Recientemente la Derecha Neoliberal Ante la Debacle de su Gestión Como Ideología Política, Económica y Comercial, Ha Enfilado sus Baterías a Desacreditar, Deslegitimar, Ridiculizar y Descalificar a la Izquierda Social y Culparla de Su Fracaso (el de la Derecha Neoliberal); Así Como de Tratar de Engañar, Tergiversar y Pervertir las Mentes y las Conciencias de los Ciudadanos Con lo Que Ellos (Derecha Neoliberal) Tan Abundantemente Prodigan: Demagogia y Retórica en el Discurso, la Intención y la Acción Política.

Y Es que, en Su Desesperado Intento por Revalidarse y Recuperar Algo del Poco, Casi Nada, Prestigio y Credibilidad que Perdieron Gracias a que lo Obvio No Puede Des-Obviarse y Ni el Sol, Ni la Realidad Pueden Ocultarse con Un Dedo, Mucho Menos Con Retórica y Demagogia Política; Han Tratado de Hacer Creer a la Ciudadanía que la Equidad, la Igualdad, la Justicia Social y Económica, NO ES Solución Sino Utopía y Que por el Contrario la Desigualdad, la Iniquidad y la Brecha Social y Económica Que Deja el Poder y la Riqueza en Manos de Unos Pocos Es la Solución Que Se Debe Seguir, Simple y Sencillamente Porque Así Se Ha Hecho Desde que el Capitalismo Es Capitalismo y NO SE DEBE Descontinuar Ahora Que el Capitalismo Salvaje Se Transformó en Neoliberalismo Económico y Comercial Ya Que Eso Sería Anti Sistema.

Claro Está Que lo Que NO LE HAN DICHO a la Ciudadanía Es Que el SISTEMA SON ELLOS (el Capitalismo Salvaje, Ahora Neoliberalismo Económico y Comercial).

Y Es que Dentro de la Retórica y la Demagogia Política Neoliberal Ellos Hablan de Democracia Cuando Cierta y Conscientemente Se Refieren a Plutocracia; Porque para Ellos Democracia Es Que el Pueblo Sostenga Con el Sudor de su Trabajo a la Clase Política-Empresarial Mas Acomodada; Para Ellos Recibir el Fruto y las Ganancias del Trabajo Ciudadano; es decir, del Proletariado.

Increíblemente Insisten en Que la Vía para Lograr el “Desarrollo Económico”  y Social del País Es “Facilitarle las Cosas” a los Ricos y Poderosos para Que Estos Puedan Producir Más, Ganar Más, Generar Más Riqueza, Más Abundancia, Llenar Más su Copa; lo Que NO LE DICEN Es que, Toda Esa Riqueza, Toda Esa Abundancia NUNCA LLEGARÄ A DERRAMARSE y a ALCANZAR LAS MANOS DE LOS MÄS POBRES.

Según Ellos la Solución Es Más Empleo en Condiciones de Explotación, Más Horas de Trabajo, También en Condiciones de Explotación, Más Facilidades para Que los Grandes Empresarios, Industriales, Comerciantes, Productores, Etcétera Puedan Vender, Producir, Comerciar, Etcétera y Más Restricciones, Obstáculos y Trabas para Que los Pequeños y Medianos NO PUEDAN HACERLO, en un Afán de Libre Competencia; o Sea, COMPETENCIA DESLEAL  y Para Ganar “Competitividad”; es Decir, De Acuerdo a las Reglas del Libre Mercado.

En Otras Palabras, la Socialización de los Mercados y las Actividades Productivas y Comerciales Según la Derecha Neoliberal, Nos Hace Perder Competitividad; la Democratización de la Economía Nos Hace Vulnerables; la Participación Ciudadana Nos Hace Anarquistas (por no decir Comunistas); la Democracia Participativa, Esa Sí Nos Hace Comunistas; Porque la “Democracia” Es Plutocracia, No Participación.

Y Es que Si Miramos las Diferentes Configuraciones de la “Derecha política” Vemos Que Todas Ellas Salvo la “Socialdemocracia” Están Conformadas en los Denominados Partidos Tradicionales, Pero ¿Será que la Socialdemocracia Tica Verdaderamente Representa a Este Movimiento Político-Ideológico;

“Persigue la consecución de la igualdad social dentro de una democracia liberal.”… Como Vemos, Definitivamente NO.

