).

La información está consignada en el informe Estado de la ciencia, la tecnología y la innovación , presentado en agosto por el Programa Estado de la Nación.

Desglose. Por concepto de anualidad, la UCR paga 5,5% del salario base a cada empleado; es decir, el incentivo resultará esta vez más alto que la inflación (5,2%).

A ese plus hay que agregar sobresueldos como la experiencia docente, la dedicación exclusiva (opcional) y el régimen de carrera académica, que podrían incrementar los sueldos hasta en un 60%, según la categoría y el tiempo de laborar.

Estudiantes y profesores de las cuatro universidades públicas marcharon el martes 7 de octubre. Ellos exigieron ‘cero recortes’ para el  presupuesto de la educación superior del 2015.   | JORGE ARCE

Estudiantes y profesores de las cuatro universidades públicas marcharon el martes 7 de octubre. Ellos exigieron ‘cero recortes’ para el presupuesto de la educación superior del 2015. |

Los incentivos salariales son la causa de que las erogaciones suban el 8% de forma automática (sin incluir inflación), cada año.

“Los pluses actuales son elementos que distorsionan el salario, porque lo elevan a un monto superior a la inflación. Si la situación sigue así, las finanzas podrían colapsar. La Administración ya está trabajando en los estudios necesarios para tomar acciones”, dijo el contralor de la UCR, Glenn Sittenfeld.

Brecha. Los excesos en pluses también generan inequidad entre los profesores que recién ingresan a la UCR y quienes llevan más de 30 años en esa institución.

“El salario base no es competitivo. Un funcionario nuevo, sin anualidades ni escalafones, gana un salario muy bajo. Los salarios se hacen competitivos con los escalafones. El problema es que después de 20 años de servicio, se hacen salarios ya muy altos con respecto al resto del mercado. Si usted está en la UCR 40 años, gana cuarenta anualidades. Eso hay que corregirlo”, agregó el contralor Sittenfeld.

La situación también es aplicable a las otras universidades públicas, que pagan entre 4% y 6% por concepto de anualidad, hasta un 45% por dedicación exclusiva y llegan a reconocer un 60% por el grado académico de doctorado.

De las 13.570 plazas que tienen la UCR, el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED), el grueso de las remuneraciones lo consumen los 8.853 profesores.

“La razón de ser de la UCR es la docencia, la investigación y la acción social. El principal elemento para el desarrollo de la actividad es el recurso humano y sus sueldos, pero estamos trabajando en corregir la amenaza del crecimiento vegetativo de los salarios”, explicó el rector de la UCR, Henning Jensen.

El rector agregó que realizan dos estudios, uno de estos es un comparativo de salarios del sector público e incluye los de la UCR.

En otras instituciones estatales como el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), las anualidades van desde 1,94% hasta 4,5%.

Sin embargo, hay instituciones como la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) o el Instituto Nacional de Seguros (INS) que igualan o superan las anualidades de las universidades públicas. El INS paga hasta 9,99% del salario base por ese concepto.

La semana pasada, en la discusión sobre el Presupuesto de la República del 2015, la contralora general, Marta Acosta, fustigó los incrementos en los salarios públicos.

“Para enfrentar el déficit, hay que atacar todos los disparadores del gasto y el principal es la remuneración”, afirmó Acosta.

En medio del debate legislativo en torno a posibles recortes, alumnos y profesores marcharon el martes pasado en defensa de su presupuesto.

Durante la actividad, el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC) , Ottón Solís, dijo a los universitarios que, en los últimos cuatro años, los salarios en las universidades públicas han crecido 37% en comparación con el resto de instituciones del Estado.

57,7% del fondo de ‘U’ públicas se usa para pagar sueldos

Las universidades públicas destinan el 57,7% de sus recursos del FEES para pagar las remuneraciones de sus 13.570 funcionarios.

De ellos, 8.853 son profesores y representan el 52% del uso del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

Para el 2015, está previsto que estas instituciones públicas reciban ¢410.500 millones del presupuesto del Estado. De tal suma, unos ¢213.800 se destinarían al pago de los educadores.

Del fondo estatal para las universidades públicas, a la Universidad de Costa Rica (UCR) le corresponde un 57,7 %y a la Universidad Nacional (UNA), un 23%.

Entre tanto, el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) recibe el 11,3 % y la Universidad Estatal a Distancia (UNED) el 7,5 %.

La Nación consultó los datos con cada uno de los rectores de las cuatro universidades públicas.

Distribución. De ¢236.858 millones que recibiría la UCR en el 2015, ¢132.640 millones se utilizarán en el pago de la planilla de profesores. Eso equivale al 65% del presupuesto del FEES para esa universidad.

En el caso de la Universidad Nacional (UNA), el porcentaje para salarios es el 55,1% de sus recursos del FEES (unos ¢52.000 millones de los ¢94.415 millones que recibirían).

El Instituto Tecnológico de Costa Rica usará el 54% del aporte estatal; es decir, ¢25.048 millones de los ¢46. 386, para pagar a 785 docentes.

“Esos salarios se dan porque la función fundamental de nuestra institución es la formación”, dijo el rector del ITCR, Julio Calvo.

En los últimos tres años, los salarios de los docentes han recibido incrementos que rondan entre el 4% y 6%, más los pluses.

Mientras que un profesor interino gana de base ¢153.0000 por un cuarto de tiempo, su ingreso mensual podría superar ¢1.500.000 si sube en la escala académica.

La otra parte del FEES se utiliza para incrementar la matrícula, mejorar infraestructura, dar becas y hacer investigación.

“Sin este presupuesto, se ven debilitados el resto de los servicios. Necesitamos esos recursos si el país quiere avanzar. Los profesores son el eje de nuestra acción”, dijo la rectora de la UNA, Sandra León.

Estudiantes tardan ocho años en sacar el bachillerato universitario en la UCR

En general,  a los estudiantes  de la UCR  les toma ocho años  sacar el bachillerato universitario en la UCR. Cortesía.

En ge­ne­ral, a los es­tu­dian­tes de la UCR les toma ocho años sacar el ba­chi­lle­ra­to uni­ver­si­ta­rio en la UCR. Cor­te­sía.

Los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Costa Rica (UCR) en ge­ne­ral tar­dan 16 se­mes­tres (8 años) en lo­grar el ba­chi­lle­ra­to uni­ver­si­ta­rio, con­si­de­ra­do como la pri­mer meta aca­dé­mi­ca, en tanto los es­tu­dian­tes be­ca­dos lo lo­gran en 15 se­mes­tres (7,5 años) tiem­po que no es muy dis­tin­to de quie­nes no tie­nen beca.

El ba­chi­lle­ra­to uni­ver­si­ta­rio es una de las pri­me­ras metas aca­dé­mi­cas que lo­gra­rá el es­tu­dian­te en 5 años, sin em­bar­go la au­di­to­ría de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca con­clu­yó que del 100% de los be­ca­rios que in­gre­sa­ron a la UCR en 2007, so­la­men­te el 49% había cul­mi­na­do su meta aca­dé­mi­ca y un 51% había in­cum­pli­do su meta.

Aná­li­sis rea­li­za­dos por la Con­tra­lo­ría es­ta­ble­ce que para el 2012, los es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos en el 2008 y a quie­nes les fue asig­na­do una beca so­cio­eco­nó­mi­ca, un 26% aban­do­nó este cen­tro de es­tu­dios su­pe­rio­res, aun­que no se co­no­cen las ra­zo­nes por las que este por­cen­ta­je de es­tu­dian­tes be­ca­rios no con­ti­núa cur­san­do su ca­rre­ra en la UCR.

El in­for­me llama la aten­ción por­que se des­co­no­ce si dejan sus es­tu­dios por­que la ayuda de la beca es in­su­fi­cien­te o por otras ra­zo­nes.

Estas son al­gu­nas de las con­clu­sio­nes del in­for­me de au­di­to­ría No. DFOE-SOC-IF-11-2014, que ana­li­zó la efi­ca­cia del Sis­te­ma de Becas de la Uni­ver­si­dad de Costa Rica (UCR) y es­tu­vo a cargo del Área de Fis­ca­li­za­ción de Ser­vi­cios So­cia­les del ór­gano con­tra­lor. El es­tu­dio puso en evi­den­cia una serie de de­bi­li­da­des que ponen entre dicho su sos­te­ni­bi­li­dad.

Para el rec­tor de la UCR,  Dr. Hen­ning Jen­sen: “las au­di­to­rías de la CGR son úti­les para iden­ti­fi­car opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra y de esa ma­ne­ra to­ma­mos las ob­ser­va­cio­nes y re­co­men­da­cio­nes que esta au­di­to­ría es­pe­cí­fi­ca con­tie­ne”.

Del do­cu­men­to ob­je­tó la cifra pen­dien­te de cobro (¢130 mi­llo­nes) y ade­más ase­gu­ra que no exis­te li­mi­ta­ción para acu­dir al Fees para fi­nan­ciar las becas.

