Según un Reportaje, “Cuatro decisiones complican huelga en puertos de Limón”;

“El primero: la huelga declarada “ilegal” ayer por los tribunales , el Tribunal de Trabajo de Limón y su impacto sobre la posibilidad de sancionar a huelguistas , aunque es difícil por una cláusula de su convención colectiva.”…

Pero, “¿Por qué la huelga en Limón es ilegal?”; Según el Gobierno;

“Según el Juzgado de Trabajo del I Circuito Judicial de la Zona Atlántica, las labores de carga y descarga en los muelles y atracadores del Caribe es un servicio público que no se puede paralizar o suspender por una huelga. El Juzgado de Trabajo del I Circuito Judicial de la Zona Atlántica determinó que las labores de carga y descarga en los muelles y atracadores del Caribe son un servicio público que no se puede paralizar o suspender por una huelga. Por esa razón, este viernes el juez Pablo Sánchez declaró ilegal el movimiento que promueve desde el miércoles de la semana pasada el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) en los puertos de Limón y Moín.”…

“El Juzgado se base en el artículo 61 de la Constitución Política que establece que: "se reconoce el derecho (…) de los trabajadores a la huelga, salvo los servicios públicos". "Resulta clara la imposibilidad de realizar una huelga de este tipo en dicho servicio, dada su naturaleza y el impacto social que conlleva, pues la suspensión de estas labores podría causar grave daño a la economía del país, a las personas y bienes en general, en tanto paralizan las importaciones y exportaciones de productos necesarios para la economía diaria y comercio de gran parte del país", apunta el fallo.”…

La Razón del Fallo Judicial (Por Tanto) Es Justa y Válida.

“El segundo: es la cercana elección de la cúpula del sindicato de muelleros, en el mes de enero, con la posibilidad del principal dirigente, Ronaldo Blear , de estar dos años más en el cargo de secretario general, que ocupa desde el 2005.”…

Tristemente, Más que la Re-Elección de Blair, lo que Se Juega el Sindicato Es “Un paso en serio contra privilegios de Sintrajap”; que No Permitiría a la Cúpula del Sindicato de Muelleros, Extorsionar al Gobierno y Negociar Nuevas Cláusulas Abusivas en la Próxima Convención Colectiva. 

“La administración de Luis Guillermo Solís pasó de las palabras a los hechos en su intención de reducir los beneficios laborales del Sindicato de Japdeva (Sintrajap).”… “Ministro de Trabajo llama a aplicar sanciones en Japdeva tras 10 días de huelga.”…

“El tercero: la intención del Gobierno de reducir los beneficios laborales contenidos en la convención colectiva de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).”…

En ese Sentido, “Japdeva denuncia formalmente la convención colectiva de Sintrajap”; 

“La jerarca presentó la denuncia ante el Ministerio de Trabajo. Así se le llama al procedimiento mediante el cual las autoridades de una institución pública expresan su voluntad de dar por terminado un acuerdo de beneficios laborales, para entablar otro. McKinley alegó ante el Ministerio que debe existir proporcionalidad entre el costo de los servicios públicos y la calidad de estos. Añadió que el ciudadano común no estaría tan preocupado por el costo de las convenciones colectivas si estas ayudaran a garantizar servicios de primera calidad, pero en este caso no son así. Ella aboga por un acuerdo de beneficios laborales que incluya metas de producción y eficiencia, a cambio de mejores ventajas económicas y sociales para los 1.500 empleados, en la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva). En su criterio, los derechos de los trabajadores no pueden poner en apuros las finanzas del Estado y existe una anormalidad económica que se debe corregir en Japdeva. “Y en cuarto lugar, de fondo, lo que haga el Ejecutivo envía señales a otros sectores de la economía. También puede marcar su decisión de ratificar o no un proyecto de ley (vetado por la expresidenta Laura Chinchilla) que amplió el derecho a huelgas, mediante una reforma el Código Procesal Laboral, apoyada con fuerza por el partido Frente Amplio (FA), una agrupación hasta ahora aliada del gobierno de Luis Guillermo Solís.”…

Tristemente para los 1.500 empleados, en la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva); McKinley Tiene Razón. ¿Por Qué?

