Estaba preparándome para escribir este artículo sobre la represión a la libertad de expresión cuando el criterio político priva en la decisión de los jueces que conducen la corte de justicia, en contra del criterio de libertad y de justicia; pero ¡Sorpresa! Me Equivoqué; por una vez Privó el Criterio de Libertad y de Justicia en los Jueces que Conducen la Corte de Justicia; el “Tribunal absuelve, por unanimidad, a empresario demandado por Laura Chinchilla”.

Por una vez, ¡Me Alegra Haberme Equivocado! y poder compartir las palabras de, “Alberto Rodríguez Baldí: “Este fallo demuestra que podemos enfrentar el abuso de poder”; Definitivamente, ““Es un triunfo para la democracia”, dice empresario que fue demandado por Laura Chinchilla”.

Como era de esperarse, “Chinchilla sobre el fallo: “no lo comparto, el juicio demostró que no era verdad lo que se escribió y publicó en mi contra”;  Obviamente, “Laura Chinchilla no descarta apelar sentencia y afirma que libertad de expresión no se debe confundir con libertinaje”; Pero, ¿Tendrá Razón Laura Chinchilla” ; Obviamente NO.

“La Libertad de expresión es un derecho fundamental o un derecho humano, señalado en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, y las constituciones de los sistemas democráticos, también lo señalan. De ella deriva la libertad de imprenta también llamada libertad de prensa.”…

“En el Artículo 19 de la "Declaración Universal de los Derechos Humanos", se lee: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."…

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS SOBRE LIBERTAD DE EXPRESIÓNDerechos
Human Rights

Derechos Humanos/Human Rights señala

“El derecho a la libre expresión es uno de los más fundamentales, ya que es esencial a la lucha para el respeto y promoción de todos los derechos humanos. Sin la habilidad de opinar libremente, de denunciar injusticias y clamar cambios – el hombre está condenado a la opresión. Por estas mismas razones, el derecho a la libre expresión es uno de los más amenazados, tanto por gobiernos represores que quieren impedir cambios, como por personas individuales que quieren imponer su ideología o valores personales, callando los otros. La lucha por la libertad de expresión nos corresponde a todos, ya que es la lucha por la libertad de expresar nuestro propio individualismo. Respetar la libertad de los demás a decir cualquier cosa, por más ofensiva que la consideremos, es respetar nuestra propia libertad de palabra.”…

No, bajo ninguna forma libertad de expresión significa autocensura.

Para reforzar la posición a favor de la libertad de expresión, veamos que se dice, acerca de lo que Laura Chinchilla entiende por libertinaje.

Límites de la Libertad de Expresión

“Según la Organización Foro de la Libertad, los sistemas jurídicos, y la sociedad en general, reconocen límites a la libertad de expresión, en particular cuando la libertad de expresión entra en conflicto con otros valores o derechos. Limitaciones a la libertad de expresión puede seguir el "principio de daño" o el "principio de delito", por ejemplo en el caso de la pornografía o el "discurso del odio". Limitaciones a la libertad de expresión puede ocurrir a través de la sanción legal y / o la desaprobación social.

En "On Liberty" (1859) John Stuart Mill argumentó que "… debe existir la máxima libertad de profesar y discutir, como una cuestión de convicción ética, cualquier doctrina, por inmoral que pueda considerarse". Mill sostiene que la mayor libertad de expresión es necesaria para empujar a los argumentos de sus límites lógicos, en lugar de los límites de la vergüenza social. Sin embargo, Mill también introdujo lo que se conoce como el principio de daño, en la colocación de la siguiente limitación a la libre expresión: "el único propósito para el cual el poder se puede ejercer legítimamente a través de cualquier miembro de una comunidad civilizada contra su voluntad, es para evitar daños a otros".

