Escribe La Nación en su EDITORIAL del 29 de enero de 2014 titulado “Teorías de la conspiración”.

CRHOY-caricatura-29-01-2014

“De pronto, entre los sectores proclives a desmerecer la credibilidad de las encuestas publicadas por La Nación surge una fe ciega en sus resultados. Este diario, por razones explicadas con claridad en el editorial de ayer, decidió cancelar el último sondeo preelectoral. Ahora no falta quien diga que la medida no obedece a los motivos expuestos con toda transparencia, sino al deseo de mantener oculto determinado resultado.”…

De pronto, los sectores proclives a desmerecer la credibilidad de las encuestas publicadas por La Nación No tienen una fe ciega en sus resultados. De pronto, lo que tienen es una fe clara en que los resultados No obedecen a los motivos expuestos con dudosa transparencia; tal y como lo expresa el propio “Presidente de Unimer: “decisión de no publicar encuesta es lamentable”; sino al deseo de mantener oculto determinado resultado; tal y como lo muestra la “Encuesta UCR: crecen los indecisos y segunda ronda toma más fuerza”; la última encuesta política realizada, antes del día de la elecciones.

“En todos los casos, la información no publicada habría favorecido a la tendencia política de quien formula la crítica, no importa su orientación ideológica. Pero ¿no era que manipulamos las encuestas? Si así fuera, no habría motivo para cancelar el estudio. Habría, más bien, motivo para publicarlo con los datos que mejor se nos acomodaran.”…

Eso sería parte del engaño a los electores que aún creen en las encuestas políticas; también parte de la manipulación que supuestamente no se ha dado; eso por cuanto, si bien es cierto que “la información no publicada habría favorecido a la tendencia política de quien formula la crítica”; No importa su orientación ideológica, lo cierto es que, en todos los casos, información no publicada habría mostrado una clara tendencia a la baja, por no decir a la caída, de la tendencia política de quien formula la crítica; tal y como lo demuestra la última encuesta política realizada.

Así como, un claro aumento de los indecisos; por lo que, habría motivo para No publicarlo con datos que No se acomodan al mejor postor.

“Es imposible sostener las dos cosas al mismo tiempo. Si no mintieran cuando nos acusan de manipular los datos, no tendría sentido acusarnos de no publicar una encuesta porque los datos no nos complacen. Así de estúpidas son las teorías de la conspiración.”…

Pues resulta que Sí es posible sostener las dos cosas al mismo tiempo; tal y como lo muestran las últimas dos encuestas políticas compradas por otro medio de comunicación que No es el aquí mencionado; “Nueva encuesta anticipa lucha cerrada por la presidencia del país” (penúltima), “¿Quién va a la cabeza a 5 días de las elecciones?” (última); donde el candidato a presidente de la tendencia política de quien formula la crítica, baja (igual que en las otras dos anteriores (para sumar 4 a la baja)).

Eso, a pesar de, que, obviamente, está manipulada tanto por el medio de comunicación que la compró, digo pagó, como por la empresa encuestadora que la realizó a pedido del cliente y del partido político con el que tiene relaciones comerciales; como por el analista del medio de comunicación que la “analizó” a favor de la tendencia política de quien formula la crítica; ya que, Es militante de la tendencia política de quien formula la crítica… ¡Casualidad!… ¡Yo No lo creo!.

Afortunadamente y como ya lo he manifestado en otras ocasiones, Sí hay encuestas políticas poco susceptibles a la manipulación; una de ellas las “Encuestas Digitales”; cuyos Resultados parciales finales: 6174 Votantes del sitio ; 17 Candidatos ; 1 Días restantes ; 7 Votos nulos ; 2.835.357 Padrón electoral son: José Miguel Corrales 33.88% / 100.00% ; José María Villalta 26.50% / 100.00% ; Luis Guillermo Solís 22.16% / 100.00% ; Johnny Araya 6.51% / 100.00% ; Otto Guevara 3.26% / 100.00% ; Rodolfo Piza 1.75% / 100.00%

Así que, nuevamente, Sí usted aún No decide por quién votar; ¡Ya lo sabe!

