Es algo obvio, palpable y fácil de vislumbrar a simple vista, las “Tuberías viejas y falta de cultura son las responsables del desperdicio de agua, según AyA”; tanto así que, “Una cuarta parte del agua de AyA se desperdicia en fugas y averías”; tanto así que, “un reciente informe de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos calificó a la institución como el peor operador en el Área Metropolitana, con una nota de solo 33% en la calidad de la gestión”; lo peor de todo es que, “Abundan normas y recomendaciones pero falta mucho para proteger el recurso hídrico”.

Afortunadamente para el país y para la ciudadanía, el AyA puso las barbas en remojo, entendió la gravedad de la situación y está acatando recomendaciones; “Eduardo Lezama, subgerente del AyA, indicó que dar solución al problema es “una parte complicada” pero que tratarán de revertir la situación al menos entre un  10 y 17%, como se lo prometieron a la Contraloría General de la República (CGR), pero que de momento esas pérdidas físicas son difíciles de recuperar.”…

“Para ello se presentó este martes el proyecto de Reducción de Agua No Contabilizada (RANC), el cual se aplicará durante los cuatro años del Gobierno de Luis Guillermo Solís Rivera. El tiempo corre y el recurso hídrico es cada vez más escaso en el mundo.”… Según se desprende de “Plan de presidenta del AyA buscará cambiar la cultura de los ticos para cuidar el agua”; gracias a eso el “AyA cambiará 500.000 medidores y unos 500 kilómetros de tuberías en busca de “cobro justo” a los abonados”.

¡Por fin, por el camino correcto! Una vez solucionado el problema de las fugas y cambiadas las viejas tuberías; casi que se soluciona el problema de desabastecimiento y digo casi porque, ciertamente, queda el problema igualmente grave, o quizás mayor, de la inconsciencia y el desperdicio por parte de los usuarios y abonados; por eso es reconfortante saber que dentro del Plan de la nueva Presidenta del AyA Yamileth Astorga, se incluyan. 

“Los ejes que quisiera impulsar son el rol rector que tenemos sobre el abastecimiento y saneamiento, queremos actualizar nuestra ley constitutiva, queremos promover la nueva cultura sobre el agua en nuestro país, ya que en Costa Rica no la tenemos; hay lugares que aún creen que el agua es inagotable. Es una cultura por un recurso que nos está permitiendo la vida, podemos trabajar con universidades para que nos ayuden con este tema”; destacó Astorga.…

Por lo que sólo me queda agregar, Una vez solucionado el problema de las fugas y cambiadas las viejas tuberías; Sí es posible justificar un aumento en las tarifas que se cobran por el preciado líquido; es más, es justo y necesario.

 

Tuberías viejas y falta de cultura son las responsables del desperdicio de agua, según AyA

El óxido y los años pesan sobre ellas, muchas tienen más de medio siglo bajo tierra llevando el líquido más preciado para la vida hasta la su casa con tal de que usted tenga mejor calidad de vida… eso sí, haciendo un uso racional de consumo.

Las fugas es una de las principales causas del faltante de agua. CRH

Las fugas es una de las principales causas del faltante de agua. CRH

Pero por más campañas para cuidar el agua y echarle una mano al ambiente, casi la mitad de sólo la que administra Acueductos y Alcantarillados (AyA) se pierde en el camino.

Tuberías viejas y hasta oxidadas que provocan fugas y falta de cultura por parte de los usuarios… Esas son las dos principales culpables de que el 47% de agua que sale de los tanques de AyA se desperdicie en el Área Metropolitana, cifra reflejo para el resto del territorio nacional. Al menos eso aseguran en Acueductos y Alcantarillados (AyA).

Y de esas dos causas, la que más incide en el desperdicio -según AyA- son las tuberías viejas. Por ejemplo, en el centro de la capital es donde más problemas se presentan, y en el casco central de San José hay tuberías que tiene más de 70 años.

Los datos están pero, ¿y las soluciones?

Eduardo Lezama, subgerente del AyA, indicó que dar solución al problema es “una parte complicada” pero que tratarán de revertir la situación al menos entre un  10 y 17%, como se lo prometieron a la Contraloría General de la República (CGR), pero que de momento esas pérdidas físicas son difíciles de recuperar.

“Le dijimos a la Contraloría que íbamos a bajarlo entre un 10 y un 17% de ser posible, porque hay muchos parámetros que se deben tener en cuenta y el comportamiento de la población tiene que ver con eso… En el agua no contabilizada hay muchísima gente que se sigue conectando ilícitamente, esa parte es complicada, es parte de la cultura de la gente y de cómo utiliza el agua”, comentó Lezama.

Cambios en San José permiten ciertos arreglos

Algunas de las reparaciones de las instalaciones añosas ha sido posibles cuando, en conjunto con la Municipalidad de San José, se realizan cambios o mejoras en las vías, como lo han sido los bulevares y otros de embellecimiento de la ciudad.

