Me Llamó la Atención un Artículo “La hora de los monstruos”; por Carlos Alberto Montaner; Ya que, Me Recuerda la Famosa Película “The Sixth Sense”; el la Cual

“El Dr. Malcolm Crowe (Bruce Willis), un psicólogo infantil, un ex paciente a quien trataba cuando era un niño por sufrir alucinaciones, Vincent, le dispara a Malcolm en el abdomen, antes de dispararse a sí mismo…

En el siguiente otoño, Malcolm comienza a trabajar con otro paciente, un niño de ocho años llamado Cole Sear (Haley Joel Osment), cuyo caso es similar al de Vincent. Malcolm se dedica al niño, a pesar de que es perseguido por las dudas sobre su capacidad para ayudarlo después de su fracaso con Vincent…

Una vez que Malcolm gana la confianza del niño, Cole finalmente habla con él, "Veo gente muerta… caminando como gente normal…. Ellos no saben que están muertos."…

Él le sugiere a Cole que él debe tratar de encontrar un propósito por su don de comunicarse con los fantasmas y tal vez ayudarles con sus asuntos sin terminar en la Tierra. Al principio, Cole no está dispuesto ya que los fantasmas lo aterrorizan, pero finalmente decide probarlo…

Aprendiendo a vivir con los fantasmas, Cole empieza a encajar en la escuela y obtiene un papel importante en una obra de teatro, a la que asiste Malcolm…

Malcolm regresa a su casa, donde encuentra a su mujer dormida en el sofá con la reproducción de vídeo de la boda de la pareja, video que varias veces Anna observa. Mientras ella duerme, Anna le pregunta a su marido por qué la dejó. Entonces de su mano cae el anillo de bodas de Malcolm, quien de repente descubre que no lo lleva puesto. Malcolm recuerda lo que Cole dijo acerca de los fantasmas y el psicólogo se da cuenta de que él realmente fue asesinado por Vincent y era sin saberlo un fantasma todo el tiempo que estaba trabajando con Cole. Gracias a los esfuerzos de Cole, Malcolm consigue terminar sus asuntos, rectifica su falta de comprensión y ayuda a Vincent a estar finalmente completo, a través de la ayuda que le proporciona a Cole… The Sixth Sense

Porqué Me Recuerda “La hora de los monstruos”; por Carlos Alberto Montaner la Película “The Sixth Sense”; Simple y Sencillamente Porque Montaner No Se Ha Dado Cuenta de Que los Monstruos Son Ellos, Y Que las Causas Por los Que Han Fracasado Han Sido Precisamente Por No Haber Seguido sus Propios Consejos y Hacer las Cosas Como Es Debido Desde un Principio.

Dice Montaner

“Las preguntas son muy incómodas. ¿Por qué las sociedades eligen gobernantes antisistema que las conducen al despeñadero? ¿Por qué los venezolanos votaron a Hugo Chávez a finales de 1998, los griegos acaban de hacerlo con Alexis Tsipras y es posible que los españoles repitan esa forma de suicidio cívico dentro de unos meses dándole la mayoría de sus votos a Pablo Iglesias, un neocomunista simpatizante del chavismo, como lo calificó, muy orgulloso, Diosdado Cabello, presidente del Congreso en Venezuela y el poder tras el delirante trono de Nicolás Maduro, ese ornitólogo y médium, experto en la comunicación con los pájaros y los muertos?”…

Después Él Mismo Se Da la Respuesta

El consenso general define estos diez principios:

1. Todas las personas, y muy especialmente quienes participan del poder, tienen que colocarse bajo la autoridad de la ley y no puede existir impunidad para los violadores de las normas.

2. Es indispensable la transparencia total en los actos de gobierno y la rendición de cuentas periódicas y obligatorias.

3. La Constitución existe para proteger los derechos de los individuos, incluso y especialmente de la voluntad de las mayorías.

4. El Estado posee el monopolio de la violencia por libre delegación de la sociedad, que regulará y vigilará el uso de esta delicada facultad por medio de quienes administran la justicia.

