La Acción Ciudadana pasa por la Democracia Participativa y Ésta por una Nueva Constitución Política.

Desde la Política y los Políticos Corruptos Hasta los Sindicatos y Sindicalistas Igualmente Corruptos, los Privilegios y Pluses Salariales, la Forma de Elegir a Nuestros Gobernantes, la Forma de Despedirlos Y a los Funcionarios Públicos También, …, Todo Pasa por una Nueva Constitución Política para el Siglo XXI.

A propósito del nuevo Gobierno, bien haría en tomarse un tiempo; los mismos dos años pautados para reordenar las finanzas públicas y poner la casa en orden; para darle forma a una Nueva Constitución Política que instaure la Acción Ciudadana, la Democracia Participativa como Forma de Gobierno y de Gobernar para Futuros Gobiernos (valgan las redundancias) en Costa Rica.

Una vez pasado ese periodo, se podría someter a Consulta Popular vía Referéndum o Plebiscito el texto y el contexto de la Nueva Constitución, para en los siguientes dos años darle forma, consolidarla y finalmente publicarla.

Eso sería un gran, enorme hito histórico (tal y como lo fue el triunfo en la 2° Ronda Electoral) para presentes y futuras generaciones de costarricenses, para la Patria, para el Pueblo, para la Democracia y para la Sociedad Civil en general; algo por lo que, bien vale la pena ser recordado.

Durante la Campaña Política escribí en “Democracia en coma y Candidatos Presidenciales recetan placebos en vez de medicinas que la curen”; Nuestra democracia se encuentra en coma, en cuidados intensivos y los candidatos de los diversos partidos políticos que se disputan la presidencia en las próximas elecciones nos recetan placebos y cuidados paliativos, en vez de, darnos las medicinas y el tratamiento integral que necesitamos para que se recupere y salga del coma en que los mismos políticos y partidos políticos, la colocaron desde hace décadas (precisamente desde la 1° Administración Arias).”…

Antes en “Corrupción es sinónimo de plutocracia (oligarquía), No de democracia” dije, “A pesar de que lo he manifestado muchas veces y en diferentes artículos, el común de la gente parece seguir sin entender que desde hace mucho tiempo (décadas) no vivimos en una democracia sino en una plutocracia gobernada por una oligarquía; la oligarquía neoliberal de los pocos ricos y poderosos que apoyan al neoliberalismo económico y comercial.”…

Más antes en Como devolverle al Pueblo la confianza en los políticos”  señale que paradójicamente, irónicamente, el problema de nuestra democracia está en nuestra democracia, por ser representativa y no ser participativa.

Y es que tal y como lo señalé en “Ni Estatismo Ni Libertarismo Tan Solo Democracia Participativa”.

Entonces, ¿Cuál es la solución para una sociedad de convivencia justa para todos?

“La democracia participativa, una forma de gobierno lo más cercana al poder del pueblo, por el pueblo y para el pueblo; el poder siempre estaría en manos de la representación; es decir, del Presidente (Poder Ejecutivo), el Legislativo en manos de los Diputados, el Judicial de los Jueces y los Gobiernos Locales (municipalidades) dirigidos por Alcaldes; pero a ninguno de estos los elegirían los partidos políticos sino los ciudadanos, el pueblo y serían éstos (los ciudadanos) los que los votarían de sus puestos y funciones públicas si éstos (funcionarios públicos) no le cumplen al pueblo que los eligió.

La soberanía del Estado Participativo residiría en el pueblo, mediante la formulación de una nueva Constitución Política que instaure la democracia participativa como forma de Gobierno, restaurando el Cabildo Abierto en las Municipalidades, instaurando el veto al Ejecutivo y al Legislativo, instaurando también Cortes y Jurados Ciudadanos, facilitando y haciendo efectivos la votación, la aprobación, el trámite y la propuesta de Leyes por parte del ciudadano,”…

  

“El Estado Participativo pertenecería al pueblo, a la ciudadanía, el Estado tendría sus propias empresas y las administraría a favor de sus propios intereses; es decir, los de la ciudadanía, los del país.

En ese sentido el Estado Participativo permitiría la competencia y la libre participación de la empresa privada; pero No en contra del Estado; para ello, la regularía y controlaría, siempre en beneficio del consumidor.

El Estado Participativo haría lo mismo con el mercado y el comercio exterior; así como, con los inversionistas y empresas que vengan a establecerse en el país.

No hay razón alguna para que Estado; es decir, sector público y privado no puedan convivir en armonía y al servicio de la mayoría; basta con entender que sociedad somos todos, no solo unos cuantos, ya sea en el sector público (gobierno/políticos) o en el privado (empresa/individual).”…

Entonces, tal y como escribí en “¡Hacia la Democracia Participativa!

Y es que, tal y como el célebre físico Albert Einstein digo “Sí buscas resultados diferentes, No hagas siempre lo mismo”.

“Y es que, precisamente la disfuncionalidad del aparato estatal que ha puesto la Corrupción como ejemplo de ejercicio de la función pública y de la incapacidad de los “políticos de siempre”; es precisamente, por estos, hacen “lo mismo de siempre” como contratar“pegabanderas”  que compren votos y conciencias, campañas del miedo, violaciones a las Leyes Electorales, tráfico de influencias políticas,… y por lo que, ¡Nadie les cree! un sin fin de promesas políticas, carentes de contenido y posibilidad de ejecución que irremediablemente, irrefutablemente, dejarán vacías y en el olvido, una vez alcanzado el objetivo del poder y la presidencia; Ya que, para ellos, el fin justifica los medios y llegan al poder, para servirse de el y no para servirle al país o a la ciudadanía.”…

 

Anuncios