Ahora que en cuestión de días han salido dos encuestas políticas, una comprada; es decir, pagada por un medio noticioso nacional a una empresa encuestadora comercial: ¿Segunda ronda? y Araya a la cabeza y la otra realizada por un medio noticioso universitario a un centro de investigación en política: Araya baja, Villalta sube y se disputan primer lugar; hacen ver resultados disímiles y contradictorios entre ambas encuestas. ¿Por qué?… la respuesta ya la he manifestado en otros artículos anteriores; pero vale la pena repasarla para evitar que mas electores sean engaños por la forma en Cómo se Realiza una Encuesta Política (Comprada) y vean por sí mismos ¿Qué nos enseñan las últimas encuestas, los candidatos políticos y el electorado?.

Rescato entonces algunos de los puntos de mayor interés:

“Se preguntarán que es una encuesta comprada; pues bien, es una encuesta política pagada a una “empresa encuestadora” para que introduzca la aceptación de una opción pre-establecida o pre-concebida en la opinión de la gente o el público que la lee o escucha y así encausar un resultado favorable hacia una de las partes; obviamente, la que pagó por la encuesta.”

“O bien, hacia algún interés particular de formación opinión; normalmente tendientes a proteger intereses creados, implantando mensajes subliminales en la mente de los lectores o escuchas, a través de la creencia  o aceptación de que los resultados expuestos son  ciertos o validos.”

“Como se ve, ambos sesgos son similares y ambos anulan la aleatoriedad de los datos, al introducir un “camino” que “orienta” los datos hacia un resultado; a pesar de haber sido muestreados “aleatoriamente”.

La aleatoriedad se pierde en el momento que se “encausan” los datos mediante el criterio del experto o la selección de las calidades que deben tener estos datos antes de su muestreo aleatorio.”


“Lo que hacen los políticos y candidatos a presidente es manipular la información (los datos) para que la valoración que hace el lector de la encuesta (resultados aportados), tenga una interpretación errónea o distinta a  la que arroga los resultados estadísticos de la encuesta.”

“Como es conocido de todos, no hay político que se ha su criterio valore mal su desempeño en una encuesta o interprete que los resultados de los datos estén en su contra.

Pero eso No es lo más serio del asunto, lo es la compra de la encuesta  política por parte de los medios de comunicación que apoyan a los partidos políticos; así como por parte de los propios partidos políticos.”

“Si en algo son expertos estas “empresas” que se dedican a realizar encuestas a pedido de…es en manipular estos sesgos y así encausar la opinión de la gente. Por algo se les paga tanto por realizar estas “encuestas políticas” y por algo yo  les llamo “compradas” y no pagadas.”…

Aparte de si las últimas encuestas políticas han sido o no manipuladas por las casas o empresas encuestadoras contratadas; o bien, por los medios de comunicación masiva (periódicos) que las contrataron; lo cierto es que éstas (encuestas) reflejan que la tendencia política del oficialismo, el PLN y su Candidato Johnny Arraya, no sólo han encontrado techo (50% del promedio de intención de voto duro; es decir, dejando de lado a los indecisos y los que no van a votar); sino que, además, van en franca caída; principalmente dentro de sus propias filas.”

Queda en sus manos, en su decisión y a su criterio propio, si se deja manipular y engañar por quienes ostentan el poder político y económico, para hacer encuestas a su medida; o si por el contrario, su medida, la hace usted mismo.

 

 

¿Segunda ronda? y Araya a la cabeza

Encuesta de Borge y Asociados para Banco Lafise

La misma fue realizada entre el 14 y 28 de noviembre de este año con una muestra nacional de 1920 entrevistas a personas mayores de edad inscritas dentro del padrón electoral a setiembre del 2013. Mantiene un nivel de confianza del 95% y un margen de error del 2.2%.

titulo_noticia

titulo_noticia

titulo_noticia

titulo_noticia

titulo_noticia

El futuro sobre si la elección del nuevo presidente se dará en una primera o segunda ronda pareciera no estar muy claro todavía a tan sólo 55 días de la fecha de las votaciones, lo que sí es que la tendencia pareciera mantener la lucha entre tres aspirantes: Johnny Araya de Liberación Nacional a la cabeza, el libertario Otto Guevara de segundo y el frenteamplista José María Villalta de tercero.