5. La justicia (y la solución de los conflictos) tiene que ser absolutamente independiente, razonablemente eficiente, rápida y ajustada a derecho.

6. La actitud y el comportamiento de los funcionarios, tanto de los elegidos como de los contratados, deben estar teñidos por el espíritu de servicio público. Los funcionarios forman parte de la administración del Estado para servir a la sociedad dentro de las reglas. No están ahí para mandar, sino para obedecer a quienes les pagan sus salarios por medio de los impuestos.

7. El método de cooptación y reclutamiento en la esfera pública es la meritocracia y no la arbitrariedad partidista ni el clientelismo.

8. Las personas deben percibir que tienen una posibilidad razonable de “buscar la felicidad”, siempre y cuando actúen dentro de las reglas. No se define esa fórmula vaga porque la felicidad o el sentido del éxito personal varían notablemente.

9. Es vital que los individuos perciban que, si estudian, trabajan, se esfuerzan y cumplen las reglas, sus formas de vida mejorarán paulatinamente.

10. Una democracia liberal no puede darles la espalda a los ciudadanos que padecen serias desventajas. La cohesión social aumenta cuando está presente la solidaridad.

Pero Increíblemente le Achaca el Problema a Quienes Tratan de Resolverlo Para Lograr una Sociedad Mayoritaria (Democracia) Más Justa y Equitativa.

“Cuando uno o más de estos principios comienzan a ser ignorados y esa hipócrita transgresión coincide con una crisis económica severa, ante los ojos de muchas personas, poco a poco, se devalúa la forma de relación entre sociedad y Estado conocida como “democracia liberal”. Es en ese punto cuando proliferan los “indignados” y los antisistema.”…

En Vez de Hacerlo Con Quienes Son los Verdaderos Responsables del Debacle, el Neoliberalismo Económico y Comercial de los Ultra Capitalistas de la Denominada “Democracia Liberal”.

Para No hacer Uso de la Demagogia, la Retórico y Falacia y la Tergiversación Política que Hace Montaner Con los “Empleos” Descritos, Aquí les Dejo Uno Más Local y Cercano Acerca de lo Que Se Consigue para la Mayoría de la Sociedad Implementando una “Democracia Liberal” Como la Que Montaner Sugiere: “La economía de Guatemala flota; la población se hunde”. Relacionadas: “Canciller Édgar Gutiérrez: ‘Cuando llega tarde, la justicia pierde fuerza’”; ‘Luchamos por responder a población que clama justicia’.

¡No Se Porqué Guatemala y su Sistema de Justicia Me Recuerdan al Arismo, al Laurismo y su Red de Cuido de Políticos Corruptos!

¿Serán Reminiscencias de un Pasado Irrescatable?  

   

 

La hora de los monstruos POR CARLOS ALBERTO MONTANER

FOTOFILTRO/NORBERTO H. LABIOSAResultado de imagen para carlos montaner

Las preguntas son muy incómodas. ¿Por qué las sociedades eligen gobernantes antisistema que las conducen al despeñadero? ¿Por qué los venezolanos votaron a Hugo Chávez a finales de 1998, los griegos acaban de hacerlo con Alexis Tsipras y es posible que los españoles repitan esa forma de suicidio cívico dentro de unos meses dándole la mayoría de sus votos a Pablo Iglesias, un neocomunista simpatizante del chavismo, como lo calificó, muy orgulloso, Diosdado Cabello, presidente del Congreso en Venezuela y el poder tras el delirante trono de Nicolás Maduro, ese ornitólogo y médium, experto en la comunicación con los pájaros y los muertos?

La clave está en la fragilidad de las democracias liberales, un frágil diseño institucional surgido a finales del siglo XVIII para ponerle fin al “antiguo régimen”. Es una forma de gobierno, basada en las libertades políticas y económicas, que exige el inexorable cumplimiento de los principios en los que se sustenta y proclama para poder prevalecer. El consenso general define estos diez principios:

1. Todas las personas, y muy especialmente quienes participan del poder, tienen que colocarse bajo la autoridad de la ley y no puede existir impunidad para los violadores de las normas.

