clip_image002El Oso como bestia foránea y agresiva destruye el panal para saquear la miel y satisfacer su hambre; como lo protege su gruesa piel y pelaje, no le importa que lo piquen las abejas soldado que defienden el panal y lo tiene sin cuidado que éstas y las miles de abejas productoras mueran, una vez saqueado el panal; clip_image004su única preocupación es su botín, la rica y nutritiva miel que las miles de abejas que dejó a su suerte producen.

El Oso es como la gran empresa extranjera privada que llega a un país a saquear su riqueza y aprovecharse de sus trabajadores y de sus recursos naturales con la disqué justificación de que vienen a traer progreso e inversión al país.

clip_image005El Apicultor consciente de que es la abeja la que produce la miel, le crea un panal artificial y la alimenta sembrando de flores y árboles frutales el campo cercano a su panal; igualmente consciente de que tiene una piel sensible y no posee pelaje que lo proteja, cubre su piel con un traje para que las abejas soldado no lo dañen; en igual forma no daña, ni mata a las abejas soldado pues sabe que tan sólo defienden el panal y protegen a la abeja reina y a las abejas productoras; el Apicultor clip_image007sabe que de esta forma siempre tendrá miel y una forma de llevar sustento a su familia.

El Apicultor es como la pequeña y mediana empresa nacional que sabe que dando empleo y buenas condiciones a los trabajadores nacionales, no solo logrará que trabajen para él, sino que, además asegurará el sustento para él, para su familia y para la de todos sus trabajadores.clip_image009

Lo triste es que el mensaje detrás de esta parábola es más bien una pregunta ¿Por qué los Gobiernos de algunos países prefieren atraer a los Osos a sus tierras que darle recursos a sus propios Apicultores?

Anuncios