Por Increíble que Parezca, INCOPESCA y Quizás el Gobierno También, Impulsan Una Política Pesquera Para la Explotación Indiscriminada del Recurso Pesquero, Junto a la Destrucción del Ambiente Marino Correlacionado; el Gobierno presentó nueva política que pretende ordenar la pesca de camarón”.

Todo, Pareciera, Con el Simple Propósito de, Permitir y Facilitar las Políticas Comerciales y de Explotación de los Grandes Industriales y Empresarios Privados; “Pescadores industriales impulsan proyecto para permitir pesca de arrastre de camarón”.

Así las Cosas, la “Nueva política camaronera navega en un mar de críticas”; Debido a que la “Política Nacional de Aprovechamiento Sostenible del Camarón”; Promueve Una Directriz Que Así lo Permite y Legaliza;

“Salió una directriz apoyando a un sector de poder, que es el de pesca de arrastre, mientras que a la pesca artesanal, que es la bandera con la que todos siempre lloran, la limitan a un nivel de espectador, al igual que a los sectores académico y ambiental”, declaró Marco Quesada, director de Conservación Internacional (CI).”…

No Sólo Eso,

“A esta nueva normativa se le atribuye falta de sustento técnico que demuestre la reducción de la pesca incidental (captura de especies que no son el objetivo), requisito fijado por el fallo de la Sala Constitucional en el 2013, resolución N.º 2013-010540, para reactivar la entrega de licencias de pesca de arrastre, la renovación de las vencidas o la reactivación de las inactivas.”…

Entonces, Cabe Preguntarse, “¿Por qué no aprobar las licencias para pesca de arrastre?”; La Respuesta Es;

“Los proponentes del recurso de inconstitucionalidad argumentaron ante la Sala que la pesca de arrastre no es solo un problema ambiental por el daño que hace al ambiente marino al pescar incidentalmente muchas otras especies de peces que no se aprovechan y se devuelve sin vida al mar, sino que, también, está generando un problema social y económico en nuestras costas al eliminar el recurso del cual dependen miles de pescadores artesanales. Esto se traduce en una menor disponibilidad de peces de interés comercial para otras pesquerías de tipo artesanal.”… Además Porque;

“La FAO, organismo especializado en este tema de Naciones Unidades, compara la pesca de arrastre con la deforestación, considerándola irracional y contraria a los criterios de pesca responsable. En una exposición denominada “Estudio Mundial sobre las Pesquerías del Camarón” (Roma, 2010) pone de manifiesto los múltiples daños que la pesca del camarón con redes de arrastre causa al lecho marino, al ecosistema, la economía y la vida social de las costas. A las mismas conclusiones llegan organismos especializados y científicos costarricenses como la UNA, UCR, Marviva, Pretoma y Coopesolidar.”… También Porque;

“A los argumentos de la parte actora, la Sala resolvió en sentencia que: “En ese sentido, la pesca de camarón con redes de arrastre deviene violatoria de los derechos a la vida y la salud consagrados en el ordinal 21 constitucional, toda vez que la evidencia científica, aportada por los organismos internacionales encargados de la materia y los órganos de investigación universitarios, demuestra que esa técnica no selectiva compromete los ecosistemas marinos, la sostenibilidad del recurso marino y atenta directamente contra la seguridad alimentaria de la población y su supervivencia futura. Por esta razón, debe declararse inconstitucional mientras no se cuente con dispositivos para la disminución de la captura incidental ( Bycatch Reduction Devices ) que significativamente disminuyan la captura incidental (no todos tienen la misma efectividad y no basta con los que salvan a las tortugas).”… Y Además Porque;

“Agrega la Sala: “… resulta evidente que el empleo generado por la pesca artesanal es mucho mayor que el generado por la pesca por arrastre. Así las cosas, deviene claro que la explotación de recursos marinos mediante la pesca por arrastre significa la captura indiscriminada de las especies marinas que las redes de arrastre encuentran en su camino; esto vulnera las posibilidades laborales de los pescadores artesanales y su derecho a participar en los beneficios de la explotación sostenible del ambiente.”…

De Nuevo, Así las Cosas, No Es de Extrañar que, la “nueva directriz”; Fuese “rebatida por pescadores artesanales y organizaciones ambientalistas”; Para Ser Exactos, “13 organizaciones ambientales”; No Están de Acuerdo.

Pero por Increíble que Parezca, “INCOPESCA afirma que pesca de arrastre sí puede hacerse de forma sostenible”;

“Ante la declaratoria de inconstitucionalidad de los artículos de la Ley de Pesca (2005) por la Sala, se presentó en la corriente legislativa el proyecto de ley expediente # 18.968 que establece la renovación de las licencias de pesca de camarón con redes de arrastre con la condición de que estas redes tengan dispositivos excluidores de tortugas y peces según las condiciones que establezca la autoridad ejecutora (Incopesca). Así, en principio, se subsanan los vicios de constitucionalidad determinados por la Sala.”…

“Sin embargo, Marco Quesada, director de Conservación Internacional (CI) en Costa Rica,dijo: “Comprometerse a usar el excluidor es como si yo me comprometiera a ser un conductor responsable y detenerme en los altos. ¿El ofrecimiento es apegarse a la ley? No entiendo cómo un proceso de ocho meses termina en eso.”…

Resulta Obvio No. De Nuevo, No Sólo Eso;

“Salió una directriz apoyando a un sector de poder, que es el de pesca de arrastre, mientras que a la pesca artesanal, que es la bandera con la que todos siempre lloran, la limitan a un nivel de espectador, al igual que a los sectores académico y ambiental”, declaró Marco Quesada, director de Conservación Internacional (CI). La nueva directriz detalla una serie de medidas que serían acatadas de manera voluntaria por los camaroneros como faenar en áreas donde se superen los 15 metros de profundidad, períodos de veda de cuatro a seis meses y contar con observadores a bordo de las embarcaciones, entre otras. Son acciones que voluntariamente estaría sumiendo el sector camaronero que también garantiza el cumplimiento de la legislación vigente en cuanto al uso de dispositivos de localización satelital, excluidores de tortugas y peces", agregó el viceministro de aguas y mares, Fernando Mora.”…

¿Será que el Gobierno e INCOPESCA Decidieron Pasar por Inocentes?

¡Queriendo con Querer! Y Es que, Sí;

“Para el sector camaronero, el uso obligatorio del dispositivo excluidor de tortugas (como este de la fotografía) disminuye la pesca incidental.”…

¿Qué Sentido Tiene que el Sector Camaronero Tome las Acciones Voluntariamente?

¿Acaso Rebajarle la Obligación a la Voluntariedad No Es Equivalente a Firmales la Permisibilidad? 

Tal Parece que el Gobierno e INCOPESCA No lo Ven Así; Ya que, Aunque Usted No lo Crea, la “Sala IV acoge recurso contra Incopesca por renovar licencias pese a que medida cautelar se lo prohibía”;

“La Sala Constitucional acogió para su estudio un recurso de amparo presentado el viernes 21 de marzo por la Organización No Gubernamental  MarViva en contra del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), debido a que esta última entidad renovó tres licencias de pesca de camarón con redes de arrastre, cuando existía una medida cautelar de la Sala que lo impedía.”…

Tristemente, Muy Tristemente, la Pesca de Arrastre del Camarón, No Es el Único Caso de Depredación y Destrucción de Nuestra Fauna y Recurso Marino, Fomentada y Aprobada por INCOPESCA y Tolerada por el Gobierno.