Entre los beneficios que otorga la convención colectiva a los empleados de Japdeva, están los siguientes:

  • Un incentivo del 30% sobre el salario base a los profesionales
  • Treinta días de vacaciones al año a quienes tengan más de ocho años de laborar en la entidad.
  • Un subsidio adicional de casi ¢34.000 por laborar un feriado y se les paga a los empleados el 100% del servicio de soda, aunque ellos pueden cambiar ese último beneficio por cajas de leche, si lo desean.
  • Hasta cuatro empleados a la vez pueden tener un mes libre con goce de salario para recibir capacitaciones dentro del territorio nacional. Si son cursos en el extranjero, pueden ausentarse hasta tres meses con sueldo.

En el 2012, Sintrajap calculó que la convención colectiva le costaba a la institución alrededor de ¢1.300 millones.”…

Así las Cosas, el “Acuerdo para atraer más barcos a puertos pondría fin a huelga” Señala;

“El establecimiento de una comisión que explore nuevos nichos de mercado portuario para Japdeva, pondría fin a la huelga de muelleros que hoy cumple 10 días en los puertos de Limón y Moín.”…

“El texto de la propuesta también establece que la comisión técnica que se nombraría haría otro estudio para analizar el impacto que la concesión portuaria de la empresa APM Terminals tendría en las operaciones de la institución estatal encargada de Limón y Moín.”…

Entre Tanto el “Sindicato desistirá de huelga en Limón si Gobierno garantiza a Japdeva igualdad con APM”;

“El sindicato de muelleros de Limón condicionó esta tarde al Gobierno a garantizarle a Japdeva y la concecionaria de la nueva terminal (APM Terminals) igualdad en el manejo de carga en los muelles del Caribe. Así lo expresan en un documento entregado al ministro de Trabajo, Víctor Morales y firmado por Ronaldo Blear, secretario general de Sintrajap. En la misiva instan al gobierno a firmar un "documento formal" en el que dejen constancia del compromiso por parte de las autoridades estatales, ante la negativa que han mostrado de negociar una cláusula del contrato con APM que habla del manejo exclusivo de contenedores en la futura terminal. Como condición  para levantar la huelga  que lleva ya  diez  días, solicita  que el gobierno de Luis Guillermo Solís "le garantice a Japdeva mediante el mecanismo legal que el estado le permita, que podrá atender todo tipo de barcos o de cargas en los puertos públicos nacionales, aún después de que eventualmente entre en operación la nueva terminal de contenedores".

Tristemente para el Gobierno: Ministerio de Trabajo y Jerarca de Japdeva, el Sindicato de Muelleros de Limón Tiene Razón en ese Sentido. ¿Por Qué?

“En reiteradas ocasiones, el presidente Luis Guillermo Solís enfatizó que no cedería a las presiones del sindicato y que no renegociaría la cláusula 9.1 del contrato. Esa apartado es el que otorga la actividad de los barcos portacontenedores a la empresa holandesa; mientras que los buques con carga mixta (contenedores, vehículos, metales, graneles) se los asigna a los muelles actuales operados por Japdeva.”…

Y es Como “en Reiteradas Ocasiones” he Señalado, el Gobierno Como Ente Representativo de la Democracia, Debe Garantizar en Primera Instancia los Derechos Legales, Jurídicos y Constitucionales del Pueblo, de la Ciudadanía, NO los de la Empresa Privada y Mucho Menos Sí Ésta Es Extranjera.

No Hay Ninguna Razón para Oponerse a Re-Negociar la Cláusula 9.1 del Contrato.

Es Más, Eliminando la Cláusula de Exclusividad Todos Ganan: Empresa Privada, Empresa Pública, Gobierno, Estado, Pueblo y Ciudadanía.

Irónicamente, los Únicos que Saldrían Perdiendo Son los Propios Proponentes de Eliminar la Cláusula 9.1 del Contrato, el Sindicato de Muelleros. ¿Por Qué?

