Me Llamó mucho la Atención Un Artículo Escrito por DAVID DÍAZ ARIAS: “Óscar Arias, el antiimperialista”; no solo Porque, No se si Ingenua o Deliberadamente Confunde, No, Invierte los Términos Anti e Imperialista:  

anti-.

(Del gr. ἀντι-).

1. pref. Significa ‘opuesto’ o ‘con propiedades contrarias’.

imperialista.

(De imperial e -ista).

1. adj. Perteneciente o relativo al imperialismo.

Posiblemente con el Propósi

to de Re-Glorificar el Supuesto Pacifismo del que Arias hizo gala en la década de los ochenta.

Y es que, Para Todo Propósito Histórico o Intelectual, lo que Arias Llevó a Cabo en la Década de los 80 Fue una Campaña o Movimiento Pacifista en la Región:

pacifista.

1. adj. Perteneciente o relativo al pacifismo.

Nada, pero Absolutamente Nada que Ver con el Anti-Imperialismo (2.m.)

imperialismo.

(De imperial e -ismo).

1. m. Sistema y doctrina de los imperialistas.

2. m. Actitud y doctrina de quienes propugnan o practican la extensión del dominio de un país sobre otro u otros por medio de la fuerza militar, económica o política.

Y Es que, Precisamente, la Extensión del Dominio del País; Así como Sobre Otros (sus Ciudadanos) por Medio de la Fuerza Económica y Política-Partidista, Es lo que Buscaba Oscar Arias, Desde su 1° Administración Neoliberal en 1986.

Óscar Arias y el Neoliberalismo

Óscar Arias en la década los 80’s

Óscar Arias Sánchez es considerado por sectores del país como el introductor, en su periodo de 1986 – 1990, delneoliberalismo, política que consideran que no solo no dio los resultados prometidos en ese momento, sino que deterioró las condiciones de vida de un sector importante de la población, y al amparo de estas políticas de apertura y privatización se dieron concesiones al sector privado desfavorables para el país.

  • Un ejemplo de esto es el caso Millicom, en el cual Óscar Arias Sánchez firmó el 4 de diciembre de 1987, eldecreto N° 268 en el cual le concesionó, a la empresa COMCEL subsidiaria de Millicom en Costa Rica, latelefonía celular, cuando las telecomunicaciones en ese momento eran un monopolio estatal en Costa Rica. Este hecho fue declarado, años más tarde, inconstitucional por la Sala Constitucional. Este fue el primer intento de abrir ese monopolio.
  • Otro intento de privatización en el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), ocurrido durante la administración 1986–1990, fue la creación de la Empresa Costarricense de Telecomunicaciones (ECOTEL), proyecto que consistió en la venta de acciones del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Este último en la nueva empresa ECOTEL tendría el 40% de las acciones y se le dejaría al sector privado el resto. Este proyecto fue aprobado por la junta directiva del ICE de la administración 1986-1990, pero tuvo que ser archivado ante la resistencia de sectores de la sociedad costarricense.
  • Fue también en la primera administración de Arias, cuando se aprobó la Ley 7200, que autoriza la generación eléctrica privada. Esta ley permite que empresas privadas le vendan energía al Estado, generando una baja en los ingresos estatales, con tarifas calificadas como ilegales por la Contraloría General de la República en su informe N° 90-2000 de abril del año 2000. En el año 2003 se firmó, al amparo de la Ley 7200, un contrato de venta de electricidad entre el ICE y el Ingenio Taboga, propiedad de Óscar Arias.
  • Durante su segundo mandato promueve a Costa Rica para que empresas lleguen al país y se instalen bajo condiciones favorables del régimen de zonas francas, creando empleos, tal como lo promete en su campaña electoral. Cabe destacar que el es propietario de una de las zonas francas que abre en este periodo, por lo que esas empresas se instalan y el percibe parte del beneficio.

Y lo Que Continuó y Extendió en su 2° Administración Neoliberal con el TLC.

Proceso del TLC

Óscar Arias en 2009

La aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos fue otro punto de polémica durante su segunda administración.

Negociado y suscrito por su antecesor dr Abel Pacheco, El Gobierno Pacheco concluyo sin haber enviado el DR-CAFTA a su ratificación al Poder Legislativo. En la campana electoral el tratado fue tema constante de discusión, diciendo claramente Arias Sánchez que estaba a favor del mismo. El estrecho margen por el que fue electo presagiaba la aguda división que generaría el DR-CAFTA.