En Cambio, la “Izquierda política” Actual;

“El concepto de izquierda política se refiere a un segmento del espectro político que considera prioritario el progresismo y la consecución de la igualdad social por medio de los derechos colectivos (sociales) circunstancialmente denominados derechos civiles, frente a intereses netamente individuales (privados) y a una visión tradicional o conservadora de la sociedad, representados por la derecha política. En general, tiende a defender una sociedad aconfesional o laica, internacionalista progresista, igualitaria e intercultural. En función del equilibrio entre todos estos factores, la izquierda política se divide en multitud de ramas ideológicas.”…

En Especial Sí Se Enmarcan Dentro de lo Que Se Considera la “Tercera vía”;

“Tercera vía1 es el nombre que se ha dado a una variedad de aproximaciones teóricas y propuestas políticas que, en general, sugieren un sistema económico de economía mixta, y el centrismo o reformismo como ideología. En la práctica política, estas posiciones rechazan la validez absoluta de las filosofías tanto del laissez faire como del mercado totalmente controlado del marxismoleninismo (consultar "Condición de Samuelson"); promueven la profundización de la democracia, y enfatizan el desarrollo tecnológico, la educación, y los mecanismos de competencia regulada, a fin de obtener progreso, desarrollo económico,desarrollo social, y otros objetivos socio-económico-políticos igualmente importantes. Las filosofías de la tercera vía han sido a menudo descritas como una síntesis del capitalismo y el socialismo por algunos de sus proponentes.”…

Sí Prometen Ser Una Solución, Una Alternativa Social, Política y Económica a la Corrupción, el Abuso y la Explotación del Neoliberalismo Económico y Comercial. 

 

 

 

Derecha política

Se conoce como derecha al segmento del espectro político que acepta o promulga las diferencias sociales como algo secundario frente a la izquierda, que persigue una mayor igualdad o participación política. No existe una definición estricta de derecha aunque dadas un conjunto de dicotomías individualismo frente a colectivismo, confesionalidad frente a laicismo, propiedad privada frente a propiedad pública de ciertas actividades económicas, igualdad de oportunidades frente a igualdad de resultados, tradicionalismo frente a reformismo social, conservadurismo frente a progresismo, la derecha se decanta estadísticamente por la primera de ellas en mayor proporción que la izquierda. Actualmente, el discurso político de la mayor parte de fuerzas de derecha habla favorablemente de favorecer la riqueza a través de la libre competitividad.1

El término derecha política tiene muchas connotaciones e ideas conflictivas en la actualidad,2 estando asociado a posiciones liberales, capitalistas, conservadoras o religiosas. Engloba por tanto a corrientes ideológicas muy diversas cuya separación puede ser tajante, aunque también pueden ser compatibles, que ante todo busquen el mantenimiento del orden social establecido (tradicionalismo, conservadurismo). En oposición a la izquierda política, el sector más liberal enfatiza el libre mercado por encima del intervencionismo de las administraciones públicas y busca potenciar valores y derechos individuales, frente a posiciones colectivistas, solidarias o estatistas, mientras que el sector más conservador es partidario del encuadramiento colectivo en estructuras rígidamente jerarquizadas y disciplinadas…

Corrientes[editar]

La derecha es una orientación política difícil de definir, si se la pretende definir como un solo concepto uniforme. La derecha política se ha asociado a la conservación de los valores étnicos y el orden social tradicional, incluso respaldando privilegios corporativos o clasistas. De forma contraria, también se ha asociado a la defensa de lapropiedad privada y de las libertades individuales, frente a ideologías colectivistas.

Demócrata cristiano[editar]

Artículo principal: Democracia cristiana

Es una ideología política que busca aplicar los principios del cristianismo (a menudo el catolicismo en particular) a las políticas públicas. Esta ideología surgió en el siglo XIXen Europa, y continúa teniendo influencia en Europa y Latinoamérica.

En la práctica política, la Democracia cristiana es considerada de derecha en asuntos morales y culturales y de izquierda en temas laborales y económicos. Aunque en muchas ocasiones la democracia cristiana ha aceptado posicionamientos del liberalismo, compartiendo la idea de la reducción de impuestos con la intervención social, con la intención de acabar con la injusticia social. Por esa razón es frecuente encontrar partidos democristianos en la centro-derecha.