Y recuerde, es un deber cívico y patriótico, el ir a votar; así que ¡Hágalo!

 

Encuestas Digitales

Tucan

Estadísticas actualizadas en tiempo real

Héctor Monestel0.89% / 100.00%

José Miguel Corrales33.88% / 100.00%

Luis Guillermo Solís22.16% / 100.00%

Carlos Avendaño0.24% / 100.00%

Otto Guevara3.26% / 100.00%

Walter Muñoz0.08% / 100.00%

Óscar López0.08% / 100.00%

José María Villalta26.50% / 100.00%

José Manuel Echandi0.10% / 100.00%

Johnny Araya6.51% / 100.00%

Justo Orozco0.08% / 100.00%

Rodolfo Piza1.75% / 100.00%

Sergio Mena0.92% / 100.00%

Sin decidir0.83% / 100.00%

Blanco0.08% / 100.00%

Nulo0.11% / 100.00%

Abstencionismo0.18% / 100.00%

Resultados parciales

  • 6174Votantes del sitio
  • 17Candidatos
  • 1Días restantes
  • 7Votos nulos
  • 2.835.357Padrón electoral

Panel de resultados

Liberación Nacional

402

Frente Amplio

1636

Movimiento Libertario

201

Partido Acción Ciudadana

1368

Unidad Social Cristiana

108

Patria Nueva

2092

Partido de los Trabajadores

55

Derechos reservados © 2013 Encuestas Digitales CR

crToons: Suspensión de encuesta de Unimer genera duda en algunos sectores

CRHOY-caricatura-29-01-2014

Teorías de la conspiración EDITORIAL 29 de enero de 2014

De pronto, entre los sectores proclives a desmerecer la credibilidad de las encuestas publicadas por La Nación surge una fe ciega en sus resultados. Este diario, por razones explicadas con claridad en el editorial de ayer, decidió cancelar el último sondeo preelectoral. Ahora no falta quien diga que la medida no obedece a los motivos expuestos con toda transparencia, sino al deseo de mantener oculto determinado resultado.

En todos los casos, la información no publicada habría favorecido a la tendencia política de quien formula la crítica, no importa su orientación ideológica. Pero ¿no era que manipulamos las encuestas? Si así fuera, no habría motivo para cancelar el estudio. Habría, más bien, motivo para publicarlo con los datos que mejor se nos acomodaran.

Es imposible sostener las dos cosas al mismo tiempo. Si no mintieran cuando nos acusan de manipular los datos, no tendría sentido acusarnos de no publicar una encuesta porque los datos no nos complacen. Así de estúpidas son las teorías de la conspiración.

Ahora resulta, además, que la fe depositada en nuestras encuestas por sus detractores es tanta que están ciegos al resultado de cualquier otro estudio. Hay encuestas cuyos números no favorecen a quienes nos critican. Al parecer, esperarían resultados más halagüeños de nuestra parte. Pero ¿no somos nosotros quienes manipulamos los datos en su contra? Así de hipócritas pueden ser algunos políticos.

Si los resultados de esos estudios no les complacen y esperan mejor fortuna con los nuestros, aceptarán, cuando menos, que unos u otros están equivocados. Distintos resultados no pueden ser, al mismo tiempo, ciertos. Confían tanto en los nuestros que, si decidimos cancelar la encuesta, temen perderse una medición más justa, pero eso no les impide ponerla en duda, una vez publicada.

Imagine el lector cualquier resultado de una encuesta publicada por La Nación a tres días de las elecciones, en medio del ambiente inusualmente crispado del actual proceso. No es difícil hacerlo. Ponga adelante al candidato de su preferencia o, más bien, al aspirante por el cual jamás votaría. Ahora, intente imaginar, con cualquiera de esos resultados, una pacífica aceptación de los datos, sin teorías de la conspiración u otras falsedades. Eso es imposible. A la misma conclusión llegó este diario.

