En la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático; http://www.cop19.gov.pl/ los daños por el cambio climático dividen a países ricos y pobres; “El meollo del asunto es simple: hay países que aseguran sufrir desproporcionalmente las causas del cambio climático sin tener mayor responsabilidad en su origen. Como solución, plantean que los grandes emisores de gases del efecto invernadero paguen esos “daños y pérdidas”.”Los países en vías de desarrollo acusan a las naciones ricas de entorpecer el avance del tema; por ejemplo, países ricos no deben “hacer caer el peso del cambio climático” sobre los demás, dice India; así entonces, las “discusiones ahora se centran en quién debe pagar los daños provocados por el cambio climático. Ese debate tiene paralizadas las negociaciones en la Cumbre sobre el Cambio Climático de la Organización de Naciones Unidas (ONU)”; a tal punto que seis ONG medioambientales abandonaron cumbre sobre clima y harta de trabas, Costa Rica apuesta a la vía bilateral.

Y es que, según el Índice de Riesgo Climático Global, de los diez países más afectados por eventos climáticos extremos, entre 1993 y 2012, ocho fueron naciones de ingreso bajo o medio bajo; razón más que suficiente para soportar declaraciones como “los países desarrollados deben hacer más ahora y no hacer caer el peso del cambio climático sobre las espaldas de los pobres del mundo después de 2020", de la ministra india de medio ambiente, Jayanthi Natarajan; sin significar eso que “para India, esto implica que "cada país deberá presentar sus compromisos" para gestionar sus emisiones de gas de efecto invernadero "en función de las capacidades nacionales", pero "el esfuerzo que quedará por hacer para lograr el objetivo de 2ºC deberá ser realizado por los países desarrollados", explicó Natarajan.

Y es que, potencias económicas mundiales emergentes como China, principal contaminador del mundo y países responsables históricos del calentamiento como Estados Unidos, segundo contaminador del mundo, rechazan con firmeza esta postura (de ser mayoritariamente responsables por el cambio climático y el calentamiento global) y rehúsan que se beneficien de un trato favoritario por su posición económica y productiva a nivel mundial.

Lo anterior ha sido la principal razón por la cual, las principales ONG medioambientales se retiraron, en un acto sin precedentes, de la conferencia sobre el clima de Varsovia, que espera sentar las bases de un acuerdo para 2015 en un clima de enfrentamiento de intereses del Norte y el Sur.

"Esta conferencia de Varsovia, que debería haber supuesto una etapa importante en la transición hacia un futuro sostenible, no lleva a nada", explicaron representantes de Greenpeace, Oxfam, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), los Amigos de la Tierra Europa, la Confederación Internacional de Sindicatos y Action Aid International.

Esta es la razón por que Costa Rica trazará su propia ruta sobre daños y por la que “como país desconfía de la capacidad de la Cumbre de llegar a un acuerdo pronto, buscará negociar “por su cuenta”. Eso significa utilizar la estructura del Foro de Vulnerabilidad Climática (FVC), un espacio donde se reúnen países vulnerables al cambio climático de todos los continentes.”

En mi opinión, el pago o compensación a los países pobres o en vías desarrollo por los devastadores efectos sociales, económicos y de infraestructura que ocasionan los cada vez mayores en duración e intensidad desastres ambientales debido al potenciamiento de sus efectos por el cambio climático ocasionado por el efecto humano; no es cuestión de países ricos y pobres; es cuestión de justicia social y ecológica para con el planeta, para con los países que han sufrido sus efectos devastadores y sobretodo para con los millones de pobladores que alrededor del planeta, han quedado a la intemperie, en el abandono y la indolencia de los países desarrollados que por proteger a sus industrias, a su modelo de consumo que sobrepasa en vez y media la capacidad productiva de todo el planeta y a los ricos y poderosos que asientan su riqueza y su poder en ese despiadado modelo de consumo, depredación, explotación y contaminación: ambiental y social llamado neoliberalismo económico y comercial.