Daño en tubería deja a 130 personas sin agua. CRH

Imagen ilustrativa. CRH

“En todas esas partes que han sido susceptibles a cambios por parte de la municipalidad, nosotros también hemos cambiado tuberías. Nos quedan unas redes en el sector de Barrio Amón, un barrio muy viejo de San José y si aparecen fugas inmediatamente las atendemos pero esas tuberías hay que cambiarlas, definitivamente”, reveló Lezama.

Lezama reconoció que el tema de fugas es un mal ejemplo para la ciudadanía pero que están dispuestos a revertirlo.

Malas notas y retos a cumplir

Para agregar, un reciente informe de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos calificó a la institución como el peor operador en el Área Metropolitana, con una nota de solo 33% en la calidad de la gestión.

“Las debilidades estuvieron en el cumplimiento del control de calidad, la falta de continuidad del servicio de acueducto, el mayor nivel de pérdidas de agua en la red de agua potable y la baja incidencia de tratamiento de aguas servidas”, indica el documento.

Acueductos tiene además 20 meses de plazo para explicar a la CGR las zonas con problemas de agua, plazo que según Yamileth Astorga, presidenta de la entidad, es una carrera contra el tiempo pero una necesidad para el país.

Para ello se presentó este martes el proyecto de Reducción de Agua No Contabilizada (RANC), el cual se aplicará durante los cuatro años del Gobierno de Luis Guillermo Solís Rivera. El tiempo corre y el recurso hídrico es cada vez más escaso en el mundo.

AyA cambiará 500.000 medidores y unos 500 kilómetros de tuberías en busca de “cobro justo” a los abonados

AyA cambiará 500 kilómetros de tuberías que tienen un siglo de antigüedad y 500.000 medidores viejos. Imagen tomada de Internet.

AyA cambiará 500 kilómetros de tuberías que tienen un siglo de antigüedad y 500.000 medidores viejos. Imagen tomada de Internet.

Con una inversión de $150 millones, el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) llevará a cabo un proyecto en el que se pretende cambiar un poco más de 500.000 medidores de agua con el fin de hacer el cobro más justo y real a sus abonados.

Así lo dio a conocer el funcionario de la subgerencia de Ambiente, Investigación y desarrollo de dicha entidad, Saúl Trejos, quien agregó que esta será una acción que se llevará a cabo en el trasncurso de los próximos años.

“Se tiene el programa de reducción de agua no contabilizada y eficiencia energética, dentro del cual hay varios componentes, uno es que hay personas que están conectadas al sistema pero no están pagando lo que realmente consumen, por lo que estamos hablando de un poco más de 500.000 medidores que se van a cambiar para captar bien esa información de los abonados,” explicó Trejos.

Según el funcionario del AyA, dentro de este programa hay un cambio de redes viejas, ya que por ejemplo, este acueducto metropolitano inició con ocho sistemas municipales, los cuales tienen más de cien años de antigüedad, por lo que se debe cambiar más de 500 kilómetros de tuberías.

Dicho proyecto toma en cuenta también el acueducto metropolitano, por lo que permitirá la reducción del 17 % de esa agua no contabilizada; también se trabajará en siete sistemas de áreas regionales que contemplan Limón, Guácimo, Puntarenas, San Ramón, Liberia, El Poasito de Alajuela y San Isidro de Pérez Zeledón, más el cambio de los equipos de la principales estaciones de bombeo que serán mucho más eficientes.

“A largo plazo, es decir, de cinco a seis años, estaremos desarrollando estudios con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para llevar a cabo la siguiente etapa del acueducto metropolitano donde pensamos llevar 2.500 litros por segundo para reforzar el acueducto e incorporarlo con la parte sur,” manifestó.

De acuerdo con el AyA, este proyecto será financiado con crédito público para que no haya un impacto directo en las tarifas de los usuarios.

Relacionadas

Una cuarta parte del agua de AyA se desperdicia en fugas y averías

Las fugas es una de las principales causas del faltante de agua. CRH

Las fugas son una de las principales causas del faltante de agua en los barrios. CRH.

El agua potable no rinde en los últimos días en algunos sectores de Heredia y San José, pero la producción del agua potable en el país se desperdicia por fugas y parte de ella no se puede cobrar porque hay medidores mal calibrados.

Solo Acueductos y Alcantarillados (AyA) desperdicia una cuarta parte del agua que produce por averías y fugas que en ocasiones se intervienen muchos dias después de que se den los incidentes.

El agua no contabilizada que no se puede cobrar representa casi la mitad de la producción de agua potable, una cifra superior a la establecida en niveles óptimos mundiales.

En el caso del AyA se trata del 51% y en la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) el 38%, según los resultados de evaluación del 2013 de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Según el ente regulador, el nivel óptimo de agua no contabilizada se encuentra entre el 20% y el 30%; y el rango de menor calidad es superior al 50%.

A nivel internacional estos parámetros pueden ser similares o todavía más estrictos. Por ejemplo, en el caso de los Estados Unidos corresponde al rango del 10% al 15%, en Chile el porcentaje está en un 34%, en Dinamarca y Holanda un 6% y en Alemania un 7%.

