El “Gobierno propone impuesto al valor agregado del 13% “; el “Gobierno pretende estrenar impuesto a servicios en el 2016”; “Hacienda aboga por tasas bajas en IVA para sectores sensibles”; ¿Por qué?

“Nos estamos decantando por una tasa muy baja por dos razones: una, que permite mantener el control sobre la cadena de acreditación del impuesto y dos porque cuando los impuestos pagados por los insumos no se pueden acreditar al pago del tributo del bien final, pasan a ser parte del costo”, detalló Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda.

Efectivamente, “El IVA es un tributo que se cobra y se paga en las etapas del proceso productivo.”…

infografia

Importancia de la cadena.

“Por lo tanto, explicó Rodríguez, si se exoneran completamente algunos bienes o servicios, se rompe la cadena, lo cual impide el control de los contribuyentes hacia atrás.

Otro problema que surge al exonerar un bien –por ejemplo, de la canasta básica–, es que los productores pagaron el tributo, pero luego no pueden cobrarlo al consumidor, así que lo asumen como un costo y terminan subiendo los precios.

El exdirector de Tributación, Adrián Torrealba recordó que en el proyecto de reforma anterior (Solidaridad Tributaria) se presentó un problema con los agricultores que venden productos exentos en la canasta básica, pues no podían cobrar el tributo al consumidor final.

“Lo que se negoció fue que los servicios que les prestaran a los agricultores tendrían una tarifa baja, del 2%”, detalló Torrealba.

El IVA genera, además, información de las ventas y los ingresos de las empresas, lo cual permite atacar la evasión del impuesto sobre la renta, pero si se exonera a un sector, ya no se pueden tener los datos.

Por ejemplo, en ámbitos como la Medicina y Odontología, un informe de la Contraloría General de la República, publicado en octubre del 2011, señaló que en el 2010, 55,2% de estos profesionales no reportaron impuesto sobre la renta, mientras que un 89,2% declaró, en promedio, ¢49.944 de impuesto.

German Morales, socio de impuestos de Deloitte, explicó que una ventaja de las tarifas bajas en sectores sensibles es la posibilidad de reducir el impacto sobre los precios. La desventaja es que así como se beneficia a sectores de bajo ingreso, también se favorece a los de alto ingreso.”…

¿Cómo entonces se Podría hacer para Conservar la Importancia de la Cadena, Reducir el Impacto Sobre los Precios, Generar Información de las Ventas y los Ingresos de las Empresas, Atacar la Evasión del Impuesto Sobre la Renta por Parte de los Profesionales Liberales;  y a la Vez, Beneficiar a los Sectores de Bajo Ingreso, y Dejar de Hacerlo Con los de Alto Ingreso? 

El Secreto Está en la Progresividad y en No Trasladarlo al Usuario o Consumidor Final como Actualmente se Hace.

Si el I.V.A Se Hace Progresivo Cobrando 1% a 2% a los Agricultores, Canasta Básica y a Bienes y Servicios de Primera Necesidad; un 10% a 13% a Actividades Comerciales, Trabajos, Bienes y Servicios No Suntuarios Como Transporte Público, Servicios de Reparación, Alimentación, Vestido y Otros Artículos y Servicios para el Hogar; y, Finalmente, 18% a 30% a Artículos Suntuarios o de Lujo; Así Como a Bienes y Servicios de Lujo. Entonces:

Habría Justicia Tributaria: Se Beneficiaría a los Sectores de Bajo Ingreso, y Se Dejaría de Hacerlo Con los de Alto Ingreso, y No Se Rompería la Cadena.

Por Otro Lado, Para Reducir el Impacto Sobre los Precios, Generar Información de las Ventas y los Ingresos de las Empresas, Atacar la Evasión del Impuesto Sobre la Renta por Parte de los Profesionales Liberales; Resultaría Indispensable No Trasladar el I.V.A  al Usuario o Consumidor Final, Como Se Hace Actualmente. ¿Por qué?

Porque, Atacar la Evasión del Impuesto Sobre la Renta por Parte de los Profesionales Liberales Significa, Hacer Que el 55,2% de los Profesionales que No Reportaron Impuesto Sobre la Renta, lo Hagan Mediante el I.V.A, Deduciéndoles Directamente Ese Impuesto del Cobro por Factura Timbrada que Hacen a Quién les Solicito o Contrató el Servicio Profesional.

