Dice el Adagio “El Poder Corrompe pero el Poder Absoluto Corrompe Absolutamente”  y Es que, Poder Absoluto: Absoluta Sumisión y Absoluta Obediencia Es lo que el Opus Dei Propone, No, Ordena y Demanda de sus Fieles Seguidores, Tanto en el Clero Como Fuera de Él (Laico).

No Solo Eso, el Conservadurismo de la Secta Divina del Opus Dei, Va Orientado a Devolverle el Poder Absoluto a la Iglesia Católica, el Poder Eclesial que Perdió, Debido a las Múltiples y Reiteradas Faltas y Crímenes de Lesa Humanidad; por Promover y Defender el Poder de la Realeza (hoy Plutocracia) Como Sí Viniera de Dios, por Auto Proclamarse Como la Casta Divina, la Casta de Dios y Como Tal, Hacer Creer a la Población Ignorante que Tienen el Derecho de Avasallar a los Demás, a los Seres Inferiores a Ellos; y lo que Es Peor, de Tener el Derecho de Cobrarles con Bienes Materiales e Impuestos por Tenerlos en Sumisión; o Aún Peor, de Propiciar Mantener a la Población en la Ignorancia y la Pobreza, Tanto Espiritual Como Económica, Para Así, Poder Tener y Mantener el Control Absoluto.

Por Practicar Esa Tradición Conservadora del Poder Eclesial Tradicional el “Papa Francisco despide a obispo de Paraguay por escándalos”;    Un enviado del papa Francisco, el cardenal español Santos Abril y Castelló (izquierda ),  visitó el país en julio  y se encontró con el  hoy destituido obispo de la diócesis de Ciudad del Este, Rogelio Livieres (centro).  | EFE   

Vaticano. AFP, AP. “El Papa destituyó ayer al obispo de la diócesis paraguaya de Ciudad del Este, el conservador Rogelio Livieres, involucrado en una serie de escándalos de pederastia y malos manejos financieros, una decisión estricta que marca el pontificado del argentino Francisco. La sanción contra el obispo fue una “ardua decisión” tomada por “razones pastorales”, dijo la nota oficial del Vaticano. La remoción de Livieres se adoptó “después de un cuidadoso examen de las conclusiones de las visitas apostólicas efectuadas por la Congregación para los Obispos y la Congregación para el Clero”, subrayó el comunicado, que evitó mencionar los escándalos y las acusaciones contra el controvertido obispo, miembro del Opus Dei.”…

Tanto el Encubrimiento del Conspirador como la Culpa de Criminal, digo Acosador, Están Más que Comprobados, “Millonaria indemnización salvó a Urrutigoity, acusado de pedofilia”.  

Facsímil de una parte de la demanda del estudiante John Doe. “Después de varias noches de dormir juntos en la misma cama, el padre Urrutigoity dirigió contacto homosexual inapropiado con el querellante”, dice una parte. / ABC Color.

Aún Así, o, Mas Bien, Como Era de Esperarse, el Poder Eclesial Tradicional se Sintió Ofendido Porque lo Cuestionaran y en “Paraguay: Obispos se enfrentan por cura acusado de pedofilia”;

“Livieres calificó de "mala persona" a Cuquejo y dijo que su intención de investigar "es como tirar piedras cuando uno tiene el techo de vidrio". La respuesta de Cuquejo fue un intento de dar por cerrado el tema: "Es un hermano mío. Delante de Dios estamos en paz".”… El obispo Rogelio Livieres en foto de julio del 2014 mientras caminaba hacia la iglesia em Ciudad del Este, Paraguay.  | AP

Y Es que el Poder Corrupto del Opus Dei, de la Iglesia Católica Conservadora Es Tan Corrupto, Valga la Redundancia Que, el “Obispo paraguayo acusa al papa de ser injusto”;

Ciudad del Vaticano. AFP “El controvertido obispo conservador paraguayo Rogelio Livieres, destituido por el papa Francisco tras protagonizar una serie de escándalos por encubrimiento de pedofilia y abusos financieros en Paraguay, acusó este viernes al pontífice argentino de tomar decisiones injustas e ideológicas, en un gesto inusual dentro de la jerarquía católica. En una carta dirigida al cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos y divulgada por la prensa paraguaya, Livieres no ahorra críticas ni apreciaciones negativas contra el papa y su método de trabajo.”…

Para mí No Cabe Duda de Que, el Poder Corrompe Pero el Poder Eclesial Corrompe Absolutamente. y ¿Para Usted? ¿Qué Opina?