Ciertamente, los países desarrollados que históricamente han contribuido y que siguen contribuyendo importantemente al cambio climático; así como las potencias económicas emergentes que ahora contribuyen mayoritaria o crecientemente a dicho cambio; son las que en igual forma deben contribuir en forma mayoritaria y creciente a solucionar y resolver los daños ambientales, sociales, económicos y de infraestructura de los países pobres o en vías de desarrollo (como el nuestro) que se vean afectados por su negligencia, indolencia y falta de humanidad, en nombre del neoliberalismo económico y comercial y del poder político y empresarial de unos cuantos.

Y ¿Usted que opina?

 

Daños por el cambio climático dividen a países ricos y pobres

Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático; http://www.cop19.gov.pl/

El tifón Haiyán, que devastó Filipinas, es un ejemplo aterrador de los efectos del cambio climático. Las naciones ricas y pobres “se tiran la pelota” y no logran acuerdos en Cumbre de Varsovia. | ROLEX DE LA PEÑA/EFE

El tifón Haiyán, que devastó Filipinas, es un ejemplo aterrador de los efectos del cambio climático. Las naciones ricas y pobres “se tiran la pelota” y no logran acuerdos en Cumbre de Varsovia.

Varsovia, Polonia. A veces, el futuro nos alcanza. Durante años, los negociadores del cambio climático debatieron sobre cómo mitigar las emisiones de carbono y adaptarnos para evitar daños descomunales venideros. Sin embargo, en la Cumbre de Varsovia el tema es otro: el mundo ya se está destruyendo.

Las discusiones ahora se centran en quién debe pagar los daños provocados por el cambio climático. Ese debate tiene paralizadas las negociaciones en la Cumbre sobre el Cambio Climático de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Los países en vías de desarrollo acusan a las naciones ricas de entorpecer el avance del tema.

El meollo del asunto es simple: hay países que aseguran sufrir desproporcionalmente las causas del cambio climático sin tener mayor responsabilidad en su origen.

Como solución, plantean que los grandes emisores de gases del efecto invernadero paguen esos “daños y pérdidas”.

“Cada vez que llego a esta conferencia, empiezo a sentir que estamos negociando quién va a vivir y quién morirá”, comentó ayer frente al plenario, Lucille Sering, la jefa de la delegación de Filipinas, donde murieron cerca de 4.000 personas tras el paso del tifón Haiyán.

Según el Índice de Riesgo Climático Global, de los diez países más afectados por eventos climáticos extremos, entre 1993 y 2012, ocho fueron naciones de ingreso bajo o medio bajo. Solo en 2012 y principalmente por la tormenta Sandy, Haití tuvo pérdidas equivalentes al 9,53% de su producto interno bruto (PIB). Sin embargo, es un tema esquivo para los países desarrollados. Un documento oficial de Estados Unidos, filtrado al diario inglés The Guardian , reveló que ese país teme que las naciones pobres busquen “retribuciones por daños climáticos por aumento en el nivel de mares, sequías, tormentas y otros impactos adversos”.

Sin avance. Ayer, a las 4 a. m., hora local (9 p. m. del martes hora de Costa Rica) el Grupo de los 77 + China, que agrupa casi todos los países en vías de desarrollo, cortó las conversaciones sobre daños y pérdidas.

“Los negociadores terminaron la sesión porque sintieron que estaban siendo bloqueados por los países del Anexo 1 (los industrializados), en particular por la delegación australiana”, expresó Saleemul Huq, científico de Bangladesh especializado en el tema.

Activistas de la Climate Action Network (CAN) dijeron que cuando estaba cerca de llegarse a un acuerdo, la delegación australiana puso objeciones. Con que un país no esté de acuerdo, la votación no puede avanzar.

Costa Rica apoya la posición del G77 + China, pero considera poco viable que se llegue a un acuerdo.

Países ricos no deben “hacer caer el peso del cambio climático” sobre los demás, dice India

El ministro polaco de Medio Ambiente y presidente de la COP19 de Varsovia, Marcin Korolec

El ministro polaco de Medio Ambiente y presidente de la COP19 de Varsovia, Marcin Korolec (EFE)

Los países industrializados no deben "hacer recaer el peso del cambio climático" sobre las espaldas de los países del Sur, advirtió la ministra india de medio ambiente, Jayanthi Natarajan, este miércoles en la COP19, que se realiza en Varsovia, Polonia.