En 1985, Joel Feinberg introdujo lo que se conoce como el principio de "ofensa", argumentando que el principio del daño de Mill no ofrece una protección suficiente contra los comportamientos ilícitos de los demás. Feinberg, escribió: "Siempre es una buena razón en apoyo de una prohibición penal propuesto que probablemente sería una forma eficaz de prevención de ofensas graves (en contraposición a la lesión o daño) a otras personas que el actor, y que es probable que sea necesaria medios para tal fin ". Por lo tanto Feinberg sostiene que el principio de daño pone el listón demasiado alto y que algunas formas de expresión pueden ser legítimamente prohibidas por la ley porque son muy ofensivas. Pero, como ofender a alguien es menos grave que dañar a alguien, las penas impuestas deben ser más altos por causar daño. Mill, al contrario, no apoya sanciones legales si no se basan en el principio de daño. Dado que el grado en que las personas pueden ofenderse varía, o puede ser el resultado de prejuicios injustificados, Feinberg sugiere que un número de factores deben tenerse en cuenta al aplicar el principio de la ofensiva, incluyendo: el alcance, la duración y el valor social del discurso, la facilidad con que se puede evitar, los motivos del orador, el número de personas ofendidas, la intensidad de la ofensa, y el interés general de la comunidad.”…

En otras palabras, lo expresado por Alberto Rodríguez Baldí, de ninguna forma entra en conflicto con otros valores o derechos; No puede seguir el "principio de daño" o el "principio de delito" y Tampoco, se conoce el principio de "ofensa"; Ya que, al aplicar el principio de la ofensiva, No se incluye: el alcance, la duración y el valor social del discurso, la facilidad con que se puede evitar, los motivos del orador, el número de personas ofendidas, la intensidad de la ofensa, y el interés general de la comunidad; Como Si lo hace, el grado en que la persona pudo ofenderse, o pudo ser el resultado de prejuicios injustificados por parte de la ofendida.

Por eso, es muy lamentable que, los defensores de la política corrupta sostengan cosas como que, “Experto: “Preocupa que por redes sociales puedan decir cualquier cosa sin pruebas”.La expresidenta Laura Chinchilla ofreció una conferencia de prensa para afirmar que analizará fallo. CRH.

   

 

 

Tribunal absuelve, por unanimidad, a empresario demandado por Laura Chinchilla

Alberto Rodríguez Baldí CRH.

Alberto Rodríguez Baldí CRH.

A las 9 de esta mañana empezó la lectura de la sentencia del juicio entre la expresidenta de la República, Laura Chinchilla y el empresario Alberto Rodríguez Baldí, queinició el pasado 14 de julio por un comentario publicado por él en la red social Facebook.
El tribunal integrado por los jueces Max Escalante, María de los Ángeles Arana y Carmen María Peraza, indicaron que Rodriguez Baldí es absuelto de los cargos que Chinchilla denunció por el comentario “Una presidenta millonaria” publicado el 15 de junio de 2013.
La jueza Peraza, integrante del Tribunal, leyó el por tanto donde determinaron sin lugar la acción civil resarcitoria que solicitó la defensa de Chinchilla, por más de cien millones de colones, pues ella aseguró que el comentario de Baldí lesionaba su imagen.
El fallo unánime del tribunal agregó una serie de sustentos legales para fallar a favor del empresario, indicando que el ciudadano debe conducirse por las redes sociales de la misma forma que lo debe hacer en su vida cotidiana.
La jueza explicó que el tema que les ocupa no es un caso común, porque les permite sentar una línea que será en el futuro la forma que se traten situaciones como estas, el derecho de expresión no es irrestricto y los funcionario públicos tiene que tolerar con mayor amplitud los comentarios o críticas por muchos factores entre ellos el principio de transparencia, así como de rendición de cuentas.

Chinchilla sobre el fallo: “no lo comparto, el juicio demostró que no era verdad lo que se escribió y publicó en mi contra”

(Archivo. CRH).

(Archivo. CRH).

La expresidenta de la República, Laura Chinchilla, utilizó la red social Twitter para referirse a la absolución del juicio en el que ella demandó al empresario Alberto Rodríguez Baldí,por un comentario publicado por él en Facebook.