2. Es indispensable la transparencia total en los actos de gobierno y la rendición de cuentas periódicas y obligatorias.

3. La Constitución existe para proteger los derechos de los individuos, incluso y especialmente de la voluntad de las mayorías.

4. El Estado posee el monopolio de la violencia por libre delegación de la sociedad, que regulará y vigilará el uso de esta delicada facultad por medio de quienes administran la justicia.

5. La justicia (y la solución de los conflictos) tiene que ser absolutamente independiente, razonablemente eficiente, rápida y ajustada a derecho.

6. La actitud y el comportamiento de los funcionarios, tanto de los elegidos como de los contratados, deben estar teñidos por el espíritu de servicio público. Los funcionarios forman parte de la administración del Estado para servir a la sociedad dentro de las reglas. No están ahí para mandar, sino para obedecer a quienes les pagan sus salarios por medio de los impuestos.

7. El método de cooptación y reclutamiento en la esfera pública es la meritocracia y no la arbitrariedad partidista ni el clientelismo.

8. Las personas deben percibir que tienen una posibilidad razonable de “buscar la felicidad”, siempre y cuando actúen dentro de las reglas. No se define esa fórmula vaga porque la felicidad o el sentido del éxito personal varían notablemente.

9. Es vital que los individuos perciban que, si estudian, trabajan, se esfuerzan y cumplen las reglas, sus formas de vida mejorarán paulatinamente.

10. Una democracia liberal no puede darles la espalda a los ciudadanos que padecen serias desventajas. La cohesión social aumenta cuando está presente la solidaridad.

Cuando uno o más de estos principios comienzan a ser ignorados y esa hipócrita transgresión coincide con una crisis económica severa, ante los ojos de muchas personas, poco a poco, se devalúa la forma de relación entre sociedad y Estado conocida como “democracia liberal”. Es en ese punto cuando proliferan los “indignados” y los antisistema.

Es el momento en que los electores, muchas veces desesperados, comienzan a corear insensateces (“¡Que se vayan todos!”), o les entregan a los nuevos mandamases la facultad de decidir por ellos, como hicieron innumerables cubanos en los primeros años de la revolución gritando la consigna “Si Fidel es comunista, que me pongan en la lista”.

La otra pregunta inevitable es por qué no enterrar las democracias liberales, si no han dado los frutos que de ellas se esperaban. Muy sencillo: porque sabemos que, cuando se cumplen los principios, esas sociedades se desarrollan y funcionan envidiablemente. Es lo que sucede en los 20 países más prósperos y felices del planeta, a donde quieren emigrar los desgraciados de todas partes. Lo que se impone es la corrección del sistema, no su demolición.

También sabemos que los antisistema –comunistas, fascistas, neopopulistas, dictaduras militares de derecha– suelen agravar todos los problemas que supuestamente pretenden solucionar. Venezuela es un clarísimo ejemplo de lo que sucede cuando se le abre la puerta a esta fauna destructiva. España será otro brutal fracaso, si el señor Iglesias llega a la casa de gobierno. Será la hora de los monstruos.

Carlos Alberto Montaner es periodista y escritor. Su último libro es la novela Tiempo de canallas.

La economía de Guatemala flota; la población se hunde

En la guerra civil guatemalteca se producían 10 muertes por día. Hoy,  la cifra llega a 16. La violencia contra las mujeres cobró la vida de 752 en el 2014. Esta  murió linchada en San Vicente Pacaya, en el sur. Estaba acusada de matar a una niña de 8 años. En los últimos siete años han muerto 1.284 personas de esa forma.  | AFP

En la guerra civil guatemalteca se producían 10 muertes por día. Hoy, la cifra llega a 16. La violencia contra las mujeres cobró la vida de 752 en el 2014. Esta murió linchada en San Vicente Pacaya, en el sur. Estaba acusada de matar a una niña de 8 años. En los últimos siete años han muerto 1.284 personas de esa forma. | AFP

Tiene dos autopistas en construcción, una en el norte y otra en el sur; tiene uno de los puertos más modernos de Centroamérica; es el mercado más grande del Istmo; su inflación fue de 2,9% en el 2014 con un crecimiento del PIB de 4%.