Recordemos que el Impuesto Sobre la Renta Es Un Pago Que Se Debe Hacer al Fisco (Tributación Directa) Por las Ganancias (Lucro) Que Deja el Ejercicio de una Profesión Liberal, una Actividad Comercial, o Cualquier Remuneración Legalmente Obtenida.

Impuesto sobre la renta 

“El impuesto sobre la renta grava las utilidades generadas por cualquier actividad o negocio de carácter lucrativo, que realicen  las personas físicas o jurídicas  en el territorio nacional  durante el período fiscal ordinario o especial.”…

Régimen tradicional : Contribuyentes y declarantes

“Son contribuyentes de este impuesto, las personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, que realicen en el territorio nacional actividades o negocios de carácter lucrativo, independientemente de la nacionalidad, del domicilio y del lugar de la constitución de las personas jurídicas o de la reunión de sus juntas directivas o de la celebración de los contratos de acuerdo con el artículo 2 de la Ley No. 7092 del 21 de abril de 1988 y sus reformas, y son declarantes aquellas entidades no sujetas al impuesto, indicadas en el artículo 3 de la ley citada.”…

En ese Sentido, Si yo Soy un Profesional Liberal, Sí Para Ejercer Mi Profesión Debo Colegiarme e Inscribirme en el Colegio Profesional Respectivo y Sí Dicho Colegio Profesional Generalmente Dicta las Tarifas que Se Pueden o No Cobrar al Usuario o Consumidor Por el Ejercicio Legal y Colegiado de la Profesión.

Entonces, ¿Por Qué no Legalizar y Formalizar Ante el Fisco y Ante Tributación Directa, el Ejercicio Colegiado de la Profesión Haciendo que los Colegios Profesionales Certifiquen Talonarios o Formularios de Cobro Para que sus Profesionales Liberales Cobren Debida y Legalmente al Usuario o Consumidor Final?

Es Más, ¿Por Qué no Integrar y Generalizar el Pago del Impuesto Sobre la Renta por Parte de los Profesionales Liberales Con el Cobro del I.V.A a Través de la Presentación de los Respectivos Talonarios o Formularios de Cobro al Fisco y a Tributación Directa?

Pero, OjO ¡Una Importantísima Aclaración!   

No Hay Razón para que el Profesional Liberal Traslade al Usuario o Consumidor Final el I.V.A Respectivo; Ya que, Es Obligación Tributaria del Profesional Liberal, No del Usuario o Consumidor Final, el Contribuir al Fisco (Tributar) Como Parte de su Actividad Económica Remunerada.

El Usuario o Consumidor Final, Ya lo Hizo (Tributó) Cuando Pago al Profesional Liberal por el Servicio Prestado o Contratado; ¡Volverlo a Hacerlo, Sería Cobrarle Dos Veces!

Algo Similar Se Podría Hacer con las Actividades Comerciales de Ventas, Bienes y Servicios.

Así Como el Propietario de un Local Comercial Debe Solicitar y Obtener una Patente Comercial o de Ventas Para Poder Vender o Dedicarse Legalmente a sus Actividad Comercial; Así el Respectivo Órgano Encargado de Entregarla Podría Exigir la Debida Contabilidad Certificada de la Operación Comercial Para Poder Mantener y Retener la Patente Comercial o de Ventas; y a la Vez, Coordinar Con Hacienda o con Tributación Directa Para el Pago del I.V.A Como Parte de su Actividad Comercial Remunerada. 

En ese Mismo Sentido, Hay Actividades Lucrativas Comerciales Como la Salud y la Educación Privadas que Tradicional y Reiteradamente Evaden el Fisco y sus Responsabilidades Patronales; Aparte del Cobro Abusivo y Excesivo que Hacen a Pacientes y Estudiantes por el Servicio Profesional que Brindan.

¿Sería Justo Entonces Rebajarles y Privilegiarles en el Cobro del I.V.A?

A mi me Parece que No, Todo lo Contrario, Se les Debería Cobrar un Porcentaje de I.V.A Mayor y Dedicar Ese Impuesto a Mejorar y Respaldad la Educación y la Salud Pública.

Y ¿Usted que Opina?