“Aunque el fallo no nos resultó favorable y no lo comparto, el juicio demostró que no era verdad lo que se escribió y publicó en mi contra”, posteó en su cuenta oficial @Laura_Ch.

La exmandataria añadió que la resolución, que fue por unanimidad, le preocupa por el futuro de las redes sociales y quienes tan sólo las conciben para dañar o amedrentar.

Chinchilla anunció por comunicado de prensa que continuará defendiendo su honor y utilizará el derecho de la apelación del fallo.

“Lamentamos la decisión del tribunal de juicio pero seremos respetuosos de la sentencia y emprenderemos a analizar el camino de la apelación”, afirmó el abogado de la exmandataria Alexánder Rodríguez.

Laura Chinchilla no descarta apelar sentencia y afirma que libertad de expresión no se debe confundir con libertinaje

La expresidenta Laura Chinchilla ofreció una conferencia de prensa para afirmar que analizará fallo. CRH.

La expresidenta Laura Chinchilla ofreció una conferencia de prensa para afirmar que analizará fallo. CRH.

Esta tarde la expresidenta de la República, Laura Chinchilla Miranda, convocó a conferencia de prensa para reiterar su intención de analizar la sentencia para apelarla ante el Tribunal al absolver al empresario Alberto Rodríguez Baldí del delito de difamación.

“Vamos a esperar el fallo completo y analizarlo a profundidad y con base en criterios jurídicos y técnicos de mi abogado, y con otras consideraciones familiares, haré un balance para tomar la decisión de sí continuamos con el proceso de apelación”, reiteró Chinchilla.

Dijo también que a pesar del fallo, nunca se demostró lo que Rodriguez Baldí aseguró en la publicación del Facebook ya que no logró confirmar los hechos con los que la relacionó, con lo que se confirma que fue víctima de una mentira.

“No puedo compartir una sentencia como esta, porque si bien es cierto hay que defender la libertad de expresión no podemos dejarla caer en libertinaje y que se prostituya”, dijo la exmandataria.

Además indicó que no se puede permitir que las redes sociales se conviertan en un medio para que de forma antojadiza vayan difamando ciudadanos.

“Durante el proceso hubo un debate serio e interesante en las redes sociales, porque sí uno es responsable nunca debería sentir que pierde. Hay un sector importante que piensa que hay un grave problema con el futuro de las redes sociales”, agregó.

Para Chinchilla con este fallo de ahora en adelante cualquiera podrá decir lo que quiera de cualquier funcionario público y mientras más alto sea su cargo mayor tendrá que ser la tolerancia, según la interpretación del tribunal.

Alexander Rodríguez, abogado de Chinchilla reiteró que no está de acuerdo con el fallo de tribunal porque al hablar de un umbral de tolerancia, parte del hecho que el texto es ofensivo, y al final dice que forma parte de la libertad de expresión, por lo que deberá analizarlo con profundidad.

Alberto Rodríguez Baldí: “Este fallo demuestra que podemos enfrentar el abuso de poder”

Tras ser absuelto por el tribunal de los cargos que le denunció Laura Chinchilla, Alberto Rodríguez afirmó que no le interesa la vida pública. CRH.

Tras ser absuelto por el tribunal de los cargos que le denunció Laura Chinchilla, Alberto Rodríguez afirmó que no le interesa la vida pública. CRH.

“Los ciudadanos podemos hacer la diferencia; los ciudadanos en nuestras acciones individuales podemos rescatar a Costa Rica. Mi figuración y mi interés en todo eso no es ser figura pública ni ocupar cargos públicos de ninguna naturaleza”, aseguró el empresario Alberto Rodríguez Baldí, al salir de los tribunales en San José tras conocer el fallo que lo absolvió de los cargo interpuestos por la expresidenta Laura Chinchilla.

Además afirmó que ahora regresará donde realmente se siente cómodo que es a sus negocios y su familia.