"Los países desarrollados deben hacer más ahora y no hacer caer el peso del cambio climático sobre las espaldas de los pobres del mundo después de 2020", declaró en una rueda de prensa al margen de las negociaciones internacionales

La comunidad internacional se ha fijado como objetivo firmar en 2015 en París el acuerdo más ambicioso jamás concluido sobre la lucha contra el cambio climático, que debería entrar en vigor en 2020 y ser "universal", legalmente vinculante y limitar el calentamiento climático a 2ºC con respecto al período preindustrial.

Para India, esto implica que "cada país deberá presentar sus compromisos" para gestionar sus emisiones de gas de efecto invernadero "en función de las capacidades nacionales", pero "el esfuerzo que quedará por hacer para lograr el objetivo de 2ºC deberá ser realizado por los países desarrollados", explicó Natarajan.

La diferenciación entre países desarrollados y en desarrollo en la lucha contra el cambio climático es una de las cuestiones más controvertidas de las negociaciones en esta reunión patrocinada por la ONU.

Brasil ha sido el país que más ha tratado la cuestión de la responsabilidad histórica de los países del norte durante esta conferencia sobre el clima.

Propuso, por ejemplo, que los expertos faciliten una "metodología" para calcular las emisiones pasadas de cada país con el fin de que sean tenidas en cuenta en el acuerdo de 2015. Esta idea es rechazada por los países industrializados…

Seis ONG medioambientales abandonaron cumbre sobre clima

La cumbre sobre clima (COP19 ) se realiza en Varsovia, Polonia

La cumbre sobre clima (COP19 ) se realiza en Varsovia, Polonia (EFE)

Las principales ONG medioambientales se retiraron este jueves, en un acto sin precedentes, de la conferencia sobre el clima de Varsovia, que espera sentar las bases de un acuerdo para 2015 en un clima de enfrentamiento de intereses del Norte y el Sur.

"Organizaciones y movimientos que representan a la sociedad civil en todos los lugares del mundo decidieron aprovechar mejor su tiempo y retirarse de las negociaciones de Varsovia", dijeron seis Organizaciones No Gubernamentales (ONG) en un comunicado.

"Esta conferencia de Varsovia, que debería haber supuesto una etapa importante en la transición hacia un futuro sostenible, no lleva a nada", explicaron representantes de Greenpeace, Oxfam, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), los Amigos de la Tierra Europa, la Confederación Internacional de Sindicatos y Action Aid International.

Un día antes del cierre oficial de la conferencia, en la que participan representantes de 190 países, este gesto de las ONG reforzó el pesimismo reinante.

La comisaria europea de Acción para el Clima, Connie Hedegaard, lamentó este jueves, tras otra noche de conversaciones, que "las negociaciones no avancen".

"No podemos permitirnos dar marcha atrás con respecto a Durban, hay que avanzar", advirtió, en alusión a la conferencia de la ONU de 2011 en la que la comunidad internacional se puso el objetivo de sellar un acuerdo en 2015 en París.

Este acuerdo, que debería entrar en vigor en 2020, quiere ser "universal", legalmente vinculante y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GES) para limitar el calentamiento climático a 2ºC con respecto al período preindustrial.

De momento, las emisiones siguen aumentando, y el calentamiento se dirige a casi 4ºC.

Obstáculos.  El camino hacia la firma de un acuerdo en París está lleno de obstáculos.

El principal es el reparto de la responsabilidad entre los países desarrollados y los países en desarrollo, especialmente los grandes emergentes, como China, principal contaminador del mundo.

Estos últimos insisten en que los países desarrollados, responsables históricos del calentamiento, deben hacer más que ellos.

Países como Estados Unidos, segundo contaminador del mundo, rechazan con firmeza esta postura, y rehúsan que China se beneficie de un trato de favor.

Un acuerdo que se base en esta idea de reparto de responsabilidades "no funcionará", declaró el jueves el jefe negociador de EEUU, Todd Stern.

Poco después de estas declaraciones, un negociador chino insistió en la idea diciendo que la diferencia entre países desarrollados y en vías de desarrollo "continuará después de 2020".

Zhenhua Xie pidió que el acuerdo de 2015 incluya una "reducción drástica de las emisiones de GES" para los países industrializados, mientras que los países del Sur solo se comprometan a "reforzar sus esfuerzos" en este sentido.