Conservadurismo[editar]

Artículo principal: Conservadurismo

Una primera faceta de la derecha política será la que defienda la preservación del orden social establecido, abogando por la protección de la moral los valores tradicionales y la libertad del individuo. Ésta es más conocida como la ideología conservadora: conservar los procesos que le sirven a la patria y prescindir de los que la degradan. También queda englobada dentro de esta categoría la democracia cristiana, cuyos partidos defienden la preservación de los valores y la moral cristianas frente al laicismo y al anticlericalismo.

Es importante señalar que el conservadurismo no se opone, por lo general, a los avances tecnológicos, sino más bien a nuevas formas de pensar en cuanto a política y sociedad se refiere.

Estos ideales comúnmente tienden al proteccionismo, como medida de defensa del país pobre ante el rico. Asimismo se aboga por la propiedad privada (que el individuo tenga posesiones propias) considerándose como única medida del progreso de un país.

Los partidos de derecha también defienden el orden institucional antes que la organización voluntaria, ya que se entiende como único medio para que la gente pueda emplear sus derechos, pueda tener una vida próspera, digna y pacífica.

Conservadurismo democrático[editar]

Artículo principal: Conservadurismo democrático

Corresponde a aquella derecha que cree en la tradición, aceptando a la democracia como medio adecuado para conseguir el fin último de la actividad política, el bien común. Considera que el orden social está por encima de la libertad individual. La igualdad es rechazada, salvo en el plano ontológico donde es defendida.

Tradicionalismo[editar]

Artículo principal: Tradicionalismo

Es la tendencia que defiende la tradición, el conjunto de normas y las costumbres heredadas del pasado. Se trata de una postura conservadora frente a los cambios, ya sean de pequeña o gran magnitud. Cuando un cambio es de gran magnitud se le denomina revolución. Por lo que los tradicionalistas son considerados contrarrevolucionarios o reaccionarios.

Liberalismo[editar]

Artículo principal: Liberalismo

Por otro lado, también se considera derecha a las diferentes formas de liberalismo que defienden el libre mercado y los derechos individuales ya que los liberales ven en el librecambismo una integración mundial. Este apoyo por el mercado se suele traducir en una crítica al intervencionismo económico y social del Estado, considerándolo negativo. En otras palabras: según la derecha liberal "el Estado no tiene que recortar libertades a las personas para hacer justicia".

Difiere en su consideración sobre lo que es correcto hacer para que prevalezca este tipo de libertad.

El liberalismo surge a finales del siglo XVIII, de la mano de Adam Smith y su obra La riqueza de las naciones. En ella, se defiende que el motor de la economía y del progreso social se halla en el individualismo. Considera que una persona está mucho más motivada a trabajar si saca beneficio propio ("si el panadero nos ofrece pan, no es por su bondad", nos recuerda irónicamente). Partiendo de esta premisa, llega a la conclusión de que la mejor manera de hacer crecer el país es ofreciendo libertad al individuo, para que desarrolle todo su potencial, y que el estado no tiene que poner obstáculos a la libertad, al desarrollo de la persona en todo el espectro de posibilidades desde bienes a otros aspectos variados.

En otras palabras, no tiene que intervenir en la economía. Es el Laissez faire (del francés ‘dejad hacer’) del capitalismo.

Como podemos comprobar, esta doctrina se halla en las antípodas del socialismo (que persigue la igualdad antes de nada; y cree que para lograrla, se necesita la intervención del estado). Teóricos como Karl Marx criticaron el liberalismo y el capitalismo por las desigualdades sociales que comportaba.

Capitalismo[editar]

Artículo principal: Capitalismo

Es un sistema económico (y por tanto también interactúa con sistemas sociales) en el que los seres humanos y las empresas llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y servicios mediante transacciones en las que intervienen los precios y los mercados.

Surgido en Europa en el siglo XVI y concebido al menos, de tres formas diferentes dependiendo del énfasis en la consideración de ciertas características como determinantes o intrínsecas desde enfoques respectivamente políticos, culturales y sociales, sin que esto implique una exclusión mutua de las diferentes definiciones.

En cada caso existe una referencia en el origen etimológico de la palabra capitalismo a la idea de capital, y estas referencias son codependientes: quienes crean o adquieren capital permanecen como propietarios (capitalistas) durante el proceso de producción; la rentabilidad del capital invertido en un libre mercado de productos y servicios es el eje central de la vida económica.