El lunes conoceremos los resultados de la elección. Como solo hay un determinado número de votantes, a algunos partidos les irá mejor y a otros peor. Como no todos verán colmadas sus esperanzas, muchos o quizá todos los teóricos de la conspiración se verán desmentidos. No podrán decir que una encuesta de La Nación influyó en los resultados y tampoco podrán justificar por qué esperaban de ese sondeo un dato distinto del obtenido en las urnas. ¿Habrían querido un resultado erróneo o, quizá, manipulado? No se disculparán por las injurias lanzadas sin fundamento en estos días, pero el país podrá compararlas con el definitivo e inapelable conteo de votos. Así de cínicos pueden ser algunos políticos.

La Nación maneja su programa de encuestas con la más absoluta integridad. Si en las especiales circunstancias de esta elección decidimos abstenernos de publicar la última encuesta es porque “poco aportaríamos al proceso cívico y mucho a la especulación malintencionada”, como dijimos en el editorial de ayer.

Nuestras encuestas vienen dando cuenta de un alto porcentaje de votantes indecisos y los estudios de procesos electorales recientes demuestran la tendencia de ese sector del electorado a definirse en los últimos días y hasta en el momento mismo de la votación. La veda a la publicación de encuestas en los últimos días del proceso electoral nos obligaría a publicar hoy miércoles, tres días antes de la votación. Para hacerlo, el trabajo de campo debía cerrar el viernes, con tiempo suficiente para procesar los datos y redactar la información. Publicaríamos, entonces, datos con más de una semana de añejamiento en relación con la fecha de las elecciones y con muchos votantes indecisos. Tres días más tarde, los teóricos de la conspiración nos reclamarían la inevitable diferencia entre los resultados del sondeo y el dato definitivo de las urnas, sobre todo si los indecisos se inclinan mayoritariamente en una dirección. Nos adjudicarían, además, la intención de influir en los resultados. Las encuestas pueden medir tendencias, pero no adivinar la futura preferencia de los indecisos.

Por eso decidimos, en las particulares circunstancias de esta elección, abstenernos de publicar un último sondeo, apenas tres días antes de la apertura de las urnas. Como lo informamos ayer, nunca conocimos el resultado, precisamente para evitar suspicacias. Los teóricos de la conspiración no pueden aceptar ese hecho. Hacerlo los obligaría a reconocer nuestra integridad. Prefieren, entonces, olvidar sus anteriores cargos de manipulación para decir, ahora sí, que nuestras encuestas son buenas, que las manejamos con integridad y que preferimos no publicarlas antes de tocar un solo dato. ¿En qué quedamos?

El mundo de la teoría de la conspiración es perfecto, se encierra en su propia lógica y acomoda los postulados como mejor le convenga. Como nadie le pide cuentas, hoy sostiene una cosa y mañana otra, totalmente contradictoria. Frente a esa maledicencia, solo nos queda afirmar, con orgullo, nuestro compromiso con la verdad.

Presidente de Unimer: “decisión de no publicar encuesta es lamentable”

Archivo.

La no publicación de la encuesta de intención de voto fue del medio, afirmó el presidente de Unimer. Archivo.

Carlos Paniagua, presidente de la empresa Unimer Centroamérica, aseguró a crhoy.com que la decisión de no publicar la encuesta de intención de voto que debía salir publicada este miércoles en el periódico La Nación fue lamentable, pero que fue una decisión tomada exclusivamente por el medio y no por la empresa que él representa.

“Para nosotros es lamentable, nosotros producimos conocimiento… Los hechos más importantes que han ocurrido en el país se han expuesto en esos estudios. Nuestros análisis permitieron indicar que teníamos el peligro de aumentar el abstencionismo por inconformidad en el ’98, que el combo del ICE era muestra de la molestia que se iba a desarrollar en procesos que venían. Hicimos un trabajo que se nos había pedido, La Nación decidió que no lo iba a publicar, por nuestra parte respetamos la decisión, pero esperábamos que se publicara”, dice Paniagua.

Unimer tiene contrato con el medio desde hace 24 años y nunca se había decidido no publicar un estudio de opinión. Según Paniagua, fue hasta ayer, cuando la directiva de la empresa consideró que por el bien del proceso electoral, no se debían dar a conocer los resultados del último análisis, que podría asemejarse muchísimo al voto final en las urnas.