La Razón Es Sencilla, Sí se Elimina la Cláusula de Exclusividad, No Habría Razón Alguna para Dar Validez a Considerar a APM Terminals Como un Monopolio Empresarial Privado; Sí se Elimina la Cláusula de Exclusividad, No Habría Competencia Desleal; o en Otras Palabras, Habría Competencia Abierta, Aunque No Necesariamente Igualitaria.

Y ¿Por Qué Sería el Sindicato de Muelleros él que Saldría Perdiendo?

Porque Tendría que Competir Franca y Abiertamente Contra Una Eficiente Empresa Privada; Eso Significa que, Como Decimos los Ticos, O Se Pone las Pilas, O Sale del Mercado y Quiebra.

Pero Vamos, Más Allá, Eso Significa que, los 1.500 empleados, en la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) Tendrán que Trabajar Eficientemente y Rendir en el Trabajo, Si Quieren que la Competencia, No Se Lleve su Mercado.

Eso También Significa que, la Empresa Privada Tendría que Bajar sus Tarifas, Si la Empresa Pública Logra Competir Eficientemente.

Es Más, Eso Significa que, Para Mantener la Eficiencia y la Competitividad, la Empresa Pública, Necesariamente Tendrá que, Re-Invertir Buena Parte de sus Ganancias en Modernizar y Mantener Así sus Muelles.

Eso También Significa que, Si el Sindicato de Muelleros Quiere Seguir Manteniendo los Privilegios y Concesiones a sus Trabajadores, a Través de su Próxima Convención Colectiva, Tendrá que Pensarlo Dos Veces.

Finalmente, eso Significa que, Eliminando la Cláusula de Exclusividad, el Pueblo Limonense Tendría el Puerto que Tanto se Merece, el Desarrollo Económico y Social que le Ha Sido Negado por Años y Años; el Gobierno Demostraría que Gobierna en Democracia, No en Plutocracia; Se Respetaría la Soberanía Nacional y la Libre Competencia Entre la Empresa Pública y la Empresa Privada; y Se Daría Un Paso Positivo Hacia la Equidad e Igualdad Socio-Económica Entre lo Público y lo Privado, Demostrando un Modelo de Democracia Más Participativo.                  

Huelga en Limón llegaría a su fin tras acuerdo entre Gobierno y Sindicato

 

Cuatro decisiones complican huelga en puertos de Limón

El motivo de la huelga que llega hoy a su jornada 11, en los muelles de Limón, es el rechazo sindical a la operación privada exclusiva de una terminal de contenedores en Moín, pero las circunstancias alrededor del movimiento de protesta van más allá y todos los días ocurre algo nuevo. Ayer, por ejemplo, se paralizó la mesa de diálogo porque el sindicato rechazó una propuesta de arreglo y anoche envió una nueva.

En un repaso del entorno de la huelga, declarada “ilegal” ayer por los tribunales , hay al menos cuatro asuntos paralelos al movimiento, con diferente grado de impacto sobre la solución y la normalización de los puertos, por donde pasa más del 80% de las mercancías del país.

El primero: la declaratoria de ilegalidad de la huelga por el Tribunal de Trabajo de Limón y su impacto sobre la posibilidad de sancionar a huelguistas , aunque es difícil por una cláusula de su convención colectiva.

El segundo: es la cercana elección de la cúpula del sindicato de muelleros, en el mes de enero, con la posibilidad del principal dirigente, Ronaldo Blear , de estar dos años más en el cargo de secretario general, que ocupa desde el 2005.

El tercero: la intención del Gobierno de reducir los beneficios laborales contenidos en la convención colectiva de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

Ya esta semana se hizo el primer trámite formal, aunque la huelga ha entorpecido estas conversaciones, según Ann McKinley, presidenta de Japdeva.

Y en cuarto lugar, de fondo, lo que haga el Ejecutivo envía señales a otros sectores de la economía. También puede marcar su decisión de ratificar o no un proyecto de ley (vetado por la expresidenta Laura Chinchilla) que amplió el derecho a huelgas, mediante una reforma el Código Procesal Laboral, apoyada con fuerza por el partido Frente Amplio (FA), una agrupación hasta ahora aliada del gobierno de Luis Guillermo Solís.