“Este fallo demuestra que los costarricenses individualmente podemos enfrentar el abuso del poder, el tráfico de influencias y señalar al igual que exigir rendición de cuentas”, reiteró el empresario administrador de un sitio turístico en La Fortuna de San Carlos.

El abogado defensor del empresario, Juan Marcos Rivero, no ocultó su satisfacción, tras ganar el juicio, que absolvió del delito de difamación y de la acción civil resarcitoria a su representado. “El umbral de tolerancia que tienen que tener los funcionario públicos es muy amplio y así lo ha dicho el derecho internacional de los Derechos Humanos”, comentó el abogado Rivero.

“Se hace una crítica de actuaciones de una funcionaria pública, en este caso de doña Laura (Chinchilla), y en un Estado democrático de derecho este tipo de manifestaciones tienen que ser toleradas como base indispensable del desarrollo de la sociedad democrática”, explicó Rivero al respecto de la sentencia que les favoreció.

Será el próximo 23 de julio cuando se lea la sentencia integral por parte de los jueces Max Escalante, María de los Ángeles Arana y Carmen María Peraza, y posteriormente -según anunció el abogado de Chichilla-, Alexander Rodríguez, procederán con el inicio de la apelación del fallo.

La demanda se dio por una publicación realizada en el perfil de Rodríguez Baldí el sábado 15 de junio de 2013, bajo el titulo “Una presidenta millonaria” que indicaba que la expresidenta de la República, había adquirido una finca valorada en 2.5 millones de dólares en la zona de Guanacaste, así como su posible vinculo a una empresa de generación de energía eólica.

Experto: “Preocupa que por redes sociales puedan decir cualquier cosa sin pruebas”

Tras ser absuelto por el tribunal de los cargos que le denunció Laura Chinchilla, Alberto Rodríguez afirmó que no le interesa la vida pública. CRH.

Tras ser absuelto por el tribunal de los cargos que le denunció Laura Chinchilla, Alberto Rodríguez afirmó que no le interesa la vida pública. CRH.

Para el abogado especialista en delitos informáticos, Roberto Lemaitre, “preocupa que las personas por redes sociales puedan decir cualquier cosa de un funcionario público sin pruebas”.

Esto en referencia a lalectura de la sentenciadel juicio entre la expresidenta de la República, Laura Chinchilla y el empresario Alberto Rodríguez Baldí, que inició el pasado 14 de julio por un comentario publicado por él en la red social Facebook. Esta vez, el empresario resultó absuelto por los tribunales.

Aunque se está a la espera de la resolución completa sobre este caso, Lemaitre considera que podría generar discusión lo que se puede hacer o no en contra de los funcionarios públicos. Para el especialista es comprensible que estos funcionarios están en una vitrina pública, pero advirtió que es importante considerar si se está fallando a favor de quienes publiquen sin fundamentos.

Una cosa es publicar una sospecha o pedir rendimiento de cuentas, y otra es la osadía de escribir una aseveración sin ningún fundamento, explicó Lemaitre.

El argumento que para él sí es válido, es la interpretación de la publicación, tal como se menciona en la sentencia, pues aunque para la expresidente fue una ofensa, puede que esa no haya sido la intención de Baldí.

El abogado insiste que la libertad de expresión implica responsabilidad y por lo tanto, si no se ejerce responsablemente podría traer consecuencias legales.

“Es un triunfo para la democracia”, dice empresario que fue demandado por Laura Chinchilla

Imagen captada durante una de las audiencias del juicio de Laura Chinchilla contra el empresario Alberto Rodríguez Baldí. CRH.

Imagen captada durante una de las audiencias del juicio de Laura Chinchilla contra el empresario Alberto Rodríguez Baldí. CRH.

“El Tribunal me absolvió, es un triunfo para la democracia. Muchas gracias a todos los costarricenses por su solidaridad y respeto a quienes me adversaron”, indicó el empresario Alberto Rodríguez Baldí, quien fue demandado por la expresidenta Laura Chinchilla.