Paniagua asegura que los datos nunca fueron recibidos por el periódico, sino que antes de que se entregaran les comunicaron que no los publicarían.

“Para nosotros es esencial que se publique, es lamentable (que no lo hagan) y llena de tristeza a nuestro equipo. Esto nunca había ocurrido, en el único caso que pasó algo similar fue en el ’98, que no se hizo un estudio al final, pero por razones económicas del periódico no se divulgó. Pero en ningún caso ha sucedido que un estudio se realice y que cuando esté a punto de terminarse se avise que no se va a usar”, enfatizó.

Según Paniagua, los datos del estudio estaban practicamente completos, pero faltaban los resultados de dos zonas alejadas en el país. En vista que los plazos se acababan, decidieron cerrar el levantamiento de información con lo que tenían y procesar los datos.

“En realidad, cuando ellos me comunican la decisión, estamos finalizando el trabajo de campo, Unimer visita todo el país, incluso las zonas más alejadas, los equipos andaban en todas las zonas, entonces faltaban dos, entonces se concluyó el levantamiento de la información sin esas dos zonas y se procesó”, dijo Paniagua.

Nueva encuesta anticipa lucha cerrada por la presidencia del país

El liberacionista Johnny Araya encabeza la intención de voto, según la última encuesta de Cid Gallup para Noticias Repretel.
Además, la posibilidad de una segunda vuelta está latente.
Entre las personas decididas a votar, el verdiblanco tiene un apoyo del 39%, seguido por José María Villalta del Frente Amplio con 26%, el Libertario Otto Guevara tiene un apoyo del 18%.
En cuarto lugar esta Luis Guillermo Solís del PAC con un 7% de respaldo y en el quinto lugar Rodolfo Piza de la unidad con 5%.
Otros aspirantes reciben el apoyo del 5%
A menos de 20 días para las elecciones, ningún aspirante alcanza el 40% necesario para ganar en primera ronda.
Si vemos el total de la población consultada, Johnny Araya tiene un 29% de apoyo, en segundo puesto José María Villalta del Frente Amplio con 20%, quienes no saben o no responden representan el 15%, Otto Guevara tiene un respaldo de 13%.
El 10% de los consultados dice que ninguno, Luis Guillermo Solís de Acción Ciudadana tiene respaldo del 5%, el socialcristiano Rodolfo Piza 4%.
La encuesta se realizó del 8 al 13 de enero del 2014 a 1215 personas en todo el territorio nacional, con un margen de error del 3,24%

Ficha técnica:
Fecha trabajo campo:
8 al 13 de enero, 2014.
Tipo de entrevista:
Una por hogar personal o telefónico.
Entrevistas:
1215
Error muestral:
±2.81 puntos en los resultados totales (95% nivel confianza).
Informante:
Adulto Costarricense residente en el país durante las fechas del estudio.
Tipo de muestra:
Aleatoria.
Área geográfica:
Todo el país.

¿Quién va a la cabeza a 5 días de las elecciones?