 

 

Gobierno propone impuesto al valor agregado del 13% 22 de septiembre de 2014

En cadena nacional de televisión, el presidente de la República Luis Guillermo Solís anunció el domingo anterior, que enviará a la Asamblea Legislativa un proyecto de ley que transformará el impuesto de ventas actual en el impuesto al valor agregado (IVA). La propuesta del Ejecutivo es que la tasa impositiva se mantenga en el 13%.

Cuando una persona cancela con tarjeta, el comercio debe luego ir al banco emisor a solicitar que le den el monto pagado. Con la nueva  resolución, el banco no le devolvería todo el dinero de la compra,   sino que retendría un 2% como adelanto del pago del  impuesto sobre la renta. |  JORGE ARCE

Además de gravar los bienes, el IVA extiende el cobro del impuesto a los servicios.

La propuesta tratará de mejorar la recaudación en unos ¢300.000 millones anuales, según detalló el mandatario, en el mensaje grabado antes de su viaje a Nueva York. "Esta medida hará más difícil la evasión de impuestos", advirtió.

Dirección correcta. Para el abogado experto en impuestos Alan Saborío, socio director de la firma consultora Deloitte, la migración hacia el IVA tiene el potencial para aumentar los ingresos del Gobierno.

"En el el caso del IVA es incuestionable, va a mejorar notablemente la recaudación y mejora la trazabilidad. Pero, el gobierno debe valorar y respetar las negociaciones hechas en el pasado", dijo.

Saborío explicó que además de la educación y la salud, existen otros sectores sensibles que requieren de tratamiento diferenciado o de dimensionamiento diferente en el tiempo, como construcción, turismo y la industria ligada a la canasta básica.

Para Carlos Camacho, abogado especialista en impuestos del Grupo Camacho, el proyecto podría tener tratos especiales pero no debería contener exenciones, para así procurar que la base sea total o lo más amplia posible.

"Si hay tratos especiales a sectores sensibles, como la educación y la salud, estas deben quedar gravadas con unas tarifas reducidas pero nunca exentas ya que esta condición hace perder la condición de control deseable y hace que económicamente el efecto inflacionario del IVA sea mayor aun", explicó.

Los analistas coinciden en que este tipo de acciones debieron tomarse hace tiempo, de hecho estuvieron incluidas en las reformas tributarias que fracasaron en administraciones pasadas.

"Esas son las reformas de modernización básicas del sistema tributario y, por tanto, eso es lo que debe hacerse en el ámbito del sistema tributario. Luego, habrá que ver los detalles. Es así que se podrá aumentar sustancialmente la recaudación", indicó Adrián Torrealba, socio de la firma consultora en impuestos Faycatax.

Ambiente de negociación. En la Asamblea Legislativa ya se discute en pasillos y despachos legislativos la viabilidad política del proyecto, pese a que todavía no ha sido presentado.

Otto Guevara, diputado del partido Movimiento Libertario, expresó la renuencia de su bancada a apoyar un proyecto como el del IVA. No obstante, el legislador admitió que podría darse curso a esta iniciativa, si el Ejecutivo primero incluye una reforma constitucional que estipule un tope al gasto y al endeudamiento público.

"Solo con esa condición apoyaríamos el IVA; el temor es que con este proyecto el Gobierno siga haciendo crecer el gasto, como lo hizo de manera irresponsable al subir salarios al sector publico al doble de la inflación y al subir el presupuesto a las universidades", detalló Guevara.

Paulina Ramírez, diputada del Partido Liberación Nacional, expresó que esta fracción siempre ha estado de acuerdo con la modernización de los tributos, e incluso lo propusieron así desde la campaña electoral.

"Nuestra posición es que esto debía hacerse desde el inicio. Esta administración se dio cuenta que no era realista lo que pretendían hacer de solamente hacer recortes el gasto", comentó.

Ramírez, empero, reconoció que aunque el PLN está a favor de este tipo de reformas, no hay un consenso en las otras fracciones de la Asamblea Legislativa, por lo que el Ejecutivo deberá sentarse en la mesa de diálogo para discutir este tema en particular.