Pese a que,

“Costa Rica, junto con Honduras y Brasil, propuso incluir al tiburón martillo en el Apéndice II de Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites). En marzo de 2013, Cites acogió esta petición. Así, tres especies de tiburón martillo ( Sphyrna lewini, Sphyrna mokarran ySphyrna zygaena) fueron incluidas en el Apéndice II; que si bien no prohíbe su comercialización, sí la regula.”…

Pese a que, “Experto mundial pide a Costa Rica cautela en comercialización del tiburón”; Y Pese a que, el “Ministerio de Ambiente reitera que aleteo de tiburón es ilegal en Costa Rica”; Un “Nuevo decreto tolera pesca de tiburones juveniles”; Se Refiere a, “Resolución de SINAC que autoriza exportación de aletas de tiburón martillo, febrero 2015”; Así las Cosas, A 43 embarcaciones se les autoriza a exportar aletas de tiburón”;

“El reciente decreto emitido por el gobierno en el cual se permite la exportación de aleta de tiburón martillo ha generado molestia en varios sectores. Uno de ellos son los mismos guardaparques del Parque Nacional Isla del Coco. Un informe elaborado por ellos señala que 14 embarcaciones que han sido divisadas dentro del área protegida, algunas incluso con llamados de atención y proceso judiciales abiertos, exportaron aleta de tiburón en  diciembre pasado gracias a la directriz del gobierno. Otras 29, en la misma condición podría exportar sin ningún problema la aleta igualmente han sido divisados algunas hasta en dos oportunidades dentro del Parque Nacional.”…

Tristemente, Muy Tristemente, De Nada Sirvió a los “Indignados por exportación de aletas de tiburón”; O Que, los “Ambientalistas preparan protesta por exportación de aletas de tiburón”; Porque Simplemente, el “Gobierno promete controlar pesca de tiburón en Isla del Coco tras denuncias”; ¿Cómo? Simplemente, el “Sinac no dará permisos para exportar aletas de tiburón martillo”; y Cínica y Cruelmente, el “Ministerio de Ambiente congela por seis meses exportaciones de tiburón martillo”.

Y Después de los Seis Meses, ¡Aquí No Ha Pasado Nada! y ¡Que Siga la Fiesta!    

El ordenamiento de la pesca de camarón también busca garantizar  empleo en las zonas costeras del país.  | PABLO MONTIEL /ARCHIVO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grupos ambientalistas y ciudadanos se reunieron frente a las oficinas del Ministerio de Ambiente (Minae) para manifestar su descontento en cuanto al aprovechamiento del recurso tiburón.  | JORGE ARCE

 

 

 

¡Y las Protestas También!

 

Pescadores industriales impulsan proyecto para permitir pesca de arrastre de camarón

Video: http://www.teletica.com/Noticias/33709-Pescadores-industriales-impulsan-proyecto-para-permitir-pesca-de-arrastre-de-camaron.note.aspx

Fue presentado apenas el 11 de noviembre anterior pero ya encontró una fuerte oposición en el sector ambiental.

Un proyecto de ley redactado por los pescadores industriales, busca que la Sala Constitucional permita, otra vez, que las flotas pesquen camarón con redes de arrastre.

Esta técnica consiste en una red que arrastra el fondo marino para capturar camarones, pero que también captura otras especies.

Usar dispositivos excluidores de peces sería, según el sector, la solución para que la pesca de arrastre pueda ser sostenible.

La organización Marviva asegura que hoy en día se pesca un 50% menos de camarón si se compara con las cifras de hace una década.

Pero el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) afirma que usar dispositivos excluidores de peces disminuye hasta en un 27% la captura de la fauna de acompañamiento.

El proyecto de ley número 18 968 hace fila en la Asamblea Legislativa.

Pero mientras tanto, la Sala IV mantiene la prohibición a INCOPESCA de renovar licencias para capturar camarones con redes de arrastre.

Esta es catalogada mundialmente, como dañina para el ecosistema marino.

Gobierno presentó nueva política que pretende ordenar la pesca de camarón

Ordenar la pesca de camarón para que esta actividad genere empleo y así se reduzca la pobreza que aqueja a las zonas costeras del país, ese es el objetivo de la Política Nacional de Aprovechamiento Sostenible del Camarón presentada hoy por el Viceministerio de Aguas, Mares, Costas y Humedales del Ministerio de Ambiente (Minae) y el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca).

Para Gustavo Meneses, presidente de Incopesca, este plan es el resultado de un proceso de consulta realizado entre octubre y noviembre del 2014, en el cual participaron 292 personas que representaron a los sectores de la pesca artesanal y molusqueros, semi industrial de arratre, deportiva y turística, semi industrial de cerco, palangre, organizaciones no gubernamentales y academia así como la Defensoría de los Habitantes en su calidad de observardora del proceso.

Los barcos de arrastre como este, que se observan a menudo desde la playa en Puntarenas y Golfito, deberán ir a pescar camarones aguas adentro.

Nueva directriz busca ordenar la pesca de camarón, tanto la realizada por artesanales como semi industriales.(ARCHIVO)

"El objetivo es atender a un sector que vincula familias, empleo, producción y retos de sostenibilidad en un territorio costero, que como Puntarenas, es zona que requiere de respuestas y acciones para mejorar los índices de empleo y de esa manera combatir la pobreza", declaró Meneses en un comunicado de prensa.

La nueva directriz detalla una serie de medidas que serían acatadas de manera voluntaria por los camaroneros como faenar en áreas donde se superen los 15 metros de profundidad, períodos de veda de cuatro a seis meses y contar con observadores a bordo de las embarcaciones, entre otras.

"Son acciones que voluntariamente estaría sumiendo el sector camaronero que también garantiza el cumplimiento de la legislación vigente en cuanto al uso de dispositivos de localización satelital, excluidores de tortugas y peces", agregó el viceministro de aguas y mares, Fernando Mora.

ARCHIVO: Política Nacional de Aprovechamiento Sostenible del Camarón 2015

Nueva política camaronera navega en un mar de críticas

El ordenamiento de la pesca de camarón también busca garantizar  empleo en las zonas costeras del país.  | PABLO MONTIEL /ARCHIVO

El ordenamiento de la pesca de camarón también busca garantizar empleo en las zonas costeras del país.

Las críticas no se hicieron esperar tras la presentación, el pasado jueves, de la Política Nacional de Aprovechamiento Sostenible del Camarón.

Liderada por el Ministerio de Ambiente (Minae) y el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), la nueva directriz fue rebatida por pescadores artesanales y organizaciones ambientalistas.

“Salió una directriz apoyando a un sector de poder, que es el de pesca de arrastre, mientras que a la pesca artesanal, que es la bandera con la que todos siempre lloran, la limitan a un nivel de espectador, al igual que a los sectores académico y ambiental”, declaró Marco Quesada, director de Conservación Internacional (CI).

Según Gustavo Meneses, presidente de Incopesca, la política se derivó de una consulta realizada entre octubre y noviembre del 2014, en la que participaron 292 personas de los sectores pesqueros, academia y grupos ambientales.

“Ese proceso estaba apenas iniciándose, no llegamos a ninguna posición de consenso”, manifestó Jorge Jiménez, director de la Fundación MarViva.

Sin embargo, para Roy Carranza, dueño de un barco camaronero, el trámite fue inclusivo y lo que se busca es regular la pesca. “Ellos (los artesanales) lo que quieren es enredar la cosa”, aseguró.

Sin embargo, la falta de consenso no es la única crítica.

A esta nueva normativa se le atribuye falta de sustento técnico que demuestre la reducción de la pesca incidental (captura de especies que no son el objetivo), requisito fijado por el fallo de la Sala Constitucional en el 2013, resolución N.º 2013-010540, para reactivar la entrega de licencias de pesca de arrastre, la renovación de las vencidas o la reactivación de las inactivas.

Los camaroneros semiindustriales emplean la técnica del arrastre, la cual consiste en lanzar una red que es sostenida por dos palas (una a cada lado del barco). Con ayuda de pesos, esta red “barre” el suelo marino para capturar el recurso.