El director de Greenpeace international, Kumi Naidoo, consideró que "China puede cambiar la situación, pero todavía no ha traducido sus esfuerzos nacionales en compromisos constructivos en estas negociaciones".

Los países del Sur reclaman también una mayor "visibilidad" en lo referente a 100 millones de dólares por año prometidos de aquí a 2020 para ayudarles a enfrentarse al calentamiento, y a la creación de un mecanismo para tener el cuenta "las pérdidas y los daños" sufridos como consecuencia del cambio climático.

La formulación de un calendario de las diferentes etapas hasta llegar a París y la naturaleza de los compromisos esperados en el acuerdo de 2015 son las dos cuestiones clave de las negociaciones de este jueves.

Harta de trabas, Costa Rica apuesta a la vía bilateral

Varsovia, Polonia. Tras semana y media de charlas en plenarios, sesiones que se extienden hasta las 6 a. m., discusiones sobre la responsabilidad financiera y logística por el cambio climático, Costa Rica mueve sus fichas a un plan b: los acuerdos bilaterales.

Las principales propuestas nacionales se han atascado en la vía multilateral de la Cumbre Climática de la ONU y el propio ministro de Ambiente y Energía, René Castro, admite que los esfuerzos ticos han servido apenas para “evitar que las negociaciones colapsen”.

Los temas de agricultura y nuevos mercados de carbono se pospusieron hasta 2014, la metodología de bosques está “secuestrada” hasta nuevo aviso y no hay avances claros en financiamiento ni en el acuerdo para el 2015.

Así las cosas, el país negociará acuerdos de pasillos y en reuniones privadas, tal como ha hecho en otras ocasiones.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, durante su discurso en la Cumbre.  | JANEK SKARZYNSKY/AFP

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, durante su discurso en la Cumbre. | JANEK SKARZYNSKY/AFP

Estas conversaciones bilaterales se mantendrán, principalmente, con Alemania y Japón.

Con los primeros se negocia el financiamiento del mecanismo contable del Banco de Carbono, mientras que los nipones han ofrecido fondos para un sistema de monitoreo de emisiones.

“El mundo desarrollado pensó que aquí no iba a pasar nada y debía esperarse a París 2015”, comentó Castro, quien, además, habló del atraso de otros países en temas forestales, el pilar ambiental de Costa Rica.

“Ya hemos pasado las etapas que ellos están ahora. Hemos sido los únicos llegados a niveles de ejecución requeridos por instituciones como el Banco Mundial”, destacó René Castro…

Costa Rica trazará su propia ruta sobre daños

Costa Rica seguirá el camino recorrido en los últimos años y evitará el sendero multilateral en la búsqueda de sus objetivos de daños y pérdidas por el cambio climático.

Como el país desconfía de la capacidad de la Cumbre de llegar a un acuerdo pronto, buscará negociar “por su cuenta”. Eso significa utilizar la estructura del Foro de Vulnerabilidad Climática (FVC), un espacio donde se reúnen países vulnerables al cambio climático de todos los continentes.

“Lo que nosotros planteamos es que los V-20 (los ministros de Finanzas del FCV) nos sentemos con los países del G-20 para negociar los fondos y préstamos para prevención”, dijo René Castro, ministro de Ambiente y Energía.

Para estos fondos, el país cuenta con el apoyo de Suiza, Alemania y el Banco Mundial.

Costa Rica fue notificada ayer de que recibirá $10 millones (¢5.000 millones) para desarrollar proyectos de adaptación y mitigación del cambio climático. Los recursos provienen de Naciones Unidas.

Castro declaró que Costa Rica pasó un serie de revisiones antes de la aprobación de los fondos y que espera se desembolsen a partir de marzo.

“Estos no solo son fondos para el Estado, sino para asociaciones y organizaciones que trabajan en el país en adaptación al cambio climático, como cooperativas, ASADAS (acueductos rurales) y organizaciones no gubernamentales ” , afirmó Castro

El Minae dijo que los sectores prioritarios para acceder al dinero son los relacionados con la protección hídrica, el agro y actividades marinas y costeras.

Anuncios