Johnny Araya, de Liberación Nacional, sigue de primero en la preferencia de la gente que esta decidida a votar este 2 de febrero, según la última encuesta de Cid Gallup para Noticias Repretel,
José María Villalta, del Frente Amplio, va de segundo, Otto Guevara está en tercer lugar y Luis Guillermo Solís, de Acción Ciudadana, esta en cuarto puesto.
Aun así ninguno alcanza el 40 por ciento necesario para ser presidente en la primera ronda electoral. Así que se prevé una posible segunda vuelta el 6 de abril entre los dos candidatos que logren mayor número de votos este domingo.
Cid Gallup hizo una simulación de voto con una papeleta que distribuyo entre 956 personas que están seguras de ir a votar el domingo y que ya saben por quien lo harán.
El resultado reveló que un:
Johnny Araya obtuvo un 35,6%.
Le sigue José María Villalta con un 21, 0%.
En tercer lugar se ubica Otto Guevara con un 17,6%.
Luis Guillermo Solís está de cuarto con un 15,6%
Rodolfo Piza con un 6,5%.
Mientras que un 3,8% voto por otro partido.
Cid Gallup también preguntó a los que tienen intención de votar, pero aún no saben por quien lo harán.
Con ellos los resultados fueron los siguientes:
Johnny Araya obtuvo el 28, 3%
José María Villalta consiguió un 16,7%.
Otto Guevara tiene un 14, o% de respaldo.
Luis Guillermo Solís un 12,4%.
Rodolfo Piza un 5,2%.
Y otros partidos un 3,8%.
Aquí un 20,4% dijo que todavía no sabia por quien votaría.
La encuesta indica que un 70% de los costarricenses considera que es muy probable que ira a votar.
También a los electores se les pregunto por quien no votarían para que sea presidente.
Johnny Araya ocupa el primer lugar con un 32%.
José María Villalta obtiene un 29%.
Y Otto Guevara un 11%.
La encuesta consultó a los votantes sobre quien cree que será el próximo presidente, sin importar a quien apoya.
A Johnny Araya lo mencionó el 47% de las personas.
A José María Villalta un 15%.
A Otto Guevara un 10%
Y a Luis Guillermo Solís 6%
El estudio deja abierta la posibilidad de una segunda ronda.
La encuesta se aplicó a 1,202 personas en todo el país y se hizo del 21 al 25 de enero.
Tiene un margen de error de 2,8. Eso quiere decir que los resultados podrían subir o bajar en esa cantidad.
Esta es la última muestra que Cid Gallup publicará antes de las elecciones
de este domingo.

Encuesta UCR: crecen los indecisos y segunda ronda toma más fuerza


Imagen del Semanario Universidad.

Imagen del Semanario Universidad.

La posibilidad de una asegunda ronda toma cada vez más fuerza, a solo cuatro días de las elecciones.

La nueva encuesta del Centro de Investigaciones y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa  Rica para Semanario Universidad señala que el grupo de indecisos crece.

Ante la pregunta de “Si las elecciones fueran el día de hoy, ¿por quién votaría para presidente?”,  el 33,4% dijo que no sabría por quién votar. En el estudio anterior, un 24,5% había manifestado lo mismo. Un 7,1% de los consultados dijeron que no votaría (6,6% en la encuesta anterior).

De acuerdo con el sondeo, Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional (PLN), pierde fuerza y se disputa el primer lugar con José María Villalta, del Frente Amplio (FA) (si se toma en cuenta el margen de error del estudio que es de 3,46%). De igual forma, Luis Guillermo Solís del Partido Acción Ciudadana (PAC) estaría en un empate técnico con Villalta.

En cuanto al apoyo para cada candidato, Johnny Araya obtiene 17,4% en la intención de voto (20,4% en la encuesta anterior), José María Villalta 14,4% (15,3%), Luis Guillermo Solís 11,6% (9,5%), Otto Guevara, del Movimiento libertario (ML) 7.3% (11,2%) y Rodolfo Piza, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), un 3,4% (3,1%).

Imagen del Semanario Universidad.

Imagen del Semanario Universidad.

Segunda ronda

En caso de una segunda ronda, el estudio señala estos posibles escenarios:

-Luis Guillermo Solís lograría un 46,8% frente a un 29,4% de Johnny Araya.

-Luis Guillermo Solís obtendría 47,1% frente a un 24,8% de José María Villalta.

-Solís le ganaría a Otto Guevara con un 47,1% del primero frente a un 27,1% del libertario.

-Si la segunda ronda fuera entre Johnny Araya y Otto  Guevara, Araya ganaría con un 34,1% frente a un 33,3% del libertario.

-Si Otto Guevara se enfrentara a José María Villlata, los resultados serían 39,5% frente a 28,8 del frenteamplista.

-Johnny Araya derrotaría a José María Villalta con el 39,5% de los votos frente a 35,9% de los votos.

La encuesta fue realizada por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica del 20 al 27 de enero, con entrevistas telefónicas a 800 personas mayores de edad. El margen de error del estudio es de ±3.46 puntos porcentuales.

Imagen del Semanario Universidad.

Imagen del Semanario Universidad.

Anuncios