Para Gustavo Meneses, presidente de Incopesca, la directriz sí responde a la necesidad de ordenar la pesca de camarón a la luz de lo dicho por la Sala IV. No obstante, 13 organizaciones ambientales no están de acuerdo.

Sostenibilidad. El viceministro de Aguas y Mares del Minae, Fernando Mora, dice que esta política aproxima al país a una zonificación de esta pesquería.

Para reducir la captura de otras especies, los barcos camaroneros se comprometieron a usar excluidores de peces y tortugas. “En conjunto, estos evitan el 70% de la fauna acompañante y solo dejan la pesca objetivo, que es el camarón”, aseguró Roy Carranza, quien representa al sector semiindustrial de arrastre.

Sin embargo, Marco Quesada, director de Conservación Internacional (CI) en Costa Rica,dijo: “Comprometerse a usar el excluidor es como si yo me comprometiera a ser un conductor responsable y detenerme en los altos. ¿El ofrecimiento es apegarse a la ley? No entiendo cómo un proceso de ocho meses termina en eso”.

Jorge Jiménez, director de la Fundación MarViva, fue más allá y estimó que es científicamente imposible que la pesca de arrastre no conlleve un alto porcentaje de pesca incidental, la cual, según esa organización, alcanza el 80% del total de lo capturado.

Con el fin de garantizar la sostenibilidad, la política establece el respeto a las zonas de veda y un incremento de esos períodos, que pasarían de cuatro a seis meses.

“La veda es para proteger el desove del camarón y, en un estuario como el golfo de Nicoya, ese desove está vinculado al patrón de corrientes. Es una buena idea, pero no he visto evidencia de que las vedas se sustenten científicamente”, enfatizó Quesada.

Otro punto de choque surgió porque la nueva normativa habla de un alejamiento de la costa por parte de los barcos de arrastre, a partir de los 15 metros de profundidad. Como la plataforma continental en el Pacífico es tan irregular, dependiendo del lugar, esos 15 metros se traducirían en un distanciamiento entre 800 y 2.000 metros de la costa.

La flota camaronera nacional, tanto artesanal como semiindustrial, captura ocho especies de camarón: carabalí, blanco, tití, rosado, café, fidel, camellito y real.  | PABLO MONTIEL /ARCHIVO.

La flota camaronera nacional, tanto artesanal como semiindustrial, captura ocho especies de camarón: carabalí, blanco, tití, rosado, café, fidel, camellito y real. |

Carranza explicó que la pesca de arrastre usa el criterio de profundidad y no de distancia.

“Desde el punto de vista técnico, es dificilísimo implantar límites basados en profundidad”, criticó Jiménez. “Necesitamos tener límites basados en coordenadas, porque los barcos no tienen puntos de referencia y se basan en radar y brújula”, añadió.

Para Carranza, esa medida tiene otros aspectos positivos, pues los artesanales están autorizados a utilizar trasmallos para pescar camarón, y con ese equipo solo pueden faenar hasta los ocho metros de profundidad.

“Eso quiere decir que estaremos distanciados por siete metros más. Con esto, se dejaría un área de amortiguamiento”, comentó el camaronero.

Las poblaciones de camarones podrán recuperarse porque, con el compromiso de los artesanales y semiindustriales, se dejaría de pescar en los criaderos ubicados en las desembocaduras de ríos y en las zonas de manglar.

Como la política pretende ordenar esta pesquería, también le pide a los artesanales que utilicen artes de pesca autorizadas (trasmallos, no rastras), respetar las vedas y desembarcar especímenes con tamaños superiores a la talla de primera madurez.

El nuevo plan además incluye el asunto de los controles, desarrollando un programa de observadores a bordo, quienes serían inspectores de Incopesca encargados de monitorear las capturas, descartes y el cumplimiento de las regulaciones.

“Es una buena idea, aunque compleja por el tamaño de la flota nacional. Debe haber una cobertura del 100% de observadores que sean imparciales y reporten absolutamente toda la captura”, resaltó Quesada.

Según Meneses, ya están diseñando ese programa, con ayuda de la organización centroamericana Ospesca. El mismo estará orientado a dos pesquerías: camarón y atún.

No obstante, Incopesca enfrenta el reto de falta de personal. Actualmente cuenta con 128 funcionarios, incluido su presidente, de los cuales, el 60% se dedica a tareas administrativas.

Ante la falta de personal, se le preguntó al director del Incopesca si pedirían una excepción a la prohibición del Ministerio de Hacienda de contratar nuevo personal en el Poder Ejecutivo, Meneses dijo: “Se realizará lo que sea necesario”.

Asimismo, los barcos camaroneros de arrastre se comprometieron a usar dispositivos de localización satelital. “Se va a saber dónde está el barco y qué está haciendo. No tenemos por qué escondernos. Estamos claros en el arte de pesca, en cómo lo trabajamos y cuáles son las regulaciones”, manifestó Carranza.

Todas las medidas que establece la nueva directriz dependen de la voluntad de los pescadores para cumplirlas.

Esto, estima Quesada, plantea un reto de fiscalización.

“Las medidas voluntarias son positivas, pero no veo cómo estas se convierten en una directriz. ¿Quién va a vigilar que se cumplan? Y, si no se cumplen, ¿qué pasa?”, cuestionó el director de CI.

En construcción. El presidente de Incopesca indicó que el documento es propositivo, aún abierto a sugerencias. “Razones tenemos todos, pero las soluciones las tenemos que buscar en conjunto”, declaró ante las críticas.

Según estipula la misma directriz, en tres meses sería presentado un proyecto de ley para el ordenamiento de la pesca de camarón y la generación de empleo, donde se establecerán regulaciones de acatamiento obligatorio.

En un plazo de medio año, Incopesca y el Minae trabajarán en una estrategia para el aprovechamiento sostenible del recurso, la cual partirá del compromiso de los diferentes sectores.

Para Mora, la idea detrás del ordenamiento del camarón es demostrar que sí se puede conservar teniendo la dimensión social como centro de la política pública. “Queremos hacer del sector camaronero un ejemplo para otras pesquerías”, enfatizó.

Asimismo, el viceministro agregó: “Queremos fomentar un sector pesquero fuerte que vaya de la mano, por supuesto, de la conservación de nuestros recursos en su aprovechamiento y uso racional, que se garantice también una mejor estadística para poder tomar decisiones y construir instrumentos de política pública a largo plazo”.

Para el sector camaronero, el uso obligatorio del dispositivo excluidor de tortugas (como este de la fotografía) disminuye la pesca incidental.  | PABLO MONTIEL /ARCHIVO

Para el sector camaronero, el uso obligatorio del dispositivo excluidor de tortugas (como este de la fotografía) disminuye la pesca incidental. | PABLO MONTIEL /ARCHIVO

Social. La urgencia de esta directriz está dada por la situación socioeconómica que aqueja a las comunidades costeras, con unos 14.000 pescadores artesanales y más de 3.000 empleados en las embarcaciones de camarón, dijo Mora, quien explicó que, aparte de la conservación del recurso, se busca garantizar su aprovechamiento para generar empleo y reducir la pobreza en las costas.

El fallo de la Sala IV agravó la ya delicada situación socioeconómica de Puntarenas. Entre 2014 y 2019 vencerán 50 licencias de arrastre que no podrán ser renovadas, mientras el año pasado ya se les vencieron los permisos a seis barcos y entre 2015 y 2016, le pasará lo mismo a dos más. En el 2017 serán 17 y un año después caducarán 22. Las últimas tres licencias hoy vigentes se vencerán en el 2019.

En cada barco camaronero trabajan seis personas, eso quiere decir que 300 personas perderán su empleo entre 2014 y 2019.