La Contraloría General de la República (CGR) advirtió en un informe del 2012 esta problemática y todavía permanece sin resolverse en AyA y en la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH).

“La eficiencia en la prestación del servicio se limita por los altos niveles de agua no contabilizada, siendo que para el periodo comprendido entre los años 2008 a 2011, el AyA dejó de percibir ingresos por tarifa de agua potable en el orden de ¢181.869.386.700,25 colones (asociado a porcentajes promedio de agua no contabilizada de 48,9% en los sistemas de la Gran Área Metropolitana y 50,6% en los sistemas Periféricos).

“La ESPH, para el periodo 2005 a 2011, dejó de percibir ingresos por tarifa de agua potable por ¢17.230.012.230,39 (asociado a porcentajes promedio de agua no contabilizada de 33,8% en el acueducto del cantón Central de Heredia, 71,0% en el de San Isidro y 54,3% en el de San Rafael)”, señaló el informe…

Abundan normas y recomendaciones pero falta mucho para proteger el recurso hídrico

Imagen con fines ilustrativos. EFE/Archivo

Imagen con fines ilustrativos. EFE/Archivo

El órgano contralor examinó si los mecanismos implementados por el Estado para proteger la calidad y cantidad del recurso hídrico del país, resultando entre las principales conclusiones que:

La Dirección de Agua del Ministerio de Ambiente y Energía ha ejercido el control para verificar el aprovechamiento racional de las aguas únicamente al 2% de las concesiones y esas inspecciones obedecen principalmente a denuncias, ello ante la limitación de recursos para ampliar dicha cobertura de verificación.

Además no se han establecido las metas de la reducción de la carga contaminante de los cuerpos de agua, lo cual, amerita la atención de las autoridades para disminuir el costo social y ambiental de su deterioro y garantizar medidas preventivas a largo plazo.

Asimismo, faltan las directrices del Minae para ejecutar 909 millones de colones recaudados mediante el canon ambiental por vertidos (saldo acumulado desde el 2008), inversión necesaria para la protección del agua contra la contaminación.

El Área de Servicios Ambientales y de Energía de la CGR emitió el informe Nro. DFOE-AE-IF-03-2014, abarcó las gestiones para el aseguramiento de la sostenibilidad del recurso hídrico, realizadas por el Minae, el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) y el Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (Senara).

En resumen se determinó que: los instrumentos de política hídrica de Costa Rica son utilizados en su mayoría como referente en las instituciones del sector hídrico, pues no se consideran de carácter vinculante o se desconoce su existencia.

La falta de indicadores de medición de los objetivos de la Política Hídrica Nacional han limitado la rendición de cuentas sobre el avance del manejo del agua hacia la sostenibilidad.

El balance hídrico no es exhaustivo y requiere ser actualizado para prevenir la sobreexplotación de los aprovechamientos de agua y contar con certeza científica acerca de la disponibilidad de agua superficial y subterránea del país.

Se han identificado zonas con estrés hídrico que ameritan ser reguladas como zonas con restricción al aprovechamiento del agua, pero aún no han sido oficializadas.

Plan de presidenta del AyA buscará cambiar la cultura de los ticos para cuidar el agua

Yamileth Astorga, Presidenta del AyA. CRH

Yamileth Astorga, Presidenta del AyA. CRH

La nueva presidenta del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), Yamileth Astorga, dio a conocer una serie de propuestas que serán empleadas a lo largo de los cuatro años de esta administración.

Según Astorga, se buscará una participación activa de sus colaboradores, además garantizará la continuidad del servicio de agua potable en el ámbito nacional y buscará crear una cultura sobre el cuido de este líquido.

“Los ejes que quisiera impulsar son el rol rector que tenemos sobre el abastecimiento y saneamiento, queremos actualizar nuestra ley constitutiva, queremos promover la nueva cultura sobre el agua en nuestro país, ya que en Costa Rica no la tenemos; hay lugares que aún creen que el agua es inagotable. Es una cultura por un recurso que nos está permitiendo la vida, podemos trabajar con universidades para que nos ayuden con este tema” destacó Astorga.

De acuerdo con la jerarca del AyA, tendrán que trabajar con otras instituciones para evitar la contaminación en zonas donde se han presentado los casos.

Sobre el informe emitido por la Contraloría General de la República de este lunes, Astorga explicó que hay mucho trabajo avanzado en cuanto a la caracterización de fuentes de agua, el asunto es integrar la información y generar mapas que sirvan como base para trabajar e identificar las zonas para la conservación del recurso.

“Según el informe de la Contraloría, nos está dando 20 meses para dar a conocer esas zonas donde hay problemas de agua, es una carrera contra el tiempo, pero es una necesidad que tiene el país, es una buena resolución porque nos obliga a actuar de manera inmediata,” explicó Astorga.

Por otra parte, la jerarca del AyA, aseguró que las ASADAS son responsabilidad de la institución, por lo que esto significa trabajar con ellas para fortalecerlas en todas sus áreas.

Anuncios