El año anterior, Rodríguez Baldí publicó en su muro de Facebook un comentario sobre la mandataria, haciendo ciertas aseveraciones que -según Chinchilla- eran falsas y afectaban su honor. Ante eso, CHinchilla planteó una demanda penal contra el empresario por calumnias y difamación. Hoy, el Tribunal dictó sentencia absolviendo al hombre de los delitos que se le achacaban.

Chinchilla, por su parte, emitió un comunicado de prensa lamentando la decisión de los jueces y aseguró que apelará la sentencia.

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS SOBRE LIBERTAD DE EXPRESIÓN

PREÁMBULO

REAFIRMANDO la necesidad de asegurar en el hemisferio el respeto y la plena vigencia de las libertades individuales y los derechos fundamentales de los seres humanos a través de un estado de derecho;

CONSCIENTES que la consolidación y desarrollo de la democracia depende de la existencia de libertad de expresión;

PERSUADIDOS que el derecho a la libertad de expresión es esencial para el desarrollo del conocimiento y del entendimiento entre los pueblos, que conducirá a una verdadera comprensión y cooperación entre las naciones del hemisferio;

CONVENCIDOS que cuando se obstaculiza el libre debate de ideas y opiniones se limita la libertad de expresión y el efectivo desarrollo del proceso democrático;

CONVENCIDOS que garantizando el derecho de acceso a la información en poder del Estado se conseguirá una mayor transparencia de los actos del gobierno afianzando las instituciones democráticas;

RECORDANDO que la libertad de expresión es un derecho fundamental reconocido en la Declaración Americana sobre los Derechos y Deberes del Hombre y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Resolución 59(I) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Resolución 104 adoptada por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, La Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, así como en otros instrumentos internacionales y constituciones nacionales;

RECONOCIENDO que los principios del Artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos representan el marco legal al que se encuentran sujetos los Estados Miembros de la Organización de Estados Americanos;

REAFIRMANDO el Artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que establece que el derecho a la libertad de expresión comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas sin consideración de fronteras y por cualquier medio de transmisión;

CONSIDERANDO la importancia de la libertad de expresión para el desarrollo y protección de los derechos humanos, el papel fundamental que le asigna la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el pleno apoyo con que contó la creación de la Relatoría para la Libertad de Expresión, como instrumento fundamental para la protección de este derecho en el hemisferio, en la Cumbre de las Américas celebrada en Santiago de Chile;

RECONOCIENDO que la libertad de prensa es esencial para la realización del pleno y efectivo ejercicio de la libertad de expresión e instrumento indispensable para el funcionamiento de la democracia representativa, mediante la cual los ciudadanos ejercen su derecho a recibir, difundir y buscar información;

REAFIRMANDO que los principios de la Declaración de Chapultepec constituyen un documento básico que contempla las garantías y la defensa de la libertad de expresión, la libertad e independencia de la prensa y el derecho a la información;

CONSIDERANDO que la libertad de expresión no es una concesión de los Estados, sino un derecho fundamental;

RECONOCIENDO la necesidad de proteger efectivamente la libertad de expresión en las Américas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en respaldo a la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, adopta la siguiente Declaración de Principios;

PRINCIPIOS

1. La libertad de expresión, en todas sus formas y manifestaciones, es un derecho fundamental e inalienable, inherente a todas las personas. Es, además, un requisito indispensable para la existencia misma de una sociedad democrática.

2. Toda persona tiene el derecho a buscar, recibir y difundir información y opiniones libremente en los términos que estipula el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Todas las personas deben contar con igualdad de oportunidades para recibir, buscar e impartir información por cualquier medio de comunicación sin discriminación, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, sexo, idioma, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.

3. Toda persona tiene el derecho a acceder a la información sobre sí misma o sus bienes en forma expedita y no onerosa, ya esté contenida en bases de datos, registros públicos o privados y, en el caso de que fuere necesario, actualizarla, rectificarla y/o enmendarla.