El sector semiindustrial se solidarizó para no despedir a las tripulaciones de los barcos cuya licencia ya venció . “Estamos haciendo reacomodos y ahora lo que tenemos son tripulaciones rotativas”, detalló Carranza.

En cuanto a las embarcaciones, estas se deterioran en los muelles, sin posibilidad de reconvertirlas para otro uso. “Habría que desarmarlas para volverlas a armar y en muchos casos, eso es mucho más costoso que comprar una nueva”, explicó el representante de ese sector camaronero.

A eso se suman las personas que trabajan en las plantas procesadoras, dedicadas a pelar camarones silvestres (no cultivados).

La normativa presentada la semana anterior propone trabajar en el diseño de un modelo de reconversión productiva para aquellos barcos cuya licencia expire en 2015 y 2016, el cual pueda ser replicado por otros en el futuro próximo.

Por su parte, los pescadores artesanales reclaman que las autoridades privilegian al sector arrastre, mientras ellos siguen en la pobreza y aducen que los barcos camaroneros de arrastre realizan una pesca desleal, porque al capturar otras especies aparte del camarón, los dejan sin esos recursos.

“El Incopesca no tiene capacidad de controlarlos, descargan en cualquier playa entre 3.000 y 6.000 kilos de pescado escama (especies no objetivo), incluso pargo que no llega a 300 gramos que nosotros llamamos ‘llaverito”, comentó el pescador artesanal William Carrión.

Aunque entienden los objetivos de la política, las organizaciones ambientales difieren en las medidas que contiene.

“La raíz de este problema no es una sentencia de la Sala IV. Entiendo el argumento de Incopesca de paliar la pobreza, pero presentan acciones que no se ligan con el origen del problema, que es la sobreexplotación del recurso”, comentó Quesada.

“No hay sustento técnico, lamentablemente es un sustento meramente ideológico en el sentido de que los pobres tienen derecho a accesar recursos sin importar el impacto que eso produzca. Esa es una visión cortoplacista que solo ayuda a aumentar la espiral de miseria que viven nuestras costas y no viene a resolver el problema”, puntualizó por su parte Jiménez.

Pescadores artesanales critican nueva política camaronera

Para el sector camaronero, el uso obligatorio del dispositivo excluidor de tortugas (como este de la fotografía) disminuye la pesca incidental.  | PABLO MONTIEL /ARCHIVO

Para el sector camaronero, el uso obligatorio del dispositivo excluidor de tortugas (como este de la fotografía) disminuye la pesca incidental.

La Política Nacional de Aprovechamiento Sostenible del Camarón fue presentada ayer por el Ministerio de Ambiente (Minae) y el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca).

Esta directriz es el resultado de un proceso de consulta realizado entre octubre y noviembre del 2014, en el cual participaron 292 personas de los sectores pesquero, academia y organizaciones no gubernamentales.

“En esa política se puso lo que dijeron los camaroneros, lo que dijimos los artesanales no está reflejado”, agregó Carrión.

Para Roy Carranza, dueño de un barco camaronero, el proceso de consulta sí fue inclusivo.

“Y con respecto al tema de la escama, los barcos camaroneros ticos tienen que usar excluidores de peces y tortugas. En conjunto, estos evitan el 70% de la fauna acompañante”, dijo Carranza.

El sector ambiental denunció que este proceso de consulta se limitó a “recabar las posiciones individuales de los sectores, pero no derivaron aún en resultados consensuados ni propuestas”, señalaron las 13 organizaciones en un comunicado .

“La directriz presentada nos sorprende, pues no la habíamos visto anteriormente en los talleres ni fue discutida entre nosotros como sector. Compartimos las preocupaciones de los representantes del sector de pesca artesanal, en el sentido de que esta directriz no incluye nuestras posiciones”, manifestó Marco Quesada, director de Conservación Internacional en Costa Rica.

Para Gustavo Meneses, presidente de Incopesca, este es un documento propositivo, aún abierto a sugerencias.

“Razones tenemos todos, pero las soluciones las tenemos que buscar en conjunto”, declaró.

Para Meneses, esta política se complementará con un proyecto de ley que traerá regulaciones.

¿Por qué no aprobar las licencias para pesca de arrastre?

¿Qué nos motiva a dos exministros de distintos partidos políticos y de dos carteras que, en principio, tienen poco en común para escribir el presente comentario? Nos motiva el avance acelerado y sin recato de los criterios de expertos, científicos y asesores legislativos del proyecto de ley expediente #18.968, que tiene por objeto renovar las licencias para la pesca del camarón por medio de redes de arrastre.

Recordemos que la Sala Constitucional, en agosto del 2013, declaró inconstitucionales los artículos de la Ley General de Pesca que permite la pesca de camarón con redes de arrastre por considerarlos una práctica irracional y contraria a los principios de la sostenibilidad contenidos en la Constitución Política y convenios internacionales.

Los recursos marinos, al igual que todos los recursos naturales, son el capital natural de la nación. Por lo tanto, se deben administrar como se hace con el capital financiero del Estado, de las empresas o el familiar: racionalmente y con una visión de sostenibilidad donde debemos ahorrar y capitalizar para vivir holgadamente de los rendimientos que nos pueda dar. Esos mismos principios deben ser utilizados y reflejados en la política pública que determina el uso y disfrute del capital natural. Por lo tanto, no deberíamos pescar en cantidades superiores a las que tiene el ecosistema para reponer ese recurso. Allí es donde economistas y ambientalistas se dan la mano.

Estudios y fallos. Los proponentes del recurso de inconstitucionalidad argumentaron ante la Sala que la pesca de arrastre no es solo un problema ambiental por el daño que hace al ambiente marino al pescar incidentalmente muchas otras especies de peces que no se aprovechan y se devuelve sin vida al mar, sino que, también, está generando un problema social y económico en nuestras costas al eliminar el recurso del cual dependen miles de pescadores artesanales. Esto se traduce en una menor disponibilidad de peces de interés comercial para otras pesquerías de tipo artesanal.

La FAO, organismo especializado en este tema de Naciones Unidades, compara la pesca de arrastre con la deforestación, considerándola irracional y contraria a los criterios de pesca responsable. En una exposición denominada “Estudio Mundial sobre las Pesquerías del Camarón” (Roma, 2010) pone de manifiesto los múltiples daños que la pesca del camarón con redes de arrastre causa al lecho marino, al ecosistema, la economía y la vida social de las costas. A las mismas conclusiones llegan organismos especializados y científicos costarricenses como la UNA, UCR, Marviva, Pretoma y Coopesolidar.

A los argumentos de la parte actora, la Sala resolvió en sentencia que: “En ese sentido, la pesca de camarón con redes de arrastre deviene violatoria de los derechos a la vida y la salud consagrados en el ordinal 21 constitucional, toda vez que la evidencia científica, aportada por los organismos internacionales encargados de la materia y los órganos de investigación universitarios, demuestra que esa técnica no selectiva compromete los ecosistemas marinos, la sostenibilidad del recurso marino y atenta directamente contra la seguridad alimentaria de la población y su supervivencia futura. Por esta razón, debe declararse inconstitucional mientras no se cuente con dispositivos para la disminución de la captura incidental ( Bycatch Reduction Devices ) que significativamente disminuyan la captura incidental (no todos tienen la misma efectividad y no basta con los que salvan a las tortugas)”.

Agrega la Sala: “… resulta evidente que el empleo generado por la pesca artesanal es mucho mayor que el generado por la pesca por arrastre. Así las cosas, deviene claro que la explotación de recursos marinos mediante la pesca por arrastre significa la captura indiscriminada de las especies marinas que las redes de arrastre encuentran en su camino; esto vulnera las posibilidades laborales de los pescadores artesanales y su derecho a participar en los beneficios de la explotación sostenible del ambiente”.