Imperialismo[editar]

Artículo principal: Imperialismo

Es una actitud adoptada por un estado para pretender colocarse por encima de otros estados o comunidades. Existen diversas variantes ideológicas de imperialismo, desde la exhaltación de valores nacionales, religiosos y étnicos más frecuentemente alineados con la derecha política, al imperialismo soviético que pretendía extender la revolución proletaria a otras partes del mundo. El imperialismo moderno suele referirse a la actitud de algunas potencias, principalmente europeas además de los Estados Unidos de América, desde la Edad Moderna hasta el proceso de descolonización tras la Segunda Guerra Mundial; y más específicamente, incluso con el nombre Era del Imperialismo, utilizado por la historiografía, al periodo que va de 1871 a 1919, en que se produjo una verdadera carrera para construir imperios, principalmente con el llamado reparto de África.[cita requerida]

A ese período se refieren dos de los textos más importantes que fijaron el concepto: Imperialism, a study, de J. A. Hobson, y El imperialismo, fase superior del capitalismo, del ideólogo marxista y líder bolchevique Lenin. Hay que mencionar que imperialismo y colonización son términos parecidos pero no iguales, ya que pueden ser confundidos, y tomarse como sinónimos. En el proceso histórico se puede advertir que no son lo mismo.

 

Izquierda política

El concepto de izquierda política se refiere a un segmento del espectro político que considera prioritario el progresismo y la consecución de la igualdad social por medio de los derechos colectivos (sociales) circunstancialmente denominados derechos civiles, frente a intereses netamente individuales (privados) y a una visión tradicional o conservadora de la sociedad, representados por la derecha política. En general, tiende a defender una sociedad aconfesional o laica, internacionalista progresista, igualitaria e intercultural. En función del equilibrio entre todos estos factores, la izquierda política se divide en multitud de ramas ideológicas…

«Ser de izquierda es, desde que esa clasificación surgió con la Revolución Francesa, optar por los pobres, indignarse ante la exclusión social, inconformarse con toda forma de injusticia o, como decía Bobbio, considerar una aberración la desigualdad social.» Frei Betto.

Corrientes actuales[editar]

Izquierda democrática-reformista[editar]

La izquierda democrática es la que propugna que el principal marco de actuación deben ser la elecciones libres, la acción parlamentaria y las reformas progresivas y con amplio consenso en amplios sectores sociales. Es el tipo de izquierda predominante en la mayor parte de los sistemas democráticos de principios del siglo XXI. Ideológicamente rechaza los sistemas políticos dictatoriales y de cualquier teoría que los inspire. Actualmente son las corrientes mayoritarias dentro de la izquierda democrática-reformista:

Esta rama de la izquierda usualmente está desvinculada de otras opciones de izquierda, como la izquierda revolucionaria que propugna cambios estructurales radicales y relativamente rápidos, prefiriendo el progresismo y el reformismo, a métodos más expeditivos y que pudieran topar con un mayor grado de rechazo en ciertos sectores socio-económicos adversos a los cambios.

Izquierda revolucionaria[editar]

Se denomina izquierda revolucionaria (o también extrema izquierda o izquierda radical) a las ramas de la izquierda que cuestionan la democracia liberal dentro del sistema capitalista. Son corrientes que a raíz del gran desequilibrio y desigualdad causados por el sistema neoliberal han ganado más adeptos en la Década de 1990,[cita requerida] volviendo a ser una corriente de gran peso e importancia.

En los años 60 y 70 del siglo XX, existió un número importante de grupos armados insurgentes y de guerrillas de extrema izquierda. Estos grupos lucharon por hacer caer a regímenes ideológicamente opuestos a ellos y propugnaban la equidad y la igualdad, frecuentemente desde postulados marxista-leninistas. Este tipo de guerrillas y grupos fueron especialmente frecuentes en Latinoamérica (y en menor medida en África y Asia), donde la constante pobreza e inequidad de sus sociedades llevaron a sectores de las clases menos favorecidas a la subversión. También han existido agrupaciones políticas de izquierda revolucionaria que conforman partidos políticos y se presentan a elecciones, mostrándose en contra del modus operandi del foco guerrillero.