¿De qué país hablamos?

Sí. De Guatemala, el que, paradójicamente, tiene el puesto número 5 entre los más violentos del mundo y que ocupó el último lugar de Latinoamérica en el índice de desarrollo democrático que auspicia la Fundación Konrad Adenauer .

Para el presidente Otto Pérez Molina, Guatemala, su nación, es hoy una “economía emergente”, según dijo en su discurso ante el Congreso en enero.

¿Cómo un país con cifras macroeconómicas en negro y con recursos para desarrollar infraestructura y atraer inversiones puede ser también lugar de marcada violencia y desigualdad?

La delincuencia fue responsable de 5.834 muertes en el 2014, año en que 752 mujeres murieron víctimas de violencia doméstica, de las bandas criminales con las que se involucraron o de ‘crímenes pasionales’, un eufemismo para designar una práctica brutal: una banda ve a una mujer bonita, la sigue , intenta seducirla, y si ella rechaza las pretensiones o tiene novio, la mata.

Este es el mismo país que en 1996 salió de una guerra civil de 36 años que dejó 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos.

“Durante la guerra civil (1960-1996) había blancos políticos e ideológicos de uno y otro bando; era una violencia dirigida. La violencia criminal de hoy es indiscriminada”, declara el excanciller y analista independiente Édgar Gutiérrez.

Justicia en la mira. Guatemala tuvo un nivel histórico de impunidad del 93% de los crímenes denunciados. De acuerdo con un informe del 2013 de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) , dirigida entonces por el costarricense Francisco Dall’Anese, ese nivel bajó al 70% en seis años.

Marcha contra la violencia hacia las mujeres el 25 de noviembre de 2005. Abajo: Soldados enviados a combatir la delincuencia en 2006.  | AFP

Marcha contra la violencia hacia las mujeres el 25 de noviembre de 2005. | AFP

Esto lo corrobora Gutiérrez: “Hubo un avance en los últimos años que tuvo que ver con un Ministerio Público trabajando de la mano con la Cicig en una serie de juicios paradigmáticos. Pero a partir del 2014 los órganos de justicia sufrieron cambios, sustituciones normales, con un resultado pesimista” .

Sin embargo, Mario Polanco, director de la ONG Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) , cree que no hubo tal avance.

“Continuamos teniendo un sistema de administración de justicia corrupto. Para avanzar en un caso, es necesario obtener apoyo diplomático, de la prensa y de la población en general.

”Cuando logramos una captura, de inmediato invitamos al embajador de Estados Unidos y él llega. No dice nada, no opina, pero su presencia hace saber que su país se interesa”.

A pesar de las violaciones a los derechos humanos durante la guerra civil, muy pocos de los que las cometieron están en prisión. “Menos de 25 policías, militares y exguerrilleros han sido puestos en prisión en estos 10 años”, advierte Polanco.

Este 2015 registrará dos juicios simbólicos: la condena a 90 años de prisión de Pedro García Arredondo por el asalto y la quema de la embajada de España , en 1980 –dictada en enero–, y elproceso al general Efraín Ríos Montt , que se inició el 5 de enero, pero se suspendió por recursos interpuestos por sus abogados.

Condenado en el 2013 a 80 años de prisión por genocidio , Ríos Montt va de nuevo juicio porque laCorte Constitucional anuló la sentencia al argumentar que hubo errores de procedimiento.

El nombre de la tragedia. La crisis que vive Guatemala tiene un nombre: corrupción, según señalan los entrevistados.

Según Polanco, 20% del presupuesto de Guatemala se pierde en las diferentes dependencias y programas. La cifra, según dijo, la dio la vicepresidenta Roxana Baldetti, a quien los medios cuestionan por el supuesto aumento de su riqueza tras llegar al poder.

