Votar o no votar ¡He ahí el dilema!

De cara a las próximas elecciones, los costarricenses, en defensa de nuestra democracia y nuestros derechos debemos recordar que votar no es simplemente ir a escoger el candidato de nuestra simpatía (cada 4 años).

Votar es un deber cívico y ciudadano y una responsabilidad en el ejercicio de nuestra democracia.

El voto lo debemos pensar, meditar y razonar; ya que, al final nosotros y solo nosotros, seremos los responsables por el destino que nuestro gobernante (una vez electo) y nuestros representantes (Diputados) le den a nuestro país, a nuestra patria.

Derechos sagrados la patria nos da; pero no nos los da gratis, debemos ganárnoslos y la forma de hacerlo es con voto: meditado, consciente y reflexionado.

A pesar de que nuestra idiosincrasia siempre ha sido la charanga, el vacilón, el pura vida y eso lo reflejamos en la fiesta electoral; el día de la elecciones, debemos dejarla de lado y votar seriamente, y sobretodo, no dejarnos engañar por la retórica y la demagogia política de los candidatos y de los partidos políticos que pronto saldrá a relucir.

Hay por quien votar, por el socialismo ya sea de izquierda o de derecha (yo en lo particular prefiero el de izquierda).

No se deje engañar socialismo no es lo mismo que comunismo; son ideologías muy diferentes, aunque con una base común “la administración colectiva o estatal de los medios de producción y la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes”; la gran diferencia (de la que se valen los partidos capitalistas y de derecha) es que para el comunismo, la administración y los bienes deben ser del Estado y a través de este, repartirlos al proletariado; es decir es un régimen extremista y totalitario a favor del Estado; en tanto que, en el socialismo, la administración es del Estado, pero los bienes, la producción y los medios, siguen siendo del los propietarios; es decir, de los dueños, ya sean estos públicos (del Estado) o privados (de particulares).

En otras palabras, el socialismo, en especial, la socialdemocracia: “Disidencia del marxismo, consistente sobre todo en rechazar la orientación revolucionaria de la lucha de clases, y en propugnar una vía democrática hacia el socialismo; Cada uno de los sistemas derivados del socialismo que, al renunciar a la propiedad pública de los medios de producción, aunque no a su regulación y control, tienden a confundirse con el estado de bienestar capitalista”; es, valga la redundancia, sinónimo de democracia: “Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno; Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado”.

Hay por quien no votar, por el neoliberalismo “Teoría política que tiende a reducir al mínimo la intervención del Estado”; que es prácticamente lo mismo que el liberalismo “Doctrina política que defiende las libertades y la iniciativa individual, y limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural”; ambas doctrinas políticas e ideológicas que defienden el capitalismo y el consumismo y por lo tanto, ambas doctrinas políticas e ideológicas extremistas “Tendencia a adoptar ideas extremas o exageradas, especialmente en política” y a favor de la plutocracia “Preponderancia de los ricos en el gobierno del Estado; Predominio de la clase más rica de un país”.

No se deje engañar, “El pensamiento político del Partido Liberación Nacional es oficialmente socialdemócrata, aunque destacadas figuras dentro del Partido o que solían pertenecer al PLN ahora lo cuestionan”… “Por otro lado, muchos críticos tanto de derecha como de izquierda, han acusado al PLN de haber perdido su rumbo ideológico y de ser un partido neoliberal, capitalista, sumiso a las políticas estadounidenses y al Consenso de Washington, que desprotege al medio ambiente y los sectores productivos vulnerables. Dichas críticas también provienen de personalidades y sectores dentro del propio PLN como el ex presidente Luis Alberto Monge”… Fuente: Partido Liberación Nacional; http://es.wikipedia.org.

En otras palabras el actual PLN no representa en nada a la socialdemocracia; todo lo contrario, dio un viraje de 180° y ahora representa al neoliberalismo económico y comercial. ¡Ojo! ¡Mucho Ojo!