Ottón Solís, diputado del oficialista Partido Acción Ciudadana y presidente de la Comisión de Asuntos Hacendarios, recibió el anuncio del presidente con beneplácito y esperará a que el proyecto llegue a la comisión para conversar su viabilidad con las demás fracciones representadas…

Gobierno pretende estrenar impuesto a servicios en el 2016 24 de septiembre de 2014

El Poder Ejecutivo prevé que su propuesta de transformar el actual impuesto de ventas en un tributo al valor agregado (IVA) entrará en vigencia en el 2016, cuando haya superado la discusión en el Congreso.

El domingo pasado, el presidente Luis Guillermo Solís anunció en cadena nacional que promoverá una transición al IVA, sin modificar la tasa impositiva del 13%. Se calcula que ese tributo generará ¢300.000 millones anuales y ayudará a reducir el déficit fiscal, que sería del 6,7% del producto interno bruto (PIB) en el 2015.

Dicho tributo gravará una serie de servicios que hasta ahora no pagan impuestos, como las actividades de profesionales liberales. Solís aclaró que la medida no afectará la educación ni la salud.

Ayer, en conferencia de prensa, el viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, dijo que la discusión del proyecto de ley duraría un año, una vez que se presente a la corriente legislativa, en diciembre.

Agregó que el Ministerio de Hacienda requiere de al menos seis meses más para ejecutar el cobro, lo que atrasaría su puesta en marcha.

“La discusión legislativa históricamente ha sido larga. Este proyecto no entraría a regir antes del 2016. Hay que tomar en cuenta que a Abel Pacheco (2002-2006) le tomó tres años discutir una reforma fiscal y no se aprobó. Mientras,el plan de Consolidación Tributaria (de Laura Chinchilla) duró un año y tres meses”, expresó Rodríguez.

La vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón, coincidió con el viceministro y defendió a Solís ante los cuestionamientos de la oposición, que afirma que el mandatario irrespeta su promesa de no gestionar nuevos impuestos en los dos primeros años de gestión.

“El presidente no ha incumplido con su palabra (…). No estamos creando un nuevo impuesto, estamos cambiando la forma de cobro de un mismo impuesto, pues la tasa impositiva no sube en su porcentaje”, dijo Chacón…

RELACIONADAS

Hacienda aboga por tasas bajas en IVA para sectores sensibles

El Ministerio de Hacienda propondrá un impuesto al valor agregado (IVA) con una tasa que sea baja, de 1% o 2% máximo, para rubros que considera sensibles como la canasta básica, salud y educación privadas.

Así lo explicó Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda, encargado de ingresos, al referirse al proyecto de ley del IVA que el Gobierno enviará en diciembre al Congreso.

“Nos estamos decantando por una tasa muy baja por dos razones: una, que permite mantener el control sobre la cadena de acreditación del impuesto y dos porque cuando los impuestos pagados por los insumos no se pueden acreditar al pago del tributo del bien final, pasan a ser parte del costo”, detalló Rodríguez.

El impuesto de ventas actual grava con un 13% los bienes, con algunas excepciones, así como una lista definida de servicios. El Gobierno mantiene la idea de dejar igual esa tarifa.

El Ejecutivo presentará un proyecto de ley para transformar este tributo en un impuesto al valor añadido, en el cual se gravan todos los bienes y servicios, pero algunos serán exonerados o se les pondría una tarifa muy baja.

El IVA es un tributo que se cobra y se paga en las etapas del proceso productivo.

Importancia de la cadena. Por lo tanto, explicó Rodríguez, si se exoneran completamente algunos bienes o servicios, se rompe la cadena, lo cual impide el control de los contribuyentes hacia atrás.

Otro problema que surge al exonerar un bien –por ejemplo, de la canasta básica–, es que los productores pagaron el tributo, pero luego no pueden cobrarlo al consumidor, así que lo asumen como un costo y terminan subiendo los precios.

El exdirector de Tributación, Adrián Torrealba recordó que en el proyecto de reforma anterior (Solidaridad Tributaria) se presentó un problema con los agricultores que venden productos exentos en la canasta básica, pues no podían cobrar el tributo al consumidor final.

“Lo que se negoció fue que los servicios que les prestaran a los agricultores tendrían una tarifa baja, del 2%”, detalló Torrealba.

El IVA genera, además, información de las ventas y los ingresos de las empresas, lo cual permite atacar la evasión del impuesto sobre la renta, pero si se exonera a un sector, ya no se pueden tener los datos.