Ministro de Trabajo llama a aplicar sanciones en Japdeva tras 10 días de huelga.

Sin humo blanco. Estas circunstancias rodean la mesa de diálogo del Gobierno con el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap), que sigue trabada porque el gremio insiste en la renegociación de la cláusula 9.1 del contrato de concesión con la empresa holandesa APM Terminals.

Esta disposición permite la exclusividad de la firma privada sobre la terminal de contenedores de Moín durante 33 años, lo que incluye la inversión de $1. 000 millones.

El Gobierno insiste en que la cláusula es innegociable si no hay voluntad de APM Terminals, pues el contrato ha sido refrendado por los tribunales y solo falta un dictamen del impacto ambiental para que APM Terminals coloque la primera piedra del proyecto. “Seguridad jurídica” y “atracción de inversiones” son los argumentos.

Por eso, Sintrajap rechazó, por unanimidad, la propuesta de arreglo que negoció su representante José Luis Castillo en San José, mientras Ronaldo Blear se mantenía en Limón. Castillo contestó ayer molesto sobre si pretende ser secretario general, aunque no lo confirmó ni lo descartó.

Anoche, el propio Blear firmó una contrapropuesta y la envió a San José. Esta pide, de nuevo, que se anule la exclusividad de APM Terminals, en aras de un “verdadero libre mercado”.

Horas antes, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, calificó como “delicado” el momento al que llega la huelga, aunque los puertos siguen operando con normalidad, según McKinley.

Solís también dijo sentirse “satisfecho” por la declaratoria de ilegalidad de la huelga. El Juzgado de Trabajo de Limón determinó que las labores de carga y descarga en los muelles y atracaderos del Caribe son un servicio público que no se puede paralizar por una huelga.

Es decir, que este es un servicio esencial, uno de los puntos polémicos del veto presidencial a la reforma al Código Procesal Laboral, apoyada también por el sector sindical que esta semana decisión retirarse del mecanismo de diálogo nacional impulsado por Gobierno

RELACIONADAS

Un paso en serio contra privilegios de Sintrajap

La administración de Luis Guillermo Solís pasó de las palabras a los hechos en su intención de reducir los beneficios laborales del Sindicato de Japdeva (Sintrajap).

Aun en medio de la negociación para buscarle una salida a la huelga de muelleros, la presidenta ejecutiva de la institución portuaria, Ann McKinley, denunció la convención colectiva ante el Ministerio de Trabajo. Ese es el primer paso para renegociarla.

McKinley lo hizo con un alegato económico: los derechos de los trabajadores no pueden poner en apuros las finanzas del Estado y, en la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), hay un desequilibrio.

Añadió que el ciudadano común no estaría tan preocupado por el costo de las convenciones colectivas si estas ayudaran a garantizar servicios de primera calidad, pero en este caso no es así.

“Japdeva no puede seguir adelante con esta convención colectiva. Ha llegado a este punto por la irresponsabilidad de administraciones anteriores. Cada vez que había huelga, las negociaciones acababan con entregar este tipo de beneficios sin tener en cuenta el impacto en las finanzas y operatividad de Japdeva”, alegó.

Entre los beneficios, están 30 días de vacaciones al año para el que tenga más de ocho años de laborar; ¢34.000 adicionales por feriado laborado y 30% más sobre el salario base a los profesionales.

Ronaldo Blear, secretario general de Sintrajap, niega que la huelga pretenda defender beneficios: “No estamos pidiendo gollerías, salarios, ni mucho menos”.

La convención vence el 31 de diciembre. Trabajo convocará a las partes a renegociar. Mientras, sigue vigente el acuerdo actual.

¿Por qué la huelga en Limón es ilegal?

Los barcos cargados de contenedores continuaban ayer con su operación normal de carga y descarga. Se espera que durante la semana más buques atraquen en Moín; según Japdeva están en tiempo.  | JONH DURÁN.

Según el Juzgado de Trabajo del I Circuito Judicial de la Zona Atlántica, las labores de carga y descarga en los muelles y atracadores del Caribe es un servicio público que no se puede paralizar o suspender por una huelga.