A pesar de contar con los votos para obtener la aprobación legislativa (2/3 partes), las continuas tácticas dilatorias de los partidos minoritarios amenazaban con volver imposible la ratificación a tiempo del tratado. Adicionalmente el ambiente se caldeaba con las amenaza de grupos extremistas de desconocer una posible aprobación legislativa por medio de actos violentos, a modo de ejemplo en marzo del 2005 en la página de la Universidad Nacional[cita requerida](enlaces).

"En oposición al llamado a un referéndum por parte del Movimiento Libertario para dilucidar si se aprueba el TLC, Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP) y representante del Comité Cívico Nacional, instó a realizar un "referéndum de la calle" como forma para combatir la aprobación de este tratado. "Si pudimos derrotar el combo del ICE] con una gran unidad, el potencial para derrotar el TLC es mucho mayor", dijo Vargas, "pues hay más potenciales afectados y más armas teóricas y políticas para hacerlo"."

A pesar de esas afirmaciones, eventualmente la idea del referéndum ganó adeptos, para los opositores impedía que la mayoría legislativa se impusiera, para quienes lo apoyaban imponía una resolución, y para la gran mayoría de los costarricenses simplemente resolvía el dilema con el voto lo que disminuía el riesgo de la violencia.

Un disputado proceso lleno de acusaciones de un lado y de otro, culminaron en una masiva participación popular el día del referéndum.

Finalmente el DR-CAFTA se aprobó en el referendo del 7 de octubre de 2007, con un cerrado margen de 51% a favor y 48% en contra.

Ver: Óscar Arias

Así que, No Hay que Confundir la Gimnasia con la Magnesia y Mucho Menos Tratándose de Hechos Históricos o Con el Propósito de Re-Glorificar al Líder Neoliberal (Neo-Liberacionista); Óscar Arias, el Pro-Imperialista; en buen Tico, el Neo-Liberacionista Impulsor, Gestor e Instaurador del Neoliberalismo Económico y Comercial en Costa Rica.

 

Óscar Arias, el antiimperialista POR DAVID DÍAZ ARIAS

La figura de Óscar Arias merece un análisis profundo en sus representaciones, como sugirió Iván Molina en un artículo publicado en este diario el pasado 8 de marzo. En aquel texto, Molina exploró cómo se había “monstrificado” a Arias después de 1990.

En cambio, antes de eso, Arias fue presentado en otros términos, y quienes lo ensalzaron fueron especialmente académicos universitarios e intelectuales. Muchos de ellos hablaron de Arias como de un héroe antiimperialista.

Arias ganó las elecciones de 1986. El 7 de febrero, en una entrevista con el semanario Universidad , Arias indicó: “[…] para retomar el crecimiento, necesitamos paz. En Costa Rica podemos tener paz y no trabajo, pero lo que no es posible es tener trabajo si no hay paz”.

Apoyo  a Arias por grupo Soberanía, Semanario Universidad, 1986 (arriba).  Arias en la UCR, Semanario Universidad,16 de octubre de 1987 (abajo).

Apoyo a Arias por grupo Soberanía, Semanario Universidad, 1986 (arriba). Arias en la UCR, Semanario Universidad,16 de octubre de 1987 (abajo).

Luego, ante la pregunta del periodista Gilberto Lopes sobre el papel de Costa Rica en Centroamérica, Arias remató:

“En este campo, me propongo no solo tener una posición pasiva, de no dejarnos arrastrar a ser actores en los conflictos que viven pueblos hermanos, sino que, por el contrario, queremos tener una posición activa, hacer de Costa Rica un agente promotor de la paz en Centroamérica y el mundo”.

En una entrevista con un reportero estadounidense, el 21 de febrero de 1986, Arias arremetió contra la política exterior de Reagan. El resultado de esa declaración fue una poderosa crítica dentro de Costa Rica que Isaac Felipe Azofeifa enfrentó en su columna en Universidad el 28 de febrero. Azofeifa escribió:

“[…] el Dr. Arias ha opinado como presidente electo de un país orgulloso de su dignidad de país libre, y también como latinoamericanista que es, en apoyo íntegro del trabajo, de pacificación del Grupo de Contadora”.

A su vez, José R. Cordero Croceri apuntó que Ronald Reagan había sido el derrotado en la contienda electoral costarricense.