Al menos así lo revela una encuesta realizada por la firma Borge & Asociados para el Banco Lafise y de la cual DIARIO EXTRA obtuvo copia. Sobre el estudio en sí la entidad bancaria señaló que no se referirá a los resultados técnicos ni tampoco a la campaña política en general, pues mantienen una posición transparente e imparcial en el proceso.

La misma fue realizada entre el 14 y 28 de noviembre de este año con una muestra nacional de 1920 entrevistas a personas mayores de edad inscritas dentro del padrón electoral a setiembre del 2013. Mantiene un nivel de confianza del 95% y un margen de error del 2.2%.

El estudio baraja varias consultas para visualizar la intención de voto del ciudadano. Al preguntar por quién votaría usted si las elecciones fueran hoy, la totalidad de la muestra refleja el siguiente resultado:

Ninguno un 27.1%; seguido de un 26.5% para el liberacionista Johnny Araya, 12.9% para el libertario Otto Guevara, muy de cerca está el frenteamplista José María Villalta con 11.8%. Un 9% prefirió no responder y luego un 5.5% optó por el rojiamarillo Luis Guillermo Solís.

El 3.2% de las preferencias fueron para el socialcristiano Rodolfo Piza, el 1.2% para José Miguel Corrales de Patria Nueva, 0.9% para Óscar López del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), 0.7% con Carlos Avendaño de Restauración Nacional, 0.3% con Justo Orozco de Renovación Costarricense, así como para Wálter Muñoz de Integración Nacional (PIN) y Héctor Monestel del Partido de los Trabajadores, Sergio Mena de Nueva Generación no puntúa.

Solo VOTO VÁLIDO

Las cifras cambian cuando se elimina aquellos que no respondieron o que optaron por ninguno. Es decir se considera solamente quienes si están seguros de emitir el sufragio.

Así el verdiblanco alcanza un 41.4% (ganaría en primera vuelta “dejando los pelos en el alambre”); seguido del libertario con el 20.1%, luego José María Villalta con 18.4%, el paquista con 8.6% y el rojiazul con 5.1%.

José Miguel Corrales de Patria Nueva obtiene 1.9%, mientras que Óscar López del PASE el 1.4%, Carlos Avendaño de Restauración el 1.1%, y el resto menor al 0.5%.

CON TARJETA

Otra de las pruebas se realizó con una tarjeta con una lista de candidatos, aquí los números son también muy distintos con la totalidad de los entrevistados: 26.3% para Araya, 24.7% optó por “Ninguno”, 13.1% por Guevara, 12.5% con Villalta, 9% no respondió, 5.8% por Solís y 3.8% se quedó con Piza.

Corrales alcanza el 1.6%, López el 1%, Avendaño el 0.7%, Muñoz el 0.4%, Echandi y Mena un 0.3%, Orozco el 0.2% lo mismo que Monestel.

Cuando se deja de ese total nuevamente aquellos que están seguros de ir a las urnas, las cifras visualizan un Araya con 39.7% (lo que forzaría una segunda ronda), 19.8% con Guevara, 18.9% para Villalta, 8.8% de Solís y 5.7% para Piza.

Aquí Corrales sube al 2.5%, López alcanza el 1.4%, Avendaño un 1.1%, Muñoz el 0.6%, Echando un 0.5%, Mena el 0.4%, y Orozco como Monestel se quedan con el 0.3%

ESCENARIO DE SEGUNDA RONDA

Si la contienda se alarga para abril del 2014, los resultados mantendrían al liberacionista en todos los escenarios, en algunos con ventajas relativas y en  otras no tan cómodas.

Por ejemplo si fuese contra el PUSC quedaría 36.8% para Araya y un 19.9% para Piza con un 40.8% de ninguno y un 2.6% que no responde. Si fuese contra el libertario, el round sería de 35% para el verdiblanco y 27% para el rojiblanco, con 36.1% de ninguno.