Por lo general, estos grupos de izquierda son conocidos como extrema izquierda o ultraizquierda debido a que los detractores del comunismo (pro-capitalistas, liberales, etc.) suelen usar esos términos de connotación peyorativa como una generalización sobre cualquier posición que critique al sistema capitalista, a la propiedad privada y a la economía de mercado, por lo que es frecuente que la derecha considere a la izquierda revolucionaria como "extremista".

Por su parte, la izquierda revolucionaria no se denomina a sí misma con la terminología peyorativa con la cual el neoliberalismo y otras ideologías rivales la denominan, sino que ellos prefieren términos comoizquierda tradicional, que hace alusión a que sus ideologías se basan en los principios originales de los pensadores socialistas y marxistas, que tradicionalmente dieron origen a los movimientos políticos de izquierda.

Por otro lado, dentro del propio ámbito de las diferentes corrientes de izquierda revolucionaria, ninguno de ellos se considera "extremista" o de "ultraizquierda", pero sí hacen tales críticas a otros sectores opuestos, como es el caso de los trotskistas, quienes por apelar a la revolución intelectual y antimilitarista, e incluso a la democracia socialista, no se consideran "extremistas" ni de "ultraizquierda", pero sí consideran de esa forma a los stalinistas, ya que estos avalan regímenes militares de carácter dictatorial, como los de Stalin, Tito, Castro o Mao Tse-Tung, y también a los partidarios de la guerrilla foquista se los considera como de ultra-izquierda. Cabe aclarar que en la actualidad, todas las fuerzas políticas socialistas o comunistas están organizadas en partidos políticos y luchan por un cambio hacia el socialismo mediante la democracia.

  • Marxismo-Leninismo: Defiende la conquista del poder por el proletariado, la extinción de la propiedad privada y la desaparición de las clases sociales.
  • Maoísmo: Versión del marxismo-leninismo aplicado a los países semi-feudales y semi-coloniales diferenciandose de los países capitalistas, llamándose "pensamiento de Mao Zedong".
  • Trotskismo: Defiende la abolición de cualquier organismo estatista, la organización bajo la superestructura del socialismo y la abolición de la diferencia entre las clases sociales, todo de una forma voluntaria y gradual,[cita requerida] según un Programa de Transición que conduzca a la clase trabajadora a desarrollar la Revolución Permanente en pos de la Emancipación.
  • Marxismo libertario: Defiende el estado como forma transitoria de organizar la sociedad, pero propone una organización federal y un gobierno no autoritario.
Anarquismo[editar]

El anarquismo propugna la desaparición de todo gobierno obligatorio y del Estado, en pos de la libertad del individuo y colectiva en un régimen voluntario; niega la democracia representativa afirmando que la función del Estado en ese campo es nula o supresora. Aunque históricamente al anarquismo se lo ha vinculado a la izquierda o extrema izquierda, muchos anarquistas son escépticos en considerar que formen parte de tal colectivo político. El anarquismo es una ideología que tiene sus raíces en el concepto -entre otros- de adaptarse permanentemente a los cambios sociales sin perder su esencia libertaria. Desde su aparición ha ido incluyendo a un amplio espectro de fuerzas desde el individualismo radical (del hiperracionalismo de Godwin al egoísmo de Stirner) pasando por las corrientes anarcosindicalista, socialismo o comunismo libertario, el anarcopacifismo de Gandhi, hasta los movimientos punk, cyberlibertarios y anarcocapitalistas de hoy día.4 5 También dentro de la tendencia existen distintas posturas respecto a la organización económico/social que podrían ser enmarcadas dentro de la izquierda clasista. Generalmente la mayoría de los anarquistas que se consideran de izquierda pertenecen a las corrientes:

  • Mutualismo: Defiende una organización social basada en cooperativas autogestionadas de trabajadores federadas libremente. Se elimina la propiedad privada en beneficio del usufructo.
  • Colectivismo: Persigue la organización social según la teoría del valor trabajo, eliminándose la propiedad privada de los medios de producción pero manteniéndose un reparto de la producción según la parte correspondiente al salario de cada uno. La sociedad quedaría organizada en colectividades libres de productores y consumidores federadas entre sí.
  • Comunismo libertario: Defiende la sustitución del aparato estatal por una federación de comunas de productores regidas mediante mecanismos de democracia directa como asambleas o consejos. Igualmente, considera que la producción es una actividad social y que, por tanto, tanto los medios de producción como lo producido debería pertenecer a la comuna por entero, repartiéndose el trabajo según la capacidad de los individuos y la producción según sus necesidades.
  • Anarquismo individualista: Propone la eliminación de cualquier tipo de autoridad sobre el individuo, incluyendo las imposiciones propias de la colectividad, no habla de destruir la sociedad sino de liberar al individuo y permitirle su organización desde la "unión libre".
Movimientos sociales[editar]