Ya el 14 de marzo de 1986 en Universidad, el profesor Manuel Formoso apostaba por la esperanza de una nueva política exterior que permitiera a Costa Rica, “no aislada sino en asocio con sus aliados naturales, las democracias de América Latina y los gobiernos socialdemócratas europeos”, desprenderse de lo dictado por los Estados Unidos.

Intelectuales y paz. En ese contexto, en la Universidad de Costa Rica se planeó una serie de sesiones en el marco de la Cátedra Eugenio Fonseca Tortós para analizar el tema “Perspectivas de la paz en Centroamérica”.

En ellas participaron intelectuales de toda Centroamérica. La sesión de inicio se produjo el 9 de abril y el discurso inaugural fue pronunciado por Fernando Durán Ayanegui, rector de la UCR. Él subrayó la necesidad de desarrollar la paz, pero cimentada sobre una justicia social.

El 9 de mayo de 1986, el escritor Alfonso Chase certificó la imagen de Arias como líder de la paz enUniversidad al indicar que “los valores de la Paz y el Diálogo, confirmados en la votación mayoritaria del dos de febrero, han sido subrayados por Arias como el norte de su reciente viaje y sus declaraciones en su periplo sudamericano". Chase prosiguió:

”Se trataba, lúcidamente, de limpiar la cara a Costa Rica y presentarla con dignidad, conciencia de soberanía e independencia, y no como una provincia del imperio, satélite y eco de las declaraciones de la política norteamericana, actitud que desprecian y censuran los mismos diarios norteamericanos cuando se refieren a nuestra patria”.

En julio, un grupo llamado Soberanía publicó una declaración de principios. El grupo estaba integrado por Azofeifa, Carmen Naranjo, Yolanda Rojas, Laura Vargas, Cordero Croceri, Daniel Camacho, Lily Guardia, Rodolfo Solano Orfía, Carlos Morales, Jacinto Ordóñez, Julio Jurado del Barco, Cristina Zeledón y Luis Guillermo Herrera.

Sus principios eran encontrar la objetividad y utilizar los medios de comunicación como “instrumento activo para buscar la unidad y la comprensión mutua entre los hombres y entre los pueblos”.

El grupo se proponía trabajar sin descanso por la paz y la “coexistencia respetuosa entre los regímenes de distinto signo político y social”, aspirar por una paz “basada en la justicia y la libertad” y velar por la dignidad de Costa Rica como Estado libre.

Soberanía envió una carta a Arias que Universidad publicó el 7 de noviembre. En ese momento, cuando se hablaba públicamente del inicio de una intervención directa de los Estados Unidos en Nicaragua, Soberanía escribió:

“Con suma preocupación observamos que se precipitan los acontecimientos hacia una escalada en el conflicto centroamericano y parece cercano el momento de la generalización de la guerra en la región con graves consecuencias para Costa Rica.

”Ante esta dramática situación, reconocemos el enorme y patriótico esfuerzo que usted realiza por mantener a nuestra patria en el sendero de la neutralidad y por defender nuestra soberanía y los más auténticos intereses nacionales”.

En su revisión del año 1986, Universidad consideraba que, a diferencia “del gobierno anterior, Arias ha hecho intentos por articular una política menos servil a Estados Unidos”.

Añadía que, a pesar de la presión venida desde Washington, “la llegada de Óscar Arias al poder, el 8 de mayo pasado, significó una corriente de aire fresco en medio de una Costa Rica desvergonzada al servicio de las políticas de Ronald Reagan”.

Cerrar filas. A mediados de febrero de 1987, después de una reunión de los presidentes de Centroamérica (excepto Daniel Ortega) en San José, Universidad comunicó que se disipaban las presiones sobre Nicaragua y que Arias invitaría a Ortega a integrarse en la negociación por la paz.

Algunos académicos insistieron en apoyar al presidente. Manuel Formoso volvió a su evaluación del gobierno e insistió en ver en Arias una “independencia política que creíamos desaparecida en todo presidente liberacionista” e indicó:

“Los esfuerzos pacificadores del presidente Arias son muy importantes y deben merecer nuestro apoyo en estos momentos de incertidumbre y graves tropiezos […]. No tengo la menor duda […] de que, en esta hora de incertidumbre y tropiezos que experimenta el plan de paz de don Óscar Arias, los costarricenses debemos cerrar filas en torno a nuestro presidente y apoyarlo en sus esfuerzos pacificadores”.