El Juzgado de Trabajo del I Circuito Judicial de la Zona Atlántica determinó que las labores de carga y descarga en los muelles y atracadores del Caribe son un servicio público que no se puede paralizar o suspender por una huelga.

Por esa razón, este viernes el juez Pablo Sánchez declaró ilegal el movimiento que promueve desde el miércoles de la semana pasada el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) en los puertos de Limón y Moín.

El Juzgado se base en el artículo 61 de la Constitución Política que establece que: "se reconoce el derecho (…) de los trabajadores a la huelga, salvo los servicios públicos".

"Resulta clara la imposibilidad de realizar una huelga de este tipo en dicho servicio, dada su naturaleza y el impacto social que conlleva, pues la suspensión de estas labores podría causar grave daño a la economía del país, a las personas y bienes en general, en tanto paralizan las importaciones y exportaciones de productos necesarios para la economía diaria y comercio de gran parte del país", apunta el fallo.

La resolución también ordena a la Policía a garantizar "por todos los medios a su alcance" la continuación de todos los trabajos en las instalaciones de Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

No obstante, la declaratoria de ilegalidad todavía no está en firme, Sintrajap tiene tiempo hasta el lunes para presentar una apelación.

Sintrajap está en huelga desde el miércoles de la semana pasada porque se opone a la concesión que permitiría a APM Terminals construir un megapuerto en Moín, para atender de manera exclusiva los barcos portacontenedores.

La molestia es por la cláusula 9.1 del contrato que otorga la actividad de los barcos portacontenedores a la empresa holandesa; mientras que los buques con carga mixta (contenedores, vehículos, metales, graneles) se los asigna a los muelles actuales operados por Japdeva.

En reiteradas ocasiones el presidente Luis Guillermo Solís ha dicho que esa apartado no se renegociará, porque sería atentar contra la seguridad jurídica del país.

Japdeva denuncia formalmente la convención colectiva de Sintrajap

Ann McKinley, presidenta ejecutiva de Japdeva, cumplió el miércoles una orden del presidente Luis Guillermo Solís: denunciar la convención colectiva que cobija a los sindicalistas de Sintrajap, a fin de renegociar sus privilegios laborales.

Por el puerto limonenese de Moín se mueve el 80%  de la carga de exportación e importación del país.  | ARCHIVO.

Por el puerto limonenese de Moín se mueve el 80% de la carga de exportación e importación del país. | ARCHIVO.

La jerarca presentó la denuncia ante el Ministerio de Trabajo. Así se le llama al procedimiento mediante el cual las autoridades de una institución pública expresan su voluntad de dar por terminado un acuerdo de beneficios laborales, para entablar otro.

McKinley alegó ante el Ministerio que debe existir proporcionalidad entre el costo de los servicios públicos y la calidad de estos. Añadió que el ciudadano común no estaría tan preocupado por el costo de las convenciones colectivas si estas ayudaran a garantizar servicios de primera calidad, pero en este caso no son así.

Ella aboga por un acuerdo de beneficios laborales que incluya metas de producción y eficiencia, a cambio de mejores ventajas económicas y sociales para los 1.500 empleados, en la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

En su criterio, los derechos de los trabajadores no pueden poner en apuros las finanzas del Estado y existe una anormalidad económica que se debe corregir en Japdeva.

"Japdeva no puede seguir adelante con esta convención colectiva y se hace necesario entrar a esta revisión". Ann McKinley, presidenta de Japdeva

La convención actual de Japdeva entró a regir el 1° de enero del 2013 y vence el 31 de diciembre del 2014.

"Japdeva no puede seguir adelante con esta convención colectiva y se hace necesario entrar a esta revisión. Ha llegado a este punto por la irresponsabilidad de administraciones anteriores", dijo la jerarca.

"Cada vez que había alguna huelga las negociaciones acababan con entregar este tipo de beneficios sin tener en cuenta el impacto en las finanzas y operatividad de Japdeva", continuó.