La mitad de los es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos du­ran­te 2013 en la Uni­ver­si­dad de Costa Rica tiene una beca que los exo­ne­ra de la to­ta­li­dad del pago de su ma­trí­cu­la o de parte de ella, in­clu­so los de mayor es­tre­chez eco­nó­mi­ca re­ci­ben ayuda eco­nó­mi­ca y  ali­men­ta­ción, entre otros sub­si­dios adi­cio­na­les.

Becas de mo­vi­li­dad so­cial

UCR

La ayuda eco­nó­mi­ca no cubre las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de los es­tu­dian­tes. Cor­te­sía UCR.

La beca tiene como fi­na­li­dad ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a es­tu­dios su­pe­rio­res a quie­nes no tie­nen ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca para aten­der el costo de los cur­sos y de esta forma con­ver­tir­se en un ins­tru­men­to que ga­ran­ti­ce la cul­mi­na­ción de sus es­tu­dios.

“El sis­te­ma de becas tiene una con­tri­bu­ción di­rec­ta en los pro­ce­sos de ac­ce­si­bi­li­dad, per­ma­nen­cia y éxito aca­dé­mi­co de la po­bla­ción es­tu­dian­til de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos que in­gre­sa a la UCR, de tal forma que pue­dan cu­brir sus ne­ce­si­da­des en igual­dad de con­di­cio­nes con los es­tu­dian­tes que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas so­cio­eco­nó­mi­cas pue­den fi­nan­ciar sus es­tu­dios de edu­ca­ción su­pe­rior”, de­ta­lla el in­for­me.

La au­di­to­ría que el ór­gano con­tra­lor reali­zó al sis­te­ma de becas de la UCR de­ter­mi­nó que “los be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios (ayuda eco­nó­mi­ca, re­si­den­cias es­tu­dian­ti­les, re­ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y ali­men­ta­ción, entre otros) no le per­mi­ten al es­tu­dian­te cu­brir de forma óp­ti­ma sus ne­ce­si­da­des”.

Según Con­tra­lo­ría: El sis­te­ma de becas de la UCR no está cum­plien­do a ca­ba­li­dad con ese ob­je­ti­vo por­que mu­chos de los be­ne­fi­cios que otor­gan no per­mi­ten aten­der el costo de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de los es­tu­dian­tes.

Los más afec­ta­dos son quie­nes tie­nen una con­di­ción de po­bre­za ex­tre­ma por­que las ayu­das eco­nó­mi­cas y otros be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios no cu­bren las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de un es­tu­dian­te, a saber: ac­tual­men­te se otor­gan 61.250 para pago de al­qui­ler, pero una ha­bi­ta­ción pro­me­dio se al­qui­la en mucho más que eso. Si es en un grupo fa­mi­liar sale en 75 mil co­lo­nes, y si se le suman otros gas­tos se les otor­gan 6.278 adi­cio­na­les, pero en suma esos 81.278 re­sul­tan a todas luces in­su­fi­cien­tes.

2.021 es­tu­dian­tes be­ca­dos viven lejos de su nú­cleo fa­mi­liar, 23,9% al­qui­lan. Y las re­si­den­cias re­sul­tan in­su­fi­cien­tes, su de­man­da cre­ció de 36% a 42% del año 2009 a 2012.

En cuan­to a la ali­men­ta­ción, los be­ca­dos tiene de­re­cho a dos tiem­pos de co­mi­da cinco días a la se­ma­na, pero los ali­men­tos de los fines de se­ma­na y fe­ria­dos están ex­clui­dos.

Otro in­con­ve­nien­te no pre­vis­to por las ayu­das eco­nó­mi­cas es el tiem­po que toma ini­ciar con el giro de las ayu­das, que se hace a mes ven­ci­do y ade­más hay un des­cal­ce entre el pago de los de­pó­si­tos y los días no con­tem­pla­dos, esto es que entre que se so­li­ci­ta la beca, se aprue­ba y se gira la ayuda exis­ten días que que­dan al des­cu­bier­to.

Al igual que con las co­mi­das de fin de se­ma­na en ve­rano tam­bién hay un mes no con­tem­pla­do en las becas.

Des­cal­ce de in­gre­sos

Una es­ti­ma­ción hecha por la en­ti­dad con­tra­lo­ra de­ter­mi­nó que exis­te un des­cal­ce entre los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por los de­re­chos de ma­trí­cu­la y los be­ne­fi­cios del sis­te­ma de becas que, según las pro­yec­cio­nes de Con­tra­lo­ría, para el 2017 se habrá ge­ne­ra­do un des­cal­ce de más de 24 mil mi­llo­nes de co­lo­nes, con lo que la UCR ten­drá que acu­dir al pre­su­pues­to del Fees para aten­der sus gas­tos.

Du­ran­te el 2012 esa si­tua­ción pro­vo­có que el 66% pro­ven­ga del pre­su­pues­to Fees y de la ma­trí­cu­la 34%. Ello es así como con­se­cuen­cia del de­cre­ci­mien­to en tér­mi­nos del costo del cré­di­to.

Ade­más, exis­te un saldo pen­dien­te de cobro de unos 130 mi­llo­nes co­lo­nes en el 2012. Sobre este punto, Jen­sen ex­pli­có que sobre esa cifra no co­rres­pon­de a nues­tros re­gis­tros y la CGR no nos ha ex­pli­ca­do ade­cua­da­men­te cómo cons­tru­ye­ron esa cifra.

Para el rec­tor “no exis­te nin­gu­na norma que prohí­ba la uti­li­za­ción de fon­dos del Fees para fi­nan­ciar par­cial­men­te el pre­su­pues­to de becas. Más bien, esto re­fle­ja el hecho de que la cre­cien­te de­sigual­dad so­cial obli­ga a la UCR a des­ti­nar más re­cur­sos para aten­der las ne­ce­si­da­des de sec­to­res so­cia­les in­fra­pri­vi­le­gia­dos que, sin ese apoyo, no po­drían ac­ce­der a la edu­ca­ción su­pe­rior”.

La mitad de los matriculados durante 2013 estudió becado en la UCR, Contraloría advierte posible déficit de ¢24 mil millones

Imagen con fines ilustrativos. CRH

Si no toman me­di­das en tres años, el sis­te­ma de becas no cu­bri­rá los sub­si­dios para los es­tu­dian­tes. CRH

La mitad de los ma­tri­cu­la­dos en la Uni­ver­si­dad de Costa Rica (UCR) re­ci­bió una beca so­cie­co­nó­mi­ca del Sis­te­ma Na­cio­nal de Becas du­ran­te el año pa­sa­do. Eso exo­ne­ró a di­chos es­tu­dian­tes del pago total o par­cial de sus es­tu­dios, e im­pli­có que se des­ti­na­ran más de ¢9 mil mi­llo­nes en el 2012 y que se pre­su­pues­ta­ran re­cur­sos para el año 2013, por más de ¢12 mil mi­llo­nes.

El Área de Fis­ca­li­za­ción de Ser­vi­cios So­cia­les del ór­gano con­tra­lor emi­tió el in­for­me de au­di­to­ría No. DFOE-SOC-IF-11-2014, que ana­li­zó la efi­ca­cia del Sis­te­ma de Becas de la Uni­ver­si­dad de Costa Rica (UCR) y de­ter­mi­nó que:

·No hay una es­tra­te­gia de fi­nan­cia­mien­to in­te­gral, pues desde el año 2003 ha sido ne­ce­sa­ria una mayor uti­li­za­ción de los re­cur­sos del Fondo Es­pe­cial para el Fi­nan­cia­mien­to de la Edu­ca­ción Su­pe­rior Es­ta­tal (Fees) para fi­nan­ciar el total de cos­tos de dicho Sis­te­ma.

·Según es­ti­ma­cio­nes del Ór­gano Con­tra­lor al año 2017 (de no to­mar­se ac­cio­nes com­ple­men­ta­rias), la bre­cha entre los in­gre­sos ob­te­ni­dos por con­cep­to de de­re­chos de ma­trí­cu­la y los cos­tos del Sis­te­ma, van a im­pli­car un monto de más de ¢24 mil mi­llo­nes, que ten­drían que ser fi­nan­cia­dos con re­cur­sos del Fees.

·Los be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios que otor­ga el Sis­te­ma (ayuda eco­nó­mi­ca, re­si­den­cias es­tu­dian­ti­les, re­ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y ali­men­ta­ción, entre otros), según la ca­te­go­ría de beca asig­na­da, no le per­mi­ten al es­tu­dian­te cu­brir de forma óp­ti­ma sus ne­ce­si­da­des.

·Se acu­mu­lan sal­dos pen­dien­tes de cobro por de­re­chos de ma­trí­cu­la, no can­ce­la­dos por es­tu­dian­tes de grado que aban­do­nan la Uni­ver­si­dad, si­tua­ción que dis­mi­nu­ye los re­cur­sos dis­po­ni­bles del Sis­te­ma de Becas, según datos ob­te­ni­dos para el desa­rro­llo de la pre­sen­te au­di­to­ría el monto pen­dien­te de cobro as­cen­dió al año 2012, a casi ¢ 130 mi­llo­nes.