Movimientos sociales que se suelen vincular con la Izquierda:

  • Sindicalismo: Reivindica los derechos de los trabajadores y controla sus manifestaciones.
  • Ecologismo: Propone una sociedad respetuosa con el medio ambiente.
  • Pacifismo: Rechaza las guerras y cualquier tipo de violencia con fines políticos.
  • Feminismo: Persigue la equiparación social entre hombres y mujeres.
  • Movimiento LGBT: Defiende la no discriminación y reivindicación de derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.
  • Movimiento antiglobalización: Denuncia las desigualdades provocadas por la llamada globalización.
  • Laicismo Propone un estado sin religión dominante, o sea Laico
  • Teología de la liberación: Reivindicaciones y objetivos de la izquierda política en el seno del movimiento católico en favor de los más pobres.

En gran medidas estos movimientos sociales propugnan cambios en la organización política, económica y social y son críticos con estructuras, leyes y patrones imperiantes, y por eso sus acciones están dirigidas a alterar, cambiar o modificar dichas estructuras, leyes o patrones.

 

Origen de los términos

El término Derecha política, como el de Izquierda política, tiene su origen formal en la votación que tuvo lugar el 11 de septiembre de 1789 en la Asamblea Nacional Constituyente surgida de la Revolución Francesa en la que se discutía la propuesta de un artículo de la nueva Constitución en la que se establecía el veto absoluto del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Legislativa. Los diputados que estaban a favor de la propuesta, que suponía el mantenimiento de hecho del poder absolutodel monarca, se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea. Los que estaban en contra, y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto suspensivo y limitado en el tiempo poniendo por tanto la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se situaron a la izquierda del presidente. Así el término "izquierda" quedó asociado a las opciones políticas que propugnaban el cambio político y social, mientras que el término "derecha" quedó asociado a las que se oponían a dichos cambios.

 

Tercera vía

Tercera vía1 es el nombre que se ha dado a una variedad de aproximaciones teóricas y propuestas políticas2 que, en general, sugieren un sistema económico de economía mixta, y el centrismo o reformismo como ideología. En la práctica política, estas posiciones rechazan la validez absoluta de las filosofías tanto del laissez faire como del mercado totalmente controlado del marxismoleninismo (consultar "Condición de Samuelson"); promueven la profundización de la democracia, y enfatizan el desarrollo tecnológico, la educación, y los mecanismos de competencia regulada, a fin de obtener progreso, desarrollo económico,desarrollo social, y otros objetivos socio-económico-políticos igualmente importantes.3 Las filosofías de la tercera vía han sido a menudo descritas como una síntesis del capitalismo y el socialismo por algunos de sus proponentes.4

Dado que el término no se define específicamente, se puede hablar de "terceras vías" en el sentido amplio o en el más estricto de la palabra. La diferencia estaría en que el sentido amplio incorporaría cualquier proposición que buscara obtener o mantener una posición equidistante tanto del comunismo como del capitalismo, a través ya sea de una economía mixta o políticas que rechacen esas percepciones extremas. Sin embargo, no todas esas alternativas pueden ser catalogadas como progresistas sino también algunas deben ser definidas como fuerte o abiertamente reaccionarias.5

Consecuentemente, el análisis político moderno hace notar que la tercera vía no debe confundirse con el concepto tercera posición o tercerposicionismo, que es como se autodefinen movimientos diversos que son considerados de orientación fascista o neofascista, opuestos tanto al capitalismo como al socialismo y que no admiten su posicionamiento en el espectro político izquierda-derecha. La tercera vía se suele calificar, por el contrario, de centrista. No obstante, algunos críticos de la tercera vía han utilizado ese paralelismo de terminología.6

En la práctica política, los proponentes de la tercera vía en su sentido estricto van desde muchos que apoyan la socialdemocracia a aquellos que apoyan el liberalismo progresista; incluiría también aquellos que proponen la Economía social de mercado, proyecto que busca explícitamente ser un punto medio entre el liberalismo y la socialdemocracia…

Anuncios