Entre los beneficios que otorga la convención colectiva a los empleados de Japdeva, están los siguientes:

  • Un incentivo del 30% sobre el salario base a los profesionales
  • Treinta días de vacaciones al año a quienes tengan más de ocho años de laborar en la entidad.
  • Un subsidio adicional de casi ¢34.000 por laborar un feriado y se les paga a los empleados el 100% del servicio de soda, aunque ellos pueden cambiar ese último beneficio por cajas de leche, si lo desean.
  • Hasta cuatro empleados a la vez pueden tener un mes libre con goce de salario para recibir capacitaciones dentro del territorio nacional. Si son cursos en el extranjero, pueden ausentarse hasta tres meses con sueldo.

En el 2012, Sintrajap calculó que la convención colectiva le costaba a la institución alrededor de ¢1.300 millones.

La Junta de Administración Portuaria denunció el acuerdo laboral en medio de l a huelga que hoy cumple diez días en los muelles de Limón y Moín y que este viernes fue declarada ilegal. Los afiliados de Sintrajap paralizaron sus funciones porque se oponen al contrato de concesión que permitiría a la empresa APM Terminals construir un megapuerto en Moín exclusivo para barcos portacontenedores.

"No estamos pidiendo gollerías, salarios ni mucho menos, ni beneficios convencionales". Ronaldo Blear, secretario general de Sintrajap

Esta mañana, Ronaldo Blear, secretario general de Sintrajap, sostuvo que la huelga no tiene por objetivo influir en la renegociación de la convención colectiva: "No estamos pidiendo gollerías, salarios ni mucho menos, ni beneficios convencionales".

McKinley, en tanto, aseguró que el sindicato está consciente de que es necesario hacer la revisión: "Hay que hacer los ajustes para que sea compatible con los desafíos de Japdeva como empresa pública competitiva".

Víctor Morales, ministro de Trabajo, confirmó que su cartera recibió la denuncia sobre la convención colectiva de Sintrajap, pero alegó que debía estudiar más el tema.

Sindicato desistirá de huelga en Limón si Gobierno garantiza a Japdeva igualdad con APM

El Sindicato de Trabajadores de Japdeva confirmó que este viernes mantendrá en operación el muelle de Moín pese a que una parte del gremio se unirá a las marchas que preparan los educadores.

El Sindicato de Trabajadores de Japdeva y afines portuarios (Sintrajap) propuso al gobierno continuar dialogando para levantar la huelga que ya contabiliza diez días. (ARCHIVO)

El sindicato de muelleros de Limón condicionó esta tarde al Gobierno a garantizarle a Japdeva y la concecionaria de la nueva terminal (APM Terminals) igualdad en el manejo de carga en los muelles del Caribe.

Así lo expresan en un documento entregado al ministro de Trabajo, Víctor Morales y firmado por Ronaldo Blear, secretario general de Sintrajap.

En la misiva instan al gobierno a firmar un "documento formal" en el que dejen constancia del compromiso por parte de las autoridades estatales, ante la negativa que han mostrado de negociar una cláusula del contrato con APM que habla del manejo exclusivo de contenedores en la futura terminal.

Como condición  para levantar la huelga  que lleva ya  diez  días, solicita  que el gobierno de Luis Guillermo Solís "le garantice a Japdeva mediante el mecanismo legal que el estado le permita, que podrá atender todo tipo de barcos o de cargas en los puertos públicos nacionales, aún después de que eventualmente entre en operación la nueva terminal de contenedores".

Para ello incluso le sugieren al Ejecutivo acatar lo dispuesto, entre otras normas jurídicas, por el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Costa Rica y Estados Unidos en materia de "principios de competencia". El Tratado, aprobado en el 2007, tuvo una férrea oposición por parte del sector sindical del país.

En el documento también exigen garantía de que "con fundamento en el articulo número uno de la Ley Orgánica de Japdeva, como Autoridad Portuaria sea la encargada de coordinar y brindar los servicios de atraque y desatraque, pilotaje y remolcadores de todos los barcos que ingresen a las terminales portuarias en el Caribe Costarricense".