·La Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral en­con­tró que la Ofi­ci­na de Becas y Aten­ción So­cio­eco­nó­mi­ca no ha rea­li­za­do un aná­li­sis in­te­gral del im­pac­to del re­fe­ri­do Sis­te­ma como ga­ran­tía de la per­ma­nen­cia, avan­ce aca­dé­mi­co y gra­dua­ción de los es­tu­dian­tes be­ne­fi­cia­rios de una beca so­cio­eco­nó­mi­ca, fac­tor fun­da­men­tal para mo­ni­to­rear su evo­lu­ción y de cara a la toma de de­ci­sio­nes opor­tu­nas sobre esta te­má­ti­ca.

Estas de­bi­li­da­des le res­tan efi­ca­cia al Sis­te­ma de Becas de la UCR y ade­más ame­na­zan sus fi­nan­zas y sos­te­ni­bi­li­dad.

Ante eso, el ór­gano con­tra­lor le pidió al Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio de la UCR, al Rec­tor, la Vi­ce­rrec­to­ra de Vida Es­tu­dian­til, al Vi­ce­rrec­tor de Ad­mi­nis­tra­ción y a la Di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de Ad­mi­nis­tra­ción Fi­nan­cie­ra, tomar de­ci­sio­nes con el ob­je­ti­vo de sub­sa­nar las de­bi­li­da­des se­ña­la­das.

 

‘U’ públicas abrieron 12.000 cupos en los últimos cuatro años

La UCR destinará 400 cupos en el 2015 para estudiantes que provengan de los colegios con menor rendimiento en el examen de admisión.  | MAYELA LÓPEZ.

La UCR destinará 400 cupos en el 2015 para estudiantes que provengan de los colegios con menor rendimiento en el examen de admisión.

La matrícula de las universidades estatales creció 15% en 2014 con respecto al 2010 (de 80.000 a 92.000 cupos), con dineros del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), que reciben del Estado.

Para el 2014, la universidades percibieron ¢359.000 millones de fondos públicos, para atender sus operaciones y, entre ellas, mejorar el ingreso a la educación superior.

Todas crecieron en matrícula y proyectan para el próximo año subir el número de admisiones, dar prioridad a los estudiantes de zonas de menor desarrollo y abrir nuevas carreras en las regiones.

La Universidad de Costa Rica (UCR) introducirá cambios a su sistema de admisión y reservará 400 cupos para alumnos que provengan de colegios, cuyo nivel de admisión a carrera es menor del 12%.

El cambio se conoce como admisión diferida y busca abrir oportunidades para quienes tienen menores condiciones socioeconómicas.

“Las cifras comprueban que trabajamos porque la educación sea más equitativa y democrática. De ahí la importancia de la defensa del presupuesto de las universidades estatales para el 2015”, manifestó el rector de la UCR, Henning Jensen.

Esa institución tiene dos años de desarrollar el programa “+Equidad” en colegios de comunidades pobres, para preparar a los estudiantes de décimo y undécimo años para el examen de admisión.

En una entrevista con La Nación, la vicerrectora de Vida Estudiantil de la UCR, Ruth de la Asunción, afirmó que el sistema de becas de esa universidad es otro de los avances en equidad.

“El 76% de la población becada en la UCR pertenece al quintil de ingreso más bajo del país. Por lo tanto, es un mito decir que los estudiantes que beca esta universidad son de clase alta”, dijo .

La rectora de la Universidad Nacional (UNA), Sandra León, confirmó que abrirán 225 más cupos en sedes regionales con carreras como Educación Rural en la zona norte y ampliar la oferta académica en Talamanca y Pérez Zeledón.

El rector de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), Luis Guillermo Carpio, señaló que aunque esa casa de estudios no realiza examen de admisión, abrirá más carreras en ingenierías.

“Vamos a mejorar en planificación con empadronamiento de los profesores y con la apertura de carreras como Ingeniería en Telecomunicaciones e Ingeniería Industrial”, dijo el rector Carpio.

El vicerrector de Docencia del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), Luis Paulino Méndez, expresó que para el 2015 crearán cupos adicionales en la sede de San Carlos, con la carreras de Electrónica y Producción Industrial.

“Se trabaja en generar mayores oportunidades para los estudiantes de las regiones y, además, se reserva un 10% de los cupos de matrícula para los estudiantes de zonas más pobres, en aras de la equidad”, comentó el vicerrector Méndez.

En Limón abrirán las carreras de Administración de Empresas, Computación y Producción, así como posgrados en la sede central, como un doctorado en Ingeniería y una maestría en Administración de Empresas.

En los últimos cuatro años, las universidades estatales han abierto 55 nuevos posgrados, 26 carreras de grado y 10 de pregrado.

Para el 2014, el 58% la matrícula de primer ingreso corresponde a sedes centrales, un 2% a la sede interuniversitaria de Alajuela y el 40% restante a los estudiantes que reciben lecciones en las sedes regionales de las cuatro casas de enseñanza superior públicas.

 

Jerarca de Educación: “Calidad de las universidades es una urgencia que tenemos que discutir”

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, señaló la urgencia de discutir los temas de acreditación de universidades ante el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Siunaes) lo cual evidencia calidad.
Mora agregó que se debe ver la forma de promover precisamente la calidad que requiere la educación costarricense a nivel universitario, así como su ejecución por medio de la ley establecida en el año 2010.
Desde el Ministerio de Educación Pública se presentó una reforma al Conesup que fue convocada a sesiones extraordinarias por el Poder Ejecutivo dos días antes de concluir con este período.
Entre las modificaciones que busca el Ejecutivo, se encuentra el que los miembros del Consejo, no puedan ejercer cargos de responsabilidad en ninguna universidad, salvo aquellas que lo hagan como profesores, investigadores o en extensión.
“La calidad de las universidades es una de las grandes urgencias que tenemos que discutir, sobre todo para determinar de qué forma nuestro sistema impulsa la acreditación de centros de educación superior”, recalcó.
Con respecto de la iniciativa, el MEP busca endurecer también, los controles hacia las casas de enseñanza que prestan este servicio educativo.

Sinaes y universidades privadas analizarán panorama de acreditación en Costa Rica

Archivo.

Rea­li­za­rán foro in­ter­na­cio­nal para ha­blar sobre acre­di­ta­ción. Ima­gen ilus­tra­ti­va.

Du­ran­te el pró­xi­mo miér­co­les, re­pre­sen­tan­tes del Sis­te­ma Na­cio­nal de Acre­di­ta­ción de la Edu­ca­ción Su­pe­rior (Si­naes), la mi­nis­tra de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, Sonia Marta Mora, y re­pre­sen­tan­tes de la Uni­ver­si­dad La­ti­na, par­ti­ci­pa­rán en el “Foro sobre la Acre­di­ta­ción de las Uni­ver­si­da­des: Opor­tu­ni­da­des y Desa­fíos para Costa Rica”.

Según ex­pli­có Ál­va­ro Ce­de­ño, di­rec­tor del Si­naes, la idea de esta ac­ti­vi­dad es con­tar con la pers­pec­ti­va de per­so­nas co­no­ce­do­ras en el tema, ya que en el país, no se cuen­ta con la tra­yec­to­ria su­fi­cien­te en este ám­bi­to.

“El país no tiene ex­pe­rien­cia en la acre­di­ta­ción de uni­ver­si­da­des, se tiene una ex­pe­rien­cia re­la­ti­va­men­te corta en la acre­di­ta­ción de ca­rre­ras. La acre­di­ta­ción de ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias es otro tipo de pro­ble­ma, en­ton­ces lo que es­ta­mos ha­cien­do pru­den­cial­men­te, es bus­car quie­nes son esas per­so­nas que tiene ex­pe­rien­cia en sus res­pec­ti­vos paí­ses o áreas geo­grá­fi­cas”, ex­pli­có Ce­de­ño.

In­di­có que eva­lua­rán cuá­les uni­ver­si­da­des son su­je­tas a acre­di­ta­ción y cuá­les no.

Clo­til­de Fon­se­ca, rec­to­ra de la Uni­ver­si­dad La­ti­na, ex­pli­có que “la idea del foro es ha­blar sobre la acre­di­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de las uni­ver­si­da­des como un re­cur­so para ga­ran­ti­zar y es­ti­mu­lar el desa­rro­llo de la me­jo­ra con­ti­nua y de la ca­li­dad en las uni­ver­si­da­des tanto pú­bli­cas como pri­va­das”, dijo Fon­se­ca.

Agre­gó que de­bi­do a la pro­pues­ta de re­for­ma a la ley de crea­ción del Con­se­jo Su­pe­rior de Edu­ca­ción Pri­va­da (Co­ne­sup), pre­sen­ta­da por la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, se deben va­lo­rar las con­di­cio­nes en las que se en­cuen­tra el país en dicha ma­te­ria.