Si Araya enfrenta a Solís del PAC el resultado sería de 36% contra 24.4%, mientras que el pulso entre el liberacionista y el frenteamplista quedaría en un 35.4% para el primero versus 29.8% para el segundo. Y un 32.6% de abstención.

Al consultar en general si independientemente de ir a votar o no, cuál  será el ganador de la contienda una mayoría sigue pensando que el liberacionista será el vencedor (65.6%), mientras que en el resto de aspirantes el porcentaje cae a un 8.7% para el libertario y el 5.3% para Villalta.

 

Araya baja, Villalta sube y se disputan primer lugar

encuesta del CIEP para UNIVERSIDAD

Encuesta del CIEP para UNIVERSIDAD

Se mantiene alta la indecisión para elegir presidente, y aún más para diputados.

El tablero electoral experimentó una sacudida dramática en el último mes: el  candidato oficialista Johnny Araya cayó del podio del primer lugar que había ostentado durante todo el año, el opositor José María Villalta lo alcanzó en virtual empate y Otto Guevara se ancló en el tercer puesto, pero no hubo cambios para el resto de aspirantes presidenciales.


Mientras tanto, persiste la indecisión de prácticamente la mitad del electorado respecto al candidato a elegir. Al mismo tiempo, un 71 % manifiesta intención de acudir a las urnas en febrero del 2014. Ante este panorama, a dos meses de los comicios sigue reinando incertidumbre sobre el resultado final.

Esas son algunas de las conclusiones de la nueva encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica para el Semanario Universidad, realizada telefónicamente a 635 personas y con un margen de error de 3,89 %  (ver ficha técnica).

Esto significa que toda generalización que se haga con base en estos datos debe referirse estrictamente a la población costarricense con teléfono residencial (y no la población en su totalidad).

DELANTERA EN DISPUTA

En la actual competencia electoral por la presidencia de la República, el grupo que “no sabe” por quién votar ocupa el mayor porcentaje (29,7 %) y supera al de cualquier candidato.

Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional (PLN), encabeza la intención de voto (17,4 %) con José María Villalta, del Frente Amplio (FA), pisándole los talones (15,7 %). Considerando el margen de error de la muestra, estadísticamente no se puede diferenciar cual de los dos va a adelante por lo que se da un empate técnico.

Otto Guevara, del Movimiento Libertario (ML), sigue en tercera posición con un 10,4 % y supera a Luis Guillermo Solís (5,1 %), del Partido Acción Ciudadana (PAC). Este último cuenta con un porcentaje de apoyo indistinguible estadísticamente del de Rodolfo Piza (3,1 %), del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

Existe un grupo de otros candidatos (1,1 %), para quienes las respuestas favorables recibidas son muy pocas unas de otras como para ser diferenciadas, mientras que José Miguel Corrales, del Partido Patria Nueva (PN), aparece con 1 %.

Las respuestas de voto nulo o en blanco son el 3,5 % y quienes no responden suman 1,9 %. Junto a los indecisos y quienes aseguran que definitivamente no votarán (11,1 %), el 46,2 % de los encuestados se encuentran en algún estado de indefinición ante las próximas elecciones.

En el sondeo de intención de voto realizado por el CIEP, en octubre último, Araya había obtenido 24,6 %, Guevara 9,9 %, Villalta 9,7 %, Solís 4,2 %, Piza 3 % y otros 1,3 %. Un 47,2 % estaban en el grupo de indecisos, votan nulo, en blanco, por ninguno o no responde. Este último grupo disminuyó entre agosto y octubre, pero no presenta cambio significativo entre octubre y noviembre.

Mientras tanto, el apoyo electoral a Araya se mantuvo igual entre agosto y octubre, pero disminuyó en noviembre. Villalta presenta desde abril pasado un aumento en las encuestas trimestrales del CIEP para UNIVERSIDAD.  Guevara creció en octubre, pero en noviembre no tuvo ningún cambio. El respaldo a Solís no ha variado en ninguna de las encuestas. Por último, el PUSC vio disminuido su caudal en octubre con la salida del candidato Rodolfo Hernández y no experimentó cambios en noviembre con su nuevo candidato Piza.