Ante la declaratoria de inconstitucionalidad de los artículos de la Ley de Pesca (2005) por la Sala, se presentó en la corriente legislativa el proyecto de ley expediente # 18.968 que establece la renovación de las licencias de pesca de camarón con redes de arrastre con la condición de que estas redes tengan dispositivos excluidores de tortugas y peces según las condiciones que establezca la autoridad ejecutora (Incopesca). Así, en principio, se subsanan los vicios de constitucionalidad determinados por la Sala.

En su trámite de comisión este proyecto de ley ha sido consultado a organismos científicos y especializados los cuales concluyen que no hay evidencia científica confiable de que los dispositivos citados en el proyecto de ley sean efectivos. Incluso la Unidad de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa resalta este argumento y agrega que la capacidad de la Autoridad Ejecutora (Incopesca) es muy limitada y cita un informe de la Contraloría que encontró serias deficiencias y limitadas capacidades para el manejo del recurso pesquero por parte de Incopesca.

Solución solidaria. Es claro, entonces, concluyen los expertos consultados, que el proyecto de ley se basa en propuesta técnica de naturaleza preliminar, no conclusiva y desconocida para el sector científico del país. A lo que nosotros agregaríamos que el simple hecho de citar que el Incopesca establecerá las regulaciones técnicas y científicas que aseguren una técnica de arrastre sustentable no es suficiente argumento para re-establecer el uso de estas redes.

Hoy, dos terceras partes del camarón que se comercializa viene de actividades acuícolas y una tercera parte proviene de la pesca con redes de arrastre, la cual viene en franca disminución en sus capturas anuales y está próxima a colapsar producto de décadas de pesca irracional.

Ante la resolución de la Sala el país debe pensar en otras opciones al restablecimiento de las licencias y se debería buscar un proceso que sea sensible y solidario con los industriales de la pesca del camarón donde el Gobierno determine mecanismos compensatorios transitorios, como se hace en otras naciones.

Por más que consideramos este tipo de pesca contrario al manejo sostenible de nuestro capital natural tenemos que ser honestos y reconocer que esta práctica ha sido legal y desarrollada por empresarios emprendedores. La solución, por lo tanto, debe ser solidaria y justa para con ellos.

Sala IV acoge recurso contra Incopesca por renovar licencias pese a que medida cautelar se lo prohibía

La Sala Constitucional acogió para su estudio un recurso de amparo presentado el viernes 21 de marzo por la Organización No Gubernamental  MarViva en contra del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), debido a que esta última entidad renovó tres licencias de pesca de camarón con redes de arrastre, cuando existía una medida cautelar de la Sala que lo impedía.

En virtud de ello Incopesca debe presentar, tres días después de recibir la notificación en sus oficinas, un informe a la Sala explicando las razones por las que renovó dichas licencias.

La restauración de esas licencias ocurrió durante el 2013, siendo que desde setiembre del 2012 la Sala emitió una medida cautelar prohibiendo renovar licencias para la pesca de arrastre, dice MarViva.

El problema no es la pesca de camarón, sino la captura de otras especies que capturan las redes de arrastre y son tiradas sin vida al mar.

El problema no es la pesca de camarón, sino la captura de otras especies que capturan las redes de arrastre y son tiradas sin vida al mar.(MARVIVA PARA GN)

En agosto del 2013 la Sala declaró inconstitucional la pesca de arrastre. Recientemente el Incopesca aplicó por primera vez suspensión de una licencia, sin embargo, deberá explicar porqué extendió por seis años tres de ellas, que vencerán en el 2019.

El recurso es contra Luis Dobles, presidente ejecutivo de Incopesca y contra el director del departamento de Registro.

La vocera de la Sala IV, Vanlly Cantillano, confirmó que la Sala dio curso al amparo de MarViva y dijo que todavía está en trámite la notificación que realiza la oficina encargada de esos asuntos en Puntarenas.

Luis Dobles, presidente ejecutivo del Incopesca, confirmó que no ha recibido la notificación e indicó que no comparte la interpretación de MarViva en el sentido de que la Sala IV dictó una medida cautelar que le impedía al Instituto renovar licencias.

Destacó que antes de que la sentencia quedara en firme habían trámites en proceso y otros ya concluidos para que esos tres barcos tuvieran su permiso renovado y la administración no podía tener una bola de cristal para saber cómo iba a ser la sentencia.

"La administración no podía paralizar o decirle a la gente que no se hacían trámites sin saber si habría una sentencia parcial o total. Lo actuado se ajusta a derecho", agregó Dobles, quien es abogado.

Actualmente la pesca arrastrera sigue, pero conforme se vayan venciendo las licencias se deben cancelar, según el fallo de la Sala.

A inicios de este mes hubo una manifestación en la Asamblea para oponerse a un proyecto de Ley que busca evitar el cierre de la actividad que realizan unos 40 barcos camaroneros en el océano Pacífico.

Sobre ese proyecto Luis Dobles afirmó que lo apoya porque pretende ajustarse a la sentencia que declaró inconstitucional la pesca de arrastre, no por el arte en sí, sino por la forma y las condiciones en que hasta hoy se realiza.

"La Sala dijo que las licencias de pesca de orilla con redes de arrastre pueden ser recuperadas. Lo anterior, en el tanto exista un proyecto sustentado en estudios técnicos que demuestre el uso de dispositivos excluidores de peces, que garanticen la salida de la fauna de acompañamiento y fauna incidental de las redes", acotó.

"Estamos de acuerdo con el trámite, el Incopesca ya emitió criterio positivo y esperamos el resultado, ya que es la única posibilidad de que esa pesca siga adelante", puntualizó.

INCOPESCA afirma que pesca de arrastre sí puede hacerse de forma sostenible

Video: http://www.teletica.com/Noticias/21753-INCOPESCA-afirma-que-pesca-de-arrastre-si-puede-hacerse-de-forma-sostenible.note.aspx

La Sala IV declaró inconstitucional el uso de redes de arrastre en la pesca de camarón. Pero en el voto hay una salvedad: puede volver a permitirse si se demuestra que es una práctica sostenible.

Por eso, cientos de camaroneros se lanzaron este lunes a las calles.

El Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) prepara un proyecto de ley junto con los camaroneros para demostrar que la pesca de arrastre puede llegar a ser sostenible.

Según la institución, más de 700 personas viven de esta actividad. Pero grupos ambientalistas aseguran que la práctica es una de las más dañinas para el ecosistema marino, ya que atrapa peces, tortugas y otros animales.

El voto de la Sala IV le permite a los 45 camaroneros seguir practicando la pesca de arrastre en el país hasta que sus licencias expiren. Este año vencen 3 en diciembre y en el 2014 pierden validez otras 5. Y el resto de las licencias vence, en su mayoría, en el 2015.

Según los ambientalistas, ese es un plazo prudencial para que los camaroneros de arrastre busquen una actividad más sostenible.

Los ambientalistas aseguran que del total de lo pescado por una embarcación que practica pesca de arrastre de camarón, sólo el 5% corresponde a camarón y que el 95% restante lo conforman especies juveniles de peces y tortugas.

 

A 43 embarcaciones se les autoriza a exportar aletas de tiburón

Video: http://www.teletica.com/Noticias/84138-A-43-embarcaciones-se-les-autoriza-a-exportar-aletas-de-tiburon.note.aspx

A 43 embarcaciones que han sido divisadas dentro el área protegida de la Isla del Coco se les permite, por medio de un decreto, la exportación de aletas de tiburón martillo.

La Isla del Coco es una de las zonas más vulnerables del país sin embargo en ella se pueden observar varias especies de tiburones como el martillo, que son amenazadas constantemente por embarcaciones pesqueras que ingresan dentro de los 8 kilómetros de zona protegida.