“In­te­grar­nos a un mundo glo­bal re­quie­re co­no­cer y poder apro­ve­char la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal y sus es­tán­da­res, pero tam­bién re­quie­re que me­jo­re­mos la ca­li­dad de apren­di­za­je de los es­tu­dian­tes”, dijo Fon­se­ca.

De acuer­do con los ex­per­tos, el país se en­cuen­tra pre­pa­ra­do para hacer fren­te a los cam­bios que se con­tem­pla esta re­for­ma.

“No­so­tros lo que pen­sa­mos al rea­li­zar esta ac­ti­vi­dad de esta se­ma­na, es que por sí sola pro­du­ce re­sul­ta­dos. Las uni­ver­si­da­des ya deben estar pen­san­do en tér­mi­nos de su au­to­eva­lua­ción”, dijo Ce­de­ño.

El foro in­ter­na­cio­nal sobre ca­li­dad uni­ver­si­ta­ria or­ga­ni­za­do por Si­naes y la Uni­ver­si­dad La­ti­na, con­ta­rá con la pre­sen­cia de es­pe­cia­lis­tas en temas de acre­di­ta­ción uni­ver­si­ta­ria en Amé­ri­ca La­ti­na y con re­gu­la­do­res y aca­dé­mi­cos cos­ta­rri­cen­ses.

 

Universidades privadas carecen de regulación sobre cobro de graduaciones


Entre 100 mil co­lo­nes y 233 mil co­lo­nes cues­ta a un es­tu­dian­te gra­duar­se de una uni­ver­si­dad pri­va­da. Y a esto hay que agre­gar el costo del cua­tri­mes­tre, que puede su­perar los 200 mil co­lo­nes en la ma­yo­ría de los casos; esto im­pli­ca que el úl­ti­mo paso para ob­te­ner el tí­tu­lo no solo in­clu­ye un es­fuer­zo in­te­lec­tual, sino eco­nó­mi­co.

Para ese úl­ti­mo cua­tri­mes­tre la in­ver­sión al­can­za­ría hasta en los 433 mil co­lo­nes, y si bien el monto po­dría pa­re­cer des­pro­por­cio­na­do para al­gu­nas per­so­nas, lo cier­to es que en el país no exis­te un ente que re­gu­le este costo final. El Con­se­jo Na­cio­nal de En­se­ñan­za Su­pe­rior Uni­ver­si­ta­ria Pri­va­da (Co­ne­sup) no tiene man­da­to legal de con­tro­lar ma­te­ria, lo que sig­ni­fi­ca que todo queda en manos de la ofer­ta y la de­man­da.

“Los ru­bros que no estén con­tem­pla­dos bajo el con­cep­to de ma­trí­cu­la o curso, no son com­pe­ten­cia de esta Se­cre­ta­ría Téc­ni­ca y es cada uni­ver­si­dad la que es­ta­ble­ce o de­ter­mi­na in­ter­na­men­te di­chas ta­ri­fas”, ex­pli­có la di­rec­to­ra del Co­ne­sup, Evelyn Chen.

La Ley 6.693 es­ta­ble­ce en el ar­tícu­lo 3, que la única res­pon­sa­bi­li­dad del Co­ne­sup es apro­bar las ta­ri­fas de la ma­trí­cu­la y del costo de las ma­te­rias, de ma­ne­ra que se ga­ran­ti­ce el fun­cio­na­mien­to ade­cua­do de las di­ver­sas uni­ver­si­da­des pri­va­das.

Chen re­co­no­ció que el Co­ne­sup ha re­ci­bi­do que­jas con res­pec­to al monto es­ta­ble­ci­do por las uni­ver­si­da­des por con­cep­to de gra­dua­ción, el cual hay que pagar, vaya o no, el es­tu­dian­te al acto de en­tre­ga del tí­tu­lo. Fren­te a este es­ce­na­rio, el tema está en dis­cu­sión en el seno del Co­ne­sup.

De acuer­do con la fun­cio­na­ria, los cos­tos muy altos que se es­ta­blez­can para el final de las ca­rre­ras cla­ra­men­te pue­den en­ten­der­se, de nuevo, como co­bros a un mer­ca­do cau­ti­vo y, en esa me­di­da, no re­fle­ja­rían una prác­ti­ca ade­cua­da.

Con res­pec­to al tema del costo de ma­trí­cu­la o ma­te­rias; Chen ma­ni­fes­tó que el tér­mino ex­ce­si­vo no está ti­pi­fi­ca­do en la Ley del Co­ne­sup por tra­tar­se de una ac­ti­vi­dad lu­cra­ti­va pri­va­da. “Una uni­ver­si­dad puede di­ri­gir­se a es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos altos y, por tanto, tener ta­ri­fas que otros sec­to­res con­si­de­ra­rían ex­ce­si­vas, pero la ley no im­po­ne nin­gún lí­mi­te en este sen­ti­do”, re­cal­có.

El Co­ne­sup au­to­ri­za un mar­gen anual para el cam­bio de ta­ri­fas, de modo que los cam­bios en los pre­cios se pue­den hacer una o más veces en cues­tión de 12 meses, siem­pre que la uni­ver­si­dad no se pase del lí­mi­te au­to­ri­za­do.

“El Co­ne­sup no tiene po­tes­tad legal para obli­gar a que los pla­nes de es­tu­dio de las ca­rre­ras sean ho­mo­gé­neos”
Con­sul­ta­da acer­ca de la obli­ga­ción de un es­tu­dian­te de ma­tri­cu­lar ma­te­rias adi­cio­na­les a las que llevó en otra uni­ver­si­dad para poder gra­duar­se de la Li­cen­cia­tu­ra cuan­do llevó el Ba­chi­lle­ra­to en otra casa de es­tu­dios; Chen se­ña­ló que el Co­ne­sup no tiene po­tes­tad legal para obli­gar a que los pla­nes de es­tu­dio de las ca­rre­ras sean ho­mo­gé­neos.

“Re­cor­de­mos que se trata de edu­ca­ción pri­va­da. El Co­ne­sup solo puede exi­gir lo que la ley le per­mi­te, y es que el plan de es­tu­dios sea aca­dé­mi­ca­men­te ade­cua­do, pero no puede pedir que sea ho­mo­gé­neo al de otra uni­ver­si­dad”, agre­gó Chen.

Chen dijo que toda uni­ver­si­dad que re­ci­ba a can­di­da­tos a ser ad­mi­ti­dos en la Li­cen­cia­tu­ra; que apor­tan el tí­tu­lo aca­dé­mi­co de Ba­chi­ller o cer­ti­fi­ca­cio­nes de asig­na­tu­ras apro­ba­das de una ca­rre­ra in­con­clu­sa; deben pro­ce­der a la rea­li­za­ción de un es­tu­dio de ve­ri­fi­ca­ción si­guien­do lo dis­pues­to en el ar­tícu­lo 30 del Re­gla­men­to Ge­ne­ral del Co­ne­sup; con el ob­je­ti­vo de de­tec­tar la exis­ten­cia de po­si­ble omi­sio­nes en los co­no­ci­mien­tos del pos­tu­lan­te o pos­tu­lan­tes pro­ce­den­tes de otras casas de en­se­ñan­za.

Ac­tual­men­te, está pen­dien­te de ver en la pró­xi­ma Se­sión del Con­se­jo un in­for­me del Área de Ase­ria Ju­rí­di­ca sobre el al­can­ce y la apli­ca­ción de la re­so­lu­ción Nº2012001311 de la Sala Cons­ti­tu­cio­nal de la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia y el acuer­do to­ma­do por el Co­ne­sup en días pa­sa­dos sobre este tema.

 

Universidades privadas le deben a la Caja ¢216 millones

Entidad empezará proceso de cierres si no pagan. CRH.

En­ti­dad em­pe­za­rá pro­ce­so de cie­rres si no pagan. CRH.

Siete uni­ver­si­da­des pri­va­das están en la lista negra de la Caja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial (CCSS) por mo­ro­si­dad, ya que deben ¢216 mi­llo­nes, por lo que la en­ti­dad in­ten­si­fi­ca­rá las me­di­das co­bra­to­rias.

El ge­ren­te fi­nan­cie­ro de la Caja, Gus­ta­vo Pi­ca­do Cha­cón, dijo que se ace­le­ra­rán los pro­ce­sos de cie­rre de ne­go­cios y las ges­tio­nes de no­ti­fi­ca­ción de avi­sos de cobro, las de­nun­cias pe­na­les por la even­tual re­ten­ción in­de­bi­da de la cuota obre­ra  y el re­cla­mo de la deuda me­dian­te la ges­tión ju­di­cial en los tri­bu­na­les es­pe­cia­li­za­dos de cobro.