 

 

Papa Francisco despide a obispo de Paraguay por escándalos

Vaticano. AFP, AP. El Papa destituyó ayer al obispo de la diócesis paraguaya de Ciudad del Este, el conservador Rogelio Livieres, involucrado en una serie de escándalos de pederastia y malos manejos financieros, una decisión estricta que marca el pontificado del argentino Francisco.

La sanción contra el obispo fue una “ardua decisión” tomada por “razones pastorales”, dijo la nota oficial del Vaticano.

La remoción de Livieres se adoptó “después de un cuidadoso examen de las conclusiones de las visitas apostólicas efectuadas por la Congregación para los Obispos y la Congregación para el Clero”, subrayó el comunicado, que evitó mencionar los escándalos y las acusaciones contra el controvertido obispo, miembro del Opus Dei .

Un enviado del papa Francisco, el cardenal español Santos Abril y Castelló (izquierda ),  visitó el país en julio  y se encontró con el  hoy destituido obispo de la diócesis de Ciudad del Este, Rogelio Livieres (centro).  | EFE

Un enviado del papa Francisco, el cardenal español Santos Abril y Castelló (izquierda ), visitó el país en julio y se encontró con el hoy destituido obispo de la diócesis de Ciudad del Este, Rogelio Livieres (centro). | EFE

La apertura de un seminario con una orientación más conservadora por parte de Livieres y sobre todo la defensa de uno de sus mayores colaboradores, el sacerdote ultraconservador argentino Carlos Urrutigoity, ordenado por el movimiento lefebvrista y denunciado en Estados Unidos por pederastia, irritaron a un sector de la Iglesia católica paraguaya.

En julio, el Papa terminó por enviar una comisión encabezada por el cardenal español Santos Abril y Castelló tras las peleas públicas entre obispos y las acusaciones contra Livieres de encubrir la pedofilia de su protegido, así como de hacer uso impropio de recursos.

Iglesia en crisis. La crisis dentro de la Iglesia paraguaya se agudizó cuando el obispo Livieres tildó de “homosexual” al arzobispo de Asunción, Pastor Cuquejo, quien pedía una investigación contra su colega por las denuncias contra Urrutigoity.

El sacerdote argentino, acusado de acoso sexual en el 2002 por estudiantes de una escuela de Pensilvania, Estados Unidos, fue enviado a realizar terapias específicas en Canadá y en el 2006 la Iglesia estadounidense indemnizó a los afectados con $400.000 , según medios de prensa de ese país.

El pasado oscuro del sacerdote argentino, quien fue trasladado en el 2004 a Paraguay, desempeñando el cargo de vicario general y vicario para la juventud en la diócesis de Ciudad del Este, ha sido seguramente una de las mayores razones de los enfrentamientos internos.

En su lugar el papa Francisco decidió nombrar como sucesor a monseñor Ricardo Jorge Valenzuela Ríos, obispo hasta ahora de Villarrica del Espíritu Santo.

La medida fue anunciada también en Asunción por el nuncio apostólico, Eliseo Ariotti, en una conferencia de prensa en la sede de la Conferencia Episcopal.

El embajador del Papa adelantó que el obispo Valenzuela se encargará inmediatamente de la diócesis de Ciudad del Este con el propósito “de asegurar la serenidad eclesial y espiritual en este momento delicado y garantizar las adecuadas medidas de continuidad administrativa y pastoral”.

Livieres, quien está en Roma, envió una carta al prefecto de la Congreación para el Clero, el cardenal Marc Ouellet, en la cual argumentó: “El anuncio público por parte del nuncio en Asunción de mi relevo antes de que yo sea notificado por escrito del decreto es una irregularidad más en este anómalo proceso”.

Según fuentes religiosas, el Papa había pedido la renuncia a Livieres, quien se negó a presentarla, por lo que terminó por destituirlo, una fórmula inusual en el Vaticano.

También Ariotti instó a los miembros de la iglesia católica paraguaya a “un serio proceso de reconciliación y superación de cualquier acción facciosa y de discordia” de cara las divisiones del episcopado.

La decisión de Francisco ocurre dos días después de que ordenara la detención domiciliaria del exnuncio en República Dominicana, el polaco Josef Wesolowski, acusado de pedofilia.