Por ejemplo, en ámbitos como la Medicina y Odontología, un informe de la Contraloría General de la República, publicado en octubre del 2011, señaló que en el 2010, 55,2% de estos profesionales no reportaron impuesto sobre la renta, mientras que un 89,2% declaró, en promedio, ¢49.944 de impuesto.

German Morales, socio de impuestos de Deloitte, explicó que una ventaja de las tarifas bajas en sectores sensibles es la posibilidad de reducir el impacto sobre los precios. La desventaja es que así como se beneficia a sectores de bajo ingreso, también se favorece a los de alto ingreso.

Rodríguez explicó que esperan una propuesta de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep). Esa organización informó de que están en consulta con las diferentes agrupaciones asociadas para enviar el documento.

Rodríguez confirmó que remitirán la iniciativa del IVA a la Asamblea Legislativa en diciembre, y otro plan de impuesto sobre la renta, antes de marzo.

El plan del impuesto sobre la renta pretende implementar la renta global, en el cual se suman todos los ingresos y se grava una sola base, contrario al sistema cedular actual, en el que cada tipo de entrada tiene una tarifa diferente.

Uno de los temas que discute el Ministerio Hacienda es si el salario se debe incluir o no dentro de la renta global.

“Estamos valorando si el salario forma parte de la integración de la renta o se mantiene como una cédula aparte, un poco para facilitarle desde el punto de vista tributario a los asalariados”, comentó Rodríguez.

El IVA y la renta global son puntos que se trataron en reformas fiscales anteriores, que se llegaron a aprobar en primer debate, pero que luego la Sala IV declaró su proceso inconstitucional.

El economista y diputado del Partido Acción Ciudadana, Ottón Solís, hizo una propuesta al Gobierno para retomar el plan fiscal negociado en la administración de Laura Chinchilla, eliminándole y agregándole aspectos, con lo cual se presentaría un solo proyecto en enero.

No obstante, el Gobierno mantiene la idea de enviar, primero, el proyecto del IVA y luego otro plan de renta global.

Solís dijo que aunque desearía discutir un solo plan, apoyará las propuestas del Gobierno.

Añadió que en el IVA se inclinaría por pocas exoneraciones: una tarifa de 1% para áreas sensibles y subir la tasa actual del 13%, al 14% o 15%. En renta global prefiere que se incluya todo.

infografia

Así quedaron IVA y renta global en proyectos de reforma anteriores

EI IVA y la renta global son temas  que se trataron en reformas fiscales anteriores que se llegaron a aprobar en primer debate, pero que luego la Sala IV declaró su proceso inconstitucional.

IVA (impuesto al valor agregado)

  • Situación actual: Se gravan todos los bienes, excepto una lista exenta y unos pocos  servicios. La tarifa es del 13%, con algunas exenciones.
  • Proyecto de Ley de Pacto Fiscal y Reforma Fiscal Estructural (2006): Incluía un IVA, se gravaban todos los bienes y servicios, excepto los expresamente exentos, que incluía la canasta básica.  Se establecía una tarifa del 13% y para educación y salud del 6%. 
  • Proyecto de Ley de Solidaridad Tributaria (2012): Se gravaban todos los bienes y servicios, excepto los que incluía la canasta básica. Se establecía una tarifa de 14% y de 2% para educación y salud.

Renta global

  • Situación actual: Renta cedular y con base en el concepto de renta producto.
  • Proyecto de Ley de Pacto Fiscal y Reforma Fiscal Estructural (2006): Se aplicaba un concepto de renta global, pues todas las rentas del trabajo, profesionales y del capital se sumaban en una sola base imponible, así como todas las rentas de la sociedad se incluían en una sola base, incluyendo ganancias de capital por venta de acciones. Las demás ganancias de capital y rentas del capital de mercado financiero tributaban en una base especial al 10%.  
  • Proyecto de Ley de Solidaridad Tributaria (2012):  Se mantenía el régimen cedular pues las rentas del trabajo no se globalizaban. También se incluía un impuesto para las rentas pasivas del capital y para las ganancias de capital de activos no afectos a una actividad empresarial, con una tarifa del 15%. La mayor globalización se daba a nivel del impuesto sobre las utilidades.
Anuncios