4. El acceso a la información en poder del Estado es un derecho fundamental de los individuos. Los Estados están obligados a garantizar el ejercicio de este derecho. Este principio sólo admite limitaciones excepcionales que deben estar establecidas previamente por la ley para el caso que exista un peligro real e inminente que amenace la seguridad nacional en sociedades democráticas.

5. La censura previa, interferencia o presión directa o indirecta sobre cualquier expresión, opinión o información difundida a través de cualquier medio de comunicación oral, escrito, artístico, visual o electrónico, debe estar prohibida por la ley. Las restricciones en la circulación libre de ideas y opiniones, como así también la imposición arbitraria de información y la creación de obstáculos al libre flujo informativo, violan el derecho a la libertad de expresión.

6. Toda persona tiene derecho a comunicar sus opiniones por cualquier medio y forma. La colegiación obligatoria o la exigencia de títulos para el ejercicio de la actividad periodística, constituyen una restricción ilegítima a la libertad de expresión. La actividad periodística debe regirse por conductas éticas, las cuales en ningún caso pueden ser impuestas por los Estados.

7. Condicionamientos previos, tales como veracidad, oportunidad o imparcialidad por parte de los Estados son incompatibles con el derecho a la libertad de expresión reconocido en los instrumentos internacionales.

8. Todo comunicador social tiene derecho a la reserva de sus fuentes de información, apuntes y archivos personales y profesionales.

9. El asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada.

10. Las leyes de privacidad no deben inhibir ni restringir la investigación y difusión de información de interés público. La protección a la reputación debe estar garantizada sólo a través de sanciones civiles, en los casos en que la persona ofendida sea un funcionario público o persona pública o particular que se haya involucrado voluntariamente en asuntos de interés público. Además, en estos casos, debe probarse que en la difusión de las noticias el comunicador tuvo intención de infligir daño o pleno conocimiento de que se estaba difundiendo noticias falsas o se condujo con manifiesta negligencia en la búsqueda de la verdad o falsedad de las mismas.

11. Los funcionarios públicos están sujetos a un mayor escrutinio por parte de la sociedad. Las leyes que penalizan la expresión ofensiva dirigida a funcionarios públicos generalmente conocidas como “leyes de desacato” atentan contra la libertad de expresión y el derecho a la información.

12. Los monopolios u oligopolios en la propiedad y control de los medios de comunicación deben estar sujetos a leyes antimonopólicas por cuanto conspiran contra la democracia al restringir la pluralidad y diversidad que asegura el pleno ejercicio del derecho a la información de los ciudadanos. En ningún caso esas leyes deben ser exclusivas para los medios de comunicación. Las asignaciones de radio y televisión deben considerar criterios democráticos que garanticen una igualdad de oportunidades para todos los individuos en el acceso a los mismos.

13. La utilización del poder del Estado y los recursos de la hacienda pública; la concesión de prebendas arancelarias; la asignación arbitraria y discriminatoria de publicidad oficial y créditos oficiales; el otorgamiento de frecuencias de radio y televisión, entre otros, con el objetivo de presionar y castigar o premiar y privilegiar a los comunicadores sociales y a los medios de comunicación en función de sus líneas informativas, atenta contra la libertad de expresión y deben estar expresamente prohibidos por la ley. Los medios de comunicación social tienen derecho a realizar su labor en forma independiente. Presiones directas o indirectas dirigidas a silenciar la labor informativa de los comunicadores sociales son incompatibles con la libertad de expresión.

Derecho a la Libre Expresión

Derechos
Human Rights

El derecho a la libre expresión es uno de los más fundamentales, ya que es esencial a la lucha para el respeto y promoción de todos los derechos humanos. Sin la habilidad de opinar librememte, de denunciar injusticias y clamar cambios – el hombre está condenado a la opresión.

Por estas mismas razones, el derecho a la libre expresión es uno de los más amenazados, tanto por gobiernos represores que quieren impedir cambios, como por personas individuales que quieren imponer su ideología o valores personales, callando los otros.