Francisco prometió “tolerancia cero” con los curas pedófilos y la destitución del controvertido obispo paraguayo por encubrimiento es un gesto revelador de su nueva línea de conducta.

Paraguay: Obispos se enfrentan por cura acusado de pedofilia

El sacerdote argentino Carlos Urrutigoity fue acusado en Estados Unidos de asaltar sexualmente a un estudiante

Los obispos de las dos principales ciudades deParaguay protagonizan un enfrentamiento público en torno a la figura de un sacerdote argentino que fue suspendido por pedofilia en Estados Unidos y ahora vive en el país sudamericano.

La batalla entre el obispo de Ciudad del Este,Rogeligo Livieres Plano, y el arzobispo de Asunción, Pastor Cuquejo, estalló después de que el segundo sugiriera reabrir una investigación para averiguar si son ciertas las acusaciones de abuso de menores contra Carlos Urrutigoity.

Livieres, quien nombró a Urrutigoity como su número dos hace dos años, le defendió y dijo que el caso está cerrado. Al mismo tiempo, acusó a Cuquejo de ser homosexual durante una marcha "pro vida".

"Hace cinco años, el arzobispo, que tendría que ser mucho más prudente en este tema, casi fue tirado fuera del Arzobispado por las acusaciones de homosexualidad. Y eran pruebas que no fueron suficientes, pero eran concluyentes, eran coincidentes", declaró Livieres, según una grabación.

Livieres calificó de "mala persona" a Cuquejo y dijo que su intención de investigar "es como tirar piedras cuando uno tiene el techo de vidrio".

La respuesta de Cuquejo fue un intento de dar por cerrado el tema: "Es un hermano mío. Delante de Dios estamos en paz".

La fiscal de la Niñez y Adolescencia, María Graciela Vera, informó que investiga de oficio al argentino, quien continúa ejerciendo en Ciudad del Este.

"Hay una denuncia a través de la radio de una supuesta víctima en Paraguay, pero mientras no sea presentada formalmente no se puede hacer nada. No existe ninguna denuncia en Paraguay", añadió.

Urrutigoity fue acusado en 2002 por un estudiante de la Academia Saint Gregory de Pensylvania, Estados Unidos, de haberle ofrecido "dirección espiritual" durmiendo con él y más tarde de asaltarle sexualmente junto al reverendo Eric Ensey.

Esa denuncia fue seguida de al menos tres acusaciones de compartir cama y aproximaciones sexuales de otras personas.

El prelado argentino fue suspendido ese año y enviado a Canadá para que le hicieran exámenes psicológicos en el Instituto Southdown, especializado en tratar a clérigos con problemas mentales.

Tanto la Diócesis de Scranton en Pensilvania, como antiguos profesores del seminario donde estudió Urrutigoity, recomendaron al obispo de Ciudad del Este, al Nuncio Apostólico en Paraguay y al Nuncio Apostólico en Estados Unidos que no admitieran al prelado.

Esa Diócesis expresó en un comunicado sus "serias preocupaciones" sobre el clérigo, a quien identificó como "una seria amenaza para los jóvenes".

El fiscal de la Unidad Internacional de la Fiscalía paraguaya, Juan Emilio Oviedo, dijo que no ha recibido ningún pedido en contra del religioso de ningún país, "ni por la Policía ni por vía diplomática".

El comisario principal de la Interpol en Paraguay, Fabio Ramón Sanabria, también confirmó esa información.

No es la primera vez que Livieres defiende a un religioso acusado de pedofilia.

Ya en 2003 hizo todo lo posible por desmerecer una investigación de periodistas y fiscales, que habían reunido testimonios de siete personas que acusaban de abusos sexuales a su parienteJorge Livieres Banks, también sacerdote, según la prensa local.

El arzobispo Cuquejo también se manifestó entonces en favor de una investigación, que fue llevada hasta el Vaticano.

La bronca entre los dos clérigos ha hecho intervenir a la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), cuyo vicepresidente, el arzobispo Edmundo Valenzuela, comunicó a la prensa que Livieres aceptó encontrarse con Cuquejo para pedirle perdón.

"Damos un hermoso testimonio de que podemos ser pecadores pero no corruptos", dijo Valenzuela a Radio Cáritas.