Guatemala tiene “un sistema de partidos políticos financiado con el único fin de que el presupuesto se convierta en un botín y un mecanismo para hacer negocios”, dijo el lunes, en entrevista con El Periódico , Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, una ONG vinculada a Transparencia Internacional, al analizar por qué Guatemala obtuvo el último lugar en el índice de desarrollo democrático de Latinoamérica, auspiciado por la Fundación Konrad Adenauer.

“Ya estamos muy cerca de llegar a la nota cero y probablemente con otro gobierno fallido en el futuro lleguemos a ese punto”.

Guatemala no ha conseguido fortalecer sus instituciones, heridas por la corrupción, y el Estado no sirve a la población, ni para garantizar sus necesidades básicas, ni su vida, amenazada por la delincuencia.

Varios gobiernos han aplicado políticas de mano dura que sacan al Ejército a las calles, sin obtener resultados sustanciales.

Las políticas de seguridad de mano dura, según Gutiérrez, pretenden un efecto mediático y procuran actuar sobre las emociones de la población postrada por la violencia, pero no están apoyadas en la institucionalidad.

No se han reconstruido órganos clave del sistema de justicia, como las cárceles, y los aparatos de seguridad se han convertido en parte del problema y no de la solución porque anidan estructuras corruptas.

El excanciller es pesimista sobre el futuro de Guatemala, cuya historia compara con la de Haití.

“¿Cómo llegó Haití al agujero en que está cuando en los años 60 era un gran exportador de azúcar, un país moderno?”.

Apoya su criterio en un estudio sobre el país caribeño que hizo el guatemalteco Edmond Mulet, subsecretario de las Naciones Unidas para operaciones de paz.

“Yo comparo y veo que Guatemala sigue la misma ruta”, insiste Gutiérrez. El camino que estamos siguiendo nos va a llevar a ser Haití”.

¿Cuál es esa ruta? “Instituciones porosas; actores que se fragmentan (empresarios, políticos autónomos, una sociedad a la que no le importa si existe un Estado); no hay autoridad; no hay control total del territorio (el narco domina algunas zonas); no hay control total de ciudades y entonces se pierde el monopolio del uso legítimo de la fuerza, del cobro de tributos y de la prestación de servicios básicos”.

Lo que más le preocupa es la salida de jóvenes educados.

“Cuando las clases medias ilustradas comienzan a emigrar, cuando se da el éxodo de jóvenes educados, se pierden las capacidades gerenciales del Estado, de las empresas, la inversión en educación, y se precipita la caída. No hay estadísticas, pero eso está pasando en Guatemala. El futuro está en otra parte”.

Marroquín lo plantea parecido: ya es tarde para hablar de reformas en Guatemala; lo que hace falta es una refundación del Estado. “Lo que hoy tenemos es un Estado capturado”.

RELACIONADAS

Canciller Édgar Gutiérrez: ‘Cuando llega tarde, la justicia pierde fuerza’

El excanciller Édgar Gutiérrez (2002-2004), hoy analista independiente, vio cómo en el 2013 el juicio por genocidio contra el general Efraín Ríos Montt (1982-1983) dividió a una parte de la sociedad y devolvió aires de Guerra Fría ya olvidados.

¿Cree usted que alguna vez el general irá a prisión?

El juicio se retrotrajo a mayo del 2013 y se reanudó el 5 de enero. Lo que observo es una táctica dilatoria de la defensa. En el juicio público, los abogados buscaron retardarlo. El único que se defendió sustantivamente fue el general. Es un hombre de 89 años, tiene la misma edad que Fidel (Castro), y la defensa solamente apuesta a que el juez acepte que no puede ir a los tribunales y, por lo tanto, no puede ser juzgado.

”Fuera de los tribunales se vivió otra vez (en 2013) un clima de crispación ideológica, porque la sociedad se dividió entre los que están con Ríos Montt, que dicen que hablar de genocidio es darle una mala imagen al país y abrir heridas. Del otro lado se dice que no hay reconciliación sin justicia, sin conocer la verdad.