El reciente decreto emitido por el gobierno en el cual se permite la exportación de aleta de tiburón martillo ha generado molestia en varios sectores. Uno de ellos son los mismos guardaparques del Parque Nacional Isla del Coco.

Un informe elaborado por ellos señala que 14 embarcaciones que han sido divisadas dentro del área protegida, algunas incluso con llamados de atención y proceso judiciales abiertos, exportaron aleta de tiburón en  diciembre pasado gracias a la directriz del gobierno.

Otras 29, en la misma condición podría exportar sin ningún problema la aleta igualmente han sido divisados algunas hasta en dos oportunidades dentro del Parque Nacional.

Según el informe del cual Telenoticias tiene copia algunas de las embarcaciones que ya exportaron y han sido divisadas dentro del aérea de protección son: Nort star, Susan, El chingo, Don miguel, Mar bella y Coopepez IX.

Entre las que cuentan con el aval para exportar las aletas están: Capitán richar, Marisol, Abatros I y Shekina II.

La legislación nacional y el convenio Cites permiten la pesca y aprovechamiento del tiburón martillo siempre y cuando el cuerpo sea llevado a puerto manteniendo las aletas adheridas al cuerpo de forma natural.

Se otorgó durante el mes de diciembre de 2014 y febrero de 2015 dos permisos para exportar aletas de tiburón martillo, respetando y en consonancia con los acuerdos internacionales, incluidos los de incorporar especies de tiburón martillo en el apéndice II de Cites.

Nos informan que en ambos casos, parte de la pesca se dio incluso antes del 14 de setiembre del año pasado, fecha de entrada en vigencia de los efectos de la incorporación del tiburón martillo en el anexo II de Cites.

Nuevo decreto tolera pesca de tiburones juveniles

Al establecerse tallas mínimas de captura, le permite a las especies ser pescadas una vez se hayan reproducido (aunque sea una vez). Así se garantiza la sostenibilidad de la población y disponibilidad del recurso.  | LN

Al establecerse tallas mínimas de captura, le permite a las especies ser pescadas una vez se hayan reproducido (aunque sea una vez). Así se garantiza la sostenibilidad de la población y disponibilidad del recurso.

El Decreto N.° 38027-MAG pretende regular la pesca de tiburones a partir de una talla mínim; es decir, permite la captura de escualos cuyo tamaño sea mayor al establecido.

Sin embargo, la misma directriz se contradice al determinar un margen de tolerancia que avala pescar tiburones, cuyo tamaño sea entre 10 y 30% inferior a esa talla mínima.

Eso estaría permitiendo la captura de juveniles, ya que esa talla mínima se estableció a partir del criterio de primera madurez sexual; esto es, el tamaño en que esa especie empieza a reproducirse y se hace adulta.

El decreto data de la administración de Laura Chinchilla, pero fue publicado, este febrero, en el diario oficial La Gaceta y tiene con un periodo de implementación de dos años.

El Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), mediante acuerdo AJDIP/105-2013, fue el encargado de elaborar esta tabla de tallas mínimas para ocho especies de tiburones.

“Técnicamente, la tabla de tallas mínimas está bien”, reconoció Rándall Arauz, presidente de la organización Pretoma, y agregó: “Pero esos porcentajes de tolerancia constituyen un portillo. Estamos diciendo que se pueden pescar tiburones martillo un 30% más pequeños que el mínimo. Se está pasando de capturar un adulto a capturar un juvenil”.

El mismo decreto justifica esta medida al argumentar que las artes de pesca no son selectivas y siempre existe pesca incidental (accidental). Para no desperdiciar lo que no se pudo regresar con vida al mar, se determinaron esos intervalos de tolerancia.

“Debido a la selectividad de las artes de pesca y a la variabilidad de tallas y pesos de los tiburones capturados, se presenta una desviación en las tallas de captura de estas especies con respecto a las tallas de primera madurez determinadas, lo que conlleva a establecer rangos de tolerancia en cuanto los desembarques de tiburones que se hayan capturado por debajo de la talla de primera madurez y que no haya podido regresarse al mar con vida”, se lee en el documento.

“Queramos o no, siempre hay un riesgo de captura incidental y, por eso, se manejan esos márgenes de tolerancia”, declaró Gustavo Meneses, actual presidente de Incopesca, quien añadió: “Aquí el punto es cuál es ese nivel de tolerancia que se puede manejar. Dentro del monitoreo que la institución vaya realizando, se harán los ajustes necesarios y esto de la mano del mismo sector”.

“Para eso será clave la sistematización de datos, porque actualmente no hay seguridad estadística de pesquerías. Se requiere llevar un monitoreo sobre las especies objetivo y las especies de pesca incidental para llevar una estadística al día y tener control sobre las reservas ( stocks )”, manifestó Fernando Mora, viceministro de Aguas y Mares del Ministerio de Ambiente (Minae).

Este decreto de elasmobranquios (incluye tiburones y rayas) complementa al publicado en marzo de 2013 sobre tallas mínimas para especies de interés comercial, en cumplimiento con lo solicitado por la Contraloría de la República en 2012 y fue reiterado en un informe del 2014.

Tabla de tallas mínimas para tiburones, Decreto N.° 38027-MAG

Tabla de tallas mínimas para tiburones, Decreto N.° 38027-MAG

Medida de conservación. Al establecerse tallas de primera madurez sexual, se está invirtiendo en la sostenibilidad de las poblaciones, ya que se garantiza la reproducción de las especies para que así aporten nuevos individuos y se cuente con el recurso a futuro.

En este sentido, las tallas mínimas de captura constituyen una medida de manejo y ordenamiento para las pesquerías, lo cual favorece la conservación y aprovechamiento sostenible del recurso marino.

Además, ese “espíritu” va acorde al Código de Conducta para la Pesca Responsable, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), adoptado por Costa Rica, que promueve medidas para reducir la pesca incidental y reducir los descartes.

En el caso del decreto para elasmobranquios, Incopesca estableció la talla mínima de algunas especies –como tiburón tigre y punta negra– a partir de la longitud total.

En el caso del tiburón sedoso y martillo, esa talla viene dada por la longitud del dorso precaudal, la cual se mide desde el inicio de la aleta dorsal hasta el principio de lo comúnmente llamado cola.

El tiburón azul es el único cuya talla se mide a partir de la longitud interdorsal, que es la distancia entre la primera y segunda aleta dorsal.

“Lástima que con esa medida de tolerancia dan al traste con la buena intención de la regulación”, manifestó Arauz.

Prohibiciones. En cuanto a las rayas, este decreto prohíbe la captura de la mantarraya, la raya diablo y la raya látigo.

Esto obedece a una medida precautoria ante la inexistencia de estudio técnicos que demuestren que la pesca de rayas no atenta contra la sostenibilidad del recurso marino. “Los análisis preliminares relativos a la biomasa de las manta rayas motivan la adopción de medidas de naturaleza precautoria para asegurar la conservación de largo plazo de estas especies de interés comercial y el incremento de su biomasa”, señala el decreto.

El mismo principio precautorio se aplica en el caso del tiburón punta blanca oceánico.

Experto mundial pide a Costa Rica cautela en comercialización del tiburón

Costa Rica, junto con Honduras y Brasil, propuso incluir al tiburón martillo en el Apéndice II de Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites).

En marzo de 2013, Cites acogió esta petición. Así, tres especies de tiburón martillo ( Sphyrna lewini, Sphyrna mokarran ySphyrna zygaena) fueron incluidas en el Apéndice II; que si bien no prohíbe su comercialización, sí la regula.

Esta medida dispuesta por Cites entró en vigencia en setiembre de 2014. Para ello, los países requieren un instrumento de carácter técnico y científico que garantiza que esa comercialización no perjudica la supervivencia de la especie, e incluso establece cuotas de aprovechamiento para no reducir las poblaciones a un estado crítico.