Millonaria indemnización salvó a Urrutigoity, acusado de pedofilia

El padre Carlos Urrutigoity recorrió el continente huyendo de acusaciones de pedofilia. En 2005, la jurisdicción eclesiástica de Scranton indemnizó a una familia para evitar una sentencia definitiva en su contra.

Facsímil de una parte de la demanda del estudiante John Doe. “Después de varias noches de dormir juntos en la misma cama, el padre Urrutigoity dirigió contacto homosexual inapropiado con el querellante”, dice una parte. / ABC Color

Las acusaciones de pedofilia del padre Carlos Urrutigoity, de nacionalidad argentina, se remontan a la década de los 80, cuando enseñaba en el seminario de La Reja, en Argentina, perteneciente a una sociedad clerical que en ese momento no respondía al Vaticano, la Sociedad de San Pío X, fundada por el arzobispo Marcel Lefebvre. Así lo confirmó el obispo argentino Andrés Morello, quien aseguró haber pedido su traslado “porque había algunos comportamientos incorrectos (en Urrutigoity)”.

Para escapar de las sospechas en su contra, Urrutigoity se vio obligado viajar miles de kilómetros. En 1998, el obispo Richard Williamson lo trasladó a otro seminario en Winona, Minnesota “con el permiso y advertencia del arzobispo Lefebvre, de que Urrutigoity debía ser monitoreado”, según una denuncia presentada ante la Corte Distrital de Pennsylvania.

En Winona, el religioso conformó la Sociedad de San Juan, pero las denuncias no lo abandonaron. Ahí también fue acusado de acosar sexualmente a un seminarista, lo que resultó en su expulsión y nuevamente, Urrutigoity eligió huir.

Cuando el entonces obispo William Timlin admitió al religioso en la Diócesis de Scranton, Pennsylvania, el entonces obispo de la Sociedad de San Pío X, Bernard Fellay, le dirigió una carta de advertencia. “En dos ocasiones durante este viaje (a Kansas City) el padre Urrutigoity se aproximó a la cama del seminarista, por actos obviamente deshonestos… La razón por la que él se metió en problemas con los superiores de la Sociedad de San Pío X es principalmente porque sentíamos que tenía una extraña y anormal influencia en los seminaristas y sacerdotes”, reza la carta.

Pese a las advertencias, en 1999 el obispo Timlin reconoció a la Sociedad de San Juan como asociación clerical de la jurisdicción eclesiástica y ordenó a Urrutigoity cumplir funciones en la Fraternidad y la escuela de niños, la Academia de San Gregorio, donde conoció al estudiante John Doe, quien era menor de edad.

En 2002, el distrito de Pennsylvania admitió la denuncia John Doe y su familia contra los padres Eric Ensey y Carlos Urrutigoity, de la Academia de San Gregorio, por asalto y agresión, así como imposición intencional de angustia emocional. La Diócesis de Scranton, la Academia y la Fraternidad fueron además denunciadas por negligencia.

“El padre Carlos Urrutigoity y el padre Eric Ensey cultivaron relaciones íntimas con estudiantes de San Gregorio, proveían de bebidas alcohólicas a menores de edad continua e insistentemente y dormían con ellos”, detalla la denuncia.

El joven denunció que fue obligado a dormir con Ensey, bajo la “metodología” de “guía espiritual”. Cuando el padre empezó a abusar de él, acudió a Urrutigoity. “El padre Urrutigoity informó al querellante que el cuarto de huéspedes estaba reservado para visitantes muy importantes y que el querellante debía dormir con el padre Urrutigoity…, pero después de varias noches de dormir juntos en la misma cama, el padre Urrutigoity dirigió contacto homosexual inapropiado con el querellante”.

Durante el juicio, el seminarista de Winona se presentó como testigo. Según las transcripciones oficiales, el joven dijo que Urrutigoity intentó obligarle a colocarse un supositorio frente a él y cuando no lo hizo, enfureció. Además, lo invitó al menos dos veces a dormir en la misma cama. Una noche, se despertó para encontrar a Urrutigoity sosteniendo sus “partes íntimas”.

Ambos padres, Urrutigoity y Ensey negaron las acusaciones, pero la Diócesis de Scranton finalmente pagó una millonaria indemnización para finiquitar el juicio. Según reportes publicados en varios medios de prensa estadounidenses, esta cifra rondó los 450.000 dólares americanos.