Pero no solo por el PLN, el PUSC y el PML No se debe votar; también existen otros partidos políticos que igualmente explotan el radicalismo “Conjunto de ideas y doctrinas de quienes, en ciertos momentos de la vida social, pretenden reformar total o parcialmente el orden político, científico, moral y aun religioso.” y por ende, el extremismo “Tendencia a adoptar ideas extremas o exageradas, especialmente en política”; y el totalitarismo “Régimen político que ejerce fuerte intervención en todos los órdenes de la vida nacional, concentrando la totalidad de los poderes estatales en manos de un grupo o partido que no permite la actuación de otros partidos”; ¡Quién no conoce o ha oido hablar de Justo Orozco!.        

Sepamos ser libres, no siervos menguados de los partidos políticos; en estas próximas elecciones votemos conscientemente, meditemos el voto, reflexionemos y no nos dejemos llevar por nuestras pasiones, o por lo que digan los demás o las encuestas políticas que como todos sabemos son fácilmente manipulables: Cómo se Realiza una Encuesta Política (Comprada) o de lo contrario, lo único que conseguiremos es el anarquismo “Doctrina que propugna la desaparición del Estado y de todo poder” cuando el pueblo indignado se lance a las calles, cuando ya no aguante más. 

 

anarquismo.

1. m. Doctrina que propugna la desaparición del Estado y de todo poder.

2. m. Movimiento social inspirado por esta doctrina.

capitalismo.

1. m. Régimen económico fundado en el predominio del capital como elemento de producción y creador de riqueza.

2. m. Conjunto de capitales o capitalistas, considerado como entidad económica.

consumismo.

1. m. Tendencia inmoderada a adquirir, gastar o consumir bienes, no siempre necesarios.

comunismo.

(De común).

1. m. Doctrina que propugna una organización social en que los bienes son propiedad común.

2. m. Doctrina formulada por Karl Marx y Friedrich Engels, teóricos socialistas alemanes del siglo XIX, y desarrollada y realizada por Lenin, revolucionario ruso de principio del siglo XX, y sus continuadores, que interpreta la historia como lucha de clases regida por el materialismo histórico o dialéctico, que conducirá, tras la dictadura del proletariado, a una sociedad sin clases ni propiedad privada de los medios de producción, de la que haya desaparecido el Estado.

democracia.

(Del gr. δημοκρατία).

1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.

2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

extremismo.

1. m. Tendencia a adoptar ideas extremas o exageradas, especialmente en política.

ideología.

(Del gr. ἰδέα, idea, y -logía).

1. f. Doctrina filosófica centrada en el estudio del origen de las ideas.

2. f. Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.

idiosincrasia.

(Del gr. ἰδιοσυγκρασία, temperamento particular).

1. f. Rasgos, temperamento, carácter, etc., distintivos y propios de un individuo o de una colectividad.

neoliberalismo.

1. m. Teoría política que tiende a reducir al mínimo la intervención del Estado.

liberalismo.

1. m. Actitud que propugna la libertad y la tolerancia en las relaciones humanas.

2. m. Doctrina política que defiende las libertades y la iniciativa individual, y limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural.

político, ca.

(Del lat. politĭcus, y este del gr. πολιτικός).

1. adj. Perteneciente o relativo a la doctrina política.

2. adj. Perteneciente o relativo a la actividad política.

plutocracia.

(Del gr. πλουτοκρατία, gobierno de los ricos).

1. f. Preponderancia de los ricos en el gobierno del Estado.

2. f. Predominio de la clase más rica de un país.

radicalismo.

1. m. Cualidad de radical.

2. m. Conjunto de ideas y doctrinas de quienes, en ciertos momentos de la vida social, pretenden reformar total o parcialmente el orden político, científico, moral y aun religioso.

3. m. Modo extremado de tratar los asuntos.

socialdemocracia.

1. f. Disidencia del marxismo, consistente sobre todo en rechazar la orientación revolucionaria de la lucha de clases, y en propugnar una vía democrática hacia el socialismo.

2. f. Cada uno de los sistemas derivados del socialismo que, al renunciar a la propiedad pública de los medios de producción, aunque no a su regulación y control, tienden a confundirse con el estado de bienestar capitalista.

socialismo.

1. m. Sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes.

2. m. Movimiento político que intenta establecer, con diversos matices, este sistema.

totalitarismo.

1. m. Régimen político que ejerce fuerte intervención en todos los órdenes de la vida nacional, concentrando la totalidad de los poderes estatales en manos de un grupo o partido que no permite la actuación de otros partidos.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Anuncios