Ese instrumento se llama dictamen de extracción no perjudicial (DNP). Además, este DNP contempla la trazabilidad del producto pesquero desde que se descarga en muelle hasta que se exporta, para así asegurarse de que sea el mismo.

El tiburón martillo es especie clave en Isla del Coco.  | CORTESÍA DE ACMIC

El tiburón martillo es especie clave en Isla del Coco. | CORTESÍA DE ACMIC

"El tema de fondo es que estas especies ingresaron al Apéndice II porque están en problemas en cuanto a su conservación. Al tomarse esta medida (entrar a este apéndice), los gobiernos deben realizar los estudios necesarios para probar que esas exportaciones no están dañando a la población. Entonces, si no hay los estudios necesarios y no está lista la documentación, nadie puede decir a ciencia cierta que efectivamente esa acción es sustentable y entonces se da un cuestionamiento al país", explicó Maximiliano Bello, experto en tiburones de la organización internacional Pew Trust, ante consulta de La Nación.

Costa Rica aún no cuenta con un DNP, ya está trabajando en este y espera tenerlo en seis meses. Aún así, en diciembre y febrero, Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) -autoridad administrativa de Cites- hizo dos excepciones, por lo que se autorizó la exportación de 650 kilogramos de aletas de tiburones Sphyrna lewini y Sphyrna zygaena en total por los dos cargamentos.

Entre sus argumentos, Sinac se basó en el criterio del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) de que los barcos, que pescaron los tiburones en cuestión, salieron al mar antes del 14 de setiembre del 2014, es decir, en fecha anterior a la entrada en vigencia de la disposición de Cites.

"Me parece apresurado, cuando el Gobierno está trabajando en un dictamen, haber empezado a hacer exportaciones sin tener este dictamen listo. No veo cuál es el apuro", dijo Bello y agregó: "Además, las aletas de tiburón se exportan secas. Entonces, nadie puede decir que requiere exportar porque se están echando a perder, no pueden estar más congeladas o el producto se está malogrando".

Para Bello, Cites no obstaculiza la comercialización, lo único que pide es que esta se haga de una manera sustentable. Sinac decidió no dar más permisos de exportación de aletas de tiburón martillo hasta no contar con el DNP.

"El hecho de que Costa Rica haya sido uno de los proponentes de la inclusión del tiburón martillo es Cites, lo hace más vulnerable tanto a las críticas como a la exposición internacional. Hay países que no querían que esto sucediera (la inclusión del tiburón martillo en el Apéndice II) y esta situación lo vuelve complejo. Con mayor razón, Costa Rica debería tomar una posición más precautoria y a la luz de eso, terminen los estudios y definan los números para la exportación de aletas, así se deja trazado el uso sustentable", manifestó Bello.

ARCHIVO: Resolución de SINAC que autoriza exportación de aletas de tiburón martillo, febrero 2015

Ministerio de Ambiente reitera que aleteo de tiburón es ilegal en Costa Rica

Tiburón martillo en la isla del Coco. El aleteo en Costa Rica es legal si se comercializa todo el animal.

Tiburón Martillo

El ministro de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez, descartó que en el país se exporten aletas de tiburón provenientes del aleteo, práctica que implica cortar las aletas y desechar el cuerpo del animal sin aprovecharse.

Con esa aseveración, Gutiérrez respondió a las críticas en redes sociales con respecto al permiso otorgado por las autoridades de Gobierno para la exportación de 411 kilogramos de aletas de tiburón martillo, en diciembre del 2014, que supuestamente violentan las disposiciones de la Convención Sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES).

Gutiérrez reiteró que el aleteo es prohibido en Costa Rica por la Ley de Pesca y Acuicultura, aunque aclaró que sí es legal comercializar productos de tiburón cuando este es descargado entero en puerto. Es más, el ministro de Ambiente consideró que esta es una forma de aprovechar el animal que es producto de la pesca incidental (accidental) y así se evitan los descartes que promueven una pesca insostenible.

Con respecto al cuestionado cargamento de aletas para exportación, el jerarca aseguró que estas fueron descargadas junto al cuerpo del animal previo a la inclusión del tiburón martillo en el Apéndice II de CITES, tratado internacional que no prohíbe la comercialización de la especie pero sí la regula, por lo que no se contrarió lo dicho en esa convención.

Indignados por exportación de aletas de tiburón

Grupos ambientalistas y ciudadanos se reunieron frente a las oficinas del Ministerio de Ambiente (Minae) para manifestar su descontento en cuanto al aprovechamiento del recurso tiburón.  | JORGE ARCE

Grupos ambientalistas y ciudadanos se reunieron frente a las oficinas del Ministerio de Ambiente (Minae) para manifestar su descontento en cuanto al aprovechamiento del recurso tiburón.

Manifestantes pidieron ayer explicaciones a las autoridades del Ministerio de Ambiente (Minae) por autorizar la exportación de 239 kilogramos de aletas de tiburón martillo. Luego se dirigieron a la Asamblea Legislativa.

Las especies de tiburón martillo común ( Sphyrna lewini) y tiburón martillo liso ( Sphyrna zygaena), cuyas aletas conformaban el cargamento que se exportó en enero, están incluidas en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites).

Si bien esta inclusión en el Apéndice II no prohibe el comercio de tiburón martillo, sí lo regula.

Para ello, los países firmantes del tratado internacional -como Costa Rica- deben contar con un dictamen de extracción no perjudicial (DNP), instrumento de carácter técnico y científico que garantiza que esa comercialización no perjudica la supervivencia de la especie, e incluso establece cuotas de aprovechamiento para no reducir las poblaciones a un estado crítico.

Además, el DNP contempla la trazabilidad del producto pesquero desde que se descarga en muelle hasta que se exporta, para así asegurarse de que sea el mismo.

Costa Rica aún no cuenta con DNP. Se prevé que el instrumento estará listo en unos seis meses.

Ambientalistas preparan protesta por exportación de aletas de tiburón

Defensores del ambiente preparan para este jueves una protesta contra el Gobierno por la exportación de aletas de tiburón.

El martes, el Ministerio de Ambiente anunció que emitió un decreto para prohibir esa práctica comercial.

Sin embargo, el Ministerio mantiene vigentes los permisos que se otorgaron antes de la firma del decreto.

Lo que quedó claro en el decreto es que el Minae no tramitará en adelante permisos de exportación de aletas de tiburón martillo.

La manifestación de mañana será al medio día, frente al edificio del Ministerio del Ambiente.

Gobierno promete controlar pesca de tiburón en Isla del Coco tras denuncias

Video: http://www.teletica.com/Noticias/84221-Gobierno-promete-controlar-pesca-de-tiburon-en-Isla-del-Coco-tras-denuncias.note.aspx

Un informe elaborado por guardaparques de la Isla del Coco, señala que se han divisado al menos 14 navíos pescando tiburones dentro del área protegida del parque. Aunque algunos de estos tienen permiso para practicar este tipo de pesca, poseen registradas llamadas de atención y procesos judiciales abiertos.

Ante esto, autoridades del Minae aseguran que desconocían que embarcaciones con permiso para este tipo de pesca tienen estas faltas.

Geiner Golfín, administrador de la isla, se comunicó a Telenoticias para comentar respecto a esta situación.

Sin embargo, Fernando Mora, viceministro de Aguas y Mares, indicó que las denuncias efectuadas por el administrador del parque, son sólo percepciones.

El decreto que permite la exportación de aleta de tiburón martillo fue emitido a finales del 2014 e indica que esta actividad puede desarrollarse, siempre y cuando el cuerpo sea llevado a puerto, manteniendo las aletas adheridas a animal de forma natural.