”En el juicio del 2013 activistas de derechos humanos creían que se iba a desatar una cacería contra ellos, que se generaría una nueva violencia política, inclusive magistrados lo creyeron. Las misiones diplomáticas tenían estado de alerta por si tenían que abrir puertas para asilo político”.

¿Por qué el concepto de genocidio divide a la sociedad?

Es un asunto muy difícil de probar en los términos de la Convención de Ginebra porque no se va a encontrar un plan militar para exterminar población indígena; eso no existió. Sí hay, en la historia de Guatemala predominio de un racismo difuso, no como el de Sudáfrica, sino más sutil, pero innegable. Hay odio racista. El sistema de dominación tiene un sustrato racista no vinculado con la Guerra Fría, sino con el colonialismo.

”Nosotros (Gutiérrez trabajó con la Comisión de Recuperación de la Memoria Histórica, de la Iglesia católica) no pudimos demostrar la comisión de genocidio. Y se usó tropa indígena contra tropa indígena”.

ARCHIVO

ARCHIVO

¿Usted cree que haya un antes y un después en Guatemala después d el juicio y condena a Efraín Ríos Montt?

Esto se podrá analizar dentro de 50 años, todo está ahora oscuro y tormentoso. No tiene precedentes, pero cuánto será un punto de inflexión, cuánto marcará la conciencia de las guatemaltecos; eso no se ha estudiado por ahora. Las gentes que viven agredidas no entienden que los tribunales vayan a hacer justicia, entonces las ideas de mano dura del general siguen existiendo.

La condena reciente a Pedro García Arredondo a 90 años de prisión por la quema de la Embajada de España, en 1980, ¿muestra algún cambio importante en el sistema judicial?

La condena es un hecho histórico; es muy significativa, pero en el mar de impunidad que sufre el país parece un hecho aislado. Además, cuando la Justicia llega 35 años después pierde su fuerza de justicia. No quiero desmerecerlo; es un hecho importante que reconoce la verdad de las víctimas; es importante para las víctimas y para ir ampliando la conciencia de la población.

‘Luchamos por responder a población que clama justicia’

A la jueza Yassmín Barrios le tocó leer un fallo histórico. El 10 de mayo del 2013, el tribunal que presidía condenó por genocidio a Efraín Rios Montt (1982-1983), uno de los símbolos del poder que libró una guerra de exterminio en la cual poblaciones indígenas llevaron la peor parte.

La sentencia fue anulada por la Corte de Constitucionalidad diez días después.

Heroína contra la impunidad para algunos, manipuladora de la ley para otros, Yassmín Barrios tiene esperanza en que el sistema de justicia de su país se fortalezca.

Suscinta y discreta, Barrios no responde ni sí ni no cuando se le pregunta si ha logrado su país, Guatemala, aumentar la efectividad de la Justicia y bajar la impunidad.

“Se está trabajando en eso”, responde. “La impunidad no solo se da en Guatemala, es un fenómeno que ocurre en todo el mundo. Tratamos, a través de las resoluciones judiciales y de la práctica del Derecho, de bajar esos índices”, agregó, en una breve entrevista en San José.

”Estamos tratando de crecer, luchando por fortalecer el Estado de derecho. Tenemos esperanza en que mejore la situación. No podemos tapar el sol con un dedo; efectivamente existen altos índices de impunidad, pero esto nos lleva a trabajar más con el fin de constituir una respuesta para la población que clama justicia”.

La jueza Yassmín Barrios estuvo en San José.  | ALONSO TENORIO

La jueza Yassmín Barrios estuvo en San José. |

Se le preguntó sobre las políticas de mano y su poca efectividad. Ella la atribuye a una serie de factores: “Falta de fuentes de trabajo, pobreza generalizada, falta de dedicación a la enseñanza. En todos los países donde se enfoca el esfuerzo en la educación, los resultados son mejores. Debemos invertir más en este campo”.

¿Cree que el general Ríos Montt irá a prisión alguna vez? “Honestamente, no lo sé”.

Anuncios