Pese a las ac­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les, la mo­ro­si­dad de los cen­tros uni­ver­si­ta­rios pri­va­dos cre­ció. Mien­tras en mayo pa­sa­do, so­la­men­te dos de­bían ¢178 mi­llo­nes al 23 de julio;  siete están mo­ro­sos y el monto adeu­da­do al­can­za los ¢216 mi­llo­nes.

Esta es la lista de uni­ver­si­da­des pri­va­das que tie­nen una deuda con la CCSS.

Según la Caja, las uni­ver­si­da­des en mora son: el Ins­ti­tu­to Crea­ti­vo del Este S.A., la Aso­cia­ción Uni­ver­si­dad de Cien­cias Em­pre­sa­ria­les (UCEM), la Aso­cia­ción Igle­sia Evan­gé­li­ca Me­to­dis­ta de Costa Rica, la So­cie­dad Edu­ca­ti­va In­de­pen­dien­te de Costa Rica S.A., la Aso­cia­ción Se­mi­na­rio Bí­bli­co La­ti­noa­me­ri­cano, Cen­fo­tec It Lear­ning Cen­ter S.A. y la Uni­ver­si­dad Fun­de­pos Alma Mater S.A.

El di­rec­tor de Co­bros, Luis Diego Cal­de­rón Vi­lla­lo­bos, ex­pli­có que las deu­das re­gis­tra­das son por con­cep­to de cuo­tas obre­ro pa­tro­na­les y apor­tes de la Ley de Pro­tec­ción al Tra­ba­ja­dor. Sobre esas ins­ti­tu­cio­nes hay en trá­mi­te 22 pro­ce­di­mien­tos de cie­rre de ne­go­cios, 28 pro­ce­sos ci­vi­les y 33 de­nun­cias pe­na­les.

Cal­de­rón pre­ci­só que esas uni­ver­si­da­des pue­den ac­ce­der a un arre­glo o con­ve­nio de pago, que les per­mi­ti­ría nor­ma­li­zar su si­tua­ción con la ins­ti­tu­ción y pagar en trac­tos la deuda, en las con­di­cio­nes que es­ta­ble­ce el Re­gla­men­to apro­ba­do por la junta di­rec­ti­va de la Caja.

Conesup alega no tener mecanismos para obligar a universidades privadas estar al día con la CCSS

conesup

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción Su­pe­rior (Co­ne­sup) Mario Sa­na­bria alegó que no tie­nen las po­si­bi­li­da­des para obli­gar a las uni­ver­si­da­des pri­va­das a estar al día con la Caja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial (CCSS).

Según Sa­na­bria, el Co­ne­sup hace un es­fuer­zo exi­gien­do a las en­ti­da­des, pero afir­ma que de­be­ría de ser la Caja la que haga la re­vi­sión.

“No­so­tros ha­ce­mos un es­fuer­zo exi­gien­do a las en­ti­da­des, pero de­be­ría de ser la CCSS la que haga esa re­vi­sión y tra­ba­jan­do para que pa­guen, no­so­tros lo que ha­ce­mos es no tra­mi­tar los pro­ce­sos”, dijo el fun­cio­na­rio.

Por su parte, el dipu­tado Hum­ber­to Var­gas alegó que no es acep­ta­ble que mien­tras que la CCSS cie­rra co­mer­cios por deu­das no pase lo mismo con las uni­ver­si­da­des mo­ro­sas.

“En el caso de los em­pre­sa­rios, no es que se niega una ges­tión, se cie­rra las puer­tas de las em­pre­sas, se ex­po­ne el nom­bre de la em­pre­sa y se cie­rra las em­pre­sas, no he visto uni­ver­si­da­des en esta si­tua­ción. Será que son más fle­xi­bles cuan­do se trata de temas de edu­ca­ción”, aña­dió el dipu­tado.

 

70% de las universidades del país carecen de sello que acredite su calidad

Tabla de Universidades

Tabla de UniversidadesEl 70% de las universidades del país (44 de 63) están fuera del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes) y, por ende, ninguna de sus carreras tiene sello de calidad.

El Sinaes es la única agencia oficial en Costa Rica que certifica la excelencia en planes de estudio, docentes, infraestructura y otros 169 criterios de competitividad de la educación superior.

Las casas de enseñanza superior que están fuera del Sinaes son privadas, excepto la Universidad Técnica Nacional (UTN), que es un centro público.

“Las universidades que no están adheridas son una piedra en el zapato. Sin embargo, hay que entender que la cultura de la calidad en la educación superior es un tema reciente, esto es un proceso evolutivo, ya hay 19 incorporadas y hay un grupo que tiene el interés de unirse”, dijo el presidente de Sinaes, Álvaro Cedeño.

La Universidad Técnica Nacional planea unirse al Sinaes, una vez que aumenten los graduados en licenciatura.

“Es un tema que estamos valorando, pero sí tenemos el interés de entrar en este proceso de evaluación, a finales de este año o a inicio del 2015”, explicó Marcelo Prieto, rector de la UTN.

Sin interés. Hay universidades privadas sin interés de formar parte del Sinaes y otras cuestionan la forma como opera.

“Creemos en la acreditación y en la autoevaluación, pero no estamos de acuerdo con el monopolio del Sinaes ni con la discriminación que hace con los estudiantes que no se gradúan de carreras acreditadas”, manifestó Óscar Azmitia, rector de la Universidad La Salle.

Los profesionales graduados de carreras acreditadas tienen prioridad de contratación en el sector público, según el Servicio Civil.

Entrar al proceso de acreditación cuesta unos $9.000 (¢4,5 millones), más el monto que asuma cada unidad académica para realizar las mejoras que necesite y dar la talla en el proceso de evaluación.

Para los centros que no tengan presupuesto para asumir el costo del proceso de evaluación, el Sinaes lanzó un nuevo proyecto con el fin de financiarlos.

“No estamos considerando participar en Sinaes. Nos concentramos en la creación del Colegio Universitario Creativo e internamente tenemos opiniones divididas al respecto”, dijo Roberto Madrigal, rector de la Universidad Creativa.

Las universidades privadas dicen tener departamentos propios que supervisan la calidad de sus docentes y su oferta académica.

“Hay mecanismos internos para evaluar la calidad de las carreras. No sabría decir por qué no estamos en Sinaes, es un asunto académico, pero no tengo detalles”, manifestó Adriana Monge, encargada de prensa de la Universidad Internacional de las Américas (UIA).

De 54 carreras que se han sometido al proceso de revisión del Sinaes, en los últimos tres años, 35% (19) no fueron acreditadas.

De ellas, siete carreras deben empezar el proceso desde cero, porque su oferta no cumple con los estándares de calidad y otras 12 tienen un plazo de año y medio para corregir fallas puntuales.

El Sinaes no dio los nombres de las universidades que reprobaron el proceso, porque según su Asesoría Legal, se debe salvaguardar la confidencialidad de las que procuraron obtener la acreditación .

35% de carreras universitarias no dan talla para sello de calidad

De 54 carreras que se han sometido al proceso de revisión de calidad del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes) en los últimos tres años, 35% (19) no fueron acreditadas.

Ello se debe a que presentan debilidades en sus planes de estudio, en cuanto a docentes o a que el estándar no se ajusta a las condiciones que exigen las tendencias internacionales en esos campos.

Las ramas académicas con más acreditaciones son educación, ingenierías (Computación e Informática) y ciencias de la salud.

“La acreditación de la carrera se ha convertido en un elemento importante en la toma de decisiones de los jóvenes y hay un contagio positivo de las universidades en buscar que sus carreras cuenten con el sello de calidad”, dijo Arturo Jofré, vicepresidente del Sinaes.

Entrar al proceso de acreditación cuesta unos $9.000 (¢4,5 millones), más el monto que asuma cada unidad académica para realizar las mejoras que necesite y dar la talla en el proceso de evaluación.

“El tiempo de evaluación varía. Todo el proceso no dura menos de un año y medio. Hay una etapa de autoevaluación y otra que corresponde al Sinaes y a evaluadores internacionales”, agregó Jofré.

En total, hay 86 carreras acreditadas en todo el país. El 67% corresponde a las universidades públicas y 33% a universidades privadas.

Feria. Para dar a conocer cuáles son las carreras que tienen el sello de calidad, el Sinaes colocó puestos de información en el Estadio Nacional, en La Sabana, donde los estudiantes consultan sobre becas, ofertas académicas y costos de las materias en las universidades.

La feria Expo Calidad está abierta para estudiantes de secundaria desde ayer y hasta hoy, desde las 8 a. m. hasta las 5 p. m.

En la actividad, el Colegio de Profesionales en Orientación ofrece guías vocacionales para el proceso de selección de carrera.

Entre las ventajas que ofrecen las carreras universitarias acreditadas se encuentra la prioridad de contratación que tienen los profesionales en el sector público, según la Dirección de Servicio Civil.

“Una carrera acreditada implica más oportunidades; uno se garantiza que va a una carrera con las materias adecuadas y buenos profesores”, manifestó Jeancarlo Solano, estudiante de quinto año.