Sinac no dará permisos para exportar aletas de tiburón martillo

Costa Rica promovió  la inclusión del tiburón martillo en el Apéndice II de Cites, junto a Honduras y Brasil.  | AFP

Costa Rica promovió la inclusión del tiburón martillo en el Apéndice II de Cites, junto a Honduras y Brasil. | AFP

El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) no dará más permisos para exportar aletas de tiburón martillo hasta tanto no se cuente con el dictamen de extracción no perjudicial (DNP), instrumento que estará listo dentro de seis meses.

Así lo confirmó Julio Jurado, director del Sinac, ante el cuestionamiento formulado por la organización Pretoma sobre la autorización dada por esta entidad para la exportación de 239 kilogramos de aletas de tiburón martillo común ( Sphyrna lewini ) y tiburón martillo liso ( Sphyrna zygaena ).

“Ya no habrá más permisos de exportación hasta que no esté listo el DNP”, recalcó Jurado.

En el país, el Sinac es la autoridad administrativa de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites) y tiene la última palabra a la hora de autorizar o denegar la comercialización de especies incluidas en los tres apéndices de este tratado.

De hecho, en marzo del 2013, se incluyeron tres especies de tiburón martillo en el Apéndice II: martillo común ( Sphyrna lewini ), martillo gigante ( Sphyrna mokarran ) y martillo liso ( Sphyrna zygaena ).

Al ser incorporadas en el Apéndice II, no se prohíbe su comercialización (como sí sucede cuando están en el Apéndice I), pero sí se regula, y los países firmantes de la convención –como Costa Rica– deben garantizar que la extracción no atente contra la sostenibilidad del recurso marino.

Para ello, los países requieren un DNP. Este es un instrumento de carácter técnico y científico que garantiza que esa comercialización no perjudica la supervivencia de la especie, e incluso establece cuotas de aprovechamiento para no reducir las poblaciones a un estado crítico.

Además, el DNP contempla la trazabilidad del producto pesquero desde que se descarga en muelle hasta que se exporta, para así asegurarse de que sea el mismo.

Costa Rica está trabajando en el diseño de este DNP y espera tenerlo en seis meses, aunque desde el 14 de setiembre del 2014 entró a regir la medida de Cites para el tiburón martillo.

“No estamos obviando el DNP. Es más, en la resolución de Sinac, se le da un plazo de seis meses al Consejo de Representantes de la Autoridad Científica de Cites (Crac-Cites) para elaborarlo y nos vamos a sujetar a lo que diga”, enfatizó Jurado.

La crítica de Pretoma, dada a conocer por su director, Randall Arauz, es que se otorgaron dos permisos de exportación posteriores a esa fecha (setiembre 2014) y en ausencia de DNP.

Casos. En diciembre del 2014, Sinac –tomando en cuenta un criterio favorable por parte de Crac-Cites– autorizó la exportación de 411 kilogramos de aletas de tiburón martillo de las especies Sphyrna lewini y Sphyrna zygaena. Y en enero pasado, Sinac y Crac-Cites recibieron una segunda solicitud, esta vez para exportar 239 kilogramos de aletas de estas mismas especies de escualos.

En esa ocasión, Sinac y Crac-Cites no compartieron criterio, pues la primera entidad dijo que era necesario contar con el DNP. Sinac, facultado por reglamento, decidió apartarse de tal postura y avaló la exportación.

Según Jurado, se basaron en el criterio del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) –considerado por Sinac como la autoridad científica en pesquerías– de que los barcos que pescaron los tiburones en cuestión salieron al mar antes del 14 de setiembre del 2014, fecha anterior a la entrada en vigencia de la disposición de Cites.

Asimismo, Sinac tomó en cuenta los Formularios de Inspección y Autorización de Desembarque (FIAD), donde se dice que los tiburones capturados eran producto de la pesca incidental (accidental), derivada del uso de artes de pesca no selectiva por parte de los palangreros. Esto hace que se capturen otras especies que no son su objetivo.

“Del total de lo descargado, solo el 3% era tiburón martillo. Entonces, era pesca incidental”, comentó Jurado.

El Ministerio de Ambiente (Minae), en un comunicado, detalló: “En Costa Rica la pesca del tiburón martillo es incidental, es decir, se da una captura de especies que no son el objetivo de pesca, esto debido a que el arte de pesca utilizado por los pescadores y que se conoce como palangre, consiste de una línea larga de la que se penden los anzuelos y por lo que se produce una pesca de distintas especies que conviven en la zona de pesca y que, por lo tanto, no permiten capturar una sola especie en particular”.

Según el director del Sinac, ese producto ya descargado (las aletas) no tenía salida en el mercado nacional, por lo que –si no se otorgaba el permiso– terminaría desperdiciándose.

“Además, ya existía un precedente”, detalló Jurado, en referencia a la exportación avalada en diciembre del 2014.

Al respecto, Minae agregó: “Los dos permisos para la exportación de aleta de tiburón martillo que ha otorgado el Sinac, en su calidad de Autoridad Administrativa CITES de Costa Rica, fueron dados ante solicitudes específicas de empresas exportadoras de productos pesqueros, considerando el carácter incidental de la pesca realizada, la trazabilidad de la legalidad de la captura realizada, los aspectos socioeconómicos de la pesquería y la constatación de que los tiburones fueron descargados con las aletas adheridas de forma natural a sus cuerpos. No se trata de ninguna autorización en general. En estos casos, parte de la pesca se dio incluso antes del 14 de setiembre del año pasado, fecha de entrada en vigencia de los efectos de la incorporación del tiburón martillo en el Anexo II de CITES”.

Para Arauz, en estos casos debió imperar el principio precautorio, que dice: a falta de estudios, lo conveniente es abstenerse de aplicar una medida que pueda atentar contra el ambiente.

Ministerio de Ambiente congela por seis meses exportaciones de tiburón martillo

San José, Costa Rica | AFP | El ministerio del Ambiente decretó este martes una suspensión por seis meses de los permisos para exportación de tiburón martillo, luego de que sectores ambientalistas denunciaran la violación de un convenio internacional suscrito por el país para la protección de la especie.

El director ejecutivo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), Julio Jurado, anunció que no se otorgarán más permisos para la exportación de tiburón hasta que no esté listo un dictamen de extracción no perjudicial, lo cual ocurrirá en aproximadamente seis meses.

El dictamen, explicó el funcionario, consistirá en un informe técnico que permitiría determinar si es posible la explotación del tiburón martillo sin riesgo para su sobrevivencia, con base en el cual el gobierno deberá definir una posición.

El tiburón martillo está incluido en el anexo II del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), y Costa Rica fue uno de los países más activos en promover la inclusión de esta especie en dicha lista.

Sin embargo, el 16 de febrero de 2015, el SINAC autorizó la exportación de tiburón martillo a la empresa Smalley Development S.A, lo cual desató una polémica, pues varias organizaciones calificaron el hecho como una contradicción flagrante con las políticas ambientales del país.

El Instituto de Oceanología de Costa Rica presentó una denuncia ante la Contraloría General de la República, en la que asegura que el SINAC autorizó la exportación de aletas de tiburón, una práctica que además está prohibida por la legislación interna.

El ministro del Ambiente, Edgar Gutiérrez, rechazó este martes las acusaciones de los ambientalistas y aseguró que nunca el gobierno ha autorizado el aleteo, una práctica que consiste en separar las aletas, la parte comercialmente más valiosa del cuerpo del animal, y desechar el resto.

Los expertos consideran que esta práctica ha llevado a varias especies de tiburón al filo de la extinción, razón por la cual el movimiento ambientalista dio una larga lucha en Costa Rica por la promoción de una ley que la prohibiera.

Gutiérrez dijo que lo que se autorizó fue un único cargamento de aletas que fueron descargadas pegadas al cuerpo del tiburón -lo cual no es contradictorio con la legislación local e internacional- y que habían sido capturadas incidentalmente.

Anuncios