Imagen sin titulo - GN

El 31 de julio de 1987 en Universidad , Carlos Morales apuntó que Arias había asumido varias actitudes que debían reconocerse:

“Me refiero a sus gestiones por la paz en Centroamérica, a su decisión de limpiar el país de mercenarios anti nicas, a su valiente viaje por el istmo sin excluir el país prohibido, a su resolución de desmilitarizar a la Guardia Civil para que sea productiva y no represiva, a su empeño por educar mejor a este pueblo y desenmascarar a los tahúres de la desinformación que trasiegan con la falacia.

”Si el Presidente Arias actúa como líder ideológico y no como resonancia de las voces del dólar, la historia le guardará un sitial de honor en los anales de la Patria […]. Y si tan siquiera una pequeña parte de sus metas se cumplen, habrá suficientes consecuencias para recordar al estadista. Al hombre que pensó y orientó, al intelectual que no se dejó aplanar por la mediocridad y la avaricia”.

El 7 de agosto de 1987 en Guatemala, se firmó el Plan de Paz. Manuel Formoso recibió de forma efusiva el acuerdo, Carlos Morales lo catalogó de un “gustazo” y el grupo Soberanía consideró el momento de la firma como de “regocijo universal”.

La caricatura promovió imágenes importantes al respecto, algo estudiado por María Pérez Yglesias en aquel momento.

Como anotan Steven Palmer e Iván Molina en su The Costa Rica Reader , el caricaturista Hugo Díaz publicó dibujos en los que Arias llevaba una pequeña paloma blanca, que simbolizaba la paz, frente a un Reagan que lanzaba un águila rapaz contra la región. Finalmente, la paloma derrotaba al águila.

El golpe de gracia para la consolidación de la imagen de Arias lo dio el anuncio de que había ganado el Premio Nobel de la Paz. En un largo artículo que publicó Universidad el 16 de octubre de 1987, Lopes resumió el proceso histórico que había llevado al Nobel.

Formoso se llenó de entusiasmo y escribió: “Al concedérsele el Premio Nobel de la Paz a un hombre que se ha empeñado en sustituir la guerra por el diálogo […], la causa humanista y de la razón se ve fortalecida y pierden terreno los necios guerreristas que todo lo quieren resolver a tiros”.

El 8 de octubre de 1987, Arias llegó a la Universidad de Costa Rica. El pretil estaba abarrotado de gente. Arias se sentó ante una mesa preparada para el debate, en medio de la vicerrectora de Docencia y el director de Universidad .

Esa reunión sirvió para sellar la estrecha relación que había entre Arias y los universitarios. El Canal 15, de la UCR, realizó un “filme especial” al que tituló Óscar Arias y los jóvenes y lo transmitió en una de aquellas noches. Eran otros tiempos.

El autor trabaja en un texto sobre los intelectuales y la política exterior del periodo 1982-1990 y agradece algunos datos suministrados por Iván Molina.

 

anti-.

(Del gr. ἀντι-).

1. pref. Significa ‘opuesto’ o ‘con propiedades contrarias’.

imperialista.

(De imperial e -ista).

1. adj. Perteneciente o relativo al imperialismo.

2. adj. Dicho de una persona: Que propugna el imperialismo.

3. adj. Dicho de un Estado: Que lo practica.

4. adj. Partidario del régimen imperial en el Estado. U. t. c. s.

imperialismo.

(De imperial e -ismo).

1. m. Sistema y doctrina de los imperialistas.

2. m. Actitud y doctrina de quienes propugnan o practican la extensión del dominio de un país sobre otro u otros por medio de la fuerza militar, económica o política.

pacifista.

1. adj. Perteneciente o relativo al pacifismo.

2. adj. Partidario del pacifismo. U. t. c. s.

pro.

(Del lat. prode, provecho).

1. amb. Provecho, ventaja.

2. prep. en favor de (‖ en beneficio de alguien o algo).

re-.

(Del lat. re-).

1. pref. Significa ‘repetición’. Reconstruir.

supuesto.

(Del part. irreg. de suponer; lat. supposĭtus).

1. m. Objeto y materia que no se expresa en la proposición, pero es aquello de que depende, o en que consiste o se funda, la verdad de ella.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Anuncios