 

‘U’ privadas subieron hasta 10% sus tarifas de matrícula y cursos

Las universidades privadas subieron hasta en un 10% el costo de su matrícula y de los cursos en el 2014 con respecto al 2013.

Es decir, un estudiante de Ciencias Médicas que pagaba ¢350.000 por una materia en el 2013, cancela hasta ¢385.000 por los mismos contenidos en el 2014. Los precios varían según carrera y universidad.

Los aumentos son avalados por el Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada (Conesup) y se basan en una fórmula que es la suma del índice de precios al consumidor (IPC) de año anterior, más el 50% de ese indicador.

Las universidades justifican el alza para financiar mejoras en la infraestructura, contratación de más docentes y compra de equipo para laboratorios.

“Este año, los aumentos rondaron entre 6% y 10%. Unas subieron más que otras. Los centros privados están en todo su derecho, siempre y cuando los cobros sean avalados por este consejo. Los cobros que no podemos regular son aquellos trámites que competen a la relación entre el cliente y la universidad privada”, dijo Mario Sanabria, director del Conesup.

Entre esos trámites, se encuentran los cobros por realizar el trabajo comunal universitario (TCU), papelería y gestiones en ventanilla.

Salto. Hay centros como la Universidad Internacional de las Américas (UIA) que, de acuerdo con el Conesup, desde 2008 no pedía aumento y este año dio un salto de 7,8%.

Según el Conesup, el cobro de matrícula en la UIA pasó de ¢97.859 a ¢121.828. En esa casa de estudios, su encargada de prensa, Adriana Monge, dijo que no se referiría a los aumentos tarifarios de este año.

“Los aumentos son legales, pero golpean los bolsillos de la gente que dependemos de estas universidades, porque no tuvimos opción para entrar a una universidad estatal. Hay muchos que dependemos de préstamos y cada año uno siente el golpe de los aumentazos”, dijo Pedro Cortés, estudiante de Derecho.

Los  costos de las materias de Ciencias de la Salud son los más altos en las universidades privadas. Para el 2014, los aumentos rondaron entre 6% y 10%.  | FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS/JOHN DURÁN

Los costos de las materias de Ciencias de la Salud son los más altos en las universidades privadas. Para el 2014, los aumentos rondaron entre 6% y 10%. | FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS/JOHN DURÁN

El diputado del Frente Amplio, José Ramírez, presentó un proyecto de ley que regularía los aumentos de matrícula en la educación superior privada y que replantearía la fórmula para calcular las alzas.

“No hay una medida que pueda frenar el lucro por concepto de matrícula. Las universidades privadas no están obligadas a entregar los datos de sus estudiantes o de sus costos reales”, manifestó el legislador Ramírez.

El rector de la Universidad de Ciencias Médicas (Ucimed), Pablo Guzmán, indicó que el aumento de este año fue de un 4% y se justifica en la construcción de un nuevo edificio, mejoras en laboratorios y servicios para sus estudiantes.

El último informe del Estado de la Educación (2013), del Programa Estado de la Nación, concluye que una de las debilidades de las universidades privadas es la falta de inversión en infraestructura.

Aumento de 13% en la Unibe golpea a alumnos

En la Universidad de Iberoamérica (Unibe), en Tibás, los estudiantes resienten el aumento de 13% que aplica esa casa de estudios en el cobro de cada una de las materias para el último cuatrimestre del 2014.

El Departamento de Contabilidad de esa institución confirmó el porcentaje del alza. No obstante, al cierre de esta edición, la directora ejecutiva de Unibe, Krissia Leiva, no había respondido a las llamadas de este medio.

“No estamos haciendo ningún movimiento de protesta contra el aumento, pero sí nos afecta que los precios vayan para arriba y el Conesup no aplique los controles suficientes. El problema de las alzas no es de una universidad en particular, sino de toda la educación superior privada en el país”, dijo Diana Espinoza, de la Asociación de Estudiantes de Farmacia.

Para este cuatrimestre, algunos estudiantes han dicho que deberán matricular menos cursos, pues les resulta imposible costear el bloque completo de materias.

“Uno prefiere no hablar mucho, porque los que han creado perfiles en Facebook y han criticado el aumento, han recibido amenazas de sanción por parte de la Universidad. Pasamos de pagar ¢270.000 por una materia a ¢310.000 o más, según la carrera que se estudie”, precisó un estudiante que solicitó la reserva de su identidad.

Según Mario Sanabria, director del Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada (Conesup), aún no se le ha aprobado a la Unibe el incremento para el tercer cuatrimestre de este año.

“El aumento que ellos solicitaron todavía está en estudio. Habría que analizar, caso por caso, los aumentos. Pero invito a los estudiantes a que sigan el debido proceso con las autoridades de la universidad y, si no les responden, que planteen la denuncia en las oficinas del Conesup”, manifestó Sanabria.

En lo que va del año, el Conesup ha realizado 138 inspecciones a universidades privadas para revisar la forma en que brindan el servicio.

El Tercer Informe del Estado de la Educación señala que el Conesup “establece las condiciones mínimas para la operación de las universidades, pero no asegura un marco de excelencia”. Eso dice el documento, elaborado por el Programa Estado de la Nación, en el 2013.

 

Todas las tarifas de las universidades privadas serán reguladas por el Conesup, propone proyecto de ley

El Consejo Superior de Educación Privada (Conesup) tendrá la potestad de regular los precios de todos los servicios que ofrecen las universidades del país, esto si próspera un proyecto de ley que presentó el Poder Ejecutivo para reformar la ley que creo este ente.

Actualmente el Conesup solo media en la fijación de precios de la matrícula  y las materias de los centros de educación privada.

La ministra de educación Sonia Marta Mora y Félix Barrantes, director de gestión de calidad mostraron esta mañana los resultados de las pruebas internacionales Terce. EFE.

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora dijo que el plan busca aumentar los estándares de calidad de la educación superior en el país (CRH).

Este martes, la ministra de Educación, Sonia Marta Mora apuntó que la reforma que plantea el gobierno busca llenar los vacíos legales y limitaciones administrativas  que afectan tanto a los estudiantes como a las casas de enseñanza superior.

La reforma planteada este martes aborda además aspectos para garantizar la calidad de la enseñanza, el plan pretende endurecer los controles para garantizarla, por ejemplo, señala que carreras en ciencias de la salud, educación e ingeniería civil deberán contar con estándares más altos de calidad, que  deberá acreditar el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES) o una agencia reconocida o validada por este ente.

Así mismo el plan propone que los planes de estudio de todas las carreras en las universidades privadas sean revisados y actualizados cada cinco años.

En el país hay 53 universidades privadas y aunque el Consejo Nacional de Rectores solo han autorizado que se impartan 1741 carreras de grado y postgrado, se estima que se imparten cerca de 1200.

El proyecto plantea además que será un requisito de operación de todas las universidades, estar al día con el pago de sus obligaciones obrero patronales ante la Caja Costarricense de Seguro Social.

La ministra acotó que antes de presentar el plan a los diputados, el ministerio de Educación abrirá un espacio para qie diversos sectores hagan sus  consultas sobre el plan o propongan sus impresiones. Este período se habilitó del 6 al 10 de abril.

 

Conesup carece de metodologías para regular cobros de universidades privadas

La Contraloría General de la República encontró una serie de debilidades en los controles que ejerce el Consejo Nacional de Enseñanza Superior Privada (Conesup) sobre las universidades que regula.

Entre los hallazgos del estudio se determinó que  los cobros que realizan las universidades por concepto matrícula y materias, no están fundamentados en estudios técnicos que garanticen que estas tarifas responden a los costos y gastos de los servicios que ofrecen.

Además, el Conesup no tiene facultades legales para autorizar ni ejercer control sobre cobros que realizan las universidades privadas por concepto de trámites administrativo-académicos como trabajos finales de graduación o tesis, convalidaciones, exámenes ordinarios, extraordinarios y por suficiencia, pruebas de grado y certificaciones.

Según una muestra analizada en nueve universidades privadas, los montos muestran diferencias de entre ¢70.000 y ¢282.000, indica el informe de la Contraloría.

Sobre los planes de estudios que el Conesup ha aprobado a las universidades privadas, el ente contralor indicó que estos presentan desactualización, sin que esta instancia pueda solicitar de oficio la actualización de los mismos, debido a que no existe una norma que se lo permita.

Además, según la Contraloría, de los 681 planes de estudios, de 23 universidades privadas, el 85% tiene una antigüedad de más de cinco años.

El informe ambién señala que el proceso de inspección que debe realizar el Conesup sobre universidades privadas, resulta lento (más de 11 meses) desde la fecha de elaboración del informe hasta la decisión final.

Otro de los aspectos criticados es que el Conesup no ha definido el monto de tarifas que debe cobrar por los servicios que brinda a las universidades privadas.