Para diputados, la incertidumbre en la intención de voto es aún mayor, pues un 41,1 % no sabría por quién votar, 10,6 % no votaría, 3,7 % no responde y un 2,3 % votaría nulo o en blanco.

El partido que captaría más votos para diputados es el PLN con 15,4 %. Mientras que el FA, PAC, PUSC y el ML no presentan diferencias significativas en la intención de voto legislativo. El FA obtiene para diputados 8,5 %, PAC 6,1 %, PUSC 5,3 %, ML 4,6 %, Partido Accesibilidad sin Exclusión 1,1 % y otros 1,4 %.

Al preguntar a los encuestados si actualmente simpatizan con algún partido político, el 71,2 %, respondió que no, de modo que no hay cambios con respecto a las mediciones realizadas desde abril.

CONOCIDOS

Según la nueva encuesta del CIEP, tanto la presidenta Chinchilla como los candidatos Araya y Guevara son figuras unánimemente conocidas por la población. El veterano José Miguel Corrales (Partido Patria Nueva) es reconocido por el 77,1 % y los emergentes candidatos de Frente Amplio y Acción Ciudadana, José María Villalta y Luis Guillermo Solís, son identificados por un 68,2 % y un 64,0 %, respectivamente. Óscar López, de Accesibilidad Sin Exclusión, y Rodolfo Piza, de Unidad Social Cristiana, aparecen como los menos conocidos, comparativamente.

El conocimiento de Araya y Guevara por parte de las personas encuestadas es alto y estable. En cuanto a Villalta, Solís y Piza el aumento en el reconocimiento es notorio (especialmente en el caso de Solís). Mientras en abril ninguno superaba el 50 %, en noviembre los tres lo sobrepasan y tanto Villalta como Solís pasan del 60 %.

Villalta, Araya, Chinchilla, Solís y Corrales, en ese orden, son las personalidades mejor valoradas por los que los conocen, en una escala de 0 (peor nota) a 10 (mejor nota). Por el contrario, Guevara, Piza y López obtuvieron puntajes por debajo de la media global. El que mejor nota obtuvo fue Villalta (5,5), seguido de Araya (5) y Chinchilla (5).

A los entrevistados se les preguntó si conocen las campañas de los diferentes candidatos. Así, la de Araya y Guevara han llegado al 78,6 % y 73,7 % de las personas, respectivamente; la de Luis Guillermo Solís al 48,3 %, José María Villalta 40,4 %, y la de Rodolfo Piza es la más desconocida (66 % respondió que no la conoce).

Se pidió a las personas calificar las campañas (muy buena, buena, regular, mala y muy mala) y las de Villalta y Solís fueron las mejor calificadas (56,3 % y 41,3 % respectivamente), mientras que las de Piza, Araya y Guevara tienen un mayor porcentaje de opiniones que las califican como malas o muy malas (44,7 % 49,1 % y 54,7 %, respectivamente).

Ficha técnica

La encuesta fue realizada por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica del 11 al 29 de noviembre, con entrevista telefónica a 635 personas mayores de 18 años.

La encuesta se realizó de manera aleatoria a hogares con teléfono fijo, lo cual corresponde aproximadamente al 62,1 % de la población residente en Costa Rica, según la Encuesta de Hogares de 2011 realizada por el Instituto de Estadística y Censos (INEC). Esto significa que toda generalización que se haga con base en estos datos debe referirse estrictamente a la población costarricense con teléfono residencial (y no la población en su totalidad).

Margen de error de la muestra: ±3,89 puntos porcentuales, con una confianza del 95 % (para el caso de una variable dicotómica, asumiendo máxima variabilidad y muestreo irrestricto al azar).

Responsables: Montserrat Alvarado, Adrián Pignataro (politólogos), Marisol Fournier (psicóloga social) y coordinador Alberto Cortés (politólogo).

Anuncios