Finalmente, los sindicalistas aclaran que su protesta obedece a que Japdeva debe contar con igualdad de condiciones. "No nos oponemos a que venga a invertir la APM Terminals a Limón o que vengan las empresas que quieran a desarrollar la provincia en un verdadero libre mercado donde los usuarios tengan libertad de poder elegir por donde importan o exportan los productos".

En la carta, además señalan efectuar la mesa de diálogo en un punto neutral entre Guápiles y Limón centro.

En el 2010, la firma holandesa APM Terminals se adjudicó el plan para la terminal de contenedores, valorado en $1.000 millones, con la premisa de que entraría en operación en el 2016. Sin embargo, inumerables trabas han retrasado el inicio de esta operación.

Acuerdo para atraer más barcos a puertos pondría fin a huelga

Conversaciones de ayer en el Ministerio de Trabajo, entre Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia, y José Luis Castillo, de Sintrajap.  | CASA PRESIDENCIAL

Conversaciones de ayer en el Ministerio de Trabajo, entre Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia, y José Luis Castillo, de Sintrajap.

El establecimiento de una comisión que explore nuevos nichos de mercado portuario para Japdeva, pondría fin a la huelga de muelleros que hoy cumple 10 días en los puertos de Limón y Moín.

Ese es uno de los puntos incluidos en el acuerdo elaborado ayer entre el Gobierno y el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap), luego de nueve horas de diálogo en el Ministerio de Trabajo, en San José.

Para deponer el movimiento, la propuesta requiere ser aprobada por las bases de la organización laboral de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

Según el compromiso que adquirió Sintrajap con el Poder Ejecutivo, la respuesta de sus agremiados sería dada a conocer a las 9 a. m. de este viernes, tras las consultas que se harían anoche.

Tres fuentes cercanas a la mesa de diálogo de ayer confirmaron a La Nación que la primera parte del acuerdo consiste en hacer estudios de mercado sobre el potencial de Japdeva para atraer más barcos, mediante el análisis de las tendencias actuales.

El texto de la propuesta también establece que la comisión técnica que se nombraría haría otro estudio para analizar el impacto que la concesión portuaria de la empresa APM Terminals tendría en las operaciones de la institución estatal encargada de Limón y Moín.

El acuerdo se alcanzaría después de tres rondas de negociaciones en torno a la oposición de Sintrajap a la concesión que permitiría a APM Terminals construir un megapuerto en Moín, para atender de manera exclusiva los barcos portacontenedores.

En reiteradas ocasiones, el presidente Luis Guillermo Solís enfatizó que no cedería a las presiones del sindicato y que no renegociaría la cláusula 9.1 del contrato.

Esa apartado es el que otorga la actividad de los barcos portacontenedores a la empresa holandesa; mientras que los buques con carga mixta (contenedores, vehículos, metales, graneles) se los asigna a los muelles actuales operados por Japdeva.

Apenas 10 después de iniciada la huelga, el miércoles de la semana pasada, el Gobierno intervino con la Policía en Limón y Moín, para retirar a los huelguistas, y reanudar las operaciones portuarias con ayuda de operaciones externos.

El contenido íntegro del acuerdo se dará a conocer hoy después de la cita pactada en la sede del Ministerio de Trabajo.

“Las partes convinieron en encontrarse este viernes 31 de octubre a las 9 a. m. en la sede del Ministerio de Trabajo en San José para la firma del acuerdo que daría por finalizada la huelga (…). Esto en el caso de que el documento sea aprobado por las bases sindicales”, reza el comunicado que leyó el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez.

En la negociación de ayer, además del ministro Jiménez, estuvieron presentes el ministro de Trabajo, Víctor Morales Mora, y la presidenta de Japdeva, Ann McKinley; así como el representante de Sintrajap, José Luis Castillo, y el diputado del Frente Amplio, Gerardo Vargas Varela, quien fungió como testigo.

 

Video: Ministro de Trabajo llama a aplicar sanciones en Japdeva tras 10 días de huelga

El ministro de Trabajo, Víctor Morales Mora, hizo un llamado para que Japdeva, aplique sanciones a sus funcionarios, tras la declaración de ilegalidad de la huelga en los puertos del Caribe, que contabiliza este viernes 10 días.

Anuncios