En el   2014,  las universidades privadas subieron hasta en  un 10% el costo de su matrícula y de los cursos con respecto a los precios del  2013.    El costo de trámites adicionales, tales como convalidaciones, certificaciones de notas y graduaciones, está fuera de control.   | LUIS NAVARRO.

En el 2014, las universidades privadas subieron hasta en un 10% el costo de su matrícula y de los cursos con respecto a los precios del 2013. El costo de trámites adicionales, tales como convalidaciones, certificaciones de notas y graduaciones, está fuera de control. |

Actualmente en el país existen 53 universidades privadas que ofrecen 1.651 planes de estudios de grado y postgrado aprobados por el Conesup y cubren al 50% de la población que asiste a la universidad.

Ante este panorama, la Contraloría giró una serie de recomendaciones a la ministra de Educación, Sonia Marta Mora y al Consejo del Conesup. Cabe destacar que muchos de estos aspectos fueron incluídos en el proyecto para reformar la Ley de Creación del Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada que fue presentado el martes durante el Consejo de Gobierno.

 

Ejecutivo convoca proyecto de ley para endurecer controles hacia ‘U’ privadas

El Ministerio de Educación Pública (MEP) pretende controlar las tarifas que cobran las universidades privadas a sus estudiantes por trámites como convalidación de materias, certificaciones y graduaciones.

Para ello, el Ejecutivo redactó un proyecto para reformar la Ley de Creación del Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada (Conesup), que supervisa a las 53 universidades privadas del país.

A la fecha, el Conesup solo puede intervenir en la aprobación de tarifas de cursos y matrícula de cada centro.

Con la nueva ley se le confiere al Conesup la autorización de revisar todos los cánones, derechos o tasas que las universidades cobren a sus estudiantes.

La iniciativa de ley procura endurecer los controles hacia esas instituciones, para garantizar la calidad de la oferta académica. La Ley N.° 6.693 del Conesup rige desde 1981.

En un sondeo de La Nación , el costo por un documento de certificación de notas varía entre ¢55.000 y ¢98.000, según la universidad y si el estudiante pide una descripción de los cursos de su plan de estudios.

El precio por el acto de graduación podría llegar hasta ¢378.000, en el caso de los estudiantes en Ciencias de la Salud.

Para convalidar materias, las universidades cobran entre ¢24.000 a ¢100.000, sin importar la cantidad de materias.

“Si el Estado incumple con la tarea de fiscalizar la calidad de la educación superior, son los jóvenes quienes pagan la factura”, dijo Isabel Román, investigadora del Estado de la Educación.

El Consejo Nacional de Rectores (Conare) estima que a la fecha se imparten 1.200 carreras.

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, manifestó que el argumento de que son instituciones privadas no es válido cuando se trata de regular la calidad de la educación y los derechos de los estudiantes.

“Una vez aprobada la ley, si las universidades incumplen, se les puede sancionar, según sea el caso, con suspensión de matrícula, cierre de carreras y si es muy grave con el cierre de la universidad”, afirmó la jerarca Mora.

La falta de personal y una legislación vigente desde hace 33 años son la excusa del Conesup para cumplir con su mandato legal de supervisar la oferta de las universidades privadas.

Aumentos. Durante el 2014, las universidades privadas subieron hasta en un 10% el costo de su matrícula y de los cursos, con respecto a los precios del 2013.

Es decir, un estudiante de Ciencias Médicas quien pagaba ¢350.000 por una materia en el 2013 cancela hasta ¢385.000 por los mismos contenidos en el 2014. Los precios varían según la carrera y centro superior.

Las universidades justifican el alza para financiar mejoras en la infraestructura, contratación de más docentes y compra de equipo para laboratorios, sin que necesariamente estas mejoras sean notorias.

El último informe del Estado de la Educación (2013), del Programa Estado de la Nación, concluye que una de las debilidades de las universidades privadas es la falta de inversión en infraestructura.

La ministra Mora añadió que dentro de las reformas que se plantean se exige la acreditación de todas las carreras de Educación, Salud e Ingeniería Civil, en un plazo de cinco años.

“Si las universidades incumplen con este requisito no se les renovará la autorización para impartir esa carrera. Es una forma de garantizar el sello de calidad en estas carreras de tanta importancia social”, explicó Mora.

Previo a que el proyecto de ley ingrese a la corriente legislativa, el MEP abrirá un periodo de consultas, entre el 6 y el 10 de abril, para recibir las observaciones de estudiantes y universidades.

 

Auditoría del MEP desistió de señalar universidades privadas que incumplieron requisitos para abrir sedes y posgrados

Imagen con fines ilustrativos. Archivo CRH

Ima­gen con fines ilus­tra­ti­vos. Ar­chi­vo CRH

El bo­rra­dor de un in­for­me de au­di­to­ría in­ter­na del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (MEP) sobre la ges­tión ge­ren­cial del Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción Su­pe­rior Uni­ver­si­ta­ria Pri­va­da (Co­ne­sup) se­ña­ló cómo entre 1996 y 2001 se apro­ba­ron ca­rre­ras de pos­gra­do cuyo único re­qui­si­to de in­gre­so era la pre­sen­ta­ción de un ba­chi­lle­ra­to uni­ver­si­ta­rio de cual­quier dis­ci­pli­na, “sin tomar en cuen­ta la per­ti­nen­cia de la es­pe­cia­li­dad del grado con la es­pe­cia­li­dad del grado aca­dé­mi­co su­pe­rior pre­ten­di­do”.

Según el do­cu­men­to, cen­tros aca­dé­mi­cos como la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, la Uni­ver­si­dad La­ti­na, la Uni­ver­si­dad San Mar­cos, Fun­de­pos y la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na Cas­tro Ca­ra­zo (Umca) lo­gra­ron abrir esos pla­nes de es­tu­dio, pese a la clara con­tra­po­si­ción con lo es­ta­ble­ci­do por el MEP.

No obs­tan­te, el bo­rra­dor DAI-0188-13 con fecha del 12 de marzo de 2013, di­ri­gi­do al en­ton­ces mi­nis­tro, Leo­nar­do Gar­nier, y a la ex­di­rec­to­ra del Co­ne­sup, Evelyn Chen, omite estos y otros datos que fi­nal­men­te se con­ci­bie­ron en el in­for­me de au­di­to­ría DAI-1017-13 con fecha del 25 de oc­tu­bre de ese año.

El bo­rra­dor se­ña­ló la apro­ba­ción de la aper­tu­ra de sedes re­gio­na­les sin ins­pec­ción pre­via, como es­ta­ble­ce la nor­ma­ti­va im­pe­ran­te en el MEP. Entre 2001 y 2003 uni­ver­si­da­des como la Con­ti­nen­tal de las Cien­cias y el Arte, la Cen­tral, Umca, Unica, Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Cen­troa­me­ri­ca (Uaca) y la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal San Isi­dro La­bra­dor (Uisil) lo­gra­ron la aper­tu­ra de sus sedes sin pre­via ins­pec­ción.

Esta úl­ti­ma in­for­ma­ción tam­bién se omi­tió en el in­for­me DAI-1017-13. “Del total de cen­tros pri­va­dos de ins­truc­cio­nes uni­ver­si­ta­rias (52 cen­tra­les en ese mo­men­to y 68 sedes re­gio­na­les) un por­cen­ta­je con­si­de­ra­ble no cuen­ta con al­guno de los per­mi­sos es­ti­pu­la­dos; más de un 55% de sedes re­gio­na­les se eri­gie­ron bajo con­di­cio­nes an­te­rio­res al D.E 29631 (ar­tícu­lo que va­li­da la au­to­ri­za­ción del MEP)”.

El in­for­me de au­di­to­ría obvió un se­ña­la­mien­to in­clui­do en el bo­rra­dor, donde se citó el fun­cio­na­mien­to de sedes no au­to­ri­za­das en uni­ver­si­da­des como la UPA, Umca y UAM. “Mien­tras que a las dos pri­me­ras se les or­de­na el cie­rre y se les abre un pro­ce­di­mien­to, a la UAM, con 2 años de la­bo­rar sin au­to­ri­za­ción, so­la­men­te se le insta a pre­sen­tar la so­li­ci­tud for­mal y el per­mi­so de salud ocu­pa­cio­nal con el agra­van­te de que 9 meses des­pués de la si­tua­ción pro­se­guía, pues ni se había ini­cia­do el trá­mi­te co­rres­pon­dien­te (Insp-089-2012)”.

“Te­nían que co­rre­gir­lo”

Con­sul­ta­do sobre el tema, el ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Leo­nar­do Gar­nier, re­cor­dó que cuan­do les pre­sen­ta­ron el bo­rra­dor hizo al­gu­nas crí­ti­cas fuer­tes a la me­to­do­lo­gía que uti­li­za­ron, sobre todo por­que le pa­re­cía que no sus­ten­ta­ban las de­nun­cias que ha­cían.