La huida de Urrutigoity culmina en Ciudad del Este, donde es el segundo en mando y el protegido del obispo Rogelio Livieres Plano. Pese a su tumultuoso historial y las advertencias de la jurisdicción eclesiástica de Scranton, el sacerdote está ahora a cargo de la Vicaría de la Juventud y prepara un curso para jóvenes sobre cultura católica.

Ante la consulta del GlobalPost, Urrutigoity dijo que ha sido víctima de una campaña de desprestigio de décadas de duración.

Obispo paraguayo acusa al papa de ser injusto

Ciudad del Vaticano. AFP El controvertido obispo conservador paraguayo Rogelio Livieres, destituido por el papa Francisco tras protagonizar una serie de escándalos por encubrimiento de pedofilia y abusos financieros en Paraguay, acusó este viernes al pontífice argentino de tomar decisiones injustas e ideológicas, en un gesto inusual dentro de la jerarquía católica.

En una carta dirigida al cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos y divulgada por la prensa paraguaya, Livieres no ahorra críticas ni apreciaciones negativas contra el papa y su método de trabajo.

“A pesar de tanto discurso sobre diálogo, misericordia, apertura, descentralización y respeto por la autoridad de las Iglesias locales, no he tenido oportunidad de hablar con el papa Francisco, ni siquiera para aclararle alguna duda o preocupación”, sostiene el religioso paraguayo, miembro de la influyente organización católica Opus Dei, cuya designación en 2004 por parte de Juan Pablo II como obispo de Ciudad del Este había suscitado ya fuertes disidencias.

El obispo Rogelio Livieres en foto de julio del 2014 mientras caminaba hacia la iglesia em Ciudad del Este, Paraguay.  | AP

El obispo Rogelio Livieres en foto de julio del 2014 mientras caminaba hacia la iglesia em Ciudad del Este, Paraguay. | AP

Sin comentarios. “No quiero hacer comentarios sobre el caso. Pero de la reacción se puede ver que había muchos problemas”, afirmó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, interrogado sobre la réplica.

Según monseñor Octavio Ruiz, secretario del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización y miembro también de la Congregación para los Obispos, la destitución de Livieres ha sido un “gesto radical” por parte del Papa.

“El Papa ha querido con esa decisión tan radical mostrar su voluntad de transparencia en todos esos asuntos y eso lógicamente suscita estupor”, comentó Ruiz.

“El papa demostró que no tiene miedo a actuar con mano dura cuando hay que intervenir”, agregó el prelado.

En pocos días el papa aceptará probablemente también la renuncia de Pastor Cuquejo, el arzobispo de Asunción, por haber alcanzado el límite de edad de los 75 años.

Con la salida de Cuquejo y Livieres, que eran rivales, Francisco abre el camino para la pacificación de la iglesia paraguaya, tras los enfrentamientos entre los dos obispos por razones sociales, políticas, ideológicas y pastorales.

“Como hijo obediente de la Iglesia, acepto, sin embargo, esta decisión que considero infundada y arbitraria, y de la que el Papa tendrá que dar cuentas a Dios”, escribió Livieres en tono poco respetuoso de la autoridad papal.

El exobispo paraguayo considera que ha sido víctima de años de “persecución ideológica”.

Conflictos. Las posiciones conservadoras del obispo expulsado y su conocida simpatía por los ritos ultratradicionalistas generaron numerosos conflictos en los últimos diez años dentro de la iglesia paraguaya.

Una iglesia muy atenta a lo social, recordó Ruiz y marcada también por la influencia del exobispo progresista y cercano a la teología de la liberación Fernando Lugo, actualmente senador y que llegó a ser presidente de la República (2008-2012).

La crisis dentro de la iglesia paraguaya se agudizó a mediados de este año cuando el obispo Livieres tildó de “homosexual” al arzobispo de Asunción , quien pedía abrir una investigación contra su colega por las denuncias de pedofilia contra su protegido y asesor, el cura argentino Carlos Urrutigoity.

El pasado oscuro del sacerdote argentino, trasladado en 2004 a Paraguay desempeñando el cargo de Vicario General o Vicario para la Juventud en la diócesis de Ciudad del Este, ha sido una de las mayores razones de los enfrentamientos internos. Urrutigoity fue acusado de acoso sexual en el 2002 por estudiantes de una escuela de Pensilvania, en Estados Unidos.

Anuncios