La lucha por la libertad de expresión nos corresponde a todos, ya que es la lucha por la libertad de expresar nuestro propio individualismo. Respetar la libertad de los demás a decir cualquier cosa, por más ofensiva que la consideremos, es respetar nuestra propia libertad de palabra.

Derechos Human Rights está comprometido con la lucha por la libertad de expresión definida en los términos más amplios. Esta página está concevida como un lugar donde encontrar información básica sobre que significa la libertad de expresión. Recién se inicia, así que apreciamos su colaboración con información, artículos y enlaces que agregar.

Libertad de expresión

La libertad de expresión es un derecho fundamental o un derecho humano, señalado en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, y las constituciones de los sistemas democráticos, también lo señalan. De ella deriva la libertad de imprenta también llamada libertad de prensa.

El derecho a la libertad de expresión es definido como un medio para la libre difusión de las ideas, y así fue concebido durante la Ilustración. Para filósofoscomo Montesquieu, Voltaire y Rousseau la posibilidad del disenso fomenta el avance de las artes y las ciencias y la auténtica participación política. Fue uno de los pilares de la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos (Primera Enmienda) y la Revolución francesa, hechos que revolvieron las cortes de los demás estados occidentales…

Derecho Humano

En el Artículo 19 de la "Declaración Universal de los Derechos Humanos", se lee: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."

La "Convención Americana sobre Derechos Humanos" o "Pacto de San José de Costa Rica" de 1969, en el Artículo 13. señala:

"Libertad de pensamiento y de expresión…

Límites de la Libertad de Expresión

Según la Organización Foro de la Libertad, los sistemas jurídicos, y la sociedad en general, reconocen límites a la libertad de expresión, en particular cuando la libertad de expresión entra en conflicto con otros valores o derechos. Limitaciones a la libertad de expresión puede seguir el "principio de daño" o el "principio de delito", por ejemplo en el caso de la pornografía o el "discurso del odio". Limitaciones a la libertad de expresión puede ocurrir a través de la sanción legal y / o la desaprobación social.

En "On Liberty" (1859) John Stuart Mill argumentó que "… debe existir la máxima libertad de profesar y discutir, como una cuestión de convicción ética, cualquier doctrina, por inmoral que pueda considerarse". Mill sostiene que la mayor libertad de expresión es necesaria para empujar a los argumentos de sus límites lógicos, en lugar de los límites de la vergüenza social. Sin embargo, Mill también introdujo lo que se conoce como el principio de daño, en la colocación de la siguiente limitación a la libre expresión: "el único propósito para el cual el poder se puede ejercer legítimamente a través de cualquier miembro de una comunidad civilizada contra su voluntad, es para evitar daños a otros".

En 1985, Joel Feinberg introdujo lo que se conoce como el principio de "ofensa", argumentando que el principio del daño de Mill no ofrece una protección suficiente contra los comportamientos ilícitos de los demás. Feinberg, escribió: "Siempre es una buena razón en apoyo de una prohibición penal propuesto que probablemente sería una forma eficaz de prevención de ofensas graves (en contraposición a la lesión o daño) a otras personas que el actor, y que es probable que sea necesaria medios para tal fin ". Por lo tanto Feinberg sostiene que el principio de daño pone el listón demasiado alto y que algunas formas de expresión pueden ser legítimamente prohibidas por la ley porque son muy ofensivas. Pero, como ofender a alguien es menos grave que dañar a alguien, las penas impuestas deben ser más altos por causar daño. Mill, al contrario, no apoya sanciones legales si no se basan en el principio de daño. Dado que el grado en que las personas pueden ofenderse varía, o puede ser el resultado de prejuicios injustificados, Feinberg sugiere que un número de factores deben tenerse en cuenta al aplicar el principio de la ofensiva, incluyendo: el alcance, la duración y el valor social del discurso, la facilidad con que se puede evitar, los motivos del orador, el número de personas ofendidas, la intensidad de la ofensa, y el interés general de la comunidad.

Anuncios