“Le dije que te­nían que co­rre­gir­lo para que las de­nun­cias que pre­sen­ta­ran es­tu­vie­ran bien sus­ten­ta­das, que eso que nos es­ta­ban pre­sen­tand­po no era acep­ta­ble por­que no tenía el nivel ni la so­li­dez ne­ce­sa­ria. No era la re­fe­ren­cia a un caso par­ti­cu­lar, sino a toda la au­di­to­ría”, re­cal­có Gar­nier.

Agre­gó que no “pi­die­ron que qui­ta­ran o pu­sie­ran casos par­ti­cu­la­res, sino que sus­ten­ta­ran bien las de­nun­cias”.

“Ese fue el mo­ti­vo, el es­tu­dio no tenía la ca­li­dad re­que­ri­da”, aña­dió.

Evelyn Cheng, di­rec­to­ra del Co­ne­sup en ese mo­men­to, coin­ci­dió con Gar­nier y se­ña­ló que la so­li­ci­tud de cam­bio se hizo para que el do­cu­men­to que­da­ra bien sus­ten­ta­do.

“La fun­ción de la au­di­to­ría es velar por el buen fun­cio­na­mien­to de la ins­ti­tu­ción, por lo que en dis­tin­tos mo­men­tos a lo largo de esos años se rea­li­za­ron au­di­to­rías sobre di­ver­sas ta­reas del Co­ne­sup. El pro­ce­di­mien­to es­ta­ble­ci­do es que se pre­sen­ta pri­me­ro un bo­rra­dor del in­for­me; este bo­rra­dor se dis­cu­te y es a par­tir de esa dis­cu­sión que la Au­di­to­ría re­ela­bo­ra el es­tu­dio y pre­sen­ta un in­for­me final, que es el que tiene va­li­dez. Así fue como se pro­ce­dió en este caso”, in­di­có la ex­fun­cio­na­ria.

 

Contraloría reitera desactualización en planes de estudio de universidades privadas

(Imagen ilustrativa).

(Ima­gen ilus­tra­ti­va).

Un in­for­me hecho por la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca se­ña­la que el 85% de los pla­nes de es­tu­dio (que co­rres­pon­de a 23 uni­ver­si­da­des pri­va­das), tie­nen una antigüedad de más de cinco años.

La au­di­to­ría hecha al Con­se­jo Na­cio­nal de En­se­ñan­za Su­pe­rior Uni­ver­si­ta­ria Pri­va­da (Co­ne­sup), in­di­ca que los pla­nes de es­tu­dio apro­ba­dos a las uni­ver­si­da­des pri­va­das están desac­tua­li­za­dos.

Pa­ra­le­la­men­te la ins­tan­cia no puede so­li­ci­tar de ofi­cio su ac­tua­li­za­ción, ya que no exis­te una norma que lo per­mi­ta.

Ade­más se de­ter­mi­nó que el pro­ce­so ad­mi­nis­tra­ti­vo de ins­pec­ción que le co­rres­pon­de rea­li­zar al Co­ne­sup sobre las uni­ver­si­da­des pri­va­das, re­sul­ta lento.

Re­vi­sa­dos los in­for­mes de ins­pec­ción va­lo­ra­dos du­ran­te el 2013, se de­ter­mi­nó que el pro­ce­so total de ins­pec­ción y se­gui­mien­to tardó en pro­me­dio 11,2 meses, desde la fecha de ela­bo­ra­ción del in­for­me hasta la de­ci­sión final de dicho Con­se­jo.

Tam­bién se de­ter­mi­nó que aún cuan­do el Co­ne­sup den­tro de estos in­for­mes logra con­cluir que al­gu­na uni­ver­si­dad pri­va­da con­tra­vie­ne la nor­ma­ti­va e in­cum­ple con al­gu­nos de los re­qui­si­tos para poder fun­cio­nar, en la ma­yo­ría de los casos no tie­nen con­se­cuen­cias re­le­van­tes para los in­frac­to­res.

El in­for­me de­ta­lló que los pro­ce­di­mien­tos uti­li­za­dos por el Con­se­jo para la apro­ba­ción de las ta­ri­fas de los cen­tros de en­se­ñan­za su­pe­rior ca­re­cen de es­tu­dios téc­ni­cos.

Tam­po­co tiene fa­cul­ta­des le­ga­les para au­to­ri­zar ni ejer­cer con­trol sobre co­bros que rea­li­zan las uni­ver­si­da­des pri­va­das por con­cep­to de trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vo-aca­dé­mi­cos como tra­ba­jos fi­na­les de gra­dua­ción o tesis, con­va­li­da­cio­nes, exá­me­nes or­di­na­rios, ex­tra­or­di­na­rios y por su­fi­cien­cia, prue­bas de grado y cer­ti­fi­ca­cio­nes.

La con­tra­lo­ría re­co­mien­da ana­li­zar y va­lo­rar la pro­pues­ta de re­for­ma a la Ley de crea­ción del Co­ne­sup, que in­clu­ya el es­ta­ble­ci­mien­to de la apro­ba­ción, ins­pec­ción y fis­ca­li­za­ción de los cen­tros.

Tam­bién piden vi­gi­lan­cia por parte del Con­se­jo de los co­bros por los trá­mi­tes se­ña­la­dos e ins­tru­ye a ana­li­zar los me­ca­nis­mos de ac­tua­li­za­ción de los pla­nes de es­tu­dio para las uni­ver­si­da­des pri­va­das y los me­ca­nis­mos y pro­ce­di­mien­tos san­cio­na­to­rios.

El mar­tes, la mi­nis­tra de Edu­ca­ción Sonia Marta Mora pre­sen­tó un pro­yec­to de ley con el cual se pre­ten­de dotar al Co­ne­sup de fa­cul­ta­des para re­gu­lar las ta­ri­fas es­ta­ble­ci­das por las uni­ver­si­da­des pri­va­das. Tam­bién obli­ga­ría a los cen­tros de en­se­ñan­za a ac­tua­li­zar y re­vi­sar sus pla­nes de es­tu­dio cada cinco años.

 

Universidades atraen estudiantes con becas y financiamiento

Las letras de cambio, las becas y los convenios son algunas de las herramientas más comunes utilizadas por las universidades privadas para atraer alumnos y ayudarles a sufragar el costo de sus estudios.

Sin embargo, las condiciones y alternativas varían de acuerdo con la institución, según constató La Nación en un sondeo.

En el caso de las letras de cambio, se trata de una opción de financiamiento que le facilita a los alumnos pagar en varios tractos los cursos matriculados.

En la Universidad Creativa, por ejemplo, el desembolso se hace en cuatro tractos y con un 10% de interés, mientras que en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit), se hacen tres pagos con un 3% de interés para la mayoría de las carreras.

En la Universidad Hispanoamericana a los alumnos de primer ingreso se les da tiempo hasta el 15 de febrero, sin recargo, y con un 2,75% mensual a partir de esa fecha, explicó su gerente comercial Fabiola Mayorga.

Dayana Guzmán, de 18 años, fue acompañada por su madre Kattia Madriz al hacer el trámite de matrícula en la Ulacit la tarde del martes.  | ALBERT MARÍN

Dayana Guzmán, de 18 años, fue acompañada por su madre Kattia Madriz al hacer el trámite de matrícula en la Ulacit la tarde del martes. |

Por su parte, algunos centros educativos como el Colegio Universitario San Judas Tadeo permiten pagos mensuales sin recargo.

También varían los montos y las condiciones de las becas según cada institución. Estas pueden ir desde un 10% hasta el 100% de la colegiatura y se otorgan por mérito académico, condición socioeconómica y liderazgo, entre otros.

En algunos casos, la obtención o continuidad de la beca depende del rendimiento académico.

Algunas universidades, como Fidélitas y Ulacit, mantienen convenios con empresas, instituciones o asociaciones para brindar diversos subsidios a los empleados y sus familiares con deseos de estudiar.

Otra alternativa para financiar una carrera son los créditos educativos que ofrecen tanto los bancos estatales como la banca privada.

En el Banco de Costa Rica se financia hasta los ¢8 millones con la línea de crédito fiduciaria y hasta ¢25 millones con la hipotecaria, a plazos de siete y 15 años, respectivamente. Las cuotas son de la Tasa Básica Pasiva más un 5%.

Mientras tanto, el Banco Popular tiene un crédito personal para educación con un tope máximo de $15.000 a cinco años plazo.

También existen opciones como la que ofrece la Universidad Creativa con la empresa Credix, con un sistema de crédito sin interés a plazos desde tres hasta 12 meses, si se matricula un año completo.

Este año la Comisión Nacional de Préstamos para la Educación (Conape) también aumentó el máximo de sus préstamos a ¢23 millones e incluyó recursos adicionales para gastos asociados a los estudios, como transporte y comida.

Para el 2014 alrededor de la mitad de universidades privadas tuvieron aumentos en sus matrículas y cursos en relación con el primer cuatrimestre del año pasado. Los incrementos oscilaron desde un 1% hasta el 54%.

Anuncios